Una antigua roca espacial antártica, que representa una cápsula del tiempo de los primeros días del sistema solar, ha revelado un misterio de la vida.

Una cápsula del tiempo de los primeros días del sistema solar puede ser la primera pista para explicar un enigma de larga data para aquellos que estudian la vida: parece ser obstinadamente asimétrico.

Asuka 12236, no cualquier roca espacial

La historia comienza en 2012, cuando los científicos descubrieron un trozo de roca del tamaño de una pelota de golf ahora conocido como Asuka 12236 en las extensiones heladas de la Antártida.

Extraña y antigua roca espacial antártica revela un misterio de la vida
Una imagen de un fragmento del meteorito antártico Asuka 12236 visto a través de un microscopio; la muestra mide aproximadamente 0.3 pulgadas (1 centímetro) de ancho. Crédito: Carnegie Institution for Science / Conel M. O’D. Alexander

Asuka 12236 no era una roca cualquiera, era una roca espacial, y tampoco cualquier roca espacial. Los investigadores piensan que es un meteorito particularmente antiguo, que quizás contenga material incluso más antiguo que nuestro sistema solar, y eso lo convierte en el material de los sueños de los científicos.

Conel M. O’D. Alexander, , científico de meteoritos de la Carnegie Institution for Science en Washington, DC, y coautor de la nueva investigación, dijo en un comunicado de NASA:

“Es divertido pensar en cómo estas cosas caen a la Tierra y están llenas de toda esta información diferente sobre cómo se formó el sistema solar, de qué se formó y cómo se acumularon los elementos en la galaxia”.

Revelando un antiguo misterio de la vida

Y cuando los científicos trituraron una pequeña parte de Asuka 12236 y compararon los resultados con otras muestras de meteoritos, se dieron cuenta de que esta roca espacial en particular se destacaba. De hecho, podría ser la clave de un antiguo misterio sobre la vida.

Resulta que la vida es asimétrica a un nivel muy pequeño. Los aminoácidos, los componentes básicos de las proteínas, las moléculas grandes que hacen funcionar nuestro cuerpo y el de todos los demás, vienen en dos formas de imagen especular, que los científicos han denominado diestros y zurdos. Pero toda la vida que los científicos han estudiado utiliza exclusivamente aminoácidos zurdos. Existen versiones para diestros de estas moléculas, pero no las convierten en proteínas. Nadie sabe por qué.

Los científicos se dieron cuenta de que Asuka 12236 era particularmente rica en aminoácidos y, al igual que la vida, los aminoácidos del meteorito favorecían la parte zurda. Pero a menos que la muestra estuviera contaminada por vida terrestre – siempre una posibilidad que los científicos deben considerar – debe haber alguna otra razón para el desequilibrio en el meteorito.

Extraña y antigua roca espacial antártica revela un misterio de la vida
Representación artística de un meteorito entrando en la atmósfera de la Tierra. Crédito: Centro de vuelos espaciales Goddard de la NASA / Declan McKenna

Daniel Glavin, autor principal de la nueva investigación y astrobiólogo del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Maryland, dijo en el comunicado:

“Los meteoritos nos dicen que hubo un sesgo inherente hacia los aminoácidos zurdos antes de que la vida comenzara. El gran misterio es ¿por qué?”

¿Qué le ocurrió realmente al meteorito?

Glavin y sus colegas sospechan que la clave puede estar en lo que le sucedió al meteorito cuando era parte de un asteroide que zumbaba por el espacio. Dentro de los asteroides, fuerzas como el agua y el calor pueden afectar la química de la roca espacial, incluida la producción, pero también la destrucción, de aminoácidos.

Es probable que algún equilibrio particular de tales efectos sea responsable de los niveles inusualmente altos de aminoácidos en Asuka 12236 y también puede explicar la asimetría entre las variedades zurdas y diestras, en comparación con otros meteoritos.

Extraña y antigua roca espacial antártica revela un misterio de la vida
Representación artística de los procesos que sufre un asteroide. Crédito: Centro de vuelos espaciales Goddard de la NASA / Declan McKenna

Glavin agregó:

“Es bastante inusual tener estos grandes excesos zurdos en meteoritos primitivos. Cómo se formaron es un misterio. Por eso es bueno observar una variedad de meteoritos, para que podamos construir una línea de tiempo de cómo estos compuestos orgánicos evolucionan con el tiempo y los diferentes escenarios de alteración”.

Y si el desequilibrio en el meteorito no es el resultado de la contaminación terrestre, el mismo proceso responsable también puede abordar el misterio de la asimetría de la vida, esperan los investigadores. Glavin y sus colegas seguirán observando meteoritos con la esperanza de comprender mejor cómo se manifiestan los aminoácidos en las rocas espaciales.

Extraña y antigua roca espacial antártica revela un misterio de la vida
Crédito: Pixabay

Los hallazgos de la investigación han sido publicados en la revista Meteoritics & Planetary Science.

Fuente: space

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here