Portal en Ong’s Hat: un misterioso sitio de “viajes interdimensionales”
Publicado el 18 Sep 2022
© Imagen: captura de Youtube / Rtsanderson / Wikimedia Commons

Muchas teorías sugieren la existencia de realidades alternativas y que, en ocasiones, estas se conectan. En este punto, los viajes interdimensionales también son posibles a través de portales. Una de las historias más conocidas relacionadas con este hecho, es la Ong’s Hat.

Ong’s Hat es una de las muchas ciudades fantasmas que se encuentran en la remota región “The Pines”, New Yersey. Un lugar que alcanzó la prosperidad en 1860, pero que, para mediados de 1930, ya era un pueblo fantasma.

Sin embargo, para finales de los 70 y comienzo de los 80, este poblado abandonado se convertiría en la sede principal de un enigmático culto que pretendía incursionar en los viajes interdimensionales

El misterioso Ong’s Hat

Cartel de Ong's Hat

Cartel de Ong’s Hat.

El libro de 2002 “Ong’s Hat: El comienzo“, escrito por Joseph Matheny, empezó una ola de rumores y teorías sobre el pequeño pueblo.

La historia relata como una secta, liderada por un inmigrante de mucho poder llamado Wali Fard, familiar del influyente Sah, Mohammad Reza Pahlevi, se posicionó en el pueblo.

Su familia había acumulado grandes riquezas al importar y exportar productos a Medio Oriente, especialmente alfombras.

Fard ya había sido miembro de otra secta en su juventud, llamada Iglesia Ortodoxa de los Moros en América, conformada por herejes islámicos. El objetivo de esta sociedad era esparcir el conocimiento místico que habían recibido de maestros yoguis, así los occidentales empezarían la “evolución espiritual necesaria”.

En la secta realizaban experimentos sensoriales con “fármacos”, los miembros se involucraban en toda clase de ritos y proclamaban el fin de los gobiernos y la autoridad. Fueron estas prácticas y su ideología lo que provocó su fin, en una época donde el macartismo estaba en pleno apogeo, fueron acusados de apología al comunismo y al socialismo.

Con su secta disuelta, Fard empezó un viaje de autoexploración en Oriente. Experimentó con varias doctrinas espirituales, místicas y filosóficas en Persia, India y Afganistán, aprendiendo técnicas de meditación, yoga y milagros curativos. O eso era lo que decía.

Sin embargo, lo que más le impactó fue descubrir que “estaba predestinado” a construir su propia religión y convertirse en el líder espiritual para que la humanidad trascendiera.

Así, volvió a Estados Unidos y se estableció en New Jersey, donde adquirió una propiedad de 80 hectáreas donde existió Ong’s Hat. Su objetivo era claro: reclutar adeptos.

Gracias a sus grandes recursos financieros y la participación de voluntarios, edificó un gran complejo con todas las comodidades necesarias para que su orden estuviera cómoda. Esto ayudó a que el número de seguidores creciera rápidamente. Consolidando así el “Centro Áshran.

El libro hace mención a que la mayoría de los seguidores eran vagabundos, adictos o sujetos tan excéntricos como el mismo Wali Fard. Sin embargo, 2 personas rápidamente destacaron por ser diferente al resto; los científicos Frank y Althea Dobbs. Dos hermanos con una historia igual de increíble.

Los hermanos Doobs

Los hermanos Dobbs consiguieron que personas hicieran saltos interdimensionales

Los hermanos Dobbs consiguieron que personas hicieran saltos interdimensionales.

Crecieron en una comunidad aislada de Texas, donde veneraban una raza extraterrestre. Se les inculcó que solo unos pocos serían salvados cundo el fin del mundo llegase.

Habían desarrollado investigaciones en la Universidad de Princeton en torno a la “Teoría del caos cognitivo“. Un concepto complejo que involucra la estimulación de ciertas partes del cerebro para promover el despertar del potencial oculto de las personas. Este potencial incluía habilidades mentales como telepatía, telequinesis, percepción extrasensorial, entre otras.

Obviamente, su investigación fue objeto de críticas por sus colegas que, eventualmente, los marginaron de la universidad.

Se cree que los Dobbs nunca consiguieron el ansiado título, aunque aseguraban tener doctorado en física y psicología. Cuando descubrieron a Wali Fard, encontraron una oportunidad de compartir sus teorías con alguien que las entendiera. Así fue como los hermanos se instalaron permanentemente en el Centro Áshran, presentándolos como encargados de un proyecto importante.

En un granero abandonado instalaron los instrumentos necesarios para hacer un laboratorio. Ahí empezaron a poner en práctica sus proyectos y avanzar en su investigación, lejos de las críticas.

Fard se vio cautivado por el trabajo de los Dobbs, creando el Instituto de los Estudios del Caos, una organización cuyo objetivo era promover la investigación y recaudar fondos para adquirir equipo.

Los hermanos continuaron trabajando en la estimulación de zonas claves del cerebro para desarrollar poder mental, incluyendo la cura del cuerpo ante cualquier tipo de afección, llegando al punto de prolongar la vida.

Esto llamó la atención de inversionistas, quienes no dudaron en financiar el proyecto, atraídos por las promesas milagrosas que hacían. Así expandieron su visión, explorando otras vías de investigación aún más excéntricas.

Después de 3 años de investigación, los hermanos Dobbs desarrollaron un proyecto al que llamarían “El Huevo”. Los voluntarios eran sumergidos en cámaras de privación sensorial, mientras se monitoreaban sus ondas cerebrales y elaboraban mapas de patrones deseados. Se aplicaban terapias con fármacos, hipnosis e inductores de ondas mentales con el objetivo de develar los misterios de la mente humana. Información necesaria para el próximo paso de su trabajo.

Llegó un punto, donde la investigación pasó de estimular la mente humana, a estimular la conciencia a un nivel cuántico. Los científicos creían que así podrían romper las barreras que separaban nuestra dimensión de las otras.

Así, desarrollaron un dispositivo llamado “Máquina de Cuarta Generación”. Un emisor de pulsos eléctricos que estimula zonas específicas del cerebro para inducir una profunda percepción de la realidad.

El viaje a otras dimensiones

Cartel en un àrbol de Ong's Hat

Cartel en un àrbol de Ong’s Hat. Crédito: Rtsanderson / Wikimedia Commons

Los voluntarios más aptos serían capaces de interactuar con otras realidades, abriendo portales para que su conciencia pudiera viajar entre dimensiones. Concepto que fascinó a Fard, quien destinó grandes sumas de dinero al proyecto, al cual llamó “El Portal.

Se realizaron varios experimentos para explorar otras realidades. Se dice que uno de los voluntarios, incluso, desapareció y volvió a materializarse 4 minutos después, asegurando su viaje a otra dimensión. Pronto, otros voluntarios consiguieron estar hasta 17 minutos en dimensiones alternas, explorándolas a profundidad.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Se dice que, en una ocasión, visitaron un lugar de abundante vegetación y agua, pero sin vida humana. Tomaron muestras de esta dimensión y se analizaron en los laboratorios. Los planes a futuro implicaban expediciones más largas para explorar minuciosamente esta nueva dimensión.

Desgraciadamente, la base del ejército Fort Dix, ubicada en la zona, tuvo una fuga de material radiactivo. El gobierno ordenó evacuar inmediatamente la región, incluyendo al Centro Áshran, pero la secta se negó, creyendo que querían apoderarse del proyecto El Portal.

Se cuenta que el personal militar si tenía conocimiento de la investigación. Incluso se creía que parte de su financiación venía del gobierno.

Según Joseph Matheny, los miembros de la secta reaccionaron violentamente por órdenes de Fard, preparando una emboscada armada contra los militares. Como resultado, una gran cantidad de civiles fallecieron y otros fueron encarcelados.

Aunque el grupo que había participado en las exploraciones a otras dimensiones realizó un salto “definitivo”, escapando.

El escritor relató que todo lo relacionado al proyecto fue confiscado por personal militar, llevándolo a la base. Los hermanos Dobbs fueron arrestados e interrogados, siendo obligados a continuar con el proyecto, pero esta vez trabajando para el gobierno.

Otras fuentes apuntan a que 9 miembros del Centro Ásharan murieron, 38 fueron detenidos y, posteriormente, liberados. Muchos debieron firmar acuerdos de confidencialidad para no revelar lo sucedido.

Se cree que Wail Fard estaba entre los detenidos y fue deportado en 1984, obteniendo asilo en Francia, lugar donde falleció por causas naturales.

Matheny asegura que tuvo acceso a documentos presentados por una persona anónima que estuvo dentro del Centro Áshran, involucrada en el proyecto. Así consiguió planos y registros de las exploraciones interdimensionales.

El material, que lleva por nombre “Incunabula Catalog”, fue parcialmente divulgado en internet a comienzos de los 90, provocando polémica.

Se dice que las personas que lograron saltar a otra dimensión quedaron atrapadas, una vez el gobierno apagó la Máquina de la Cuarta Generación.

Obviamente, la falta de evidencia contundente sobre este hecho siembra dudas sobre su veracidad. Sin embargo, Joseph Matheny está convencido que este hecho ocurrió y no se trata solo de una leyenda urbana.

Gracias por leernos. Te invitamos a seguirnos en nuestra Página de Facebook, para estar al tanto de todas las noticias que publicamos a diario. También puedes unirte a nuestro Grupo oficial de Facebook, y a nuestra comunidad en Telegram.

Te recomendamos leer:

Erick Sumoza

Erick Sumoza

Autor

Escritor especializado en la investigación de ciencia, tecnología, teorías alternativas e historia oculta. Siempre trabajando por la verdad y en contra de la censura.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Síguenos y únete en nuestras redes sociales

Síguenos en Telegram

Conócenos

Código oculto

La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes. Leer más

SUSCRÍBETE (ES GRATIS)

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Obras registradas

Safe Creative #1803242717113

Sitios recomendados

Exploración OVNI
UFO Spain Magazine
Ahora:
Total:

¡DALE AL PLAY! ▶

También te podría interesar…