Un equipo de arqueólogos han descubierto una antigua ciudad escondida en la jungla de Camboya que alguna vez fue la capital del poderoso Imperio Khmer. El imperio gobernó sobre vastas franjas del sudeste asiático entre los años 800 y 1400 d.C.

Los investigadores dicen que la ciudad, conocida como Mahendraparvata, representa un «experimento enorme y notablemente temprano en la planificación urbana formal», siendo la primera «ciudad-cuadrícula» a gran escala que construyeron los jemeres.

La investigación esencialmente confirma la hipótesis de que Mahendraparvata se encontraba en la meseta de Phnom Kulen, y que era una capital del Imperio Khmer, dicen los investigadores.

Mahendraparvata, se encuentra en la cordillera de Phnom Kulen, que consiste en una meseta alargada en el noroeste del país, aproximadamente a 40 kilómetros al este de Angkor Wat, el espectacular complejo de templos y la reliquia más conocida de la civilización Khmer.

La meseta de Phnom Kulen
La meseta de Phnom Kulen. Crédito: Antiquity

El templo está ubicado dentro de la antigua ciudad de Angkor, que sirvió como la capital del Imperio Khmer desde el siglo IX hasta su caída en el siglo XV.

Anterior a Angkor Wat

La evidencia disponible sugiere que Mahendraparvata fue fundada antes de Angkor Wat, y que esta última ciudad utilizó el plan urbano de su predecesor como inspiración.

Jean-Baptiste Chevance, arqueólogo de la Archaeology & Development Foundation-Phnom Kulen Program, dijo a Newssweek:

La capital de Phnom Kulen gobernó a fines del siglo VIII y la primera mitad del siglo IX. Los resultados de la datación por radiocarbono confirman esta ocupación, que corresponde al reinado de Jayavarman II”.

Posteriormente, el poder fue transferido a Angkor aproximadamente en el año 900 d.C., dicen los investigadores, después de que Mahendraparvata fue abandonado.

Eje y orientaciones de la pirámide central, reservorio y santuarios asociados en Koh Ker (arriba) y Mahendraparvata (abajo)
Eje y orientaciones de la pirámide central, reservorio y santuarios asociados en Koh Ker (arriba) y Mahendraparvata (abajo). Crédito: Antiquity

Oculta en las montañas Phnom Kulen

Los arqueólogos habían sospechado durante mucho tiempo que una antigua capital Khmer yacía escondida en las montañas Phnom Kulen, pero la región es de difícil acceso, lo que dificulta los proyectos de investigación. Las montañas no solo están alfombradas en una densa vegetación que oculta muchas de las características antiguas, sino que el área también está salpicada de minas terrestres debido al hecho de que fue uno de los últimos reductos del Khmer Rouge hasta la década de 1990.

Los jemeres rojos gobernaron Camboya durante cuatro años a fines de la década de 1970, llevando a cabo un genocidio que mató a aproximadamente una cuarta parte de la población. Muchas de las minas que plantaron permanecen sin explotar hoy, haciendo que el trabajo en el área sea una tarea muy peligrosa.

Parte de los restos ocultos en la selva de la antigua capital khmer
Parte de los restos ocultos en la selva de la antigua capital khmer. Crédito: Antiquity

Las primeras pistas que indican la presencia de una antigua capital Khmer en Phnom Kulen provienen de varias inscripciones asociadas con el rey Jayavarman II, que se sabía que unificó y gobernó Camboya a fines del siglo VIII y principios del siglo IX.

Posteriormente, la evidencia arqueológica se ha limitado a una dispersión de santuarios pequeños y aparentemente aislados, dicen los investigadores. Esto se debe en gran parte al hecho de que las ciudades Khmer se construyeron principalmente con materiales perecederos.

Pero debido a las limitaciones de las técnicas convencionales de levantamiento y mapeo en el área, los investigadores dicen que una visión coherente de la ciudad en sí misma se mantuvo esquiva.

Usando LiDAR

En los últimos años ha surgido una tecnología de imagen revolucionaria conocida como LiDAR (Light Detection and Ranging), que esencialmente le permite «ver a través» de la vegetación, lo que permite a los arqueólogos solucionar algunos de los problemas relacionados con el acceso al área.

La tecnología hace uso de instrumentos instalados en aeronaves que disparan pulsos de luz láser hacia el suelo cientos de miles de veces por segundo, lo que permite la creación de mapas 3D detallados que revelan la topografía de la tierra y cualquier característica artificial antigua.

Modelo digital del terreno de Preah Khan de Kompong Svay: aproximadamente 120 km2 de terreno visto a través de los árboles y toda otra vegetación, mostrando relieve topográfico
Modelo digital del terreno de Preah Khan de Kompong Svay: aproximadamente 120 km2 de terreno visto a través de los árboles y toda otra vegetación, mostrando relieve topográfico. Crédito: angkorlidar.org

Ahora, las últimas encuestas LiDAR del equipo, junto con la investigación en tierra, han revelado miles de características arqueológicas en un área de aproximadamente 32 kilómetros cuadrados. Estas características muestran lo que parece ser un sistema de cuadrícula avanzado que conecta las diversas características de la ciudad, como presas, muros de reservorios, templos, vecindarios y el palacio real, lo que ayuda a definir su diseño.

Evidencias de bloques de ciudades

El equipo incluso cree que ha descubierto evidencia de bloques de ciudades debido a la presencia de numerosos recintos de tierra que se alinean aproximadamente y, a menudo, con los principales «ejes» lineales, que es esencialmente un sistema de cuadrícula. Dicen que esta investigación arroja nuevos e importantes conocimientos sobre el surgimiento de las zonas urbanas Khmer .

Detalle de la planificación cuadriculada de la ciudad capital
Detalle de la planificación cuadriculada de la ciudad capital. Crédito: Antiquity

Aunque las ciudades Khmer se construyeron en gran medida con materiales perecederos, han dejado, sin embargo, un legado duradero en la superficie de la Tierra, lo que permite a los arqueólogos rastrear sus formas en los contornos del terreno, dicen los investigadores.

La encuesta LiDAR también indicó que un ambicioso proyecto de ingeniería para construir un sistema de gestión del agua quedó incompleto. Según los investigadores, esto sugiere que la ciudad puede no haber durado tanto como el centro de poder Khmer, aunque el depósito construido en Mahendraparvata puede haber inspirado los lagos artificiales que fueron centrales en el diseño de Angkor Wat.

El Imperio Khmer tuvo sus raíces en los primeros siglos del primer milenio, según los investigadores. Sin embargo, se extendió por el sudeste asiático durante lo que los historiadores han descrito como el «período angkoriano», que se extiende desde los siglos IX al XV.

Una de las características más misteriosas repartidas por la meseta de Phnom Kulen son los cientos de montículos de 3 metros de altura dispuestos en patrones geométricos. Estos siguen siendo un misterio para los investigadores, aunque se cree que fueron construidos después de la mayoría de Mahendraparvata, dicen los investigadores.

El estudio científico ha sido publicado en la revista Antiquity.

Fuente: Newsweek

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here