Parte del glaciar restante más grande de Groenlandia se ha desprendido debido a las altas temperaturas en esa región del planeta, anunciaron científicos este lunes.

El bloque de 113 kilómetros cuadrados se desprendió del glaciar Nioghalvfjerdsfjorden en el noreste de Groenlandia, que según los científicos se esperaba debido al aumento de las temperaturas promedio.

Jason Box, profesor de glaciología en el Servicio Geológico de Dinamarca y Groenlandia (GEUS, por sus siglas en ingles), dijo en un comunicado:

“Estamos observando una velocidad creciente en esta plataforma de hielo restante más grande”.

GEUS también publicó imágenes de satélite que muestran las partes del glaciar que se habían desprendido.

Si bien es normal que los trozos de hielo se desprendan de un glaciar, un proceso llamado desprendimiento, generalmente no son tan grandes.

Según GEUS, desde 1999, el glaciar ha perdido 160 kilómetros cuadrados de hielo, un área que duplica el tamaño de Manhattan, y la tasa de pérdida se aceleró en los últimos dos años.

Box agregó:

“Si vemos veranos más cálidos como los observados en los últimos dos años, contribuirá más al aumento acelerado del nivel del mar en todo el mundo”.

El derretimiento de la capa de hielo de Groenlandia contribuyó a un aumento del nivel del mar de 1.1 centímetros entre 1992 y 2018, según un estudio publicado en la revista científica Nature en diciembre.

Un estudio más reciente de la University of Lincoln en Inglaterra predijo que el deshielo en Groenlandia podría elevar el nivel del mar entre 10 y 12 centímetros para 2100.

Las temperaturas medias en la región han aumentado unos tres grados centígrados desde 1980 y se espera que alcancen niveles récord en 2020.

Según Jenny Turton, investigadora de la Friedrich-Alexander Universitat Erlangen-Nurnberg de Alemania, las olas de calor de los últimos años han acelerado el deshielo.

Crédito: EU Copernicus Sentinel-2B / GEUS

Turston dijo en un comunicado publicado por GEUS:

“Cada verano, el agua se escurre de la capa de hielo de Groenlandia hacia la lengua del glaciar, formando ríos y estanques en la superficie. El volver a congelar el agua en invierno crea una presión adicional sobre la lengua flotante, lo que puede provocar eventos de desprendimientos”.

Si bien los recientes eventos de desprendimientos han sido dramáticos, los investigadores dicen que no están demasiado sorprendidos dadas estas temperaturas más altas que han afectado el área.

Imagen de portada: Vista satelital del glaciar afectado. Crédito: ESA / GEUS

Fuente: Agence France-Presse

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here