Washoe demostró que la brecha que separa a los humanos de los animales se está volviendo cada vez más corta cuando se convirtió en el primer ser no humano en comunicarse con nosotros…

Desde hace miles de años se ha tenido la idea de que el ser humano «aprendió» a ser lo que es hoy en día. Muchas culturas antiguas aseguran que estos «maestros» fueron los dioses que llegaron del cielo.

Otros más entusiastas aseguran que la raza humana se vio alterada genéticamente por alguna civilización extraterrestre, llevándonos al grado evolutivo en el que nos encontramos.

Lo cierto es que, sin importar la creencia que tengamos, hubo un «antes y un después» en la humanidad, en donde dejamos las cavernas para transformarnos en una civilización.

Es por esa razón que muchos se han preguntado ¿Es posible que otra especie pueda evolucionar gracias a una ayuda externa? Washoe podría ser la prueba de que sí es posible.

Comunicándose a través del lenguaje de señas

El Mono que Aprendió a comunicarse con los humanos y reveló algo sorprendente para el mundo
Washoe y Beatrix Gardner conversando. Crédito: viralismo.com

Nacida en el oeste africano en 1965, Washoe, una chimpancé, fue capturada por la Fuerza Aérea de Estados Unidos para ser usada en el programa espacial.  Fue llamada de esa forma en honor al condado donde nació.

Durante 42 años completos se convirtió en el primer ser no humano en comprender nuestro lenguaje y comunicarse a través de él.

Sin embargo, si investigamos un poco podremos darnos cuenta que, de acuerdo a su propia fisionomía, un chimpancé no es capaz de vocalizar palabra alguna. Entonces ¿Cómo se comunicó?

Los tutores de Washoe en la Universidad de Nevada hicieron un gran esfuerzo, pero consiguieron enseñarle el lenguaje de señas americano. Esto como parte de un proyecto de investigación del lenguaje en los animales.

Para sorpresa de todos, Washoe comprendió a la perfección 350 palabras e incluso llegó al punto de enseñarlo a su hijo adoptivo Loulis.

Washoe convivió junto a un niño humano gran parte de su vida, por lo que tuvo acceso a cualquier tipo de accesorios humanos como libros, cepillos, ropa y más. De igual manera asistía a clases regulares en las que tenía que hacer tareas, jugaba y paseaba en autos.

Allen y Beatrix Gardner, sus tutores, declararon que Washoe era capaz de expresar las cosas que veía a través del lenguaje de señas. Por ejemplo, usar las palabras «agua» y «pájaro» al ver un cisne nadando en un lago.

También aprendió a combinar las palabras que ya sabía para comunicar expresiones más complejas, llegando a combinar hasta 3 palabras seguidas para ser más exacta.

Desarrollando una conciencia

El Mono que Aprendió a comunicarse con los humanos y reveló algo sorprendente para el mundo
Washoa y Allen Gardner. En este punto, Washoa ya había tomado conciencia de su capacidad y de sí misma, desarrollando vínculos personales con sus cuidadores. Crédito: viralismo.com

Los avances que Washoe mostraba era algo que nunca antes se había visto. Pero el asombro llegó cuando los tutores se dieron cuenta que había desarrollado conciencia de sí misma y estaba comenzando a transmitir emociones.

Una de las pruebas que le hicieron fue colocarla frente a un espejo para preguntarle después qué veía. El chimpancé respondió rápidamente «Yo, Washoe».

Otro momento sorprendente en la vida de Washoe se relaciona con Kat, una de sus cuidadoras, la cual estaba embarazada.

Kat mostró ciertas complicaciones con su embarazo, por lo que debió ausentarse algunos meses de su trabajo y, por desgracia, perdió a su hijo. Cuando volvió se disculpó con Washoe por la ausencia, excusándose con su tragedia.

Al enterarse de lo sucedido, el semblante del animal cambió, mostrándose cabizbaja por unos minutos, después extendió su mano y acarició la mejilla de su cuidadora y dijo «llorar», dibujando una lágrima con sus dedos.

Crisis de identidad

El Mono que Aprendió a comunicarse con los humanos y reveló algo sorprendente para el mundo
Washoa tuvo una fuerte crisis de identidad al darse cuenta de que no era humana. Wikimedia Commons (Public domain)

En 1980 se decidió que Washoe fuera trasladada a la Universidad Central de Washington para poder estudiar mejor su comportamiento.

El chimpancé aceptó el traslado y, una vez instalada, disfrutó de su estadía, jugando alegremente con muñecas, lavándose los dientes frente a espejos y disfrutando de las pláticas con algunos de sus nuevos cuidadores.

Su comportamiento era cada vez más racional, llegando inclusive a mostrarse distante cuando llegaban nuevos estudiantes a trabajar con ella.

Sin embargo, a los años se decidió incluir a Washoe en un ambiente donde cohabitaría junto a sus semejantes, lo que le generó una grave crisis de identidad.

Al parecer, su constante relación con humanos y su capacidad para comunicarse con ellos le habían generado la idea de que era uno, por lo que encontrarse rodeada de otros chimpancés le generó un gran impacto.

A pesar de ello, y sin perder su capacidad de comunicarse con los seres humanos, Washoe pudo relacionarse bien con el resto de los primates.

El legado de Washoe

El Mono que Aprendió a comunicarse con los humanos y reveló algo sorprendente para el mundo
El legado de Washoa sirvió par crear el proyecto Gran Simio, en el que se protege y se enseña a otros simios más grandes. Crédito: Paco Cuéllar / Wikimedia Commons

El 30 de octubre del año 2007 se anunciaba públicamente la muerte de Washoe a través del Instituto para la comunicación entre chimpancé y humano.

Washoe recibiría una despedida a la altura y cientos de personas rindieron homenajes y tributos a quien había cambiado por completo la visión de la bioética.

Durante esos meses, varios científicos declararon que ella no solo había aprendido a comunicarse con los seres humanos, si no que había desarrollado sentimientos y había forjado vínculos personales con ellos, por lo que debía poseer el mismo estatus moral que nosotros.

Washoe generó un antes y un después en la manera como se veía a los primates y fue gracias a ella que se creó el Proyecto Gran Simio, donde se trabajaría de la misma manera con primates más grandes, como los orangutanes y gorilas.

¿Es posible que una especie no humana llegue alcanzar nuestro grado evolutivo si influimos en su desarrollo? ¿Esto es una prueba de que, realmente, «algo» superior a nosotros generó un cambio en la humanidad hace miles de años? Parece que el legado de Washoe nos dejó un mensaje aún más sorprendente del que pensamos.

Referencias:

  • Washoe, la chimpancé que pensaba que era humana – Un artículo de elpensante.com
    https://www.elpensante.com/washoe-la-chimpance-que-pensaba-que-era-humana/
  • Washoe La única Chimpancé En La Historia Que Aprendió A Comunicarse Con Los Humanos. – Un artículo de viralisimo.com
    https://www.viralismo.com/washoe-la-chimpance-que-se-comunicaba-con-humanos
  • El mono que aprendió a hablar y revelo algo sorprendente para el mundo – Un artículo de tuul.tv
    https://tuul.tv/es/ciencia-mito-tecnologia/mono-aprendio-hablar-revelo-algo-sorprendente-mundo

Una publicación de CodigoOculto.com – Todos los derechos reservados. Prohibida su copia y uso en otros medios, sin autorización.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here