Mientras que California continúa siendo azotada por catastróficos incendios, el cielo del Área de la Bahía de San Francisco se han oscurecido y transformado en un rojo apocalíptico.

Residentes describen el hecho como si se tratara de Marte o del mismo infierno. Ciertas partes del Área de la Bahía, cerca de San Francisco, incluso están viendo cenizas que caen de los cielos sombríos.

Los residentes de San Francisco, Oakland y las comunidades circundantes se despertaron el miércoles con un ominoso cielo rojo / anaranjado, como resultado del aire tóxico en lo alto y las enormes columnas de humo que llegaban a la atmósfera, atenuando la luz del sol y creando un ambiente de otro mundo.

No se espera que el sol aparezca durante varios días, según los meteorólogos. Los funcionarios de salud están instruyendo a los residentes a permanecer adentro de sus casas y evitar la actividad al aire libre, con el aire acondicionado encendido y las ventanas y puertas cerradas.

La gobernadora de Oregón, Kate Brown, declaró una emergencia estatal el martes, y miles de habitantes de Oregón fueron evacuados de sus hogares debido al deterioro de las condiciones.

Geeslin, una residente local, dijo al medio San Francisco Chronicle:

“Se siente como el fin del mundo, o como Mordor. Pero supongo que es solo una extraña mezcla de smog, humo y neblina. Fue alarmante ver que todavía está oscuro. Y será extraño almorzar en la oscuridad. Pero todavía tienes que seguir con tu día”.

El humo es el resultado del enorme incendio August Complex Fire cerca del Bosque Nacional de Mendocino, en el norte de California.. El viento ha empujado el fuego hacia el sur desde el noroeste del Pacífico de EE.UU. hasta el Área de la Bahía.

Mientras tanto, un manto de ceniza similar a la nieve también ha caído cerca de Chico, California, que explotó durante la noche y levantó una tormenta de cenizas al aire de la región.

Sin embargo, los residentes del Área de la Bahía son afortunados porque si bien el humo a gran altitud puede crear una escena dramática, el aire tóxico permanece flotando sobre la capa marina del Océano Pacífico, que ofrece literalmente un respiro a los lugareños y un respiro del hedor humeante del fuego.

En resumen, es una catástrofe climática que nos está golpeando, a pesar de décadas de evidencia y advertencias.

Henry Mantel, residente de Los Ángeles, dijo en una carta al LA Times:

“Ya no podemos asumir que siempre habrá un planeta habitable para nosotros, porque a menos que promulguemos cambios importantes ahora, no lo habrá”.

Y las temperaturas siguen subiendo. Los Ángeles registró recientemente su temperatura más alta registrada: 49 grados Celsius en Woodland Hills, un vecindario al oeste de Los Ángeles.

Los incendios arden con tal ferocidad, de hecho, que se pueden ver fácilmente desde el espacio. Una única nube de polvo gigantesca registrada el 6 de septiembre incluso comenzó a oscurecer todas las demás lecturas científicas.

El aire caliente de los incendios que se elevan y transporta vapor de agua puede crear una «nube de tormenta», como su nombre indica, un choque apocalíptico de fuego y relámpagos, el último de los cuales puede incluso terminar creando nuevos incendios, según la NASA.

Fuente: SFGate / Futurism

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here