Según el equipo de la misión, este es un «gran triunfo científico» para la misión OSIRIS-REx de la NASA.

El 20 de octubre, la nave espacial OSIRIS-REx de la NASA intentará recolectar algunos trozos de material de la superficie de Bennu, un pequeño asteroide cercano a la Tierra de unos 500 metros de diámetro.

Antes de que se precipite hacia la superficie de la roca espacial, los científicos están asegurando su mejor conjetura sobre lo que encontrarán. Según la última investigación, como se detalla en una serie de nuevos artículos de investigación publicados recientemente, los científicos esperan encontrar carbonatos, material que a menudo es depositado por el agua en la Tierra.

Evidencia de ríos antiguos

Al observar las lecturas cortesía del espectrómetro visible e infrarrojo de OSIRIS-REx, descubrieron «vetas de carbonato» en la superficie de Bennu. Curiosamente, eso podría significar que el padre de Bennu, probablemente un planetoide o protoplaneta mucho más grande, presentaba un «sistema hidrotermal de agua a escala de asteroide», según un comunicado, en otras palabras, ríos antiguos.

Nave espacial descubre evidencia de ríos antiguos en el asteroide Bennu
La misión OSIRIS-REx de la NASA creó estas imágenes utilizando compuestos de falso color Rojo-Verde-Azul (RGB) del asteroide Bennu. Un mapa 2D e imágenes de la nave espacial se superpusieron en un modelo de forma del asteroide para crear estos compuestos de colores falsos. En estos compuestos, el terreno espectralmente promedio y más azul que el promedio se ve azul, las superficies que son más rojas que el promedio aparecen rojas. Las áreas de color verde brillante corresponden a los casos de un mineral piroxeno, que probablemente provino de un asteroide diferente, Vesta. Las áreas negras cerca de los polos indican que no hay datos. Crédito: NASA / Goddard / University of Arizona

Hannah Kaplan del Goddard Space Flight Center de NASA y quien dirigió el equipo, escribió en el estudio:

“Si las vetas de Bennu son carbonatos, el flujo de fluido y la deposición hidrotermal en el cuerpo padre de Bennu se habrían producido en escalas de kilómetros durante miles o millones de años”.

Sugieren que el agua podría haberse filtrado a través de grietas en la superficie del cuerpo padre de Bennu, dejando rastros de carbonato. Algunas de estas vetas podrían haber representado alguna vez flujos de agua que cubrían áreas de hasta dos docenas de kilómetros de ancho.

Un gran triunfo científico

Nave espacial descubre evidencia de ríos antiguos en el asteroide Bennu
Durante el otoño de 2019, la nave espacial OSIRIS-REx de la NASA capturó esta imagen, que muestra una de las rocas del asteroide Bennu con una veta brillante que parece estar hecha de carbonato. La imagen dentro del círculo (abajo a la derecha) muestra una vista enfocada de la vena. Crédito: NASA / Goddard / University of Arizona

De acuerdo a los científicos, el reciente hallazgo tiene algunas implicaciones radicales.

Kaplan dijo en un comunicado a Popular Science:

“Uno de los puntos impulsores de esta misión es que estos asteroides podrían haber entregado parte de la materia orgánica precursora que dio lugar a [la vida en] la Tierra”.

Los científicos también descubrieron que el regolito cerca del cráter Nightingale, el sitio donde aterrizará OSIRIS-REx, fue recientemente expuesto al espacio, lo que nos brinda la mejor oportunidad para obtener información sobre la historia de Bennu.

Dante Lauretta, investigador principal de OSIRIS-REx en la University of Arizona, en Tucson, dijo en un comunicado de la NASA:

“La abundancia de material que contiene carbono es un gran triunfo científico para la misión. Ahora somos optimistas de que recolectaremos y devolveremos una muestra con material orgánico, un objetivo central de la misión OSIRIS-REx”.

Las lecturas de espectrometría de la nave espacial pintaron una imagen sorprendente de Bennu, mostrando que las rocas que componen su superficie son mucho más diversas de lo que pensamos originalmente. Esta diversidad indica la presencia de una variedad de materiales diferentes que originalmente llegaron a Bennu desde su cuerpo original.

Nave espacial descubre evidencia de ríos antiguos en el asteroide Bennu
Vista del asteroide Bennu. Crédito: NASA

Algunos de esos materiales son más porosos que otros. De hecho, los científicos sugieren que no son tan fuertes como pensamos inicialmente, probablemente incapaces de sobrevivir al viaje a través de la atmósfera terrestre. En otras palabras, las muestras devueltas por OSIRIS-REx nos darán una oportunidad única de estudiar meteoritos que nunca antes habíamos visto en la Tierra.

Las lecturas de gravedad detalladas obtenidas de la órbita de la roca espacial, una investigación separada dirigida por Daniel Scheeres de la University of Colorado Boulder, también mostró que Bennu probablemente esté salpicado de bolsas de materiales que varían significativamente en densidad. De hecho, el equipo sugiere que el núcleo de Bennu podría estar completamente vacío, con suficiente espacio para varios campos de fútbol.

Que el cuerpo rocoso de donde proviene el asteroide Bennu haya tenido agua en su superficie en una clara señal de que nuestra galaxia podría muchos mundos que podrían ser habitables, o posiblemente donde la vida se haya desarrollado. 

Vía: nasa / asteroidmission / futurism

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here