La historia de las monjas poseídas de Loudun: el “diablo” en el convento
Publicado el 19 Abr 2022
© Imagen: Filmaffinity

En el siglo XVII, Francia se vio sacudida por uno de los episodios más extraños de la historia de la Iglesia. El caso de unas monjas que decían estar poseídas por el demonio provocó que el párroco de la ciudad fuera acusado de brujería y quemado vivo en la hoguera.

A mediados de la década de 1630, el convento de las Ursulinas en la ciudad francesa de Loudun, fue acosado por una serie de posesiones demoníacas. Loudun había sido recientemente golpeado por un ataque de peste, que salvó a las Ursulinas, pero creó desorden e incertidumbre a su alrededor, estableciendo un telón de fondo de caos y sospecha contra el cual se desarrollarían las posesiones.

Cortesía: pictolic.com

Se trajeron expertos de todo el país para examinar y exorcizar a las monjas afectadas. Se culpó a un párroco local, Urbain Grandier, de haber causado las posesiones y, finalmente, fue juzgado, condenado y ejecutado como hechicero.

Esta historia, además de real, marcó al pueblo de Loudun para siempre por haber sido escenario de una de las posesiones endemoniadas más famosas y peligrosas de toda la historia. Las involucradas de esta tragedia se convirtieron en una leyenda que, hasta ahora, no ha podido ser explicada por los escépticos. De hecho, la historia ha inspirado varias películas que narran los episodios en los que las monjas del convento fueron poseídas por varios entes malignos que aparentemente las llevaron al lugar más oscuro del infierno sin tener que abandonar la Tierra.

(Wikimedia Commons)

El Nuevo Párroco de Loudun

En 1634 en el pueblo de Loudun, un grupo de monjas del convento de las ursulinas se vieron implicadas en algunas situaciones extrañas a raíz de la llegada del nuevo párroco a una de las iglesias de Loudun. Urbain Granier, considerado como un hombre culto y educado, fue designado como el nuevo párroco del pueblo en 1617. Sus grandes dotes de oratoria le valieron para enamorar a muchas de sus feligresas, pero se ganó la condena del pueblo entero por desobedecer sus votos de castidad.

Fotograma de "Los Demonios"

Fotograma de “Los Demonios”. Cortesía: Filmaffinity.

Grandier llegó muy lejos al embarazar a la hija mayor del fiscal de la ciudad, quien se sumó al grupo de enemigos del sacerdote. Aun así, Grandier continuó con sus amoríos con diversas mujeres a pesar del rechazo popular. En 1626 fundó el convento de monjas ursulinas y conoció a la superiora Juana de los Ángeles, una mujer de menuda complexión afectada por una enfermedad que limitó su desarrollo. La superiora parecía estar enamorada de Grandier, pero el rechazo del párroco la ofendió tanto que decidió otorgarle el cargo de confesor del convento al padre Mignon, enemigo acérrimo de Grandier.

A partir de ese momento empezaron a ocurrir extraños fenómenos en el convento como inexplicables ruidos o apariciones fantasmales y otras situaciones que llegaron a enloquecer a las   17 monjas del convento. Al notar que las monjas se rehusaban a comulgar mientras todo esto ocurría, Mignon convocó a otro sacerdote para verificar la posesión de las religiosas y que por tanto necesitaban ser exorcizadas.

LECTURA RECOMENDADA: Artefactos “malditos” que atormentaron a sus propietarios

El exorcismo colectivo

Las involucradas fueron sometidas a exorcismos que las hacían reaccionar de distintas formas. Chillaban como animales enjaulados con convulsiones agresivas, pronunciaban los nombres de varios demonios, se desnudaban frente a todos y adoptaban proposiciones para seducir a los que presenciaban la escena.  Lo más sorprendente del exorcismo colectivo fue cuando Juana de los Ángeles afirmó que todas habían sido endemoniadas por el mismo padre Urbain Grandier.

Fotograma de "Los Demonios"

Fotograma de “Los Demonios”. Cortesía: Filmaffinity.

La madre superiora juró que el padre Grandier las había embrujado después de arrojar de un ramo de rosas por encima de los muros del convento. A pesar de que fueron acumulándose las acusaciones contra el párroco, él no tomó ninguna medida para su defensa, sintiéndose seguro que no lo condenarían por un delito imaginario.

Se ordenó a Laubardemont formar una comisión con dos magistrados con el fin de arrestar y procesar por brujería a Grandier. Entre las que contribuyeron a la acumulación de pruebas se encontraban varias de sus amantes abandonadas, incluidas algunas monjas. Fueron finalmente sesenta testigos que declararon que el acusado había cometido delitos como el adulterio, incesto y sacrilegios en los lugares más sagrados de su iglesia, como la sacristía.

Los enemigos de Grandier estaban esperando una confesión de ese calibre para condenarlo a la hoguera. El 18 de agosto de 1634 se dictó la sentencia que incluía los dos grados de tormento y ser quemado vivo. La tortura llegó a tal grado de crueldad que el tuétano se le salió de los huesos, el padre Grandier reiteró su inocencia negándose a confesar el nombre de cómplices imaginarios.

Según un manuscrito de la época, el padre Tranquille y otros capuchinos participaron en la tortura y le trituraron las piernas. La fortaleza del sacerdote provocó la furia de sus torturadores que justificaron que era hechicero con el argumento de que cada vez que rezaba a Dios, en realidad estaba invocando al Diablo, su verdadero dios. Grandier fue cruelmente torturado durante horas hasta finalmente quemarlo.

El Informe Certeau

Estos eventos son examinados por Michel de Certeau en su estudio de 1970 “The Possession at Loudun“. Aunque su recuento está meticulosamente respaldado por evidencia de archivo, el estudio no tiene como objetivo la verificación de las posesiones, es decir, si los demonios estaban o no realmente presentes en Loudun; sino más bien, Certeau parece más preocupado por las personas involucradas y lo que significó la posesión para ellas.

Cortesía: press.uchicago.edu

Una preocupación significativa de los exorcistas de Loudun, reflejada en su documentación de las posesiones y en el examen de Certeau de estos documentos, son los cuerpos de las mujeres poseídas: cómo cambian y cómo se mueven mientras están poseídos. El examen de esta documentación lleva a Certeau a concluir que “este discurso del cuerpo adquiere un carácter obsesivo. Los más ligeros cambios fisiológicos de las mujeres poseídas son seguidos con aguda atención». Un ejemplo de esta obsesión es la catalogación meticulosa de las ubicaciones de los demonios individuales dentro de los cuerpos de las mujeres, una lista a la que Certeau se refiere como “una geografía extraña”. Cuando poseídas, se dice que las mujeres hacen “movimientos muy horribles” y “contorsiones sorprendentes”; es posible determinar cuándo se ha apoderado de otro demonio, porque ‘con el cambio de demonio el rostro de la niña también cambia de aspecto, y parece otro rostro’. Cuando los demonios toman el control, Certeau sugiere que los cuerpos de las mujeres ya no son suyos:

“En cuanto a la mujer poseída, no tiene cuerpo… Se dice que el diablo le impide pronunciar las palabras: mi cuerpo”. Los cuerpos poseídos se entienden convertidos en objetos, recipientes para los demonios; ya no son mujeres, ya no son humanos y, por lo tanto, pueden ser tratados de manera inaceptable. Ocasionalmente se usa la tortura para obligar a los demonios a hablar: las mujeres son atadas al altar para ser exorcizadas; tienen sus rostros sostenidos sobre velas encendidas ‘hasta que, incapaz de resistir más y perdiendo la paciencia por el exceso de dolor, Satanás aparece’. Muchos de los informes de médicos, exorcistas y otros expertos elegidos para su inclusión por Certeau hablan de ‘movimientos… ni voluntarios ni fingidos,’ ‘grandes agitaciones,’ ‘grandes convulsiones’ y ‘extrañas vejaciones’, lo que sugiere que las mujeres han perdido todo control sobre sus cuerpos, que ahora existen solo a merced de los demonios y para la observación de estos expertos”.

Extrañas Reacciones

Con condescendencia, se afirma en uno de los muchos panfletos que surgieron en torno a los sucesos de Loudun que, en posesión, el Demonio se aprovecha de las facultades y órganos de una persona poseída de tal manera que produce, no solo en ella, sino por medio de ella, acciones que esa persona no podría realizar por sí misma, al menos no en las circunstancias en que ella las realiza.

Los cuerpos de las mujeres son vistos como intrínsecamente incapaces de realizar los actos salvajes, inusuales y ocasionalmente perversos exhibidos durante la posesión. Por tanto, su actuación amerita un estudio intensivo que no tenga en cuenta a las propias mujeres; no valen más que el interés cuasi científico, pero también voyerista, que ‘sus’ cuerpos proporcionan. En efecto, Certeau nos dice que las actas de las posesiones no presentan un sujeto poseedor, el diablo, ni sujetos perdidos, las mujeres poseídas. Al fragmentarse el informe en nombres y roles, borra la referencia a los seres, reemplazándolos por una serie de historias diferentes y combinadas: las del pulso, la digestión, la boca, la lengua o las piernas. No es casualidad que se elimine el ‘yo’ consciente del poseído.

Fotograma de "Madre Juana de Los Ángeles" (1961)

Fotograma de “Madre Juana de Los Ángeles” (1961). Cortesía: khronoshistoria

Debido a este divorcio de las acciones de las mujeres de su propia voluntad, Certeau puede afirmar que ‘las mujeres se han convertido en víctimas y ya no son culpables’. Sin embargo, esto parece ser menos la opinión del propio Certeau que un reflejo de las de los exorcistas y expertos. Las mujeres, siendo por naturaleza criaturas pasivas, son, por supuesto, demasiado desventuradas e indefensas para resistir la invasión de los demonios y su efecto resultante sobre los ‘espíritus muy débiles’ y, por supuesto, los cuerpos de estas ‘mujercitas’. Por lo tanto, se puede suponer con seguridad que ninguna de las acciones que realizan mientras están poseídos, sin importar cuán blasfemas o incriminatorias sean, son intencionales. La luchadora priora de las Ursulinas Juana de los Ángeles, incluso se culpa a sí misma con entusiasmo por los actos que comete en su estado poseído, sugiriendo que el Diablo es capaz de actuar a través de ella debido a su propia debilidad:

“En la mayoría de los casos vi muy claramente que estaba la primera causa de mi turbación y que el demonio sólo actuaba según las aperturas que yo le daba…

Sucedió, con gran vergüenza mía, que durante los primeros días en que el Padre Lactance me fue dado para ser mi director y exorcista, desaprobé de su forma de conducir muchos pequeños asuntos, aunque era muy buena; pero fue porque yo era malo.”

Fotograma de "Los Demonios"

Fotograma de “Los Demonios”. Cortesía: Mundodvd.

Rebeldía Inconsciente

Debe señalarse, sin embargo, que la superiora escribió esto más de una década después del hecho, momento en el cual había ganado fama y notoriedad como mística, una carrera que fundó sobre el glamour sensacionalista de su posesión. Si bien su relato parece estar de acuerdo con la concepción que los expertos masculinos tienen de ella y de las otras mujeres como esencialmente pasivas, su lenguaje exageradamente penitente también parece seducir al lector, lo que genera la interrogante si en realidad se está vanagloriando de sus actos sobre los ojos de los hombres que se atrevieron a subestimarla a ella ya sus ‘hijas’. Irónicamente, las suposiciones misóginas de los hombres encubren los actos mediante los cuales las mujeres poseídas, aparentemente de manera bastante intencional, niegan y luchan contra el sistema que las oprime.

Cortesía: pictolic.com

La subestimación de los hombres del control que las ursulinas poseídas tienen sobre sus cuerpos y acciones brinda una oportunidad singular para las mujeres, especialmente Juana de los Ángeles, para hacer valer su voluntad y agencia en formas que de otro modo no estarían disponibles para ellas.  Las mujeres realizan actos de desafío blasfemo, como cuando Juana (o más bien, ‘el diablo’) escupió la hostia sagrada en la cara de un sacerdote durante la comunión y de locura, como cuando el olor de un ramo de las rosas de almizcle supuestamente encantadas por el ‘hechicero’ Urbain Grandier hicieron que las mujeres se enamoraran tanto de él que ‘se levantaban y corrían por los techos del convento, trepaban a los árboles en sus camisas y permanecían posadas en el extremo de las ramas. Allí, después de espantosos gritos, aguantaron granizo, escarcha y lluvia, permaneciendo cuatro o cinco días sin comer’.

Tales acciones serían, si no impensables, ciertamente impracticables por estas mujeres en su estado natural, desposeído, estando restringidas por los límites de la religión, el decoro y la castidad. A pesar de sus posiciones de poder relativo como miembros de un convento – un mundo exclusivamente femenino (aunque supervisado por “directores espirituales” masculinos), adyacente a la típica jerarquía de género de la época – Certeau nos recuerda que las monjas permanecen “sujetas a la autoridad rígida de un poder sagrado y un campo de conocimiento masculino’. Y, sin embargo, la posesión proporciona a estas mujeres una excusa infalible, de hecho, aceptada por la iglesia, para blasfemar, enloquecer e incluso expresar deseo, ya que estas acciones, por supuesto, no son propias, sino que fueron inducidas por el diablo. Inocentemente sostienen esta afirmación en sus testimonios:

“La hermana Juana nos dijo, interrogada al respecto bajo juramento, que no recordaba lo que había dicho y hecho durante dicho exorcismo, ya que ella misma no había aportado nada de su mente y su propia voluntad”.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Y los expertos les toman la palabra a las mujeres. Sieur Seguin, “un médico en Tours”, va tan lejos como para postular la existencia de una “malvada conspiración” entre las monjas, hablando condescendientemente de “la fuerza de la imaginación de las mujeres” que produce “una locura tan extraordinaria”.’, pero luego concluye, de manera igualmente condescendiente, que debe haber una maldad diabólica o una diablura aquí. De lo contrario, ¿cómo podrían estas muchachas entender un idioma que estamos seguros que nunca aprendieron, y responder en el de preguntas, incluso a las preguntas más elevadas de teología, como las he visto hacer a veces? ¿Cómo pudieron hacer movimientos tan variados y difíciles sin haberlos estudiado durante mucho tiempo?

Cortesía: pictolic.com

Reflexiones

Certeau no intenta probar la verdad o falsedad de las posesiones en Loudun. Más bien, presenta la evidencia registrada sin incluir mayores comentarios, y deja que sus lectores decidan por sí mismos si estos eventos extraordinarios fueron obra de los demonios o de las monjas mismas. Sin embargo, su análisis del discurso en torno a los cuerpos de las mujeres, el papel de Urbain Grandier y la función de los exorcismos y las posesiones como espectáculo público se presta a una lectura en la que las mujeres aprovechan una nueva forma de agencia que les ofrece las posesiones. Irónicamente, usaron esta agencia, supuestamente conferida por Grandier, para desacreditarlo, acusarlo, condenarlo y, en última instancia, deshacerse de él, liberándose así simbólicamente del sistema que las oprimía. Certeau, aunque simpatiza con la difícil situación de Grandier, parece admirar a estas mujeres, y su análisis prueba que los ‘espíritus’ de estas ‘mujercitas’ eran de hecho cualquier cosa menos débiles. Sin embargo, la paradoja central del caso Loudun es tal: para lograr la agencia que lograron, las mujeres del convento debían entregar sus cuerpos, ya sea literalmente o solo teatralmente, al control de un ‘otro’. Fue su posesión lo que las liberó.

Bibliografía

Sitios web:

  • El diablo en el convento: las poseídas de Loudun
    https://historia.nationalgeographic.com.es/a/diablo-convento-poseidas-loudun_8930
  • El caso de las monjas endemoniadas de Loudun que no te dejará dormir
    https://culturacolectiva.com/historia/el-caso-de-las-monjas-endemoniadas-de-loudun-que-no-te-dejara-dormir/
  • Las monjas endemoniadas de Loudun, la posesión diabólica colectiva más famosa de la Historia
    https://www.labrujulaverde.com/2017/09/las-monjas-endemoniadas-de-loudun-el-caso-de-posesion-diabolica-colectiva-mas-famoso-de-la-historia
  • Loudun, el convento de las monjas poseídas por el diablo
    https://www.larazon.es/cataluna/20200920/hr7klsgrffed3hlul7isvyzicq.html
  • La posesión de Loudun
    http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1870-11912014000200010
  • Las monjas endemoniadas de Loudun. La posesión diabólica.
    https://nuestropsicologoenmadrid.com/las-monjas-endemoniadas-de-loudun/
  • Los demonios de Loudun: Sinopsis, Reseña, historia y más
    https://www.postposmo.com/los-demonios-de-loudun/

Un artículo de Pedro Noguchi, colaborador de CodigoOculto.com

¿Te gustó este artículo? Síguenos en nuestra página de Facebook: Planeta Maldek para que no te pierdas ningún contenido. Además, puedes visitar nuestra portada y acceder a todos los artículos. También puedes seguirnos en Telegram. O si gustas has clic en la imagen a continuación:

Somos PlanetaMaldek.com

Te recomendamos leer:

Pedro Noguchi

Pedro Noguchi

Autor

Pedro Noguchi es comunicador audiovisual con estudios en electrónica y fotografía, conductor del programa «Paradigma 0» (http://bit.ly/2vHBf4Z). Como fundador del grupo de investigación Dharma Paranormal de Perú, tiene el objetivo de difundir los nuevos aportes en la investigación de las manifestaciones metafísicas, bajo un enfoque que integre la experimentación con las teorías espirituales. Pedro Noguchi es colaborador permanente en CodigoOculto.com desde Marzo de 2019.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Síguenos y únete en nuestras redes sociales

Síguenos en Telegram

Conócenos

Código oculto

La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes. Leer más

SUSCRÍBETE (ES GRATIS)

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Obras registradas

Safe Creative #1803242717113

Sitios recomendados

Exploración OVNI
UFO Spain Magazine
Ahora:
Total:

¡DALE AL PLAY! ▶

También te podría interesar…

Malleus Maleficarum, el Martillo para aplastar a las Brujas

Malleus Maleficarum, el Martillo para aplastar a las Brujas

Un texto infame y ancestral, obsesionado con la misión mortífera para perseguir torturar y matar brujas. Durante dos siglos este libro ayudó a alimentar el terror de un reinado y detrás de él historias de locura acusaciones y escándalos. Malleus Maleficarum o Martillo...

Anne Bonny: una Pirata del Caribe de la vida real

Anne Bonny: una Pirata del Caribe de la vida real

En más de una oportunidad se ha escuchado hablar sobre antiguos piratas que se dedicaban a infundir el terror de los aventureros en el mar. Aunque muchas veces, la falta de información y la veracidad de algunos relatos han posicionado tales relatos como una vieja...

Las “muchas vidas” de la misteriosa reina de Saba

Las “muchas vidas” de la misteriosa reina de Saba

A menudo se han escuchado numerosos relatos sobre mujeres realmente hermosas que han gobernado países y sus historias se han vuelto muy famosas. Sin embargo, una de las damas más célebres de todos los tiempos sin lugar a dudas es la reina de Saba. La vida de la reina...

Elizabeth Báthory, la historia de la Condesa Sangrienta

Elizabeth Báthory, la historia de la Condesa Sangrienta

Esta es la historia de una de las asesinas más mortíferas y temidas de la historia: la condesa Elizabeth Báthory; una prolífica asesina en serie que ganó los títulos de Condesa de sangre y Condesa de Drácula. Elizabeth Báthory nació el 7 de agosto de 1560 en el Reino...

Leif Erikson: el vikingo que llegó a América antes que Colón

Leif Erikson: el vikingo que llegó a América antes que Colón

Anteriormente se creía que Cristóbal Colón fue el primer navegante en pisar América, incluso, se le atribuye el descubrimiento de estas tierras en 1492. Pero actualmente, esa historia resulta un poco dudosa por algunos relatos provenientes de los pueblos nórdicos, que...

Iván “El Terrible”. El zar sanguinario del Estado ruso

Iván “El Terrible”. El zar sanguinario del Estado ruso

En el siglo XVI, el apelativo de "Terrible" fue otorgado al gobernante ruso Iván IV Vasílievich para resaltar su imagen de poderoso y formidable. Sin embargo, si examinamos el reinado de uno de los hombres más paranoicos, sanguinarios e impredecibles que jamás haya...