Un equipo de científicos han descubierto el extraordinario viaje prehistórico de una madre aterrorizada y su niño pequeño a través de un lecho de río fangoso frecuentado por depredadores antiguos.

Huellas fosilizadas muestran a un adulto pequeño, probablemente una mujer junto a un niño pequeño, caminando más de un kilómetro a través de una ruta repleta de depredadores hace 13.000 años.

El análisis muestra que el adulto se escurrió por un terreno fangoso a un ritmo rápido mientras cargaba a un niño de dos años.

La pareja, probablemente consciente del peligro en el que se encontraban, nunca se desvió de un camino perfectamente recto, para minimizar el tiempo de exposición.

La caminata de 1.5 km fue descubierta en Nuevo México y también muestra que la ruta humana fue cruzada más tarde por un mamut y un perezoso gigante. Es el rastro más largo conocido de huellas humanas primitivas jamás encontrado.

Un análisis separado de la playa, el lecho de un lago seco, revela que el área también era popular entre los tigres dientes de sable, los lobos terribles, los bisontes y los camellos.

Durante este período de la historia, hace unos 13.000 años, los humanos cazaron algunos de estos animales y fueron cazados por otros, lo que hizo que el viaje fuera extremadamente peligroso.

Según los investigadores que descubrieron y analizaron las huellas, la madre también lo sabía, de ahí su ritmo rápido.

Descubren el peligroso viaje de una madre y su hijo hace 13.000 años en Nuevo México, entre depredadores antiguos
Un tramo de la doble vía que indican viajes de ida y vuelta a casa. Panel central: huellas infantiles en medio de la nada. Panel izquierdo: una de las huellas con poco deslizamiento. Crédito: M Bennett, Universidad de Bournemouth.

En un artículo para The Conversation, el profesor Matthew Robert Bennett y la profesora Sally Christine Reynolds de la Bournemouth University escribieron:

“El suelo estaba mojado y resbaladizo por el barro y caminaban a gran velocidad, lo que habría sido agotador. Estimamos que caminaban a más de 1.7 metros por segundo, una velocidad de marcha cómoda es de 1.2 a 1.5 metros por segundo en una superficie plana y seca”.

Los investigadores saben que la mujer y su hijo tenían prisa debido a la forma y profundidad de las huellas, que fueron escaneadas en 3D.

Durante la mayor parte del viaje, hay un par de huellas, las del adulto. Pero en algunos lugares, a estos se les une una serie de pequeñas huellas de niños.

Los investigadores especulan que esto pudo haber sido cuando el adulto, que estaba cargando al niño pequeño, colocó al niño para cambiar de posición o descansar.

Descansar en esta área habría sido arriesgado, ya que las huellas revelan que estaba plagado de bestias peligrosas, todas capaces de matar a los viajeros.

Descubren el peligroso viaje de una madre y su hijo hace 13.000 años en Nuevo México, entre depredadores antiguos
La pareja de viajeros podría haber sido acechada por depredadores antiguos, como tigres dientes de sable. Crédito: lppicture / Pixabay

Los investigadores dicen que no saben hacia dónde se dirigían los dos ya que las pistas inevitablemente expiraron.

Dondequiera que iban los dos, el adulto regresaba por el mismo camino unas horas más tarde, pero esta vez estaba sola.

Descubren el peligroso viaje de una madre y su hijo hace 13.000 años en Nuevo México, entre depredadores antiguos
La profundidad de color representa escaneos 3D de algunas de las huellas. Tenga en cuenta la forma curva distintiva que parece ser una característica del transporte de carga. Crédito: U. de Bournemouth.

Sin la necesidad de cargar con un niño inevitablemente irritable, a la madre le resultó más fácil pasar por esta tierra hostil.

Los investigadores escribieron en The Conversation:

“El camino cuenta una historia notable. ¿Qué estaba haciendo este individuo solo y con un niño en la playa, moviéndose con prisa?  Claramente habla de organización social, conocían su destino y tenían asegurada una cálida acogida. ¿El niño estaba enfermo? ¿O se lo llevaba a la madre? ¿Llegó una tormenta rápidamente y tomó por sorpresa a la madre y al niño? No tenemos forma de saberlo y es fácil ceder a la especulación de la que tenemos pocas pruebas. Lo que podemos decir es que es probable que la mujer se sintiera incómoda en ese paisaje hostil, pero estaba preparada para emprender el viaje de todos modos”.

Enormes bestias vagaban por las llanuras de las Américas y las huellas de estos animales ayudaron a los académicos a fechar el evento.

Descubren el peligroso viaje de una madre y su hijo hace 13.000 años en Nuevo México, entre depredadores antiguos
El análisis muestra que el individuo se escabulló por un terreno fangoso a un ritmo rápido mientras cargaba a un niño de dos años. La pareja, probablemente consciente del peligro en el que se encontraban, nunca se desvió de un camino perfectamente recto para minimizar el tiempo de exposición. Crédito: U. de Bournemouth.

Los investigadores escribieron:

“Entre los viajes de ida y vuelta, un perezoso y un mamut cruzaron el camino de regreso. Las huellas del viaje de regreso a su vez cruzan esas huellas de animales. Las huellas de los perezosos muestran conciencia del paso humano.

A medida que el animal se acercaba a la pista, parece haberse detenido sobre sus patas traseras para captar el olor, haciendo una pausa al girar y pisotear las huellas humanas antes de ponerse a cuatro patas y salir corriendo. Era consciente del peligro.

Por el contrario, las huellas de mamut, en un sitio hecho por un toro grande, cruzan el camino humano sin desviarse, probablemente sin haber notado a los humanos”.

¿Terminaron el viaje o no? ¿Llegaron a su destino? Es imposible saberlo, pues las huellas se pierden luego del tramo. Podemos imaginar que los valientes viajeros caminando entre los más grandes peligros del mundo antiguo llegaron a su destino; aunque en la realidad los finales felices no ocurran siempre. 

Los hallazgos de la investigación han sido publicados en Quaternary Science Reviews.

Imagen de portada: El extraordinario viaje prehistórico de una madre aterrorizada y su niño pequeño a través de un lecho de río fangoso frecuentado por depredadores antiguos. En la imagen, una representación artística de cómo pudo haber sido el traicionero viaje Crédito: M Bennett, Universidad de Bournemouth.

Vía: dailymail

1 Comentario

  1. En Argentina esta la creencia de la Difunta Correa, que cruzara el norte argentino con su hijo en brazos buscando a su marido un soldado. Murió en el desierto y fue encontrada después de un tiempo, su bebe estaba vivo amamantándose de su difunta mama. Se lo atribuya a un milagro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here