Dos objetos espaciales podrían colisionar: se trata de un satélite ruso y un cohete chino; y según los expertos, se encuentran en «muy alto riesgo» de colisión, lo que podría causar un desastre en el espacio.

Existe un «riesgo muy alto» de que dos grandes pedazos de basura espacial, un satélite desaparecido y una parte de un cohete viejo, puedan colisionar este jueves por la noche.

LeoLabs, una empresa con sede en California que rastrea los desechos espaciales, dijo que su modelo sugiere que los satélites se acercarían a menos de 24 metros, pero que hay hasta un 20 por ciento de probabilidad de colisión.

La masa combinada de ambos objetos, que se encuentran en órbita terrestre baja a una altitud de alrededor de 989 kilómetros, es de aproximadamente 2.8 toneladas métricas, dijo la compañía.

Los desechos orbitales se definen como cualquier objeto creado por el hombre que orbita nuestro planeta y que ya no cumple una función útil. Puede incluir naves espaciales no funcionales, etapas de vehículos de lanzamiento abandonados y otros desechos producidos por misiones espaciales.

Estos trozos de basura espacial viajan a velocidades muy altas, hasta 30.000 kilómetros por hora, o más rápido que una bala. Esta velocidad significa que, a pesar de su pequeño tamaño, representan un riesgo significativo para las naves espaciales y los astronautas en órbita.

Hasta la fecha, ha habido sorprendentemente pocas colisiones en la órbita terrestre baja. Pero los expertos están cada vez más preocupados a medida que aumenta la cantidad de satélites y la cantidad de desechos orbitales.

Satélite ruso y cohete chino en «muy alto riesgo» de colisión en el espacio podrían causar un desastre
Representación de los desechos espaciales existentes en la órbita. (Wikimedia Commons)

En 1978, el científico de la NASA, Donald J. Kessler propuso la idea de que la densidad de objetos podría llegar a ser tan grande, que las colisiones entre objetos crearían un ciclo de retroalimentación de más desechos espaciales y más colisiones.

El «síndrome de Kessler», como se conoce ahora a esta hipótesis, podría dificultar o incluso imposibilitar la realización de misiones espaciales en las próximas décadas debido al alto riesgo de colisión con desechos espaciales.

El astrónomo Jonathan McDowell del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics, que monitorea las actividades espaciales, identificó los dos objetos espaciales programados para un acercamiento este jueves. Dijo que uno es un satélite mjuerto de navegación ruso «Parus» lanzado en 1989, mientras que el otro es un viejo cohete chino ChangZheng-4c que se lanzó en 2009.

Cualquier colisión entre los dos objetos podría hacer que se fragmenten, produciendo muchas piezas más pequeñas en el proceso. La NASA dice que hay millones de piezas de desechos espaciales más pequeños que una canica en la órbita terrestre baja, y decenas de miles de piezas que son más grandes que una pelota de béisbol.

Evidentemente, esto genera un alto riesgo para las naves espaciales y para la Estación Espacial Internacional (ISS) ubicadas en la órbita. Además, la situación también representa un alto riesgo para los astronautas que se encuentran en el espacio, que están expuestos a los pequeños fragmentos que vuelan a altísimas velocidades.

Hace pocos días tuvimos otra noticia relacionada: la Estación Espacial Internacional tuvo que realizar una maniobra de emergencia para evadir fragmentos de basura espacial que amenazaban con colisionar.

Vía: newsweek

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here