Barco Fantasma: La Leyenda del Octavius, la «nave de la tripulación congelada»
Publicado el 15 Ene 2021
© Imagen: archivo

«¡Barco al frente y al oeste!» gritó el vigía. El Herald, un ballenero groenlandés que surcaba las gélidas aguas del Atlántico Norte, había visto los mástiles de un navío que sobresalían de un iceberg. Corría el mes de octubre de 1775.

Al ir acercándose vieron que se trataba de una goleta de tres mástiles, un navío muy inusual en esas aguas. Usando un instrumento óptico para ver de cerca objetos lejanos, el capitán vio que las velas del «barco fantasma» estaban en muy mal estado, el casco estaba muy deteriorado y que no había señales de vida en la cubierta.

El barco brillaba bajo el sol como si fuera de cristal debido a la gruesa capa de hielo que lo cubría. Estando más cerca, llamaron a gritos, pero como no recibieron respuesta tuvieron un mal presentimiento.

Desolación en alta mar

El capitán y ocho tripulantes se acercaron en bote al barco y así pudieron ver cómo se llamaba: Octavius. Al subir a bordo no vieron a nadie en la cubierta, parecía abandonado. Así que sacando fuerzas, decidieron entrar en el interior.

Al bajar a los camarotes, los hombres encontraron una triste escena: acostados en sus literas y cubiertos por varias mantas, había veintiocho marineros congelados. El frío los había conservado intactos durante mucho tiempo.

Un barco lleno de muerte

Barco Fantasma: La Leyenda del Octavius, la «nave de la tripulación congelada»

Crédito: Pixabay

En la cabina, el capitán, sin vida, estaba sentado en una silla frente a su escritorio. La pluma en la mano daba la impresión de que estaba haciendo sus últimas anotaciones en el cuaderno de bitácora.

Había tres cuerpos más: una mujer acostada en una camilla con los ojos completamente abiertos, un niño pequeño abrazado a un muñeco de trapo, y un hombre con un pedernal y una barra de metal. Abajo, en la bodega, no había ni un gramo de comida.

Los marineros no podían soportarlo más. Le Insistieron al capitán para que abandonaran la nave cuanto antes. Él aceptó pero decidió tomar el cuaderno de bitácora del Octavius para ver si sus anotaciones le permitían entender lo que les había pasado a estos marineros.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Lo que reveló el diario del capitán

Lo que relataba la primera página del diario dejó sorprendido al capitán: el Octavius había salido de Inglaterra con rumbo a China el día 10 de septiembre de 1761, hacía 14 años.

La última página llevaba fecha del 11 de noviembre de 1762 y decía lo siguiente: “Hasta ahora llevamos atrapados en el hielo 17 días. Nuestra posición aproximada es Longitud 160 O, Latitud 75 N.

“El fuego finalmente se extinguió ayer y el maestre ha estado tratando de encenderlo otra vez, pero sin mucho éxito. Le ha dado la piedra a uno de los marinos. El hijo del maestre murió esta mañana y su esposa dice que ya no siente el frío”.

Barco Fantasma: La Leyenda del Octavius, la «nave de la tripulación congelada»

Crédito: Pixabay

Posible explicación

El capitán quedó atónito. Longitud 160 O, Latitud 75 N. Eso significaba que el Octavius había estado atrapado en hielo en el océano Ártico, en Alaska, a miles de kilómetros de donde lo habían encontrado ese día.

Durante siglos, las empresas navieras habían intentado hallar la ruta más corta que fuera desde el océano Atlántico hasta el océano Pacifico. La llamaron «el paso del Noroeste». Sabían que si encontraban el paso, mejorarían las rutas comerciales entre el viejo continente y Asia.

Pues bien, lo que el Octavius había hecho era cruzar el legendario «paso del Noroeste». Aparentemente, el capitán había decidido encontrar el paso en lugar de volver a casa alrededor de Sudamérica. Desgraciadamente lo que encontró fue la muerte.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: La enigmática casa más solitaria del mundo que fue abandonada hace 100 años

El navío Octavius logra cruzar el «Paso del Noroeste»

Barco Fantasma: La Leyenda del Octavius, la «nave de la tripulación congelada»

Crédito: Pixabay

A pesar de ello, el Octavius había logrado su objetivo: todo el tiempo que había permanecido a la deriva se había ido deslizando lentamente hacia el Este, aguantando la furia de los elementos hasta que finalmente llegó al Atlántico Norte.

No sería sino hasta 1906, 136 años después, cuando el explorador noruego Roald Amundsen lograría cruzar el mítico «Paso del Noroeste».

Nadie ha podido verificar si la historia del Octavius es cierta o si se trata de una leyenda más de las muchas que existen sobre buques fantasmas. Los experimentados marinos suelen contar leyendas como esta para amenizar las interminables noches durante sus travesías.

Escrito por: Luisa Lugo, redactora de CodigoOculto.com

Luisa Lugo

Luisa Lugo

Autor

Luisa Lugo es una redactora freelance con sede en Bogotá, Colombia. Colabora con CodigoOculto.com desde febrero de 2020.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos y únete en nuestras redes sociales

Síguenos en Telegram

Conócenos

Código oculto

La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes. Leer más

Llega una nueva Red Social: ORIGXN

ES TENDENCIA

Obras registradas

Safe Creative #1803242717113

SUSCRÍBETE (ES GRATIS)

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Sitios recomendados

MysteryScience.net
UFO Spain Magazine
Ahora:
Total:

También te podría interesar…

Jubokko: la Leyenda del árbol bebedor de sangre

Jubokko: la Leyenda del árbol bebedor de sangre

Japón es un país enriquecido de leyendas espeluznantes que son protagonizadas por los famosos «Yokai», seres sobrenaturales. Sin embargo, entre las leyendas más reconocidas están la Kushisake-Onna (mujer de la boca cortada) y Teke Teke (la niña que camina con los...

Hyldemoer: el espíritu guardián de los árboles

Hyldemoer: el espíritu guardián de los árboles

La mitología siempre ha sido relacionada con los dioses y los espíritus guardianes de la naturaleza. Así es como los nórdicos tienen la historia de Hyldemoer, el guardián de los árboles. Derivado del vocablo danés, Hyldemoer significa «madre anciana», y se asocia...