Esto representa una buena noticia para la búsqueda de vida extraterrestre. Encélado se ha considerado siempre como un buen lugar para descubrir vida fuera de la Tierra.

Al excavar a través de imágenes infrarrojas detalladas de la luna helada de Saturno, Encélado, cortesía de la nave espacial Cassini de NASA, que desapareció en 2017 después de 13 años de exploración de Saturno, los científicos de la NASA dicen que han encontrado «evidencia sólida» de hielo fresco en el hemisferio norte de la luna.

El hielo, que se cree que se originó y resurgió en el interior de Encélado, podría ser una buena noticia para la perspectiva de vida en este satélite, que es considerado por muchos científicos como uno de los lugares más prometedores para buscar vida en el sistema solar.

Legado de Cassini

El conjunto de datos, las vistas infrarrojas globales más detalladas jamás producidas de la luna según la agencia, se creó utilizando datos recopilados por el Visible and Infrared Mapping Spectrometer de Cassini (VIMS). Incluye escaneos de longitudes de onda variables, incluida la luz visible y la infrarroja.

NASA encuentra evidencia sólida de «hielo fresco» en la luna Encelado de Saturno
En estas detalladas imágenes infrarrojas de Encelado, la luna helada de Saturno, las áreas rojizas indican hielo fresco que se ha depositado en la superficie. Crédito: NASA / JPL-Caltech/University of Arizona / LPG / CNRS / University of Nantes / Space Science Institute

En 2005, los científicos descubrieron por primera vez que Encelado dispara columnas gigantes de granos de hielo y vapor de un océano subterráneo sospechoso que se esconde debajo de una gruesa corteza de hielo.

Las nuevas señales infrarrojas coinciden perfectamente con la ubicación de esta actividad, que se hace muy visible en forma de cortes de «rayas de tigre» de color rojo neón en el polo sur de la luna.

También se han detectado características similares en el hemisferio norte, lo que lleva a los científicos a creer que el mismo proceso está sucediendo en ambos hemisferios.

Gabriel Tobie, científico de VIMS en la University of Nantes, Francia y coautor de un nuevo artículo sobre los hallazgos, dijo en un comunicado de la NASA

“El infrarrojo nos muestra que la superficie del polo sur es joven, lo cual no es una sorpresa porque sabíamos de los chorros que arrojan material helado allí. Ahora, gracias a estos ojos infrarrojos, se puede retroceder en el tiempo y decir que una gran región del hemisferio norte parece también joven y probablemente estuvo activa no hace mucho tiempo, en líneas de tiempo geológicas”.

En octubre de 2019, un equipo de investigadores de la Free University of Berlin encontró rastros de compuestos orgánicos en las columnas heladas de la luna que parecen ser los componentes básicos de los aminoácidos, los precursores de las formas de vida basadas en la Tierra.

Los hallazgos de la investigación han sido publicados en la revista Icarus.

Fuente: NASA / Futurism

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here