Recordando a János Móricz, el guardián de Tayos. A treinta años de su desaparición
Publicado el 01 Mar 2021
© Imagen: Fernando T.

Hace unos días, se cumplieron treinta años del fallecimiento de Juan Móricz, personaje con un papel protagónico dentro del misterio de Tayos, y que esta escritora se propone homenajear, presentando algunos aspectos desconocidos sobre su vida.

Ajusten sus cinturones, se avecina un viaje movido.

János Móricz, el guardián de Cueva de los Tayos

János Moricz, el estudioso húngaro-argentino, que en la década del sesenta, revolucionará Sudamérica. Archivo Personal / Débora Goldstern

János Móricz Opos – En busca de los orígenes perdidos

“Cuando yo era niño, solían decir que tenía una memoria extraordinaria, pero, a pesar de toda mi investigación y trabajo, siempre he experimentado una barrera infranqueable frente a mí, que me ha sido imposible superar. Con el paso del tiempo, y el transcurso de los años, llegué un momento que pensé sería imposible, a pesar de todo, resolver el enigma. Entonces, un día, cuando era ya suficientemente adulto, sin saber cómo, crucé muy despacio y con muchísimo peligro, el puente de oro, pero lo hice con muchísima ayuda permanente, durante meses y meses. Después de haber cruzado el puente de oro, todo estuvo claro y transparente. He encontrado todo, y lo he visto todo”. Juan Móricz, 1978.

János Móricz Opos, vino al mundo un 22 de febrero de 1923, oriundo de Horvántádalja, Distrito de Körmend, Condado de Vas, Hungría.

János Móricz, el guardián de Cueva de los Tayos

János Moricz retratado en Argentina, 1967. Archivo Personal / Débora Goldstern

Debo anunciar al lector, se torna un tanto difícil reconstruir la vida de János Móricz en su tierra natal, debido a la escasez de datos.

Durante la redacción de mi libro sobre Tayos en la redacción de su biografía, la misma fue ayudada por varios aportes brindados, en gran parte, por estudiosos húngaros, quiénes prestaron su testimonio.

Uno de ellos fue Zele Richárd, autor de «Móricz János Legendáriumánakd Nyomában». Traducido como, «Tras las Huellas de la Leyenda de János Móricz», y que viera la luz en 2013.

János Móricz, el guardián de Cueva de los Tayos

El libro de Zele Richárd, que recoge la asombrosa vida de János Moricz, publicado en 2013. Archivo Personal / Débora Goldstern

Según me refiriera este autor, Móricz finalizada la Segunda Guerra Mundial, decidió emigrar de Hungría, ante la escasez de trabajo.  Zele, y no sería el único, me admitió su incapacidad de obtener mejores registros sobre el pasado de Móricz, que parecen dificultar toda investigación.

Otras voces claman, Móricz tuvo una situación económica desahogada, e incluso su familia hacía gala de un escudo nobiliario, tal como me narrará Zoltán Vargas, presidente de la Asociación János Moricz, a quién consulté en mi libro sobre este punto.

“Esto no es un mito, es un hecho. Sin embargo, la pequeña nobleza en Hungría donde perteneció la familia de Móricz, nunca se caracterizó por la posesión de grandes dominios, y no constaban de una fortuna considerable. Su apellido fue precedido por el atributo «Nádaljai», apuntando al antiguo pueblo de Horvántádalja, que actualmente forma parte de la ciudad de Körmend. Un par de sirvientes le ayudaban con la gestión de su hogar, y de su pequeño dominio, pero nada más.

Su patrimonio fue confiscado, en el transcurso de la estatización rusa. En el idioma húngaro, la palabra noble no sólo aglutina un rango, alude también al carácter. Carácter de una persona, que es capaz de colocar el sentido colectivo en primer plano, en vez de sus intereses egoístas, sirviendo así al bienestar público. La nobleza de Móricz, se destaca desde este punto de vista también”.

János Móricz, el guardián de Cueva de los Tayos

Declaraciones realizadas por Móricz en 1976. Archivo Personal / Débora Goldstern


Lo cierto es, en el tiempo que Móricz decide abandonar su país, lo hace también motivado por su aversión al comunismo, ideología que siempre rechazó, consecuencia del ascenso de Rusia en Hungría, tras la derrota del Nazismo.

Un dato aún más perturbador, que ahonda en el abandono de Hungría por parte de Moricz, según infiere Zoltán Vargas, el gobierno comunista lo habría condenado a muerte. Aunque no se poseen todos los detalles del caso, esta declaración impactante, genera interrogantes aún por dirimir.

Ahora bien, el hombre que, en la década del cincuenta, de tan sólo 27 años arriba a Sudamérica, con destino a la Argentina, es portador dentro su ficha migratoria, de un dato sugerente, presentándose como simple agricultor, omitiendo cualquier referencia sobre sus orígenes nobles.

TAMBIÉN PODRÍA INTERESARTE: Expedición a Cueva de los Tayos en 1976 «El Arribo del León Imperial»

Esta visión contradice su posterior legajo académico, consagrado como importante erudito, a pesar de no contar con un título de grado, y, sin embargo, su sapiencia en un sinnúmero de temas, resulta incuestionable.

Para entender este nuevo interrogante, debemos centrar la pista en Hungría, donde Moricz iniciará estudios un tanto radicales en su abordaje, y de influencia capital, para sus posteriores aseveraciones.

Uno de ellos se regirá por la corriente turania, donde una nueva reconfiguración histórica tiene lugar. Para los adherentes de esta tesis, los orígenes de Hungría, remontarían hacia Asia Central.

“Según esta visión, el pueblo magiar tendría vinculación tanto racial como lingüística, con etnias turcas, finesa, mongolas, hunas, estonios, vascos, tibetanos, japonés, extendiendo esta idea hasta la misma Sumeria”.

Móricz absorberá toda esta visión, que luego utilizara en el desarrollo de sus tesis americanistas.

Vendrá luego una pequeña estancia en Francia, donde Móricz llegará con esposa e hija, familia que luego abandonara, capítulo nunca aclarado en su vida.

János Móricz, el guardián de Cueva de los Tayos

Hace unos años, la tumba de Móricz presentaba este aspecto, que luego de algunos reclamos fue cambiada la placa. Archivo Personal / Débora Goldstern

 

Ahora bien, el hombre que, en la década del cincuenta, de tan sólo 27 años arriba a Sudamérica, con destino a la Argentina, es portador dentro su ficha migratoria, de un dato sugerente, presentándose como simple agricultor, omitiendo cualquier referencia sobre sus orígenes nobles.

Esta visión contradice su posterior legajo académico, consagrado como importante erudito, a pesar de no contar con un título de grado, y, sin embargo, su sapiencia en un sinnúmero de temas, resulta incuestionable.

Para entender este nuevo interrogante, debemos centrar la pista en Hungría, donde Moricz iniciará estudios un tanto radicales en su abordaje, y de influencia capital, para sus posteriores aseveraciones.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE: La enigmática colección del Padre Crespi: «Un Museo de Vestigios Atlantes»

Uno de ellos se regirá por la corriente turania, donde una nueva reconfiguración histórica tiene lugar. Para los adherentes de esta tesis, los orígenes de Hungría, remontarian hacia Asia Central.

“Según esta visión, el pueblo magiar tendría vinculación tanto racial como lingüística, con etnias turcas, finesa, mongolas, hunas, estonios, vascos, tibetanos, japonés, extendiendo esta idea hasta la misma Sumeria“.

Móricz absorberá toda esta visión, que luego utilizara en el desarrollo de sus tesis americanistas.

János Móricz, el guardián de Cueva de los Tayos

Sumeria y Tayos. La otra conexión explorada por Móricz. Archivo Personal / Débora Goldstern

Móricz, y el pasado oculto del Planeta

“Voy a ser muy combatido con estos descubrimientos, lo sé, porque muchas teorías quedan sin valor, pero la ascendencia quiteña de los antiguos magiares, surge hasta en su indumentaria folklórica. Por ejemplo, cuando en Hungría se entierra a un héroe, se dice va a reposar a la constelación de la Osa Mayor, y precisamente en los valles Quinche y Cochasqui, existen monumentos funerarios, que son fiel reproducción de la Osa Mayor”. Juan Móricz. Este Viejo Nuevo Mundo, 1967.

Señalamos antes, Móricz arriba a la Argentina en la década de 1950, país que no solo va acoger al inquieto estudioso, donde será conocido como Juan Móricz, una vez naturalizado ciudadano del mismo, sino, además, tendrá un rol privilegiado como mentor intelectual.

János Móricz, el guardián de Cueva de los Tayos

La misteriosa Lemuria húngara, Ataisz, cuyas crónicas en oro, estarían ocultas en los subsuelos andinos. Archivo Personal / Débora Goldstern

En la documentación que tuve acceso sobre el caso Móricz, aparece un título fechado en 1963, donde se lo muestra como aprendiz de idioma sumerio, verdadera rareza para la época.

Y aquí apelo a Zoltán Vargas, que agrega datos importantes.

János Móricz carecía de cualquier título científico, cuando pisó suelo americano. El acudió a la cátedra dictada por Badiny Jós Ferenc, en Buenos Aires. En caso que los pioneros turanios en Hungría, hubiesen poseído títulos académicos, se les habrían retirado deprisa, dado que su concepto no coincidía, con la historia aceptada”.

Badiny Jós Ferenc fue un académico, de origen también húngaro, quién en Argentina, fuera director de la Escuela de Estudios Orientales, Universidad del Salvador.

János Móricz, el guardián de Cueva de los Tayos

Moricz observando en forma atenta, algunos de los misterios bloques del interior de Tayos, 1969. Archivo Personal / Débora Goldstern

Badiny, fue un gran defensor de la tesis que vinculaba el pasado húngaro con Sumeria, y de gran influencia en el trabajo de Móricz, más allá que sus ideas, levantaron amplia polvareda entre sus colegas.

Otro autor que también jugaría un rol destacado, en el universo Móricz, sería el escritor y sabio argentino, Florencio de Basaldúa, que creía en la existencia de un antiguo continente desaparecido, llamado Austerria.

Esta tierra anterior, que se supone Lemuria, se habría extendido por todo el planeta, sucumbida tras un espantoso cataclismo.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR: Cueva de los Tayos: Descubrimiento del Mundo Subterráneo – Cincuenta años de un anuncio histórico

Algunos de sus supervivientes se habrían ocultado, en el interior de la Tierra, tal como se evidencia en uno de sus trabajos más enigmáticos, la mágica Erné, novela iniciática, y fuertemente enlazada al misterio Tayos.

Después de extenso aprendizaje Móricz elige a Ecuador para probar sus teorías, iniciando una historia ya contada a los lectores. Quiero si detenerme en un tema. Veamos.

Arvisuras, y la Pista Tayos

“En esas mismas escrituras se dice que América, (mundo subterráneo que hoy comienza a abrir sus puertas), se encuentra la otra parte, la más antigua, la más extensa y compleja que se ha escrito, grabada en láminas de oro, precisamente; la que hace unos años he descubierto, y quisiera preservar”. Móricz hablando sobre su hallazgo en Tayos, 1970.

Un punto central en la vida de Móricz, fueron sus declaraciones acerca de un importante hallazgo, realizado en la célebre Cueva de los Tayos, tema varias veces mencionado en trabajos anteriores.

János Móricz, el guardián de Cueva de los Tayos

Cueva de los Tayos. (Wikimedia Commons)

Aunque son muchos los rumores, a esta escritora le interesa ahondar en una página, no siempre explorada por los investigadores, y que constituye una pista importante, debido a la naturaleza de la misma.

Iniciemos con estas declaraciones de Móricz, datadas de 1970:

“En el año 1000 de nuestra era cristiana en Hungría, reinaba Esteban I, quien decretó la destrucción de toda escritura cuneiformes antigua Magiar. Se recogieron todos pueblos y aldeas, se buscaron todas las bibliotecas, y toda inscripción cuneiforme, fue borrada y destruida. Naturalmente el Rey Esteban I fue posteriormente canonizado y desde entonces a Esteban I se lo llama, San Esteban de Hungría.

Cuando en el año mil, San Esteban dio la orden de destruir todo lo que recordaba la antigua religión de los Magiares, que son americanos, los sumos pontífices Magiares decidieron retirar de Hungría, láminas grabadas en oro, que se dice ocultaron”.

Móricz pensaba este tesoro de su tierra natal, se había escondido no solo en cavernas de Europa, sino también de América.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Pero hay un dato más intrigante, y es que este legado describiría la historia de Ataisz (término que alude a Padre en Magiar), que no sería otro que Lemuria. Ataisz habría sido fundada, por seres provenientes de Sirio.

Al parecer, estos escritos formarían parte del Arvisura (conocido como el libro de la verdad), son crónicas magiares legendarias, aunque su autoría moderna tiene a Paal Zoltán, un chamán húngaro, que en 1972 publicara estas historias.

Móricz, habría tenido contacto con este escritor. Hasta Aquí

Conclusión

Como si el destino guiara sus pasos, la vida del Tálto Móricz apagó su luz, un 27 de febrero de 1991, mismo mes que su nacimiento. En astrología su signo marca Piscis, todo un símbolo.

Vídeo:

Bibliografía:

Libros:

Artículo escrito por: Débora Goldstern, escritora y colaboradora para CodigoOculto.com

Débora Goldstern

Débora Goldstern

Autor

Bibliotecaria de Profesión, natural de Buenos Aires, Argentina. Presta servicios en la Universidad Abierta Interamericana desde hace 16 años. Además es escritora e investigadora, dedicándose al estudio de las civilizaciones andinas desaparecidas por más de 20 años. Ha participado como consultora de la revista Ufo Brasil, ha sido expositora en diversos congresos y es regularmente convocada por programas de radio, tv, documentales, films y canales de Internet. Ha publicado dos libros: «Secretos subterráneos de los mundos olvidados - Cueva de los Tayos» y «Tierra Hueca». Débora es colabora permanente en CodigoOculto.com desde Diciembre de 2018.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos y únete en nuestras redes sociales

Síguenos en Telegram

Conócenos

Código oculto

La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes. Leer más

Llega una nueva Red Social: ORIGXN

ES TENDENCIA

SUSCRÍBETE (ES GRATIS)

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Obras registradas

Safe Creative #1803242717113

Sitios recomendados

MysteryScience.net
UFO Spain Magazine
Ahora:
Total:

También te podría interesar…