Lo “abandonaron en el espacio” y se convirtió en el primer humano en “viajar al futuro”
Publicado el 05 Dic 2022
© Imagen: Edición: Erick S.

Una de las historias más curiosas sobre el espacio le ocurrió al cosmonauta ruso e ingeniero mecánico, Sergei Krikalev, quien vivió un año en la estación espacial soviética, lo que lo llevó a ser el primer humano en “viajar al futuro“.

Tuvo que abordar la estación soviética MIR, donde Krikalev tenía una visión única del planeta. Sin embargo, desconocía que su nación estaba a punto del colapso político, lo que lo llevaría a permanecer varado en el espacio.

El cosmonauta atrapado en el espacio

Sergei Krikalev, Anatoly Artsebarsky y Helen Sharman, antes de partir a la misión en la estación espacial MIR

Sergei Krikalev, Anatoly Artsebarsky y Helen Sharman, antes de partir a la misión en la estación espacial MIR. Crédito: Steemit.

Sergei Krikalev nació en 1958 en Leningrado, actual San Petersburgo. Obtuvo su título de mecánico en el Instituto Mecánico de Leningrado en 1981 y, después de 4 años de entrenamiento, se convirtió en cosmonauta.

En 1988 hizo su primer viaje a la estación MIR, quien estaba sobre la Tierra a 400 kilómetros de altura y en la actualidad, es director de misiones tripuladas de Roscosmos, la agencia espacial de Rusia.

Su curiosa historia empieza en 1991, cuando partió a bordo de la nave Soyuz para una misión de 5 meses en la estación espacial soviética. En la misión también iba el soviético Anatoly Artsebarsky y la británica Helen Sharman.

La misión partió desde el cosmódromo Baikonur, en Kazajistán, el cual ya era reconocido porque fue el que puso en órbita las misiones que aventajaron a la Unión Soviética en la carrera espacial. Por ejemplo, desde Baikonur se puso en órbita el primer satélite Sputnik, y también despegaron la perra Laika y Yuri Gargarin.

Para la época, la estación MIR era la prueba del poderío soviético en el tema espacial.

Krikalev llegó a la estación el 19 de mayo y tenía que cumplir una misión rutinaria; algunas reparaciones y actualizaciones a la estación.

El equipo que lo acompañó recibió la orden de volver a la Tierra, sin embargo, él decidió quedarse para terminar su labor. Se le comunicó que otra tripulación llegaría próximamente para acompañarlo.

Desgraciadamente, el equipo nunca llegó debido a que la Unión Soviética vivía sus últimos días. Con la desintegración de la nación, la misión quedó a la deriva… junto a Krikalev.

Estuvo en órbita desde el 19 de mayo de 1991 hasta el 25 de marzo de 1992 sobre la estación, concretamente, 312 días y 5.000 vueltas al planeta.

El viaje en el tiempo

Krikalev a su llegada a la Tierra el 25 de marzo de 1992

Krikalev a su llegada a la Tierra el 25 de marzo de 1992. Crédito: El Confidencial.

El cosmonauta ruso sufrió un extraño efecto conocido como “dilatación del tiempo“. Este elemento fue predicho por Albert Einstein en la teoría de la relatividad.

Según el científico, a medida que un objeto vaya más rápido que otro, el tiempo transcurrirá más lento.

La estación viajaba a 7.7 kilómetros por segundo, lo que hacía que Krikalev viviera milésimas de segundo menos que la población en la superficie de la Tierra.

Para sorpresa de muchos, esta traumática experiencia no impidió que aumentara sus horas de vuelo. Viajó a la EEI para acumular un total de 803 días, 9 horas y 39 minutos fuera de la Tierra. Eso significaría que, técnicamente, viajó 0.02 segundos al futuro.

Curiosamente, algunos historiadores creen que Krikalev no era el único que estaba en la estación espacial MIR.

La historiadora, especialista en los programas espaciales soviético-ruso del Museo Nacional Smithsonian del Aire y del Espacio en Washington, Catheleen Lewis, dijo a la BBC:

“Krikalev se ganó un lugar especial en la cultura popular porque fue uno de los primeros cosmonautas en usar el radio de la estación para comunicarse desde el espacio con radioaficionados en la Tierra”.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Lewis hace referencia a que durante los extensos periodos de tiempo en la estación, Krikalev tomaba la radio y conversaba con personas comunes que encontraban su frecuencia.

“De esa manera estableció relaciones informales con gente alrededor del mundo. No era el único que estaba en la estación, pero era quien hablaba por la radio todo el tiempo“.

La historiadora sugiere que, debido a esto, al momento de la disolución de la Unión Soviética, es a Krikalev a quien más se le recuerda, llamándolo “el último ciudadano soviético”.

“No fue el único en la estación, pero fue el que se volvió una figura pública“.

Sin importar si fue el único o no, el nombre de Krikalev se encuentra dentro de los sucesos más recordado de la exploración espacial. Una curiosa historia que nos demuestra la cantidad de anécdotas impresionantes que recoge la experiencia humana en el espacio.

Gracias por leernos. Te invitamos a seguirnos en nuestra Fan Page, para estar al tanto de todas las noticias que publicamos a diario. También puedes visitarnos directamente AQUÍ. O puedes unirte a nuestro Grupo Oficial, y a nuestra comunidad en Telegram.

Te recomendamos leer:

Erick Sumoza

Erick Sumoza

Autor

Escritor especializado en la investigación de ciencia, tecnología, teorías alternativas e historia oculta. Siempre trabajando por la verdad y en contra de la censura.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos y únete en nuestras redes sociales

Síguenos en Telegram

Conócenos

Código oculto

La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes. Leer más

SUSCRÍBETE (ES GRATIS)

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Obras registradas

Safe Creative #1803242717113

Sitios recomendados

Exploración OVNI
UFO Spain Magazine
Ahora:
Total:

También te podría interesar…