La ola de incendios forestales en Australia es tan grave ahora que el estado de Nueva Gales del Sur ha declarado el estado de emergencia por tercera vez.

Los intensos incendios ya han cobrado la vida de 15 personas en Australia, ha devastado más de 4 millones de hectáreas y ha acabado con la vida de millones de animales.

En Nueva Gales del Sur la situación es crítica. Las autoridades han declarado el estado de emergencia ante la desaparición de 17 personas.

Se ha informado que al menos 9 personas han muerto desde el día de navidad y muchas otras personas han presentado cuadros de gravedad debido al intenso humo.

Humo llegó a Nueva Zelanda

Tal como informaron diversos medios, el humo producido por los incesantes incendios ocurridos en todo el país, ha llegado incluso a Nueva Zelanda.

El servicio meteorológico de Nueva Zelanda lo anunció de esta manera:

El humo, que ha viajado cerca de 2.000 kilómetros a través del mar de Tasmania, puede ser visto sobre las partes bajas de la Isla del Sur. La visibilidad en la neblina del humo es tan solo 10 kilómetros en las áreas más afectadas”.

Se ha generado otro problema relacionado a las personas que intentan huir de la tragedia. Las carreteras lucían cerradas por varias horas, y aproximadamente 4.000 personas tuvieron que refugiarse en una playa de la localidad de Mallacoota, en el estado de Victoria.

Se vienen condiciones catastróficas

Según informó The Guardian, hace pocas horas, las autoridades se están preparando para afrontar condiciones catastróficas en Nueva Gales del Sur para este fin de semana.

Nueva Gales del Sur declaró el estado de emergencia por tercera vez, que inicia el sábado y será impuesto por siete días.

Se han contabilizado aproximadamente 1.400 hogares destruidos debido a los incendios forestales desde octubre.

Las personas se están enfrentando no solo a los incendios, también han tenido problemas para evacuar los lugares de emergencia, y además no han podido encontrar suficiente combustible para sus automóviles. Muchos han tenido que refugiarse en lugares improvisados, quedando expuestos a los incendios y al humo.

Además, los centros de evacuación de Bermagui y Eden han sido cerrados, ya que las autoridades dicen que no pueden garantizar la seguridad de las personas, informó el medio 10 News.

Millones de animales han muerto

Mientras los incendios forestales se han intensificado en Australia, la vida silvestre ha sufrido un duro e interminable golpe.

Científicos de la University of Sydney han estimado que aproximadamente 480 millones de animales han muerto por las llamas desde que los incendios iniciaron en septiembre, según informe The Times.

Los koalas han sido una de las víctimas más afectadas, debido a su lento movimiento y por habitar en los bosques de eucalipto que han sido presa de los incendios.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

There were about a dozen cyclists around me watching this (all men) and several commented that it was genuinely the best thing they’ve witnessed. What a truly wonderful experience. Check out my previous posts this morning for explanation. : : : #cyclingtips #cycling #roadcycling #roadbike #roadbikelife #lifeonabike #travelbybike #cyclingphotography #cycleshots #rideyourbike #instacycle #veloclub #cyclinglife #fromwhereride #switchbacks #roadslikethese #cyclingpassion #cyclingworld #whenindoubtpedalitout #womenonbikes #womenriders @cyclingtips @veloclub.cc @iamspecialized @iamspecialized_wmn @womenridebikes #rideadelaide #radelaide #adelaide #adelaidehills #southaustralia #koala #koalabear #koalabears #australia

Una publicación compartida de Lulu (@bikebug2019) el

Se han hallado escenas trágicas de koalas y otros marsupiales nativos desorientados entre las llamas, deshidratados o gravemente quemados, y en el peor de los casos, carbonizados.

Muchos voluntarios se han lanzado a ayudar a preservar la vida silvestre, sin embargo su ayuda es mínima debido al avance de las llamas que arrasa cada vez más vida silvestre.

Aunque todos los años se esperan incendios forestales, la temporada 2019 / 2020 ha sido especialmente brutal, impulsada por la ola de calor presentada en seis estados, con temperaturas superiores a 40 ° C.

Ahora las autoridades se están preparando para lo que vendrá, que, según informes podría dejar consecuencias catastróficas en el país.

Si bien, los incendios forestales en Australia nos pueden parecer hechos aislados, la realidad que muchos ignoran es que esta catástrofe afectará a todo el mundo, y posiblemente los efectos se evidenciarán a corto plazo.

Fuente: The Guardian 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here