Las concentraciones de dióxido de carbono atmosférico registradas por el Observatorio Mauna Loa ha alcanzado un pico estacional de 417.1 ppm (partes por millón) en el mes de mayo, la lectura más alta jamás registrada, han anunciado científicos de la NOAA y el Instituto de Oceanografía Scripps de la University of California en San Diego.

El registro de mayo (2020) es la lectura más alta de CO2 atmosférico jamás alcanzado, superando en 2.4 ppm al pico más alto en 2019.

La causa, indiscutiblemente, son las emisiones producidas por el hombre de la producción de energía, el transporte y la industria. Los intentos globales para frenar las emisiones hasta ahora han sido limitados.

Pieter Tans, científico senior del Laboratorio de Monitoreo Global de NOAA, dijo en un comunicado:

“El progreso en la reducción de emisiones no es visible en el registro de CO2. Continuamos comprometiendo a nuestro planeta, durante siglos o más, con más calentamiento global, aumento del nivel del mar y eventos climáticos extremos cada año”.

Concentraciones de dióxido de carbono superan los 417 ppm por primera vez en la historia
Observatorio Mauna Loa de NOAA, ubicado en lo alto de las laderas áridas de un volcán en medio del Océano Pacífico, está idealmente ubicado para tomar muestras de aire que no ha sido influenciado por fuentes locales de contaminación o vegetación. Crédito: NOAA

Sin respuesta aparente del impacto económico del coronavirus

La tasa de aumento durante 2020 no parece reflejar una reducción en las emisiones de contaminación debido a la fuerte desaceleración económica mundial en respuesta a la pandemia de coronavirus.

La razón es que la caída de las emisiones debería ser lo suficientemente grande como para destacarse de la variabilidad natural del CO2 , causada por la forma en que las plantas y los suelos responden a las variaciones estacionales y anuales de temperatura, humedad, humedad del suelo, etc.

Estas variaciones naturales son grandes, y hasta ahora las reducciones de emisiones asociadas con COVID 19 no se destacan. Si las reducciones de emisiones del 20 al 30 por ciento se mantuvieran durante seis a 12 meses, entonces la tasa de aumento de CO2 medida en Mauna Loa se reduciría.

Concentraciones de dióxido de carbono superan los 417 ppm por primera vez en la historia
Este gráfico muestra los últimos cuatro años completos del registro de dióxido de carbono de Mauna Loa más el año en curso. Las líneas rojas discontinuas representan los valores medios mensuales, centrados a mediados de cada mes. Las líneas negras representan lo mismo, después de la corrección para el ciclo estacional promedio. Crédito: NOAA

Ralph Keeling, geoquímico y líder del programa de Oceanografía Scripps en Mauna Loa, dijo en un comunicado:

“La gente puede sorprenderse al escuchar que la respuesta al brote de coronavirus no ha hecho más para influir en los niveles de CO2. Pero la acumulación de CO2 es un poco como la basura en un vertedero. A medida que seguimos emitiendo, se sigue acumulando. La crisis ha ralentizado las emisiones, pero no lo suficiente como para aparecer perceptiblemente en Mauna Loa. Lo que importará mucho más es la trayectoria que tomamos al salir de esta situación”.

Aunque las plantas terrestres y el océano global absorben una cantidad de CO2 equivalente a aproximadamente la mitad de las 40 mil millones de toneladas de contaminación de CO 2 emitidas por los humanos cada año, la tasa de aumento de CO2 en la atmósfera se ha acelerado constantemente.

En la década de 1960, el crecimiento anual promedió alrededor de 0.8 ppm por año. Se duplicó a 1.6 ppm por año en la década de 1980 y se mantuvo estable a 1.5 ppm por año en la década de 1990. La tasa de crecimiento promedio nuevamente aumentó a 2.0 ppm por año en la década de 2000, y aumentó a 2.4 ppm por año durante la última década.

Concentraciones de dióxido de carbono superan los 417 ppm por primera vez en la historia
Los datos de dióxido de carbono en Mauna Loa constituyen el registro más largo de mediciones directas de dióxido de carbono en la atmósfera. Crédito: NOAA y Scripps Institution of Oceanography.

Tans dijo:

“Hay pruebas abundantes y concluyentes de que la aceleración es causada por el aumento de las emisiones”.

El observatorio Mauna Loa es un lugar de muestreo de referencia para el CO2 . Encaramado en un volcán árido en el medio del Océano Pacífico, el observatorio está idealmente ubicado para tomar muestras de aire bien mezclado, sin ser afectado por la influencia de fuentes de contaminación locales o vegetación, que representa el fondo global para el hemisferio norte. Los datos de Mauna Loa, junto con las mediciones de las estaciones de muestreo en todo el mundo, se incorporan a la Global Greenhouse Gas Reference Network de la NOAA , un conjunto de datos de investigación fundamental para científicos climáticos internacionales.

Fuente: NOAA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here