La capa de hielo de Groenlandia puede haber alcanzado un punto de inflexión que la coloca en un camino irreversible (punto de no retorno) hacia la desaparición completa.

Las nevadas que normalmente reponen los glaciares de Groenlandia cada año ya no pueden seguir el ritmo del derretimiento del hielo, según investigadores de la Ohio State University.

Eso significa que la capa de hielo de Groenlandia, el segundo cuerpo de hielo más grande del mundo, continuaría perdiendo hielo incluso si las temperaturas globales dejaran de aumentar.

En su estudio, publicado el jueves en la revista Nature, los científicos revisaron 40 años de datos satelitales mensuales de más de 200 grandes glaciares que desembocan en el océano en Groenlandia.

Capa de hielo que se derrite en Groenlandia ha «pasado el punto de no retorno», dicen científicos
La imagen de satélite muestra el agua de deshielo acumulada en la superficie de la capa de hielo en el noroeste de Groenlandia cerca del borde de la capa el lunes 30 de julio de 2019. Crédito: NASA vía Associated Press

Michalea King, autora principal del estudio e investigadora del Climate Research Center y la Ohio State University’s Byrd Polar, dijo en un comunicado:

“Lo que hemos encontrado es que el hielo que se descarga en el océano supera con creces la nieve que se acumula en la superficie de la capa de hielo”.

El derretimiento completo de la capa de hielo de Groenlandia podría elevar el nivel del mar a ~ 7 metros para el año 3000.

Si eso sucede, el océano se tragaría las ciudades costeras de todo el mundo.

El hielo de Groenlandia ya es el mayor contribuyente del mundo al aumento del nivel del mar. En solo los próximos 80 años, su tasa de derretimiento actual agregaría otros 2.75 pulgadas (6.9 cm) al nivel global del mar, según un estudio publicado en diciembre.

Ian Howat, glaciólogo y coautor del artículo, dijo en un comunicado:

“El retroceso de los glaciares ha llevado la dinámica de toda la capa de hielo a un estado constante de pérdida. Incluso si el clima se mantuviera igual o incluso se enfriara un poco, la capa de hielo seguiría perdiendo masa”.

Pero este es solo uno de los muchos puntos de inflexión del cambio climático que la actividad humana podría generar. Todavía hay tiempo para evitar caminos irreversibles hacia otras calamidades.

Capa de hielo que se derrite en Groenlandia ha «pasado el punto de no retorno», dicen científicos
El deshielo formó aguas bravas en Kangerlussuaq, Groenlandia, el 1 de agosto de 2019. Crédito: Caspar Haarloev vía Reuters

Hay más puntos sin retorno

La cantidad de hielo que Groenlandia pierde cada año ha aumentado constantemente en las últimas dos décadas. Antes del año 2000, encontraron los investigadores, la capa de hielo tenía las mismas posibilidades de ganar o perder masa cada año.

Pero en el clima de los últimos 20 años, solo ganará masa una de cada 100 años, encontraron los investigadores.

Groenlandia arrojó una cantidad sin precedentes de hielo y agua al océano durante el verano de 2019, cuando una ola de calor de Europa arrasó la isla.

La capa de hielo perdió 55 mil millones de toneladas de agua en cinco días, lo suficiente para cubrir el estado de Florida en casi cinco pulgadas de agua.

El derretimiento produce más derretimiento, ya que el agua que se acumula a través de la capa de hielo absorbe más luz solar y calienta aún más todo a su alrededor. Es por eso que puntos de inflexión como el de Groenlandia aceleran tanto la pérdida de hielo.

El aumento de las temperaturas globales y ciertas actividades humanas también pueden generar puntos de inflexión en otras partes del mundo.

En el Ártico, el deshielo está exponiendo el permafrost, suelo congelado que libera poderosos gases de efecto invernadero cuando se descongela. Si el calentamiento descongela suficiente permafrost, los gases liberados atraparán el calor más rápido que las emisiones de combustibles fósiles de los humanos.

En la selva amazónica, los seres humanos han estado cortando y quemando árboles durante años, permitiendo que la humedad escape del ecosistema. Suficiente deforestación podría desencadenar un proceso llamado «muerte regresiva», en el que la selva tropical se secaría, se quemaría y se convertiría en un paisaje similar a una sabana, liberando hasta 140 mil millones de toneladas de carbono a la atmósfera.

Capa de hielo que se derrite en Groenlandia ha «pasado el punto de no retorno», dicen científicos
Selva amazónica convertida en tierra de cultivo. Un área del tamaño del Gran Londres se ha perdido este mes. Crédito: Nacho Doce / Reuters.

El año pasado, los principales científicos de la selva tropical advirtieron que el Amazonas «se tambalea al borde» de ese umbral.

Aún así, los científicos dicen que cambiar a formas de energía menos intensivas que el carbono, como la energía solar, y reducir la tala y la minería insostenibles pueden ayudarnos a evitar esos desastres.

Incluso para la capa de hielo de Groenlandia, el futuro tiene más puntos de inflexión: grados de colapso que acelerarán aún más el derretimiento de los glaciares. Limitar el calentamiento global podría retrasar esos puntos de inflexión y dar al mundo más tiempo para prepararse.

Howat dijo a CNN:

“Hemos pasado el punto sin retorno, pero obviamente hay más por venir. En lugar de ser un único punto de inflexión en el que hemos pasado de una capa de hielo feliz a una capa de hielo que se derrumba rápidamente, es más una escalera donde nos hemos caído del primer escalón, pero hay muchos más escalones para bajar al pozo.”

El estudio científico ha sido publicado en la revista Nature.

Fuente: business insider

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here