El año 2019 trajo severas olas de calor en Europa, con temperaturas nunca vistas, por lo que ha sido posiblemente uno de los años más calurosos en la historia.

Luego de los incendios sin control que han destruido vastas áreas de terrenos y diezmado a la vida salvaje en Australia, una amenaza más está llegando.

El hemisferio sur está ingresando al verano y esta semana Australia podría ser golpeada con temperaturas realmente altas, que posiblemente repitan la historia de olas de calor de Francia y Bélgica ocurridas este año.

Reportes climáticos nada alentadores

Los pronósticos del clima para Australia muestran que Australia sufrirá una intensa ola de calor esta semana.

Kim Westcott, meteorólogo, dijo al medio The Syndey Morning Herald que la presencia de un patrón de presión débil está causando que el calor se acumule en la región interior con poca interferencia de frentes fríos. Estas condiciones se dirigirán hacia el este en todo el país durante esta semana.

Ola de calor en 2017.Crédito: NASA Earth Observatory / Jesse Allen

Las temperaturas sobrepasarán los 45 ° C en la mayor parte del territorio en el sur, es decir un incremento de 12 a 16 ° C con respecto a las temperaturas normales en esta época.

Westcott dijo:

Algunos días llegará a sentirse como un horno, no va a ser excelente para la humedad que aún existe”.

Amenazas de más incendios

Tanto la policía como los bomberos han emitido advertencias de incendios en Queensland, y las autoridades de esa localidad están comunicando a los pobladores que permanezcan en el interior siempre que sea posible.

Jeannette Young, director de salud, dijo en un comunicado:

Insto a todos los habitantes de Queensland a escuchar los informes del tiempo, sitios web y páginas de verificación de medios sociales de las autoridades de salud y de emergencia del estado, y estar preparados”.

Incendios forestales han destruidos vastos terrenos de Australia. Crédito: EFE

Se ha recomendado beber mucho líquido durante todo el día y permanecer dentro de los hogares el mayor tiempo posible, de preferencia en sitios que cuenten con aire acondicionado o buen flujo de aire, y tratar de evitar actividades al aire libre.

La situación de emergencia que atraviesa Australia ahora no es un fenómeno aislado ni exclusivamente los resultados de un verano caluroso, se trata de una muestra más del aumento de las temperaturas globales, algo que debería ser una preocupación mundial. No es solo Australia el afectado, es todo el planeta.

Fuente: The Syndey Morning Herald

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here