¿Cómo serán los humanos si sobreviven a otro millón de años?
Publicado el 02 Dic 2022
© Imagen: Universal Studios

¿Cómo seremos los humanos si logramos sobrevivir otro millón de años? ¿Qué cambios sufrirá la biología humana para ese entonces? La mayoría de las especies son transitorias. Se extinguen, se ramifican en nuevas especies o cambian con el tiempo debido a mutaciones aleatorias y cambios ambientales. Una especie típica de mamífero puede existir durante un millón de años.

Los humanos modernos, Homo sapiens, existen desde hace unos 300.000 años. ¿Qué pasará si llegamos a un millón de años?

El autor de ciencia ficción H.G. Wells fue el primero en darse cuenta de que los humanos podrían evolucionar hacia algo muy extraño.

En su ensayo de 1883, El hombre en el millón de años, imaginó lo que ahora se ha convertido en un cliché: criaturas de cerebro grande y cuerpo diminuto. Más tarde, especuló que los humanos también podrían dividirse en dos o más especies nuevas.

Aunque los modelos evolutivos de Wells no han superado la prueba del tiempo, las tres opciones básicas que consideró siguen siendo válidas. Podríamos extinguirnos, convertirnos en varias especies o cambiar.

Un ingrediente añadido es que disponemos de biotecnología que podría aumentar enormemente la probabilidad de cada una de ellas.

Las tecnologías previsibles en el futuro, como la mejora humana (hacernos más inteligentes, más fuertes o mejores en otros aspectos mediante fármacos, microchips, genética u otras tecnologías), la emulación cerebral (cargar nuestros cerebros en ordenadores) o la inteligencia artificial (IA) pueden producir formas tecnológicas de nuevas especies no vistas en la biología.

Inteligencia artificial e IA

Inteligencia artificial

Crédito: geralt / Pixabay

Es imposible predecir perfectamente el futuro. Depende de factores fundamentalmente aleatorios: ideas y acciones, así como límites tecnológicos y biológicos actualmente desconocidos.

Pero mi trabajo consiste en explorar las posibilidades, y creo que el caso más probable es el de la gran “especiación”, cuando una especie se divide en varias otras.

Hay muchos entre nosotros que quieren mejorar la condición humana -retrasando y aboliendo el envejecimiento, mejorando la inteligencia y el estado de ánimo, y cambiando los cuerpos-, lo que podría dar lugar a nuevas especies.

Sin embargo, estas visiones dejan a muchos fríos.

Es plausible que, aunque estas tecnologías se vuelvan tan baratas y omnipresentes como los teléfonos móviles, algunas personas las rechacen por principio y construyan su autoimagen de seres humanos “normales”.

A largo plazo, deberíamos esperar que las personas más mejoradas, generación tras generación (o actualización tras actualización), se conviertan en una o más especies “posthumanas” fundamentalmente diferentes, y una especie de resistentes que se declaren los “verdaderos humanos”.

Mediante la emulación del cerebro, una tecnología especulativa en la que se escanea un cerebro a nivel celular y luego se reconstruye una red neuronal equivalente en un ordenador para crear una “inteligencia de software”, podríamos ir aún más lejos.

No se trata de una mera especiación, es dejar el reino animal por el mineral, o mejor dicho, el reino del software.

Hay muchas razones por las que algunos podrían querer hacerlo, como aumentar las posibilidades de inmortalidad (creando copias y respaldos) o facilitar los viajes por internet o radio en el espacio.

La inteligencia del software también tiene otras ventajas. Puede ser muy eficiente en cuanto a recursos: un ser virtual sólo necesita la energía de la luz solar y algo de material rocoso para fabricar microchips.

También puede pensar y cambiar en las escalas de tiempo establecidas por la computación, probablemente millones de veces más rápido que las mentes biológicas. Puede evolucionar de nuevas maneras: sólo necesita una actualización del software.

Sin embargo, es poco probable que la humanidad siga siendo la única especie inteligente del planeta.

La inteligencia artificial está avanzando rápidamente en estos momentos. Aunque existen profundas incertidumbres y desacuerdos sobre cuándo o si llegará la inteligencia general artificial consciente (lo que significa que puede entender o aprender cualquier problema intelectual como un humano, en lugar de especializarse en tareas de nicho), una fracción considerable de expertos cree que es posible dentro de este siglo o antes.

Si puede ocurrir, probablemente lo hará. En algún momento, es probable que tengamos un planeta en el que los seres humanos hayan sido sustituidos en gran medida por la inteligencia de software o la IA, o alguna combinación de ambas.

¿Utopía o distopía?

Inteligencia artificial

Crédito: geralt / Pixabay

Con el tiempo, parece plausible que la mayoría de las mentes se conviertan en software. Las investigaciones sugieren que los ordenadores pronto serán mucho más eficientes energéticamente que ahora.

Las mentes con software tampoco necesitarán comer o beber, que son formas ineficientes de obtener energía, y podrán ahorrar energía funcionando más lentamente durante el día.

Esto significa que, en un futuro lejano, deberíamos ser capaces de obtener muchas más mentes artificiales por kilo de materia y vatios de energía solar que las mentes humanas. Y como pueden evolucionar rápidamente, deberíamos esperar que cambien enormemente con el tiempo respecto a nuestro estilo de mente actual.

Los seres físicos tienen una clara desventaja en comparación con los seres de software, que se mueven en el lento y pintoresco mundo de la materia. Aun así, son autónomos, a diferencia del software que revolotea y que se evapora si su centro de datos se interrumpe.

Los humanos “naturales” pueden permanecer en sociedades tradicionales muy diferentes a las de las personas de software. Esto no es diferente al pueblo Amish de hoy, cuyo humilde estilo de vida sigue siendo posible (y protegido) por los Estados Unidos circundantes. No se da el caso de que las sociedades circundantes tengan que aplastar a las sociedades pequeñas y primitivas: hemos establecido derechos humanos y protecciones legales y algo similar podría continuar para los humanos normales.

¿Es un buen futuro? Depende mucho de tus valores. Una buena vida puede implicar tener relaciones significativas con otras personas y vivir en un entorno pacífico y próspero de forma sostenible. Desde ese punto de vista, no se necesitan posthumanos extraños; sólo tenemos que garantizar que la pequeña y tranquila aldea pueda funcionar (quizá protegida por una automatización invisible).

Algunos pueden valorar “el proyecto humano”, una cadena ininterrumpida desde nuestros ancestros paleolíticos hasta nuestro yo futuro, pero estar abiertos al progreso. Probablemente consideren que los programas informáticos y la IA van demasiado lejos, pero les parece bien que los humanos evolucionen hacia nuevas y extrañas formas.

Otros argumentarían que lo que importa es la libertad de autoexpresión y seguir los objetivos de tu vida. Puede que piensen que deberíamos explorar ampliamente el mundo posthumano y ver lo que tiene que ofrecer.

Otros pueden valorar la felicidad, el pensamiento u otras cualidades que poseen las diferentes entidades y quieren futuros que las maximicen. Algunos pueden estar inseguros y argumentar que deberíamos cubrir nuestras apuestas recorriendo todos los caminos hasta cierto punto.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

¿Esfera de Dyson?

Esfera de Dyson

Esfera de Dyson. Cortesía: larepublica.pe

He aquí una predicción para el año 1 millón. Algunos humanos se parecen más o menos a nosotros, pero son menos numerosos que ahora. La mayor parte de la superficie es salvaje, habiéndose convertido en una zona de rewilding, ya que hay mucha menos necesidad de agricultura y ciudades.

Aquí y allá, aparecen sitios culturales con ecosistemas muy diferentes, cuidadosamente preservados por robots por razones históricas o estéticas.

Bajo las cubiertas de silicio en el Sahara, pululan trillones de mentes artificiales. Los vastos y calurosos centros de datos que alimentan estas mentes amenazaron en su día con sobrecalentar el planeta. Ahora, la mayoría orbita alrededor del Sol, formando una estructura creciente -una esfera de Dyson- en la que cada vatio de energía potencia el pensamiento, la conciencia, la complejidad y otras cosas extrañas para las que aún no tenemos palabras.

Si los humanos biológicos se extinguen, la razón más probable (aparte de las amenazas obvias e inmediatas de ahora) es la falta de respeto, tolerancia y contratos vinculantes con otras especies posthumanas. Quizá una razón para que empecemos a tratar mejor a nuestras propias minorías.

Gracias por leernos. Te invitamos a seguirnos en nuestra Fan Page, para estar al tanto de todas las noticias que publicamos a diario. También puedes visitarnos directamente AQUÍ. O puedes unirte a nuestro Grupo Oficial, y a nuestra comunidad en Telegram.

Te recomendamos leer:

Fuente: The Conversation
Redacción CODIGO OCULTO

Redacción CODIGO OCULTO

Autor

La verdad es más fascinante que la ficción.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos y únete en nuestras redes sociales

Síguenos en Telegram

Conócenos

Código oculto

La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes. Leer más

SUSCRÍBETE (ES GRATIS)

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Obras registradas

Safe Creative #1803242717113

Sitios recomendados

Exploración OVNI
UFO Spain Magazine
Ahora:
Total:

También te podría interesar…