Chicanná: La Casa de la Boca de la Serpiente de los Mayas

Chicanná: La Casa de la Boca de la Serpiente de los Mayas

Un amenazante monstruo semejante a una serpiente nos observa mientras cruzamos la Plaza de Chicanná en México. Aunque sin duda es un pensamiento inquietante, decidimos adentrarnos en la boca abierta de la enorme serpiente. En lugar de miedo, sentimos curiosidad: ¿Qué es lo que los mayas hacían en este lugar?

Chicanná es un yacimiento arqueológico ubicado en el estado suroriental mexicano de Campeche, en la península de Yucatán. El lugar fue descubierto durante la década de 1960, y pertenece al Período Clásico de la civilización maya. Chicanná destaca por el estilo arquitectónico de sus edificios, es decir, el conocido como estilo Rio Bec, que también fue utilizado en otros asentamientos de la región, entre ellos Becán, y Xpujil, dos yacimientos cercanos a Chicanná. Se cree que el lugar vivió la cumbre de su poder entre los años 300 a .C. y 250 d. C. Sólo fue abandonado en torno al año 1100.

Estructura XX del yacimiento arqueológico de Chicanná

Estructura XX del yacimiento arqueológico de Chicanná

La famosa boca de la serpiente

El nombre del lugar, Chicanná, se deriva de una combinación de tres palabras de la lengua maya, «chi», «can» y «na». La primera significa «boca», la segunda, «serpiente», y la tercera, «casa». Por lo tanto, Chicanná significa literalmente «Casa de la boca de la serpiente». Este peculiar nombre fue dado al lugar debido al diseño que encontramos en el edificio más famoso descubierto en el asentamiento, la «Estructura II».

Dios maya D, Itzamná

Dios maya D, Itzamná

Este edificio fue construido alrededor del 700 a .C. y se encuentra en el sector oriental de una pequeña plaza. Su portal, que está diseñado para parecerse a la boca de una serpiente (identificada según una fuente con Itzamná, una deidad del panteón maya), es uno de los más impresionantes de su tipo en México.

Los mayas construyeron la puerta como si fuera la enorme boca abierta de un monstruo, con los dientes de la criatura en el dintel (en la parte superior) y sobre el porche (abajo). Además, unos ojos con pupilas en espiral similares a ganchos miran hacia abajo amenazadoramente, observando a todo aquél que se acerca a la entrada. Se ha especulado que este edificio servía a una función ritual o religiosa para los mayas. Al entrar en la plaza a través de la boca de la serpiente, los sacerdotes mayas serían capaces de acceder al inframundo, realizar los rituales necesarios y regresar al asentamiento.

Un lugar para ceremonias y rituales religiosos

El significado religioso de la Casa de la Boca de la Serpiente podría además haberse extendido al resto del lugar. Esto puede observarse, por ejemplo, en el hecho de que el asentamiento está situado sobre una elevación natural que se encuentra en la zona. Esto permitía que las estructuras construidas en el lugar parecieran más altas, lo que a su vez significaba que llevaban a la gente más cerca de los dioses. Como consecuencia de este cercanía a los dioses, Chicanná habría sido el lugar ideal para la realización de diversas ceremonias religiosas y rituales.

Vista parcial de las ruinas de Becán

Vista parcial de las ruinas de Becán

Una de las ciudades vecinas que estaba habitada al mismo tiempo que Chicanná era Becán. Esta última se encuentra unos 2 kilómetros (1,24 millas) al este de la primera, y se cree que las dos ciudades estaban relacionadas entre sí. Por ejemplo, se ha observado que los estilos arquitectónicos de Chicanná y Becán son bastante similares, un indicio de que eran contemporáneas. Becán, sin embargo, era una ciudad mucho mayor que Chicanná, y se ha sugerido que era la capital política, económica y militar de la provincia maya de Río Bec. Por otro lado, Chicanná, que dependería de Becán, habría servido como zona residencial para los gobernantes de esta capital provincial.

Redescubriendo Chicanná

Chicanná fue redescubierta por Jack D. Eaton en 1966. Este descubrimiento se hizo durante un reconocimiento de la zona por parte de Eaton antes del comienzo de un estudio arqueológico que se iba a llevar a cabo en Becán conjuntamente por National Geographic y la Universidad Tulane de Nueva Orleans.

Ruinas mayas de Chicanná, México

Ruinas mayas de Chicanná, México

El antiguo nombre maya de la ciudad se ha perdido, de hecho fue Eaton quien le dio su nombre actual. Como resultado de las excavaciones arqueológicas que se han realizado en Chicanná, esta antigua ciudad ha salido a la luz, y ahora podemos comprender mejor la forma en que se relaciona con otros asentamientos mayas de sus proximidades.

Este artículo fue publicado anteriormente en Ancient Origins en español y ha sido publicado nuevamente en CodigoOculto.com con permiso.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
Al dejar un comentario se solicitan datos como tu correo y nombre que se almacenan en una cookie para que no tengas que volver a completarlos en las próximas visitas. Para enviar un comentario debes primero leer y aceptar nuestras Políticas de Privacidad