Una de las edificaciones antiguas más asombrosas de los Andes es Sacsayhuamán, fortaleza ceremonial ubicada a unos dos kilómetros al norte de la ciudad de Cusco, Perú. Su estructura megalítica y la posible relación con otras edificaciones alrededor del mundo, le han conferido gran importancia para cientos de investigadores. Echemos un vistazo más cerca a algunos de sus misterios.

Sacsayhuamán: tecnología antigua imposible en Perú

Tanto la ubicación como las dimensiones de la fortaleza de Sacsayhuamán son características que no dejan de sorprender a turistas y arqueólogos. Se encuentra a dos kilómetros de la ciudad de Cusco, a una altura de 3.700 metros sobre el nivel del mar y con unas dimensiones de casi 3.100 hectáreas. Una verdadera ciudad amurallada hecha con técnicas de construcción atemporales.

Fortaleza ciclópea de Sacsayhuamán: Tecnología antigua «imposible» en el antiguo Perú
Tecnología antigua avanzada Sacsayhuamán, Perú.

Se estima que la construcción de esta fortaleza inca se comenzó durante la gobernación de Pachacútec, en el siglo XV, y fue terminada por Huayna Cápac en el siglo XVI. En total, se calcula que tardó más de 50 años en edificarse por completo, y que la cantidad de trabajadores ascendió a más de 20.000. Es indiscutible que la fortaleza ceremonial de Sacsayhuamán es la mayor obra arquitectónica llevada a cabo por la cultura Inca.

El glorioso diseño de una inmensa fortaleza

La estructura se compone de una extensa muralla hecha con piedras megalíticas, un recinto interno que incluye un templo y un conjunto de torreones o torres de vigilancia. Aunque más de 50% de la edificación ha sido víctima del paso del tiempo, los restos existentes permiten deducir el glorioso esplendor que un día adornó el lugar.

Fortaleza ciclópea de Sacsayhuamán: Tecnología antigua «imposible» en el antiguo Perú
Enigma de antiguas escaleras al revés en Sacsayhuamán.

Quiénes construyeron Sacsayhuamán y cómo lo hicieron

El principal misterio que esconde Sacsayhuamán se relaciona con la identidad de sus constructores. Debieron ser canteros extremadamente hábiles para cortar, tallar y perfilar las enormes piedras que conforman la estructura. Además, el traslado de estas inmensas rocas desde la zona de excavación hasta la elevada montaña requirió una gigantesca inversión de esfuerzo físico.

La muralla está compuesta por tres muros gigantes de 1.500 pies de largo y 54 pies de ancho. Una verdadera obra maestra de construcción que rodea lo que al parecer es un templo con forma circular. Muchos investigadores concuerdan en que la geometría interna del recinto no es otra cosa que un calendario solar.

Te podría interesar: La técnica secreta de los Incas para «ablandar» las piedras, entregada por los dioses

Bloques superpuestos con extraordinaria exactitud

Pero lo que más llama la atención de quienquiera que observe la construcción, es la precisión con que las rocas están colocadas una sobre otra. En la base de emplearon rocas de hasta 9 metros de altura, finamente superpuestas dibujando líneas rectas perfectas. Cada bloque fue encajado sin usar mortero y con tanta exactitud que ni siquiera un medidor de espesor mecánico se pudo introducir entre ellos.

Fortaleza ciclópea de Sacsayhuamán: Tecnología antigua «imposible» en el antiguo Perú
Tecnología antigua en el antiguo Perú.

Una conexión inusual con otras edificaciones megalíticas

Uno de los descubrimientos más recientes relacionados con Sacsayhuamán tiene que ver con un patrón de escritura bastante inusual. El Dr. Derek Cunningham, autor e investigador público, llama la atención a los ángulos formados por las piedras en las murallas.  Esto al parecer revela un antiguo conocimiento inca de las alineaciones astronómicas del Sol, la Luna y el planeta Tierra.

La teoría del Dr. Cunningham apunta a la idea de que los constructores de Sacsayhuamán desarrollaron la escritura hace como mínimo, 30.000 años. Para ello se basaron en una forma geométrica de texto relacionado directamente con el movimiento del Sol y la Luna. La base de sus afirmaciones es aún más interesante.

El texto astronómico que Cunningham halló en Sacsayhuamán es muy similar a unos patrones de suelo inusuales encontrados en varios sitios escoceses. Un hueso tallado de Ishango hallado en África y una piedra tallada de 30.000 años de antigüedad encontrada en China presentan rasgos idénticos.

Fortaleza ciclópea de Sacsayhuamán: Tecnología antigua «imposible» en el antiguo Perú
Una muestra de lo que logró la tecnología antigua.

Te podría interesar: La Arqueología convencional no quiere que veas estas imágenes, porque no tienen explicación científica

Una fortaleza ciclópea con innumerables misterios

Encontrar patrones de escritura similares en edificación tan distantes una de otra es de por sí asombroso. Las investigaciones en torno a Sacsayhuamán continúan, con la finalidad de desentrañar todos sus misterios.

Muchas preguntas aún faltan por responder, y el análisis comparativo y astronómico requiere de tiempo y meticulosidad. Mientras tanto, esta fortaleza ciclópea sigue siendo uno de los destinos turísticos más visitados por turistas y viajeros de todo el mundo.

Escrito por Luisa Lugo, redactora de CodigoOculto.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here