Symzonia «Narrativas de la Tierra Hueca»
Publicado el 12 Jul 2021
© Imagen: archivo

Hoy vamos a conocer los inicios de la Tierra Hueca, teoría cuyo nacimiento moderno, remonta hacia el siglo XIX, y que tiene a un inquieto estudioso norteamericano, John Cleves Symmes como uno de sus protagonistas más inolvidables. Esta es su historia.

John Cleves Symmes. Un rebelde en la corte de las Trece Colonias

¡Qué variedad de mundos has creado! ¡Qué asombrosas son sus dimensiones! ¡Cuán maravillosas son las Muestras de tu Grandeza y de tu Gloria en las Criaturas con las que has llenado esos Mundos! ¡Quién puede decir lo que los habitantes angelicales verán y cantarán las alabanzas del Señor! ¡Quién puede decir para qué Usos pueden estar diseñados esos maravillosos Globos! Cotton Mather. El Filósofo Cristiano, 1721.

Remontémonos a 1823. Ese año «el representante de Kentucky, Richard Johnson que llegaría a ser vicepresidente de los Estados Unidos, se levantó en la Cámara, para presentar, respetuosamente una instancia en la que se pedía que el Congreso costeara una expedición al centro de la Tierra; y, al instante, volvió a imperar el bullicio en la asamblea».

Aunque la moción sonara a broma, ya llevaba cinco años dando vueltas por el territorio norteamericano. El impulsor de la propuesta era un capitán retirado, John Cleves Symmes, que combatió a los británicos en la Guerra de la Independencia, quién fuera autor de la excéntrica solicitud.

“Yo declaro que la tierra está vacía y que su interior es habitable; que contiene un cierto número de esferas concéntricas, sólidas, una dentro de la otra, y que tiene una abertura de doce a dieciséis grados en el polo. Empeño mi vida en apoyo de esta verdad y estoy dispuesto a explorar el hueco, si el mundo quiere sostenerme y ayudarme en tal empresa. John Cleves Symmes, de Ohio, antiguo capitán de infantería.

Tengo preparado para la prensa, un tratado sobre los principios de la materia, donde doy pruebas de la proposición anterior, explico varios fenómenos y revelo el ‘secreto dorado’ del doctor Darwin. Mis condiciones son el patrocinio de esto, y el nuevo mundo lo ofrezco a mi esposa y sus diez hijos. Elijo como protectores, al doctor S.L. Mitchel, a Sir H. Davy y al barón Alexander von Humboldt. Invito a un centenar de bravos compañeros, bien equipados, a partir desde Siberia, en la estación otoñal, con renos y trineos, para avanzar en la superficie del mar helado; doy mi palabra de que encontraremos una cálida y rica tierra, llena de florecientes vegetales, y de animales, si es que no hay hombres, al llegar, un grado hacia el norte de latitud 82; regresaremos durante la primavera siguiente. J. C. S“.

John Cleves Symmes quién en 1818 pidió al Congreso norteamericano, le financiara una expedición para tratar de encontrar un acceso, hacia la Tierra Hueca

John Cleves Symmes quién en 1818 pidió al Congreso norteamericano, le financiara una expedición para tratar de encontrar un acceso, hacia la Tierra Hueca. Cortesía: nkyviews.com

Cuando Symmes escribe ese panfleto apasionado en defensa de la Tierra Hueca, ya se encontraba retirado de sus actividades militares, disfrutando de una apacible vida hogareña que por lo visto lo aburría. Ni los diez vástagos que tenía a su cargo, ni al parecer su esposa lograban aplacar el espíritu del indómito. Su creencia en la posibilidad de oquedades polares comenzó con la compra de un telescopio para observar los planetas.

“Estudiaba mapas y dibujos de Saturno, y llegó a la conclusión de que el hecho de que haya anillos alrededor de aquel astro, establece que el principio de las esferas concéntricas, o de los planetas huecos, existe realmente. Juzgó que Isaac Newton había incurrido en un error, y que una atmósfera llena de un elástico fluido aéreo o de unas esferas de éter, huecas, microscópicamente invisibles, explican la gravedad: El fluido aéreo crea, en vez de una fuerza arrastrante, una impelente, que es principio real de la gravedad. Opinó también que la materia informe tomaba, en rotación, la forma esférica, y por consiguiente, una masa nebulosa en rotación, como lo era nuestra tierra durante su proceso formativo, no asumiría la forma de una esfera sólida, sino, más bien, la de esfera hueca”.

Symzonia un misterio literario publicado en 1823, y considerada como la primera obra de ciencia ficción en los Estados Unidos

Symzonia un misterio literario publicado en 1823, y considerada como la primera obra de ciencia ficción en los Estados Unidos. Cortesía: Amazon

Para sustentar esta visión se adentró en cierto tipo de lectura esbozada por algunos autores partidarios de su querida teoría. Estudió a Burnet «que creía que la tierra había sido, anteriormente, un pequeño núcleo, cubierto de petróleo, al cual se había adherido el fluido de la atmósfera, formando así la corteza terrestre». Otros escritos fueron los de Woodward «que afirmaba, que la tierra está formada por distintos estratos, dispuestos en lechos concéntricos, como las capas de una cebolla». De Whiston extrajo «que la tierra había sido originada por un cometa, y que en el cometa se formado un abismo líquido, el cual había sido cubierto después por una corteza, de modo que, en su aspecto final, la tierra se parecía a la yema, a la clara y a la cáscara de huevo».

TE SUGERIMOS LEER: Historia oculta: extraños mapas antiguos y «secretos» de la Antártida (VIDEO)

Aunque estos autores colmaban sus expectativas, Symmes indagó aún más en el pasado y encontró que en 1692, el famoso astrónomo Edmund Halley, descubridor del cometa que lleva su nombre, esbozó «que debajo de la corteza terráquea había un vacío, dentro del cual giraban tres planetas del tamaño de Venus, Marte y Mercurio». Halley no estuvo solo ya que poco después el famoso matemático alemán Leonard Euler agregó a las observaciones del británico una pequeña modificación unificó los tres planetas en uno solo, «al cual dio luz de día y una avanzada próspera civilización».

Monumento en honor a John Cleves Symmes, Ohio, USA

Monumento en honor a John Cleves Symmes, Ohio, USA. Cortesía: atlasobscura.com

Esta corriente sería seguida por Cotton Mather «habló de un universo interior» y «dos décadas más tarde, el barón Holberg escribió una novela en la cual el protagonista caía dentro de la tierra, para descubrir allí un sol y un sistema solar, y convertirse él mismo, durante tres días, en un satélite girante». Uno de los últimos científicos en unirse a Halley y Euler fue el escocés Sir John Leslie «célebre por sus investigaciones sobre la radiación, especuló acerca de una tierra hueca, provista de dos resplandecientes planetas, semejantes al sol, llamados Proserpina y Plutón».

Esta esfera abierta en los polos, era utilizada por Symmes durante sus conferencias sobre Tierra Hueca

Esta esfera abierta en los polos, era utilizada por Symmes durante sus conferencias sobre Tierra Hueca. Cortesía: themagazineantiques.com

Symmes carecía del don de la oratoria, pero recorrió el país brindando algunas Conferencias ante un público ávido por novedades.

Symzonia. La primera novela de ciencia ficción norteamericana

“Al mediodía del 24 de diciembre fondeamos en 14 brazas de agua, sobre un fondo de arena fina. Esta tierra, en agradecimiento al Capitán Symmes por su sublime teoría, inmediatamente la nombré SYMZONIA. La costa se extendía sobre SSW y NNE. En la rada estábamos protegidos de todos los vientos excepto los que soplaban directamente a lo largo de la costa. No había mucho que temer, ya que habíamos descubierto que los vientos predominantes del OSO soplaban tan constantes como un alisio durante varios días sin vendavales ni tormentas.”. Extracto de Symzonia, 1820.

En 1820 se dio a conocer «Symzonia: un viaje de exploración», que fue editado por la casa editora J. Seymour (New York) y firmada por un tal Adam Seaborn. Esta divertida obra de ciencia ficción era una parodia de Symmes, de su hipótesis, y de su expedición en proyecto. En el relato, el autor, en primera persona, inspirado por Symmes, prepara una exploración de las regiones polares, con el pretexto de cazar focas. Al acercarse al lugar donde se encuentra el «gélido cerco» que conduce al mundo interior, la tripulación descubre en una isla, los huesos de un monstruo.

Agujero de Symmes

(Public domain)

Antes que la dotación pueda amotinarse, el capitán deja que su buque de vapor sea rápidamente arrastrado, por fuertes corrientes, hacia el sur. No tardan en hallarse dentro de la tierra. Symzonia. En su metrópoli, el capitán y sus hombres dan con una raza albina de seres humanos, vestidos con ropas blancas como la nieve, y que hablan un musical lenguaje. Symzonia, iluminada por dos soles y dos lunas, es una utopía socialista. El pueblo albino, regido, por un individuo superior, vive prósperamente, posee oro y dispone de avanzados inventos, tales como dirigibles armados con lanzallamas que arrojan gas encendido a una distancia de un kilómetro y más.

Celosos por mantener su régimen, los symzonianos obligan al capitán y a su equipaje a que regresen al mundo exterior, más avaricioso. Muchos consideran que tras la fachada de Adam Seaborn se esconde la pluma del mismo Symmes. ¿Ridiculizándose así mismo? ¿No será tal vez que debemos pensar en un verdadero ataque lanzado por algunos detractores que despreciaban sus teorías? Salvo que el capitán tuviera un sentido del humor a toda prueba, eso haría que los rumores que lo describen como un hombre de mal genio «que se encendía rápidamente en presencia de una situación ridícula, y que su falta de paciencia no le permitía coordinar, de una manera ordenada y minuciosa, sus radicales ideas», no tuvieran ningún fundamento. ¿O sí?

TAMBIÉN PUEDES LEER: La Ciudad Perdida de ERKS – Misterios del mundo subterráneo

Uno rico empresario James MacBride se convirtió en su «padrino y colaborador», quién adaptó sus investigaciones en un libro Symmes’ Theory of Concentric Spheres (1826) donde se podía leer:

“Según el capitán Symmens, el planeta que ha sido denominado Tierra está compuesto, como mínimo, de cinco esferas concéntricas, huecas, con espacios intermedios, y una atmósfera alrededor de cada una; y son habitables, tanto en la superficie cóncava, como en la convexa.

Cada una de estas esferas tiene amplias aberturas en sus respectivos polos. Aunque la ubicación particular de los lugares donde se cree que existen las aberturas polares, puede que no haya sido averiguada con absoluta certidumbre, se considera, no obstante que la misma es aproximadamente correcta; su situación ha sido conjeturada por apariencias que existen en aquellos lugares; tales que como un círculo o zona que rodea al globo y en la cual no crecen árboles ni otra vegetación (excepto musgo); las mareas del océano corren en diferentes direcciones y que, al parecer se reúnen; la existencia de volcanes; las hinchazones del fondo, en el mar, que son más frecuentes, la aurora boreal que asoma hacia el lado sur”.

Grabado de El viaje de Niels Klim al mundo subterráneo, con una nueva teoría de la Tierra y la Historia del Quinto Reino previamente desconocido, publicado por Ludvig Holberg en 1741

Grabado de El viaje de Niels Klim al mundo subterráneo, con una nueva teoría de la Tierra y la Historia del Quinto Reino previamente desconocido, publicado por Ludvig Holberg en 1741. Cortesía: publicdomainreview.org

El retirado capitán se convirtió con el tiempo en un personaje peculiar, que provocaba sonrisas por lo bajo, defensores a ultranza y enojosos intelectuales que desde su irrupción en escena con la idea de una Tierra Hueca no dejaban de criticarle. Eso explica porque en vida jamás alcanzó los fondos necesarios para llevar a cabo una expedición, falleciendo a la edad de 42 años durante 1828, sin alcanzar su objetivo. Pero su bandera fue izada por otros.

Tan solo un año después de su partida uno de sus más fervientes discípulos, Jeremiah Reynolds, logró convencer a un rico empresario, Watson, que a diferencia de Mac Bride que apadrinó a Symmes, creyó en la existencia de una Tierra Hueca, y decidió financiar de una vez por todas el excéntrico viaje al Polo Sur. Se contrataron dos navíos el Annawan y el Serpa.

TE SUGERIMOS: Túneles subterráneos que interconectan los continentes de la Tierra

Pero la aventura casi termina en tragedia.

“Los navíos efectuaron el desembarco a los 82 grados de latitud sur, pero el grupo que saltó a tierra se extravió y fue salvado, en el instante preciso, de la muerte por inanición. Después la tripulación amotinada obligó a que los buques pusieran proa a la patria; se pertrecharon en las costas de Chile, desembarcaron a Reynolds, y siguieron adelante, para buscar, en la piratería, descubrimientos más provechosos”.

El Evangelio de la Tierra Hueca

Pronto las ideas de Symmes tomarían otra dimensión y sobrevivirían de mano de algunas de las mentes literarias más vivaces de su tiempo, que explotarían el tema hasta el hartazgo. Edgard Allan Poe fue uno de los primeros en tomar la posta. El manuscrito en la botella, 1833,

La incomparable aventura de un tal Hans Pfall, 1835, y Las Aventuras Gordon Pym, 1838, son una buena muestra. En 1864 el escritor francés Julio Verne dedicaría una de sus mejores novelas al género, Viaje al centro de la Tierra, la única profecía verniana que sus cultores dicen aún no se cumplió. A esa  seguiría, La Esfinge de los Hielos, 1897. Otro escritor maldito, H.P. Lovecraft legaría En Las Montañas de la Locura, 1937. Edgard Rice Burroughs, creador de Tarzán, imaginó en su novela En el Corazón de la Tierra, 1922, a Pellucidar, un continente perdido en el interior del planeta con acceso por el Polo Norte.

Dibujo transversal de la Tierra que muestra el "Mundo Interior" de Atvatabar, de la novela de ciencia ficción de 1892 de William R. Bradshaw La Diosa de Atvatabar

Dibujo transversal de la Tierra que muestra el “Mundo Interior” de Atvatabar, de la novela de ciencia ficción de 1892 de William R. Bradshaw La Diosa de Atvatabar. (Wikimedia Commons)

En 1868 se da a conocer Un globo hueco, del profesor W.F. Lyons, que retomaba la idea de Symmes aunque desconociendo su nombre de las obras consultadas, característica, que muchos autores imitarían. Consciente de tal omisión Americus Vespucius Symmes, uno de los diez hijos del desaparecido militar, publica en 1878, Teoría de las esferas concéntricas de Symmes, que demuestra que la tierra es hueca, su interior habitable, y con espaciosas aberturas en los polos. Esta colección fue publicada por Bradley and Gilbert, de Louisville. Aunque Américo acreditó a su padre como autor absoluto del texto, e hizo constar que él era únicamente un compilador, en realidad compuso una colaboración original para el volumen.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Symmes había afirmado que bajo la tierra existía una civilización. Americus no fue capaz de resistirse a dar más detalles. Esta civilización, dijo, no era otra, que la de las diez tribus perdidas de Israel, que habían sido localizadas por otros en zonas tan distantes como México, y la Atlántida. Con el comienzo del siglo XX, el legado de Symmes cruzaría los océanos y ganaría partidarios, que esparcirían el evangelio de la Tierra Hueca por todo el mundo. Se inicia así un nuevo capítulo de la saga, pero esa es otra historia. Hasta aquí.

Conclusión

Sin dudas la labor de John Cleves Symmes ayudó a expandir el evangelio Tierra Hueca, inspirando una verdadera devoción por un tema que aún hoy día sigue concitando inmensa atención. Paradoja de estos tiempos. Continuará.

Pueden obtener el libro «Symzonia: Voyager of Discovery» en el siguiente enlace.

En el siguiente vídeo pueden obtener información importante sobre otro aspecto del mundo subterráneo: Cueva de los Tayos.

Bibliografía

Libros

  • Goldstern, Débora. Tierra Hueca. Madre de Todas las Conspiraciones.
    España: Guante Blanco, 2016.
  • Seaborn, Captain Adam [pseud.]. Symzonia. Voyage of Discovery.
    New York: Seymour, 1820.

Sitios web

  • Branch
    Sinnema, Peter W. “10 de abril de 1818: John Cleves Symmes’s ‘No. 1 circular ‘”.
    https://www.branchcollective.org/?ps_articles=peter-w-sinnema-10-april-1818-john- cleves-symmess-no-1-circular
  • Culia
    Rodríguez Yagüe, Manuel. Symzonia. Un viaje de exploración (1820).
    https://cualia.es/symzonia-un-viaje-de-exploracion-1820/
  • Oliver Cowdery
    John C. Symmes (1780-1829)
    Teoría de la Tierra Hueca.
    http://olivercowdery.com/texts/1818symm.htm
  • The Smart Set
    Levitt, Laura. Palabras Huecas.
    Explorando la obsesión de John Cleves Symmes Jr. con una Tierra Hueca.
    https://www.thesmartset.com/hollow-words/
  • The Symzonian
    Yost, M. K. After ‘Symzonia’: Critical Reception of a New Idea.
    https://www.google.com/amp/s/thesymzonian.wordpress.com/2013/07/13/after-symzonia-critical-reception-of-a-new-idea/amp/
  • Time Graphics
    3 de septiembre de 1820 año – Symzonia: A Voyage of Discovery –
    “Capitán Adam Seaborn”. alias John Cleves Symmes alias Nathaniel Ames.
    https://time.graphics/es/event/1947290
  • Un Universo de Ciencia Ficción.
    1820- Symzonia (Capitán Adam Seaborn).
    http://universodecienciaficcion.blogspot.com/2009/06/1820-symzonia-capitan-adam-seaborn.html?m=1
  • Xroads
    La Historia Romántica de J. Reynolds.
    http://xroads.virginia.edu/~MA98/silverman/poe/rey_hist.html

Artículo escrito por Débora Goldstern, colaboradora de CodigoOculto.com

Débora Goldstern

Débora Goldstern

Autor

Bibliotecaria de Profesión, natural de Buenos Aires, Argentina. Presta servicios en la Universidad Abierta Interamericana desde hace 16 años. Además es escritora e investigadora, dedicándose al estudio de las civilizaciones andinas desaparecidas por más de 20 años. Ha participado como consultora de la revista Ufo Brasil, ha sido expositora en diversos congresos y es regularmente convocada por programas de radio, tv, documentales, films y canales de Internet. Ha publicado dos libros: «Secretos subterráneos de los mundos olvidados - Cueva de los Tayos» y «Tierra Hueca». Débora es colabora permanente en CodigoOculto.com desde Diciembre de 2018.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos y únete en nuestras redes sociales

Síguenos en Telegram

Conócenos

Código oculto

La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes. Leer más

SUSCRÍBETE (ES GRATIS)

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Obras registradas

Safe Creative #1803242717113

Sitios recomendados

Exploración OVNI
Llega una nueva Red Social: ORIGXN
UFO Spain Magazine
Ahora:
Total:

También te podría interesar…