Una nueva investigación ha determinado que el derretimiento del hielo de la Antártida sería irreversible incluso si reducimos las emisiones y cumplimos los objetivo climáticos.

Cuanto más calor hace, más rápido pierde hielo la Antártida, y gran parte de dicho continente desaparecerá para siempre. Las consecuencias para las ciudades costeras y los sitios del patrimonio cultural del mundo serían perjudiciales, desde Londres hasta Mumbai y desde Nueva York hasta Shanghai.

Eso es lo que un equipo de investigadores del Potsdam Institute for Climate Impact Research (PIK), la Potsdam University y la Columbia University de Nueva York ha descubierto en su nuevo estudio, publicado en Nature, sobre cuánto puede sobrevivir el calentamiento de la capa de hielo antártica.

En aproximadamente un millón de horas de tiempo de cálculo, simulaciones detalladas sin precedentes delinean dónde exactamente y a qué niveles de calentamiento el hielo se volvería inestable y eventualmente se derretiría y drenaría en el océano.

Derretimiento del hielo antártico se muestra irreversible incluso si cumplimos los objetivos climáticos
Crédito: Pixabay

El derretimiento de las capas de hielo en el escenario más optimista amenazará a especies, personas y ciudades de todo el mundo. Y eso suponiendo que logremos el objetivo climático de París de un aumento de menos de 2 ° C (3.6 ° F) por encima de los niveles preindustriales.

Ricarda Winkelmann, del PIK, dijo en un comunicado:

“Debido a su gran magnitud, el potencial de la Antártida para la contribución del nivel del mar es enorme. Descubrimos que ya a 2 grados de calentamiento, el derretimiento y el flujo de hielo acelerado hacia el océano, eventualmente, implicará 2.5 metros de aumento global del nivel del mar solo desde la Antártida. A 4 grados, será de 6.5 metros y a 6 grados, casi 12 metros; si estos niveles de temperatura se mantienen el tiempo suficiente”.

Mitad de agua dulce del planeta

La Antártida contiene la mitad del agua dulce de nuestro planeta. Su vasta capa de hielo tiene casi 5 kilómetros de espesor en algunos lugares. Este año, se han registrado temperaturas récord en el continente y el derretimiento de sus glaciares se ha acelerado drásticamente.

Para comprender cómo evolucionará el continente, el equipo utilizó una simulación de supercomputadora, ya que un solo procesador tomaría 1 millón de horas (aproximadamente 114 años) para ejecutar el escenario, destacando cuántos factores están en juego cuando se trata de la fusión. Es preocupante que la evidencia sugiera que los cambios que estamos provocando son irreversibles debido a los mecanismos de autoaplicación.

Torsten Albrecht de PIK y coautor del estudio, dijo en un comunicado:

“En la Antártida occidental, por ejemplo, el principal impulsor de la pérdida de hielo es el agua cálida del océano, lo que provoca un mayor derretimiento debajo de las plataformas de hielo, lo que a su vez puede desestabilizar la capa de hielo en Tierra. Eso hace que glaciares del tamaño de Florida se deslicen hacia el océano”.

Derretimiento del hielo antártico se muestra irreversible incluso si cumplimos los objetivos climáticos
Crédito: Pixabay

Albrecht agregó:

“Una vez que las temperaturas cruzan el umbral de seis grados por encima de los niveles preindustriales, los efectos de la superficie del hielo se vuelven más dominantes: a medida que las gigantescas montañas de hielo se hunden lentamente a alturas más bajas donde el aire es más cálido, esto conduce a una mayor fusión en la superficie del hielo, tal como observamos en Groenlandia”.

Anders Levermann, coautor e investigador de PIK y la Columbia University, dijo en un comunicado:

“La Antártida es básicamente nuestro legado supremo de una época anterior en la historia de la Tierra. Ha existido durante aproximadamente 34 millones de años. Ahora nuestras simulaciones muestran que una vez que se derrita, no volvería a crecer a su estado inicial, incluso si las temperaturas finalmente bajaran nuevamente. De hecho, las temperaturas tendrían que volver a los niveles preindustriales para permitir su recuperación total, un escenario muy poco probable. En otras palabras: lo que perdamos de la Antártida ahora, se perderá para siempre”.

La investigación ha sido publicada en la revista Nature.

Vía: Potsdam Institute for Climate Impact Research

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here