Distorsión: ¿Y si los OVNIs fueran algo muy distinto de lo que hemos creído hasta ahora?
Publicado el 28 Oct 2021
© Imagen: Archivo personal / José Antonio [email protected]

¿Qué pasaría si nuestro enfoque sobre la naturaleza de los OVNIs hubiera estado errado? ¿Existe otra forma de encarar el enigma de los platillos volantes? ¿Qué es la teoría de la Distorsión? ¿En que lugar deja la hipótesis extraterrestre? ¿Es una idea excluyente con la posibilidad de un factor exógeno al ser humano?

En exclusiva para los lectores de CODIGO OCULTO vamos a ofrecer algunas claves de esta sugerente y apasionante idea.

Para empezar, hay que señalar que la Teoría de la Distorsión (TD) es un planteamiento que tiene nexos en común con la hipótesis psicosocial (Monnerie) y con algunos aspectos incluidos en la denominada paraufología (Clark, Vallée, Grosso, Freixedo, Keel), aunque como principal contraste habría que apuntar que su finalidad o propósito no se limita a esclarecer el presunto origen de este fenómeno, sino que su esfuerzo se concentraría en intentar aproximarse al modus operandi de los encuentros cercanos con OVNIs, quizás, con mucha diferencia las experiencias con mayor carga de alta extrañeza de todo lo que nos ofrece el paradigma. Por lo que las preguntas básicas que espera responder la TD son algo distintas de las habituales que suelen hacerse los estudiosos en esta materia: ¿por qué la gente tiene este tipo de extraños encuentros?, y sobre todo ¿por qué los experimentan de una forma tan personalizada y subjetiva?

En síntesis, desgranar el funcionamiento interno de estas experiencias anómalas (que por cierto es casi lo único que podemos hacer al no disponer de una nave o un ocupante para su estudio).

Los encuentros cercanos siguen siendo con diferencia los episodios mas enigmáticos del fenómeno OVNI

Los encuentros cercanos siguen siendo con diferencia los episodios mas enigmáticos del fenómeno OVNI. (Archivo personal / José Antonio [email protected])

Un fenómeno sin memoria

Y es que, si analizamos detenidamente la casuística ufológica, los miles de relatos, comprobaremos que lejos de presentar una perfecta uniformidad en su puesta en escena, lo que se traduciría en la recogida de variados testimonios de un mismo tipo de nave y ocupantes volando y aterrizando de un lugar a otro, lo que encontramos en realidad son múltiples versiones fuertemente «personalizadas» de un mismo concepto: la furtiva llegada a nuestra planeta de unos exploradores extraterrestres, ya que cada testigo, en contra de las previsiones, se topa con un platillo volante y un ufonauta diferente.

Como si el fenómeno OVNI no tuviera memoria estética y continuamente asistiéramos a una reiniciación de la escenografía expuesta ante los observadores desde cero. ¿Pero como es esto posible?, ¿estamos siendo visitados por cientos de civilizaciones diferentes?, ¿o por el contrario nuestros sentidos están siendo engañados o manipulados por una inteligencia desconocida para que cada persona los vea de una forma diferente?, ¿quiere decir esto que los OVNIs utilizan un inquietante camuflaje psíquico para encubrir sus incursiones?

Vamos por partes. Lo único cierto y que no puede ser discutido por ningún ufólogo que se precie de conocer la literatura es que el fenómeno OVNI tiene muchas más implicaciones con el psiquismo humano de lo que se creía en un principio. Por eso la TD defiende que los encuentros cercanos con OVNIS nada tienen que ver con lo que nos proporciona sus primeras capas, ósea las apariencias. Por eso expone que son el resultado de un complejo proceso parapsíquico producto de la comunicación e interacción de la mente de los testigos con un agente externo desconocido procedente quizás de otras dimensiones o porciones ocultas de nuestra propia realidad. Y la consecuencia más palmaria de esta extraordinaria conjunción, de este contacto, es la creación de una «proyección tridimensional» que contiene una vívida y apabullante escenografía que se moldea a través de potentes estereotipos socioculturales y sobre todo con material inconsciente perteneciente a los observadores.

Una perfecta puesta en escena «ilusoria» (aunque esto no quiere indicar que estemos tratando con alucinaciones, delirios o trastornos mentales) que imita y simula el desembarco de una nave extraterrestre, pero lógicamente, como demuestra la propia bibliografía ufológica, enmarcada y desarrollada bajo nociones (imaginería) estrictamente humanas. De hecho, desde un principio los testigos han sido capaces de reconocer sin dificultad multitud de elementos análogos a los de nuestra civilización incrustados en estos supuestos viajeros de lejanas e ignotas estrellas. Y aunque la base del guion y la estética desplegada en estas experiencias parecen estar cimentadas genéricamente sobre la ciencia ficción, lo extraterrestre y la astronáutica, es también muy obvio que los recursos ideográficos utilizados por el fenómeno para confeccionar esta proyección son mucho más amplios y diversos de lo que estos dos campos ofrecen, de ahí el totum revolutum que representa la casuística en su globalidad. Por ello, la TD postula que la mayor parte del contenido expuesto en estas experiencias se extrae de una infinidad de elementos narrativos y ornamentales más ordinarios y comunes que se hallan integrados en la psique o el entorno de los testigos.

Al contrario de otras hipótesis sobre el origen de los platillos volantes la Distorsión intenta descubrir el modus operandi del paradigma y sus implicaciones con la psique de los testigos.

Al contrario de otras hipótesis sobre el origen de los platillos volantes la Distorsión intenta descubrir el modus operandi del paradigma y sus implicaciones con la psique de los testigos. (Archivo personal / José Antonio [email protected])

Y es que, para la confección de esta «teatralización» el fenómeno OVNI, mediante un proceso de retroalimentación con los observadores, es capaz de moldear desde la nada, tanto la forma de la nave y sus respectivos ocupantes casi con cualquier tipo de recurso ideográfico que se halle en esos momentos latente en la psique de los observadores. Y para ello puede valerse desde el aspecto de una nave espacial que observó el testigo en una serie de televisión, hasta la cafetera que utiliza habitualmente en sus desayunos o un artilugio que se halle en su garaje, porque si algo tiene claro la TD es que el paradigma no necesariamente recoge información relacionada con los viajes espaciales o la temática extraterrestre para montar la recreación. Ni siquiera necesitaría que los testigos conocieran explícitamente algún contenido exhibido por los OVNIs (a través de los medios de comunicación, libros, periódicos o revistas, el rumor sería suficiente).

El libro Distorsión (Guante Blanco. 2019) es una obra que ofrece un novedoso punto de vista sobre los OVNIs

El libro Distorsión (Guante Blanco. 2019) es una obra que ofrece un novedoso punto de vista sobre los OVNIs. (Archivo personal / José Antonio [email protected])

Todo el material suministrado inconscientemente por los observadores es proyectado de forma distorsionada, en una surrealista arquitectura similar a la onírica, que se integra a la perfección en el entorno del testigo como si realmente todos los elementos estuvieran allí presentes. Pese a esta distorsión visual, una investigación a conciencia de la estética de un incidente OVNI podría localizar sin problemas el origen de esas precisas formas en la psique del testigo demostrando que existe una conexión entre lo observado y el observador. Para facilitar esta labor de rastreo, la búsqueda se debería centrar en los aspectos más inusuales de su encuentro personificado por los detalles que nunca antes han sido reportados en otro incidente. Y esto quiere decir ni más ni menos que la lectura e interpretación que elevemos sobre los encuentros cercanos con OVNIs tiene que tener en cuenta que seguramente casi nada de lo reflejado en estas experiencias sea promovido por el propio paradigma y más bien es el resultado de un proceso altamente creativo que eleva un muro a modo de espejismo, entre la génesis del paradigma y la observación de los testigos. Por tanto, muchas hipótesis que barajamos en la actualidad se fundan (erróneamente) sobre el efecto resultante del contacto con esta arrolladora realidad, pero no sobre el verdadero fondo de la cuestión.

TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS: ¿Investigó Albert Einstein el platillo volante recuperado en Roswell en 1947?

De hecho, las pistas seguidas hasta la fecha por los investigadores, como los símbolos observados en las naves, el contenido de las comunicaciones o el aspecto de los ufonautas, son irrelevantes para llegar a ninguna conclusión. Por poner un ejemplo, sería algo así como intentar adivinar que produce las alucinaciones de una persona sometida a la ingesta de Ayahuasca (planta alucinógena) examinando exclusivamente el contenido de sus visiones sin sondear la posibilidad de que en su cuerpo existan indicios delatadores que revelen que ha tomado una sustancia que provoca alucinaciones.

Pero llegados a este punto hay que aclarar, para evitar innecesarias confusiones, que esta proyección no es algo meramente mental ni engañosa, sino que por el contrario los actores y atrezo proyectados por el paradigma interaccionan sobre el medio como si realmente estuvieran allí presentes y se trataran de objetos y seres físicos al uso, incluso, en ocasiones, pueden provocar evidencias físicas, implementar secuelas en los testigos o ser vistos por más individuos. Incluso más que proyección el termino más adecuado sería que los testigos se ven sumergidos en una especie de «realidad virtual» para la cual nuestros sentidos ordinarios se hayan fuera de rango.

¿Son los OVNIS una elaboraba y desconcertante proyección tridimensional que simula un desembarco alienígena?

¿Son los OVNIS una elaboraba y desconcertante proyección tridimensional que simula un desembarco alienígena? (Archivo personal / José Antonio [email protected])

Pero insistiendo en las implicaciones de los observadores en el contenido mostrado por el fenómeno, las conversaciones mantenidas con los tripulantes de los platillos volantes, como no podía ser de otra forma, también están en clara sintonía y consonancia con la psique de los testigos, de lo que se deduce sin mucho esfuerzo que los conocimientos y conducta de los individuos también afecta e interfiere en el desarrollo narrativo de las experiencias, donde por ejemplo las personas más extrovertidas tienen contactos más amplios que los testigos más temerosos y cautelosos.

Pese a todo, si por algo destacan los encuentros con OVNIs es por su espectacular y deslumbrante puesta en escena que, en lo puramente visual, es mucho más amplia y detallada que en el exiguo, falaz y absurdo contenido informativo que nos traslada los ocupantes sobre su origen o intenciones. No existe una lógica equivalencia entre el aspecto visual y el aspecto narrativo exhibido por el paradigma. Si se tratase de una película diríamos que la cinta contiene muchos y espectaculares efectos especiales de última generación, pero los diálogos y la trama del filme están muy poco trabajados.

Características de la Proyección. Croquis 1

Características de la Proyección. Croquis 1. (Archivo personal / José Antonio [email protected])

Incidiendo en este trasvase de información que se produce entre los testigos y el fenómeno no hay que olvidar que uno de los rasgos más desconcertantes del paradigma OVNI como señalábamos anteriormente es que, sospechosamente contiene demasiados aspectos y elementos análogos a los de nuestra propia civilización. Calcados. Y esto sería una evidencia incontestable de que estas apariciones, sean lo que sean, están interaccionando de alguna manera con los observadores para presentarse bajo diversas y humanizadas formas que son perfectamente reconocibles por los protagonistas de estos eventos. O lo que es lo mismo, el testigo no es un mero, accidental o pasivo espectador de lo que acontece frente a sus ojos, sino que participa e influye activamente en lo observado como cocreador de las experiencias ufológicas.

Croquis 2

Croquis 2. (Archivo personal / José Antonio [email protected])

Aunque hay que advertir, que es muy probable que esta intromisión de los observadores en la elaboración de los contenidos de los encuentros cercanos no es un acto premeditado ni planeado por el fenómeno con ninguna oculta y siniestra intención, ni por motivos de «camuflaje», sino fruto «per se» de la comunicación establecida entre ambos actores. No estamos enfrentados a un escrupuloso y metódico sistema de control como apuntaba Jacques Vallée ni tan siquiera a las pérfidas maquinaciones de unos anárquicos seres ultraterrestres como defendía John Keel que nos quieren enredar en mil juegos de sombras chinescas. Pese a ser un fenómeno de carácter global, su repercusión y desarrollo debe valorarse a nivel individual.

La repercusión de la Teoría de la Distorsión en la comunidad ufológica es indiscutible.

La repercusión de la Teoría de la Distorsión en la comunidad ufológica es indiscutible. (Archivo personal / José Antonio [email protected])

Lo absurdo

Al margen de la incuestionable falta de uniformidad y equilibrio de los encuentros cercanos, uno de los aspectos que más ríos de tinta ha hecho correr al estudiar la casuística OVNI, es que el comportamiento de los ufonautas difería del esperado de una supuesta civilización avanzada. Los investigadores pronto anotaron que o bien los alienígenas habían perdido la cordura al respirar nuestro oxigeno o que estaban representando un papel para despistarnos por completo. Nadie imagina que los contactos con seres de otros mundos fueran a contener conversaciones absurdas o peticiones de lo más extravagantes, desde pedir un vaso de agua hasta preguntar la hora. Tal fue la turbación que provocó el intentar comprender este marcado aspecto absurdo empotrado de los encuentros cercanos que los ufólogos intentaron exprimir sus cerebros para llegar a alguna conclusión decente. Y debido a este galimatías, se pensó, más bien como un pretexto intelectual que como algo factible, que detrás de esta «ilógica» debía subyacer un mensaje casi metafísico que no llegábamos a alcanzar. Incluso se llegó a plantear la existencia de una especie de gran «teatro cósmico» de impenetrables designios perpetrado por inteligencias extraterrestres o seres de otras dimensiones que actuaban eficazmente tras una aparente hilarante conducta cargada de irracionalidad. Pero quizás la realidad fuera mucho más simple de lo que todos estos planteamientos querían enmascarar, y que vendría a confirmar un detalle largamente ignorado, la intromisión psíquica humana en la confección de estas experiencias.  Desde perspectiva de la TD el aspecto absurdo tan referenciado y reverenciado que registramos en miles de relatos no tendría un fin u objetivo superlativo como han subrayado la mayoría de investigadores (Keel, Darnaude, Vallée), sino que como apuntamos sería más bien otro indicativo de que estas experiencias tienen una asombrosa analogía (aunque se tratase de algo distinto) con procesos psíquicos hasta cierto punto comunes y bien conocidos por nuestra ciencia. En este caso no pasa desapercibido que muchas de las tramas desarrolladas en los encuentros con OVNIs tienen extraordinarias semejanzas con el universo onírico donde cada noche los durmientes tienen experiencias muy «reales» experimentando situaciones donde lo cotidiano y más mundano se funde con lo fantástico y lo ilógico, erigiendo impresionantes escenarios fusionando todo tipo de conceptos y elaborando complejos argumentos de los que somos protagonistas.

TE RECOMENDAMOS LEER: Caso Rivera: ¿La mejor fotografía OVNI de todos los tiempos?

Por lo que la TD sostiene que todo lo observado en la puesta en escena orquestada por el fenómeno, o sea, los OVNIS y sus huidizos ocupantes, siguen un desarrollo muy similar, aunque se trate de otra cosa, que el manifestado en los sueños. ¿Y cuál sería la principal conclusión de este hecho? Pues que los encuentros cercanos no tienen una existencia real y perdurable (continuidad) más allá de estos efímeros contactos. No existe ni el antes ni el después, solo podemos cuantificar y evaluar el durante. Y este singular hecho explicaría, de entrada, una de las grandes interrogantes del tema OVNI ¿Por qué existen tantos tipos de platillos volantes y extraterrestres? Y es que estas manifestaciones serian resultado de un proceso altamente «creativo» y «maleable» que se adaptaría a la información privativa e intransferible de cada testigo, sin apenas contar con información previa acontecida en otro caso ufológico porque el fenómeno es incapaz de preservar contenidos estéticos más allá de los elementos más comunes y previsibles. Por esta circunstancia hemos sido incapaces de obtener una fotografía fija o coherente del paradigma OVNI o tan siquiera extraer una trama compartida entre miles de sucesos que nos indicaran claramente que estábamos ante una misma nave y unos mismos tripulantes.

Teoría de la Distorsión

(Archivo personal / José Antonio [email protected])

Los OVNIs ¿Fruto de una arquitectura psíquica?

Por tanto, si los incidentes OVNIs son consecuencia de un mecanismo parapsíquico individual por ejecutar, de insospechadas consecuencias, es indiscutible que los episodios resultantes deberían ser imprevisibles, aleatorios y caóticos. Todo es producto de un espontáneo engranaje que se pone en funcionamiento en el mismo momento del «contacto» entre ambos factores desencadenantes (fenómeno/testigo). Por lo que sería muy lógico que los elementos visuales y narrativos expuestos en un evento ufológico, sobre todo la forma de las naves y sus tripulantes, fueran casi imposibles de encontrar repetidos en otro caso ya que el fenómeno no se traslada de un lugar a otro exponiendo la misma información, solo desplaza la misma «maquinaria» que los produce. Por eso no puede existir nada prefijado antes de la interacción del fenómeno con los testigos. Los encuentros con OVNIs y sus ocupantes bajo los preceptos de la TD no son originados por la visita a nuestro planeta por seres oriundos de otros mundos habitados, ni son parte de un metaplan de una megainteligencia, sino que serían consecuencia de un intento de nuestra psique por comprender y decodificar un fenómeno de carácter cognitivo que puede provenir de resquicios inexplorados de nuestra realidad y que nuestros sentidos no perciben de forma ordinaria. La psique humana es permeable a esta irrupción modificando la estructura del fenómeno de una manera subjetiva, El escenario de estas experiencias tiene lugar en una zona limítrofe entre ambos universos y donde algunos estados alterados de conciencia podrían facilitar el acceso en determinadas circunstancias. Sin embargo, es precisamente el filtrado inconsciente que realiza nuestra mente intentando comprender y dar formar a estas manifestaciones, sobre todo auspiciado por las creencias sobrenaturales (que no dejan de ser otro factor cultural humano), lo que hace que no lleguemos a profundizar completamente en la verdadera dimensión de este fenómeno, ya que nuestra inmersión psíquica con el paradigma produce una retroalimentación informativa que distorsiona por completo nuestra percepción del mismo, al exponer recursos propios en el seno de esta manifestación. Y es por esta, en cierta medida, «onírica» reconstrucción cultural, una suerte de collage psíquico que se activa en el momento justo del contacto, por lo que somos capaces de reconocer, obviamente, muchos detalles de una hipotética civilización alienígena que nos llevan miles de años de adelanto: ventanillas, antenas, escalerillas, palancas, relojes, equipos de respiración autónomos, pantallas, ordenadores, pistolas, escafandras, etc. Y un tanto de lo mismo ocurre con la sospechosa antropomorfización de los tripulantes de los OVNIs, que, además, para mayor pasmo, despliegan un comportamiento y gestualidad que a todas luces imita al humano hasta en sus más íntimos detalles: pero la cosa no queda ahí. Los ufonautas son capaces de hablar cualquier dialecto de la Tierra sin dificultad.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Para concluir la TD sustenta que los platillos volantes están relacionados con otras apariciones anómalas de extraños seres y entidades registradas a lo largo de los años, desde las apariciones marianas hasta el bigfoot, pasado por las tropelías de hadas y duendes, demonios y ángeles. Lo que ocurre es que, con el paso del tiempo, nuestra particularísima forma de decodificar e interpretar estas anomalías, apoyados en nuestra propia cultura y creencias (incluso las sobrenaturales), ha sido lo que le ha otorgado su correspondiente etiqueta dentro del fastuoso e inexplicable universo de lo forteano entendiendo de forma errónea que se trataba de manifestaciones diferentes.

La teoría de la Distorsión propone que las manifestaciones de seres, criaturas y seres desconocidos están relacionadas con el enigma OVNI

La teoría de la Distorsión propone que las manifestaciones de seres, criaturas y seres desconocidos están relacionadas con el enigma OVNI. (Archivo personal / José Antonio [email protected])

El origen de estos fenómenos puede hallarse en porciones de nuestra realidad que pasan desapercibidas a nuestro estado ordinario de conciencia. No necesariamente estamos expuestos a dimensiones o universos paralelos como los representa habitualmente la ciencia ficción, sino que estas manifestaciones son chispazos de la existencia de una realidad cognitiva que va más allá de nuestros sentidos. Un universo cognitivo que nos abre una puerta a regiones inexploradas por nuestra psique y del propio universo que nos rodea.  Probablemente pocos testigos han trascendido al contenido original de este fenómeno librándose de nuestros embaucadores filtros y etiquetas, y también es muy posible que la realidad de este paradigma se halle en las antípodas de lo defendido por la mayoría de ufólogos. Las repercusiones psíquicas sobre los observadores según la TD serían la base principal para focalizar nuestro interés y no, como se consideraba hasta el momento un conjunto desordenado de efectos colaterales producto de una experiencia con supuestas entidades extraterrestres o desconocidas.

Los encuentros cercanos con OVNIs se producen en una zona fronteriza entre nuestra realidad (A) y una realidad ampliada (b) en la que nos hallamos insertados. Estamos en presencia de un fenómeno de carácter «psicodimensional» altamente maleable por la interacción psíquica entre los testigos y un agente externo desconocido. Estas manifestaciones se originan en una zona limítrofe, por lo que contendrán componentes de ambos universos yuxtapuestos momentáneamente (el físico y el parafísico), y solo en algunas ocasiones, quedarán rastros en nuestra realidad, cuando la interacción con el fenómeno sea lo suficientemente «energético» como para dejar rastros en nuestras dimensiones ordinarias

Los encuentros cercanos con OVNIs se producen en una zona fronteriza entre nuestra realidad (A) y una realidad ampliada (b) en la que nos hallamos insertados. Estamos en presencia de un fenómeno de carácter «psicodimensional» altamente maleable por la interacción psíquica entre los testigos y un agente externo desconocido. Estas manifestaciones se originan en una zona limítrofe, por lo que contendrán componentes de ambos universos yuxtapuestos momentáneamente (el físico y el parafísico), y solo en algunas ocasiones, quedarán rastros en nuestra realidad, cuando la interacción con el fenómeno sea lo suficientemente «energético» como para dejar rastros en nuestras dimensiones ordinarias. (Archivo personal / José Antonio [email protected])

Bajo este revolucionario prisma la TD propone un escenario alternativo, los ufonautas y sus relucientes platillos volantes con toda su fanfarria y artificio serían el resultado de un hipnótico y fascinante epifenómeno que nos ha distraído del fondo del asunto. De la auténtica dimensión del fenómeno. Y es que el contenido sustancial de los encuentros cercanos con OVNIs, lo que verdaderamente debe interesarnos, nada tiene que ver con lo ofrecido por estas manifestaciones en su versión estética (lo que vemos), podría considerase que las naves y sus ocupantes son una mera distracción, ruido sensorial fruto de una interferencia cognitiva, como en su tiempo lo fueron los encuentros con hadas o demonios demostrando que lo que vemos en muchísimo menos trascendental que el cómo lo experimentamos y que consecuencias desarrolla en la psique de los testigos estos encuentros. ¿Y qué pasa entonces con nuestros queridos extraterrestres?, ¿en qué lugar encajan en esta ecuación? Imaginemos el mejor de los escenarios posibles para los entusiastas de las tuercas y los tornillos. Mañana a primera hora, una flota de naves alienígenas aterriza en mitad de los jardines de la Casa Blanca dejándose retratar por miles de móviles e incluso, uno de estos visitantes estrecha afectuosamente la mano del inquilino del despacho oval para que quede constancia de este histórico acontecimiento. Pues bien, esta idílica y soñada eventualidad, un hito en la historia de la humanidad, no podría explicar, ni de lejos, el contenido de la mayoría de los encuentros cercanos con OVNIs que atesoramos en los archivos … Sin duda esta caterva de impresionantes y enigmáticos casos es harina de otro costal. Unos incidentes que nos hablan de la existencia de un fenómeno de carácter cognitivo que escapa por el momento a nuestra entera comprensión, aunque poco a poco vamos descubriendo su modus operandi…

José Antonio Caravaca y su libro "Distorsión"

José Antonio Caravaca y su libro “Distorsión”. (Disponible en Amazon)

Autor: Jose Antonio [email protected]

Bibliografía:

Libros:

  • OVNIS ¿Una arquitectura psíquica desconocida? Introducción a la Teoría de la Distorsión. Caravaca, José Antonio. Editorial Guante Blanco. Almería. 2018. (Disponible en Amazon)
  • Distorsión. ¿Una teoría explicativa? Ovnis, apariciones marianas, bigfoots, hadas, fantasmas y extrañas criaturas. Caravaca, José Antonio. Editorial Guante Blanco. 2019. (Disponible en Amazon)

Sitios web:

  • La Teoría de la Distorsión
    http://caravaca101.blogspot.com/
  • Analizamos ‘Distorsión’: La teoría que da un nuevo sentido al fenómeno OVNI
    https://www.mtmad.es/mileniolive/distorsion-teoria-fenomeno-ovni_2_2759955007.html
  • Descripción de Clave 45. T5. Ep 156 Mas alla de la Distorsion, con Jose Antonio Caravaca
    https://www.ivoox.com/clave-45-t5-ep-156-mas-alla-de-audios-mp3_rf_61432192_1.html
  • Distorsión, una hipótesis alternativa al fenómeno OVNI
    http://elojocritico.info/distorsion-una-hipotesis-alternativa-al-fenomeno-ovni/
  • La Teoría de la Distorsión… una nueva visión de los encuentros cercanos con OVNIs
    https://www.informeovni.net/articulos/teoriadistorsion.html
  • El Aterrizaje OVNI de Juan González Santos: “Astronautas”, Rayos paralizantes y Distorsión
    https://www.informeovni.net/articulos/aterrizajeovnijuangonzalez.html

Gracias por leernos. Te invitamos a seguirnos en nuestra página de Facebook, para estar al tanto de todas las noticias que publicamos a diario. También puedes visitar nuestra portada.

José Antonio Caravaca

José Antonio Caravaca

Autor

José Antonio Caravaca está considerado como uno de los ufólogos más destacados del panorama actual. Pertenece a la última hornada de investigadores y escritores centrados en el mundo de las paraciencias surgidos a principios de la década de los noventa en España. Viajero y lector empedernido ha publicado más de 1.000 artículos de investigación sobre OVNIS, criptozoología, arqueología y otras cuestiones relacionadas con lo heterodoxo. Es colaborador de las revistas especializadas: "ENIGMAS", "AÑO CERO", "MAS ALLA" y "EL OJO CRITICO", además de otros medios de comunicación internacionales. En 2015 sus reveladoras pesquisas sobre las denominadas "Diapositivas de Roswell" tuvieron una amplia repercusión mundial. Pero por si algo es conocido Caravaca es por ser el autor de la célebre "Teoría de la Distorsión", la última gran aportación al pensamiento OVNI que ha establecido un amplio debate en la comunidad ufológica. Sus artículos sobre la Distorsión han sido traducidos a varios idiomas como el inglés, portugués, francés, italiano, polaco o japonés. Es autor de: "LA ULTIMA PROFECIA DE JULIO VERNE" (Espejo de Tinta. 2007) prologado por el periodista y escritor J.J. Benítez. "EXPEDIENTE ROSWELL: EL INFORME DEFINITIVO" (Editorial Oblicuas.2016) prologado por el conocido novelista e investigador Javier Sierra. "OVNIS: LAS OPERACIONES SECRETAS DE LA CIA" (Editorial Oblicuas.2017). "OVNIS: LAS 50 MEJORES EVIDENCIAS" (Editorial Cydonia. 2017). ENCUENTROS CERCANOS CON OVNIS ¿UNA ARQUITECTURA PSIQUICA DESCONOCIDA? INTRODUCCION A LA TEORIA DE LA DISTORSION (Editorial Guante Blanco.2018) DISTORSION: OVNIS, APARICIONES MARIANAS, BIGFOOTS, HADAS, FANTASMAS Y EXTRAÑAS CRIATURAS ¿UNA TEORIA EXPLICATIVA? (Editorial Guante Blanco.2019). ICA: LA INCREIBLE HISTORIA DE UN PASADO QUE NUNCA EXISTIO (Editorial Guante Blanco.2020) En 2013 participó en una obra conjunta con varios investigadores y periodistas españoles bajo el título: "Hay otros mundos" (Editorial Cydonia). José Antonio Cavaraca es colaborador permanente en CodigoOculto.com desde septiembre de 2021. También puedes seguirlo en su sitio web: http://caravaca.blogspot.com/

5 Comentarios

  1. Mario Falco

    Interesantísimo artículo, gracias.
    Se ha demostrado en varias experiencias de laboratorio que los humanos no vemos con los ojos, sino con el cerebro; esto significaría que nuestro testimonio de un evento paranormal o parafísico estará condicionado por nuestra cultura y nuestras creencias, así como nuestro nivel de aceptación o escepticismo, de ahí las diferencias en los relatos.
    Hace unos años vi en un parque, juntos a seis personas más de diversas edades, tres pequeñas luces que flotaban a unos 20 metros de nosotros y a un par de metros sobre el suelo; estas luces u orbes – como se los suele catalogar – se movían suavemente sin perder formación. En un instante pasaron del tamaño de una pelota de golf a un balón de fútbol, justo antes de desaparecer. Todos las vimos, todos quedamos estupefactos ante el suceso; sin embargo, al comentar lo visto dos personas dijeron “vi a la virgen” y un señor mayor dijo “eran humo, seguramente de alguien que estaba fumando entre los árboles”.

    Responder
    • Jose Antonio Caravaca

      Gracias por su comentario… hay mucho que investigar….

      Responder
  2. Jose Antonio Caravaca

    Gracias por el comentario… aún hay mucho que investigar en este terreno.

    Responder
  3. Arturo Ramón Sepulveda Cabello

    Excelente trabajo, don José Antonio.
    Y a modo de colaboración,corrobore usted este párrafo atribuido a C.G.Jung ,en una de las últimas entrevista,en referencia al fenómeno O.V.N.I-la sé de memoria,ya que me impresionó en mi juventud,cuando la escuché y cito “El caso es que los rumores y la existencia física de tales cuerpos me parecen tan significativos,que me siento obligado a lanzar una voz de advertencia.A la Humanidad le esperan hechos tales,que corresponderán al fin de una Era y al comienzo de otra,según parece tratase de cambios producidos en la constelación de los elementos dominantes psíquicos,de los arquetipos,de los dioses que provocan o acompañan transformaciones seculares de la psique colectiva…Para decirlo todo,me inquieta la suerte de aquellos que sin estar preparados,hallan de ser sorprendidos por los acontecimientos y se extravíen ante su carácter incomprensible…” etc.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos y únete en nuestras redes sociales

Síguenos en Telegram

Conócenos

Código oculto

La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes. Leer más

SUSCRÍBETE (ES GRATIS)

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Obras registradas

Safe Creative #1803242717113

Sitios recomendados

Exploración OVNI
UFO Spain Magazine
Ahora:
Total:

También te podría interesar…