Es claro que este año 2020 ha venido marcado de problemas graves que nos han hecho repensar nuestra supervivencia en este planeta. Ahora un profesor del MIT (Massachusetts Institute of Technology) ha sugerido que teme una «extinción humana inminente».

Según el ingeniero mecánico del MIT, Asegun Henry, los humanos se están quedando sin tiempo para detener nuestra propia extinción.

El desafío se reduce a la física: casi todo nuestro consumo de energía implica generar o transferir calor. Junto con las emisiones de gases de efecto invernadero que vienen con ese uso de energía, Henry advierte que estamos muy cerca del punto de no retorno que nos enviaría por un camino hacia la inevitable destrucción del clima y de nosotros mismos, según indica un comunicado de Sci Tech Daily.

Profesor del MIT dice: «Temo una extinción humana inminente»
Asegun Henry, ingeniero mecánico y profesor del MIT. Crédito: Facebook / MIT Mechanical Engineering

No, aún no es hora de «tirar la toalla»

Pero eso no significa que sea hora de tirar la toalla. Henry, junto con ingenieros de la University of California, Berkeley y la Stanford University, publicaron una investigación en la revista Nature Energy la semana pasada que presenta cinco grandes desafíos sobre cómo podemos revertir el curso. Estos desafíos están referidos a posibles desarrollos relacionados a la energía térmica, un tipo de energía limpia.

Son grandes desafíos, el primero solo es el desarrollo de sistemas de almacenamiento térmico para la red eléctrica mundial, y será un gran esfuerzo resolverlos. Pero dado que nuestra supervivencia está en juego , parece que es el momento adecuado para emprender iniciativas extremadamente ambiciosas.

Henry dijo en el comunicado:

“El tiempo se está acabando, y necesitamos todas las manos a la obra”.

Cinco desafíos:

Profesor del MIT dice: «Temo una extinción humana inminente»
Planta de energía térmica. Crédito: Pixabay

Henry se refirió a los cinco desafíos con los que podemos revertir el curso de degradación del planeta y la extinción de la humanidad.

Primer desafío: El primer desafío es desarrollar sistemas de almacenamiento térmico para la red eléctrica, vehículos eléctricos y edificios.

Segundo desafío: El segundo desafío es la descarbonización de los procesos industriales, que contribuyen con el 15 por ciento de las emisiones globales de dióxido de carbono. Los grandes actores aquí son el cemento, el acero, el aluminio y el hidrógeno.

Tercer desafío: El tercer desafío es resolver el problema del enfriamiento. Los acondicionadores de aire y refrigeradores contienen sustancias químicas que son muy dañinas para el medio ambiente, 2.000 veces más dañinas que el dióxido de carbono en términos molares.

Cuarto desafío: El cuarto desafío es la transmisión de calor a larga distancia. Transmitimos electricidad porque se puede transmitir con pocas pérdidas y es barata. La pregunta es, ¿podemos transmitir calor como transmitimos electricidad? Hay una sobreabundancia de calor residual disponible en las plantas de energía, y el problema es que dónde están las plantas de energía y dónde vive la gente son dos lugares diferentes, y no tenemos un conector para entregar calor desde estas plantas de energía, lo cual es literalmente vano. Podría satisfacer toda la carga de calefacción residencial del mundo con una fracción de ese calor residual. Lo que no tenemos es el cable para conectarlos. Y la pregunta es, ¿alguien puede crear uno?

Quinto desafío: El último desafío son las envolventes de construcción de conductancia variable. Hay algunas demostraciones que muestran que es físicamente posible crear un material térmico, o un dispositivo que cambie su conductancia, de modo que cuando hace calor, puede bloquear el paso del calor a través de una pared, pero cuando lo desee, podría cambie su conductancia para dejar entrar o salir el calor. Estamos lejos de tener un sistema que funcione, pero la base está ahí.

Profesor del MIT dice: «Temo una extinción humana inminente»
Crédito: Pixabay

Henry agregó que es particularmente preocupante cuánto tiempo podría llevar cambiar de una infraestructura energética dependiente de combustibles fósiles a una energía limpia. Para entonces, es posible que hayamos superado ese punto de no retorno.

Henry dijo:

“Necesitamos un cambio dramático, no ayer, sino hace años. Así que todos los días temo que haremos muy poco y demasiado tarde, y que nosotros, como especie, tal vez no sobrevivamos al retroceso de la Madre Tierra”.

«Nuestra misión aquí es salvar a la humanidad de la extinción debido al cambio climático», dice el profesor del MIT.

El estudio científico ha sido publicado en la revista Nature Energy.

Fuente: futurism / sci tech daily

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here