El COVID-19 podría haber llegado para quedarse para siempre. Eso es lo que ha dicho recientemente un destacado funcionario de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las afirmaciones del funcionario de la OMS van de la mano con lo que piensan cientos o miles de personas, que, testigos ante la crítica realidad que estamos viviendo, también han manifestado que esta «peste» se quedará por muchos años en el planeta, y que posiblemente se convertirá en una enfermedad estacional.

Coronavirus «podría nunca desaparecer»

El Dr. Mike Ryan, primer experto en emergencias sanitarias de la OMS, ha advertido sobre la posibilidad de que el virus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad COVID-19 o nuevo coronavirus, podría convertirse en «simplemente otro virus endémico», como la gripe estacional o como el VIH.

Coronavirus podría «nunca desaparecer», advierte un alto funcionario de la OMS
Dr. Mike Ryan, principal experto en emergencias sanitarias de la OMS. Crédito: Reuters

Ryan también dijo que, aunque se desarrolle una vacuna efectiva, y no hay certeza de que alguna vez se desarrolle, se requerirá de «un esfuerzo muy grande» para controlar el virus.

El Dr. Ryan dijo:

“Creo que es importante poner esto sobre la mesa: este virus puede convertirse en otro virus endémico en nuestras comunidades. Y es posible que este virus nunca desaparezca. El VIH no ha desaparecido, pero hemos llegado a un acuerdo con el virus. Y hemos encontrado las terapias y hemos encontrado los métodos de prevención, y las personas no se sienten tan asustadas como antes. Creo que es importante que seamos realistas y no creo que nadie pueda predecir cuándo o si esta enfermedad desaparecerá. Tenemos una gran esperanza. Si encontramos una vacuna altamente efectiva que podamos distribuir a todos los que la necesiten en el mundo, es posible que tengamos una oportunidad para eliminar este virus, pero esa vacuna tendrá que ser altamente efectiva , tendrá que estar disponible para todos y tendremos que usarlo”.

Aunque existe gran esperanza en que una vacuna ponga fin a esta dura etapa, Ryan sugiere que otras enfermedades existen a pesar de que hayan vacunas o prevenciones efectivas. Uno de los ejemplos más destacados es el sarampión, que, aunque tiene una vacuna altamente efectiva, aún causa olas de recurrentes brotes en todo el mundo.

Hay cierto optimismo en los investigadores debido a que el coronavirus no muta rápidamente, en comparación con otras infecciones virales prevalentes. Sin embargo, este proceso no será rápido. Cabe resaltar que una vacuna altamente efectiva toma hasta 10 años en desarrollarse, por lo que lograr una vacuna para el COVID-19 en solo dos años sería una hazaña sin precedentes.

Otros investigadores también han comentado que lograr una vacuna efectiva en tan corto tiempo va a ser complicado. Es el caso del Dr. Anthony Fauci, director del National Institute of Allergy and Infectious Diseases de EE.UU., quien dijo que es probable que EE.UU. desarrolle una vacuna, pero no estará lista en al menos 18 meses.

Fuente: World Health Organization (WHO)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here