El halo de Andrómeda, la galaxia vecina de la Vía Láctea (donde vivimos) ya está tocando el halo de la Vía Láctea, revela una nueva investigación.

La galaxia espiral es también el objeto más distante que se puede ver a simple vista desde la Tierra, por lo que es un buen sujeto de prueba para estudiar estos conglomerados masivos de gas y estrellas.

En un nuevo estudio, el telescopio espacial Hubble de la NASA trazó un mapa del halo de Andrómeda, la envoltura de gas que rodea a la galaxia, con un detalle sin precedentes.

La Vía Láctea y Andrómeda están muy cerca, en la escala cósmica, y se están acercando cada vez más. Andrómeda avanza lentamente hacia nuestra galaxia a una velocidad estimada de alrededor de 402.000 kilómetros por hora . Eso es 2.000 veces más rápido que una bola rápida, según estimaciones de la NASA.

De hecho, las dos galaxias están en curso de colisión entre sí, unidas por su fuerza gravitacional. Finalmente, se fusionarán dentro de unos 4.500 millones de años.

Representación del enorme halo de gas de la galaxia Andrómeda. Crédito: NASA, ESA y E. Wheatley (STScI)

El halo de Andrómeda ayuda a poner ese tiempo y espacio en perspectiva en la escala cósmica: estos nuevos mapas revelan que el halo se extiende unos 1.3 millones de años luz desde la galaxia, aproximadamente a la mitad del camino hacia nuestra Vía Láctea. Eso significa que el Halo de Andrómeda ya está chocando con la Vía Láctea, según la NASA.

Samantha Berek, investigadora de Yale University en New Haven, Connecticut, y co-investigadora de las observaciones recientes, dijo en un comunicado:

“Comprender los enormes halos de gas que rodean las galaxias es inmensamente importante. Este depósito de gas contiene combustible para la futura formación de estrellas dentro de la galaxia, así como salidas de eventos como supernovas. Está lleno de pistas sobre la evolución pasada y futura de la galaxia, y finalmente podemos estudiarlo con gran detalle en nuestro vecino galáctico más cercano”.

¿Cómo observaron el halo de Andrómeda?

Observar el halo no es tarea fácil. El halo de Andrómeda está formado por un gas altamente ionizado que no emite radiación. Entonces, para observarlo, el equipo de investigadores tuvo que examinar la luz de 43 cuásares, núcleos galácticos muy brillantes y activos, ubicados mucho más allá de Andrómeda. Luego observaron cómo la luz emitida por los cuásares es absorbida por el halo de Andrómeda y cómo esa absorción cambia en diferentes regiones.

Esta ilustración muestra la ubicación de los 43 quásares que los científicos usaron para sondear el halo gaseoso de Andrómeda. Crédito: NASA, ESA y E. Wheatley (STScI)

El enorme halo de Andrómeda contiene una capa interior y una capa exterior. La capa interior se extiende hasta aproximadamente medio millón de años luz de ancho.

Si bien el halo que rodea a Andrómeda se ha observado antes, nunca fue con tantos detalles. Las nuevas observaciones revelan su complejidad. De hecho, estas observaciones son quizás el estudio más completo de un halo que rodea una galaxia hasta la fecha, y las imágenes recopiladas son hermosas.

Nicolas Lehner, investigador de la University of Notre Dame en Indiana, y autor principal del estudio, dijo en un comunicado:

“Este es realmente un experimento único porque solo con Andrómeda tenemos información sobre su halo no solo en una o dos líneas de visión, sino en más de 40. Esto es innovador para capturar la complejidad de un halo de galaxia más allá de nuestra propia Vía Láctea”.

Los hallazgos de la investigación han sido publicados en The Astrophysical Journal.

Fuente: NASA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here