Die Glocke: ¿realidad, ficción o simple propaganda nazi?
Publicado el 13 Oct 2021
© Imagen: Youtube

Hace unos días, se lanzó la revista PHENOMENA EN ESPAÑOL, donde un colaborador polaco, Piotr Gadaj, entregó su material. 4 casos de una misma región: SilesiaPolonia. Todos estos casos, reales, al menos para quienes los vivieron, son interesantes. Resulta que, en silesia, no solo casos paranormales existen. No.

Resulta que cerca del pueblo de Ludwikowice Kłodzkie en Silesia, hay un enorme decágono de hormigón sobre pilares de hormigón de decenas de pies de altura. Los nazis lo dejaron atrás, pero nadie sabe cuál fue su función. Pero hay algunas hipótesis y estas hablan de más o menos lo mismo: el poderío nazi que, a pesar de esto, perdieron la guerra.

Ubicación de "The Henge" o Muchołapka, en la frontera de Polonia y la republica Checa, tal y como se ve en Google Earth. Crédito: Google Earth / Darío Fernández

Ubicación de “The Henge” o Muchołapka, en la frontera de Polonia y la republica Checa, tal y como se ve en Google Earth. Crédito: Google Earth / Darío Fernández.

Si bien no le han puesto un nombre oficial, el periodismo comenzó a llamarla Muchołapka que en polaco significa “atrapamoscas” o algo así, el nombre se lo colocaron porque es lo que ocurre con esta extraña estructura. Atrapa a las “moscas” de los investigadores de diferentes áreas que intentan descular el misterio detrás de esos 10 pilares de concreto.

También, a este decágono se lo conoce como The Henge, en comparación con Stonehenge, aunque solamente por ser altas columnas de concreto.

Simplemente viendo las fotos, se puede pensar que esta estructura es el esqueleto de hormigón de un edificio sin terminar, o la base para un gran tanque de agua, pero ninguna de las teorías es real. La estructura es simplemente eso. Una estructura. Pero como dijimos, han aparecido varias teorías, pero aquí hablaremos de la principal: Die Glocke.

¿Qué es Die Glocke?

Imagen realizada de acuerdo a los relatos tomados por Igor Witkowski

Imagen realizada de acuerdo a los relatos tomados por Igor Witkowski. Cortesía: Sport.es

Si vamos a la historia oficial, Nadie sabe a ciencia cierta qué uso se le dio, pero sabemos que es un supuesto aparato que puedo tener algunas funciones, las que iremos detallando de a poco. Todas las teorías dicen que era un “artefacto científico” y por lo que partiremos de esa premisa. ¿Pero artefacto para qué? ¿Qué hacía?

Durante la segunda parte de la Segunda Guerra Mundial, las huestes de Hitler venía diseñando y construyendo la llamada Wunderwaffen (o armas maravillosas), esto es, un contingente de aviones y cohetes ultra modernos, armas de mano, rifles, y hasta un gas, una toxina de las más peligrosas creadas, y un extenso etcétera, comenzó a crear lo que se llamó la super arma. Basados en tecnología inversa de OVNIs que supuestamente derribaron y recuperaron, comenzaron a construir un artefacto sin alas que, mediante la antigravedad, podía volar por el espacio a grandes velocidades. Por eso, se alistó a cientos de científicos alemanes y, en una mina abandonada de Silesia, Polonia, crear lo que luego sería conocido con Die Glocke. El ingeniero a cargo del proyecto era Hans Khamler, un general Nazi, que además era ingeniero a cargo de la tecnología inversa. Khamler se encargó de la construcción de misiles, armas bacteriológicas en proceso, túneles, etc., además de la campana. El sitio donde se realizaban los experimentos era llamado Der Riese (el gigante), mientras que el proyecto Die Glocke, era llamado Kronos.

Hablando de la campana en sí, quien fue el primero en hablar de ella fue Igor Witkowski, quien escribió un libro llamado “Prawda o Wunderwaffe” (La verdad sobre las Wunderwaffe, reimpreso en alemán como Die Wahrheit über die Wunderwaffe). Allí, se menciona solo como “la campana Nazi“. Según Witkowski, el leyó sobre esto al traducir los interrogatorios del oficial de las SS, Jakob Sporrenberg. Según Witkowski, estos interrogatorios le fueron entregados por un agente del servicio secreto polaco, en agosto de 1997. A Witkowski no se le permitió fotocopiar los informes, simplemente se le admitió tomar notas con las que escribió del tema en su libro ya nombrado. Muchas de estas afirmaciones toman veracidad cuando en su libro The Hunt for Zero Point, el escritor británico Nick Cook, dio veracidad a los dichos de Witkowski y añadió su propio punto de vista sobre el tema.

Igor Witkowski, en The Henge

Igor Witkowski, en The Henge. Cortesía: IgorWitkowski.com

Cook, además de aceptar que todo lo dicho por Witkowski era real, sumo su propia investigación, dando información nueva. Decía que fue hecha de un metal muy pesado, era brillante y giratoria, lo que generaría un campo gravitatorio, medio por el cual se movía. Según se dice, Khamler descubrió que, además de moverse por el espacio, a causa del campo gravitatorio y la antigravedad, Die Glocke podía moverse en el tiempo. Es de suponer que esta fue una especie de consecuencia de los experimentos, aunque conociendo a Hitler, no sería raro que fuera un fin buscado.

Siempre según los autores Witkowski y Cook, este aparato contenía dos cilindros que giraban a uno en contra del otro y que se llenaban con un líquido similar a Mercurio, pero de color violeta, que tenía el nombre clave de Xerum 525, y era almacenado dentro de recipientes recubiertos en plomo. Es evidente que, si se debía guardar en recipientes recubiertos de Plomo es porque era un material altamente radiactivo.

RELACIONADO: Viajar en el tiempo sin paradojas es posible, confirma modelo matemático

Más allá del espacio

La campana sería mucho más que un medio de transporte. Si los nazis lograron hacer tecnología inversa con supuestos OVNIs derribados y recuperados por el ejército alemán, está en duda, pero una de las hipótesis fue que, además del viaje por el espacio, como cualquier medio de transporte, La Campana era un medio para viajar en el tiempo.  Una de las hipótesis acerca de Die Glocke es que era una especie de máquina del tiempo.

Según Igor Witkowski, la campana estaba sujetada por pesadas cadenas

Según Igor Witkowski, la campana estaba sujetada por pesadas cadenas. Cortesía: fandom.com

Según hipótesis, Hitler, un apasionado de las artes ocultas y la tecnología, es factible pensar que quería viajar en el tiempo. Nadie sabe porque, si por simple curiosidad o porque quería conocer el futuro, visitar el pasado (también era un fanático de la historia) o simplemente, quería escapar cuando fuera necesario. Sin olvidar la posibilidad que el viaje en el tiempo puede ser un arma: matar a tu peor enemigo cuando es un niño es una hipótesis, violenta, sí, pero válida.

RELACIONADO: Astrofísico afirma saber como construir una máquina del tiempo

Lo cierto es que Hitler querría viajar en el tiempo, entonces, en los territorios ocupados de Polonia en Silesia, dentro de una mina, se construyeron laboratorios donde se iniciaron las investigaciones, finalmente, cuando el proyecto avanzó, se construyó el decágono donde se sujetó la campana.

Volvamos a los relatos de Witkowski. Como ya dijimos, la campana estaba atada con pesadas cadenas, porque se cree que cuando estaba encendida, era indomable. Las pruebas realizadas no eran exitosas, ya que era prácticamente imposible que el piloto la condujera. Claro, se dice que para el final de la guerra estos problemas fueron salvados…

El incidente OVNI de Kecksburg

Modelo de la campana estrellada en Kecksburg, erigido cerca de la ciudad

Modelo de la campana estrellada en Kecksburg, erigido cerca de la ciudad. (Wikimedia Commons)

El 9 de  Diciembre de 1965, los vecinos de Kecksburg, Pensilvania, vieron una especie de bola de fuego que cruzaba el cielo. De hecho, esta bola de fuego fue vista en 6 estados norteños, incluso en ciudades como Detroit y la provincia de Ontario, en Canadá.

La ex directora administrativa de la oficina de la radio WHJB, Mabel Mazza, recuerda:

“La gente me contaba que algo había caído en Kecksburg, algunos decían que era un meteorito, otros que un avión se había estrellado, recibimos muchas llamadas y los teléfonos seguían sonando, y cuando alguien dijo que había visto un OVNI en las afueras de Kecksburg, le pasé la llamada al director John Murphy”

Murphy entrevisto aquella noche a un niño de 8 años que, junto a su madre, vio caer en el bosque “un objeto en llamas”. Ante la pregunta del periodista, de si sabía en qué parte del bosque había caído aquel objeto, el niño respondió: “¡allí abajo! Y ha lanzado mucho humo”.

Un camionero hoy retirado de apellido Bulebush, de 80 años, recuerda:

“Escuchaba en la radio a unos tipos de Ohio comentando que habían visto esa cosa yendo también hacia el este y se preguntaban qué sería, de pronto sentí un sonido semejante a un siseo y levanté la mirada y lo vi volar sobre mí… ¡y chisporroteaba! Me bajé del vehículo para verlo mejor, lo observé y era como una gran bola de fuego en el cielo y se dirigía hacia la montaña, luego retrocedió un buen trecho y lo que vi que cambiaba de dirección y descendía hacia Kecksburg… me detuve en lo alto de la colina y puse las luces, pude verlo allá abajo en el valle, en aquellos árboles, allí es donde aterrizó, chocó en la copa de los árboles. Me quedé unos 15 o 20 minutos observándolo. Lo vi a unos 3 o 4 metros desde atrás de un árbol grande, porque me preocupaba que pudiera estallar, y olía a azufre o a huevos podridos y tenía la forma de una bellota enorme, más o menos del tamaño de un Volkswagen. Su color era de un naranja brillante, estaba quemado desde adelante hasta atrás, se podía ver el anillo que tenía detrás, que parecía escritura egipcia, no tenía ventanas ni junturas, ni marcas de remaches, parecía que era de una sola pieza”.

Una gran bola de fuego, cayó en Kecksburg, Pensilvania, en 1965

Una gran bola de fuego, cayó en Kecksburg, Pensilvania, en 1965. (Wikimedia Commons)

Más testigos

  • William Weaber, quien por aquel entonces tenía 19 años, expone: “la luz del atardecer se desvanecía pero podíamos ver aquello allí abajo, yo era muy curioso y me adentré para ver si era algo que había aterrizado allí… Era como si lo hubiesen plantado o algo así, irradiaba una luz azul como de un soplete, no sé si por delante, por atrás, o por un lado, se hacía muy brillante y luego más débil, iba y venía…”.
  • Robert Blystone, que hoy tiene 82 años, recuerda: “Era una bola de fuego redonda, con llamas todo alrededor, dejando un rastro de vapor de diferentes colores, y comenzó a frenar como si lo controlase, y luego divisé que está detrás de la colina donde ya no pude verlo, pero empiezo a ver como humo o polvo subiendo de los árboles, así que lo que supuse fue que el objeto en cuestión se había estrellado”.

Pero no solo los testigos vieron el objeto. Evidentemente los informes de la bellota de Kecksburg llegaron a los mandos militares y estos, como siempre, comenzaron con su campaña de secretismo y silenciado de testigos.

RECOMENDADO: El extraño submarino con que los nazis «viajaron en el tiempo»

Mazza afirmó haber recibido llamadas ese día de parte de mandos militares.

Mazza dijo:

“Ellos me preguntaron cómo llegar a Kecksburg, y también qué era lo que yo sabía del tema. Ellos y la policía local aseguraron el área, ordenando que los civiles se retirasen”.

También Robert Blystone afirma que vio como un camión militar, con un remolque plano (esos que se utilizan para remolcar autos), había ingresado al área para luego retirarse con un objeto parecido a la bellota, cubierto con una lona.

"…Afirman testigos que vieron como un camión militar, con un remolque plano había ingresado al área para luego retirarse con un objeto parecido a la bellota, cubierto con una lona…"

“…Afirman testigos que vieron como un camión militar, con un remolque plano había ingresado al área para luego retirarse con un objeto parecido a la bellota, cubierto con una lona…”. Cortesía: steemkr.com/ufo

Todos estos informes, determinarían que el objeto de Kecksburg era un OVNI que se estrelló en el bosque.

¿Por qué lo traemos aquí?

Porque la bellota de Kecksburg y la campana Nazi SERÍAN UN ÚNICO OBJETO.

Explicación y conclusión

Volviendo a la campana, Witkowski especuló que La Campana llegó a un “país sudamericano pro nazi” (Presumiblemente Argentina o Paraguay). Por otra parte, Cook especula que fue llevada a Estados Unidos como parte del trato hecho con el General SS Hans Kammler o parte del proyecto “Paperclip” (proyecto que llevo a cientos de científicos y militares nazis, a emigrar y trabajar en estados unidos, como el caso de Wernher von Braun y los cohetes V2). Pero el autor Joseph P. Farrell especuló que fue recuperada como parte del incidente OVNI de Kecksburg.

¿Por qué dicen esto? Por las apariencias semejantes de ambos objetos. Ambos objetos tienen unos 4 a 5 metros de largo, unos 3 de ancho. Si bien Die Glocke es de un metal plateado brillante y la bellota era de color más anaranjado, esto se pudo deber al viaje en el tiempo, o que cuando la Bellota cayo, los testigos la vieron en un estado incandescente, por lo de la tonalidad anaranjada.

Los últimos informes de Die Glocke, dicen que desapareció a mediados de 1945, 10 años antes de la aparición de la Bellota de Kecksburg. Presumiblemente, Kammler o algún otro alto mando nazi logro pilotar la campana, viajando en el tiempo y apareciendo en EE UU diez años después.

Si esto es verdad, la campana (ahora la bellota) fue confiscada por los militares estadounidenses y su piloto, arrestado.

Esta es una de las teorías que llevan años siendo investigada, sin más resultados que los que aquí se cuentan.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Como casi siempre pasa en estos casos, tenemos más dudas que certezas. Aquí contamos los datos conocidos y hemos desarrollado una teoría, pero queda en el lector creer o no lo aquí escrito.

Simplemente esperamos que en algún momento las historias o historia única de Die Glocke y la Bellota de Kecksburg salga a la luz.

Hacemos votos por esto.

Como lector de CODIGO OCULTO, lo invitamos a unirse a nuestro club MindTrix para debatir sobre enigmas, ciencia y actualidad con personas de ideas afines de todo el mundo. ¡Unirse es gratis, regístrese ahora!

Dario Fernandez

Dario Fernandez

Autor

Investigador y divulgador de la temática OVNI/paranormal hace más de 20 años. CEO de la web http://e-nigmas.com.ar/ ya cerrada -en web.archive, se puede ver una parte de ella-, donde publicó sus investigaciones sobre OVNIs, misterios varios y alienígenas ancestrales. Desde el 2013 dirige y edita Phenomena Magazine en español, revista dedicada a la divulgación de hechos paranormales y fenómenos anómalos. Bloggero en Archivos inexplicables (http://arinexp.wordpress.com), donde publica sus propias investigaciones, y artículos publicados en e-nigmas, Phenomena Magazine en español y otras páginas webs, además de muchos artículos inéditos. Fue elegido como influencer por el portal OnStellar.com. Una red social dedicada especialmente a los temas de índole paranormal, OVNIs, etc. está escribiendo "Atlantis", un libro sobre la teoría de los Alienígenas Ancestrales, y otro recopilatorio histórico de casos OVNI en la Argentina. Recientemente, fue elegido para preparar y dirigir Flying Disk Press LatAm, filial Latinoamérica de Flying Disk Press, una editorial británica, dirigida por el autor y editor Philip Mantle, dedicada al lanzamiento de libros sobre OVNIs y fenómenos paranormales. También escribe artículos que son utilizados para hacer vídeos, para Matrix Wisdom, un canal de YouTube. Acaba de publicar un artículo en la revista británica Outer Limits Magazine. En noviembre publicaran un artículo en la afamada revista francesa OVNIS.

1 Comentario

  1. ZARAS

    LA CAMPANA ERA SOLO UN MOTOR DE PLATO VOLADOR NAZI DE COMBATE

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos y únete en nuestras redes sociales

Síguenos en Telegram

Conócenos

Código oculto

La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes. Leer más

SUSCRÍBETE (ES GRATIS)

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Obras registradas

Safe Creative #1803242717113

Sitios recomendados

Exploración OVNI
UFO Spain Magazine
Ahora:
Total:

También te podría interesar…