Académicos definieron a starlite como un material resistente al fuego y a las altas temperaturas, incluso podía resistir la fuerza de 75 explosiones de Hiroshima, pero que lamentablemente su fórmula fue llevada a la tumba.

A principios de la década de 1990, comenzaron a aparecer en los medios de comunicación mundiales informes sobre la creación de un nuevo material plástico que podría soportar el calentamiento a temperaturas increíbles, hasta las que se desarrollan durante un incendio o en la cubierta de una nave espacial al pasar por el atmósfera. Tales declaraciones fueron muy vergonzosas para los científicos porque el autor del hallazgo era un hombre sin diploma ni educación formal: un peluquero, el británico Maurice Ward.

Starlite, este nombre fue inventado por la nieta de Maurice Ward, fue probado repetidamente por la NASA como un posible aislante térmico, el ejército y las grandes corporaciones lo miraron de cerca. El autor no se negó a proporcionar muestras para la investigación, pero mantuvo la receta en completo secreto, sin compartirla con nadie, hasta 2011, cuando Maurice murió, llevándose este secreto con él. Quizás gracias a este giro, la trama no desapareció en el olvido junto con los filtros Petrik y otros “inventos milagrosos”, y la historia de la misteriosa Starlite continúa hasta nuestros días.

Según el propio Ward (por cierto, su blog personal y su canal de YouTube sobrevivieron en Internet), un reportaje de televisión lo impulsó a buscar material resistente al fuego, del cual se enteró de que muchas víctimas de incendios mueren por envenenamiento por humo cáustico de plástico quemado. Anteriormente, el peluquero incursionó en la búsqueda de sus propias recetas de champús, pero hacia 1986 se dedicó por completo a una nueva aventura. Tres años después, encontró una sorprendente fórmula y, por supuesto, resultó ser increíblemente simple e incluía los ingredientes más comunes de la tienda.

Maurice Ward. Crédito: mauricewardstarlite / Youtube

No fue fácil para el «genio advenedizo» abrirse paso, y durante los años siguientes superó los umbrales de laboratorios y empresas sin ningún beneficio. El destino sonrió solo en 1993, cuando se publicó un mensaje sobre Starlite en la prestigiosa International Defense Review. Se refirió a «resultados asombrosos» de algunos de los expertos independientes que probaron Starlite. Según algunos informes, el material no se quemó a temperaturas de hasta 10.000 ° C y ni siquiera un láser de alta potencia logró destruirlo.

Además, en el mismo año 1993, se demostraron al público las increíbles propiedades de aislamiento térmico de Starlite. En el programa de la Fuerza Aérea Tomorrow’s World, un huevo de gallina recubierto con una fina capa de este material fue rociado con el calor de un quemador de gas durante varios minutos, luego de lo cual se demostró que permanecía crudo por dentro. Solo quedaba por descubrir cuál de los gigantes industriales estaría interesado en la invención y de quién Ward podría obtener millones legítimos, o miles de millones de dólares por la receta milagrosa. Se discutieron las perspectivas de su uso en ingeniería y construcción. En 1994, el material se probó en Boeing como alternativa a la cerámica de aislamiento térmico del transbordador espacial.

Vale la pena decir que Maurice Ward siempre mostró cierta paranoia sobre la seguridad de su invento. Hasta donde se sabe, rechazó cualquier proyecto en el que no pudiera mantener un 51 por ciento de propiedad. El inventor supervisó personalmente todas las muestras que se enviaron para su análisis, asegurándose de que nadie tuviera la oportunidad de reconstruir la composición de Starlite. Ward tampoco presentó una patente para no revelar la fórmula secreta y anunció repetidamente intentos de robo. La historia que tuvo lugar a finales de los noventa es característica. Se sabe que en este momento el inventor encontró socios de Canadá y organizó una startup Starlite Safety Solutions, que presentó los resultados de las pruebas de materiales a los inversores.

Científicos sostienen que el mundo podría ser más seguro gracias al starlite. Cortesía: BBC

Por un lado, la actitud de Ward es comprensible. Si las declaraciones del autor son precisas, el hallazgo podría valer miles de millones, lo que a ninguna corporación le gustaría compartir. Por otro lado, Starlite bien podría cambiar el mundo moderno y salvar muchas vidas, y quizás hacerlo no era del todo ético. Nuevamente, si todas las afirmaciones sobre las propiedades de este material son verdaderas. Y este es su principal misterio.

De hecho, a pesar de todas las dudas de muchos observadores, hay suficiente evidencia autorizada a favor de Starlite. Así, Joe Kissell, quien escribió sobre él en 2009, recibió una carta de Pamela Pohling-Brown, autora del mismo artículo en International Defense Review. Ella confirmó de todas las formas posibles la confiabilidad de los resultados presentados e incluso nombró al experto que realizó las pruebas.

Pauline-Brown dijo:

“Me temo que el tema está clasificado de alguna manera”.

Por cierto, los ex socios de Ward de Canadá insinuaron lo mismo. ¿Resulta que todavía hay algo que ocultar?

Maurice Ward dijo en repetidas ocasiones que, por temor a un robo, ni siquiera escribió la receta en papel y la guarda en la cabeza; afortunadamente, es bastante simple. Según él, el secreto se le ha confiado solo a unos pocos familiares más cercanos; sin embargo, no han mostrado mucha actividad desde la muerte del inventor en 2011. En 2013, dos de las hijas de Ward anunciaron la venta de una «determinada versión» de Starlite a la empresa estadounidense Thermashield, pero el tercer dijo que había mantenido la «mejor» fórmula. Y desde entonces no se ha sabido nada sobre Thermashield

Pero hay muchas hipótesis y especulaciones sobre la composición de Starlite. Las principales pistas podrían ubicarse en la publicación de Pamela Pauline-Brown, donde dijo lo siguiente:

“Consiste en un conjunto de polímeros orgánicos y copolímeros con aditivos orgánicos e inorgánicos, incluidos boratos, pequeñas cantidades de cerámica y otros ingredientes de barrera, para un total de 21. Quizás de manera única, este material a prueba de explosiones e incluso explosiones nucleares contiene hasta un 90 por ciento materia orgánica”.

Armado con estos datos, otro «genio autodidacta» reprodujo la receta. El canadiense Troy Hurtubise, conocido por desarrollar el traje repelente de osos, y por probar inventos en sí mismo, dijo que encontró la misma receta o una similar y la demostró con el nombre Firepaste. Sin embargo, en 2014 murió en un accidente automovilístico, como si el material realmente rodeara el halo de las operaciones especiales.

Vía: soulask / bbc

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here