Biblioteca de Alejandría: la historia de una dramática pérdida del conocimiento
Publicado el 19 Oct 2022
© Imagen: xataka / Pinterest

Ocurrió en 1980 cuando Carl Sagan mientras deslumbraba al mundo con el programa Cosmos, incluyó en uno de sus episodios a la Biblioteca de Alejandría. Aquella historia me conmovió, y también sentí mucha tristeza ante su trágico desenlace.

Aunque los milenios habían casi sepultado el recuerdo del increíble archivo egipcio, cuando Sagan desempolvó el enigmático caso, sentimientos reprimidos en la memoria oculta volvieron a emerger. Y es que su desaparición sigue siendo un tema de debate eterno, con innumerables frentes abiertos. Invito el lector me acompañe a tratar de desempolvar sus misterios.

Ajusten sus cinturones, se avecina un viaje movido.

Alejandría – La ciudad más sabia del mundo

“Una visión en la que Homero le recitaba los versos de La Odisea, en los que Menelao se refugia en la isla de Pharos, según Plutarco, fue lo que impulsó al gran macedonio a fundar una nueva ciudad. Para marcar el perímetro de la nueva urbe, los obreros echaron harina de trigo y los pájaros acudieron veloces a devorarla, remontando el vuelo. Los intérpretes de prodigios vaticinaron: “la ciudad que has ordenado construir alimentará al mundo civilizado y por doquier habrá hombres nacidos en ella. Pues las aves recorren todo el mundo habitado”. M. Dolores F.-Fígares. Alejandría. El sueño de un Gran Rey, 2017.

Según narran antiguas crónicas, mientras el gran Alejandro Magno, 356 a.C-323 a. C., llevaba adelante un descanso de sus conquistas interminables fue presa de una revelación. Al parecer, una visión auguró al gran conquistador griego sería el fundador de una importante urbe egipcia, bautizada más tarde en su honor como Alejandría.

La elección para tan importante misión recayó en una isla egipcia cercana a la costa de Pharo (Faro), célebre por su legendaria torre, una de las siete maravillas del mundo, y donde también se alzara un templo consagrado a Proteo, que según la mitología griega representa uno de los dioses primordiales, vinculado a la Alquimia y manifestación cambiante. Proteo, es también uno de los hijos del Poseidón atlante, rey del mar.

El emplazamiento de Alejandría fue fruto de una esmerada planificación gracias a la intervención de destacados arquitectos como Cleómenes de Naucratis, Deinócrates de Rodas, Crátero de Olinto y Herón de Libia quiénes asesoraron al rey macedonio, según revela uno de sus máximos biógrafos Calístenes de Olinto, 360 a. C.-328 a. C. Tras la intempestiva muerte de Alejandro Magno, el proyecto pareció iba a detenerse pero con la asunción de Ptolomeo I Sóter, 367 a. C.-283 a. C., (antiguo esclavo del rey Filipo, padre de Alejandro Magno), todo siguió su curso. Por cierto Sóter fue apodado El Salvador.

La Biblioteca de Alejandría representó un faro intelectual aún extrañado

La Biblioteca de Alejandría representó un faro intelectual aún extrañado. Cortesía: xatakaciencia.com

Una de las primeras medidas adoptadas por Ptolomeo I Sóter como una forma de unificar Egipto y Grecia a nivel religioso, fue instaurar el culto a Serapis, llamado el dios de la curación, y con el tiempo patrono de Alejandría. Para llevar adelante este objetivo religioso, Ptolomeo I Sóter contó con la colaboración de dos historiadores griegos, uno de ellos Manetón, quién más tarde escribiría sobre Egipto, y Hecateo de Abdera famoso por sus referencias sobre los hiperbóreos.

Establecido este enlace, el siguiente paso asumido por Ptolomeo I Sóter es encargar a Demetrio de Falero, 350 a.C.-280 a. C., uno de sus mayores consejeros, la instauración del Mouseion, con el objetivo de fundar un gran centro de conocimiento universal. Demetrio de Falero, quién fuera un reconocido político y filósofo ateniense, va a tener como modelos inspiradores para el desarrollo de su idea, no solo la Academia Platónica sino también el Liceo Aristotélico, siendo de éste último un ferviente seguidor. Aristóteles, 384 a. C.-Calcis, 322 a. C, brillante filósofo, y científico, que había sido maestro de Alejandro Magno, fue uno de los primeros filósofos en reunir una respetada biblioteca, que tras su muerte llegaría integrar el acervo de la futura Biblioteca de Alejandría.

Aristóteles y Platón fueron los modelos intelectuales, que influyeran en la posterior organización de la Biblioteca de Alejandría

Aristóteles y Platón fueron los modelos intelectuales, que influyeran en la posterior organización de la Biblioteca de Alejandría. Cortesía: mymodernmet.com

Según relata Teofrasto, 371 a. C. – ca. 287 a. C., oriundo de Lesbos, padre de la botánica, y que fuera consagrado por el propio Aristóteles como heredero intelectual al mando de su famoso Liceo educativo, en aquel edificio académico sobresalía un santuario dedicado a las Musas, adornado con estatuas de Diosas y un busto de Aristóteles. También se exhibían mapas de tierras exploradas y otras dependencias. Los sabios que allí acudían vivían en comunidad, donde se les brindaba alojamiento, comida, y excepción de algunos impuestos. Más que recibir enseñanzas, aquellas grandes mentes realizaban importantes investigaciones. Generalmente se organizaban conferencias frecuentadas por los gobernantes. En sus orígenes, la Biblioteca de Alejandría trabajó codo a codo con el Mouseion, aunque luego le fuera otorgada una ampliación edilicia debido a su imparable crecimiento a través de un anexo instaurado en el Serapeum, transformada en una filial. Fallecido Ptolomeo I Sóter, su principal sostén Demetrio de Falero verá su estrella empalidecer retirado de su puesto como bibliotecario principal. Se inicia una nueva etapa para la Biblioteca de Alejandría.

El Misterio de la Biblioteca de Alejandría. Tesoro de los Remedios del Alma

“Sólo en un punto de la historia pasada hubo la promesa de una civilización científica brillante. Era beneficiaria del Despertar jónico, y tenía su ciudadela en la Biblioteca de Alejandría, donde hace 2.000 años las mejores mentes de la antigüedad establecieron las bases del estudio sistemático de la matemática, la física, la biología, la astronomía, la literatura, la geografía y la medicina. Todavía estamos construyendo sobre estas bases. La Biblioteca fue construida y sostenida por los Tolomeos, los reyes griegos que heredaron la porción egipcia del imperio de Alejandro Magno. Desde la época de su creación en el siglo tercero a. de C. hasta su destrucción siete siglos más tarde, fue el cerebro y el corazón del mundo antiguo”. Carl Sagan comentando en su serie Cosmos sobre la Biblioteca de Alejandría, 1980.

Serapis fue el culto que unió a Egipto y Grecia en una misma dirección Desde donde emergería el sueño de una biblioteca universal

Serapis fue el culto que unió a Egipto y Grecia en una misma dirección Desde donde emergería el sueño de una biblioteca universal. Coortesía: eltemplodeseshat / blogspot

A pesar de su importancia la Biblioteca de Alejandría se ve envuelta en el misterio, ya que es poco referenciada por los antiguos cronistas, generando ausencia de datos claves. Es sin dudas uno de los temas históricos que más encono genera entre los estudiosos, y fuente de un debate eterno. Más allá de estas contrariedades algunos informes parecen corresponderse.

Uno de esos pasajes describe la utilización de arquitectura fractal en su construcción, donde paredes octogonales se extienden en estancias de menor tamaño hacía otras aún más pequeñas. Todos estos espacios, calculados en casi diez salas, formaban los depósitos de libros, material que aparecía catalogado a través de un sistema propio conocido como pinakes. Este método de clasificación permitió el ordenamiento de los textos en secciones históricas.  Se atribuye su creación a Zenódoto de Efeso, 330 a. C. – 260 a. C, impresionante erudito griego y referenciado como el primer bibliotecario, aunque otros reclaman tal proeza por parte de su ayudante libio, el célebre poeta Calímaco, 310 a. C.-240 a. C.

La Biblioteca de Alejandría fue un proyecto que definió al mundo de su época, y donde la dinastía ptolemaica ayudó en su concreción

La Biblioteca de Alejandría fue un proyecto que definió al mundo de su época, y donde la dinastía ptolemaica ayudó en su concreción. Cortesía: labrujulaverde.com

Quizás el lector se esté preguntando la cifra real de volúmenes que conformaban la esquiva Biblioteca Alejandrina, y atención porque los números asombran puesto algunos historiadores elevan la apuesta a un millón de ejemplares. Actualmente tal cantidad de obras pudieran no representar demasiado, pero situados en esa época singular, y aquí viene lo importante, revela un caudal académico difícil de igualar. Y es que nada de la literatura posterior puede comparársele, teniendo en cuanta los títulos que se dice albergaba. Vayamos a la sección de obras raras.

LECTURA RECOMENDADA: ¿De dónde y cómo vinieron los libros de la Biblioteca de Alejandría?

Catálogo imposible. En busca del conocimiento perdido

“En un cuento escrito en 1941 el escritor argentino Jorge Luis Borges imaginó una biblioteca universal o total en las que estarían reunidos todos los libros producidos por el hombre. En sus interminables anaqueles de forma hexagonal, se contenía todo lo que dable expresar, en todos los idiomas, obras que se creían perdidas, volúmenes que explicaban los secretos del universo, tratados que resolvían cualquier problema personal o mundial”. Antigua Biblioteca de Alejandría.

Inolvidable Carl Sagan que en su programa Cosmos recreó memorable episodio acerca de la Biblioteca de Alejandría

Inolvidable Carl Sagan que en su programa Cosmos recreó memorable episodio acerca de la Biblioteca de Alejandría. Cortesía: Youtube

Muchas son las conjeturas que circulan sobre el real contenido de la Biblioteca de Alejandría, provocando un sinfín de rumores. Y es que textos legendarios, desaparecidos del radar histórico, parecen haber tenido estancia en sus inmensos depósitos. Se trata de obras raras, difíciles de hallar, sobreviviendo vagas referencias.

Dentro de este particular listado hallamos nombres míticos, como por ejemplo el Libro de Toth, uno de los dioses tutelares egipcios, a quién se tiene por artífice de la escritura y sabiduría humana. Según sabemos, este misterioso libro habría tenido sus orígenes en Hermópolis (ciudad de Hermes) otro de los atributos de Toth.

Su texto alude a los antiguos misterios olvidados, que según relata el escritor francés Jacques Bergier en su imprescindible Los Libros Condenados:

“Enseñaba la manera de mirar al sol cara a cara. Confería poder sobre la tierra, el océano y los cuerpos celestes. Daba la facultad de interpretar los  medios secretos utilizados por los animales para comunicarse entre ellos. Permitía resucitar los muertos y obrar a distancia”.

Semejante poder hace entender conozcamos tan poco de él. Un dato crucial es aportado por Clemente de Alejandría, siglo II, que en obra Stromatesis II afirma la Biblioteca de Alejandría contaba con 30.000 ejemplares del Libro de Toth.

Siguiendo con el listado prohibido aparece el nombre de Beroso el Caldeo, siglo IV a.C., sacerdote del templo de Baal Marduk en Babilonia, que luego residiera en Grecia. Al parecer Beroso escribió una obra de varios tomos llamada Babiloniaka, donde se narraba la antigua historia del mundo, de la cual nos han llegado tan solo fragmentos. Allí se menciona a los primeros instructores humanos llamados Akpallus (seres parecidos a peces). Otro autor tiene a Manetón de Sebenitos, siglo III a. C., citado como una de las eminencias tras la creación de la Biblioteca de Alejandría. Teniendo en cuanta este fuerte lazo conozcamos algunos detalles de su vida. Se nos asegura Manetón obró como sacerdote en el famoso Templo de Heliópolis consagrado a Ra. Su alta capacitación le permitía leer los intrincados jeroglíficos egipcios son ninguna dificultad.

Grabado representando la antigua Biblioteca de Alejandría

Grabado representando la antigua Biblioteca de Alejandría. Cortesía: academiaplay.es

Se dice Manetón fue conocido como el amado de Toth. Ningún secreto sobre Egipto le era ajeno. Por lo tanto no es de extrañar que Ptolomeo I Sóter ordenara a Manetón, escribiera un retrato histórico sobre el pasado de Egipto, naciendo Aegyptiaka. Se dice aquel compendio comprendía cuarenta rollos de pergaminos selectos, colección que de haber sobrevivido hubiera ayudado a entender mejor Egipto.

Demetrio de Falero ya referenciado como primer ordenador de la Biblioteca de Alejandría, escribió una obra también desaparecida bajo el curioso nombre de Sobre el haz de luz en el cielo, y que nos llena de intriga ¿se trata de antiguos ovnis?

Uno de los textos más sorprendentes, y que también supo residir en la Biblioteca de Alejandría, es el de Mochus de Sidón, siglo XIII a. C., historiador fenicio que habría enunciado la tesis atómica. Desconocemos su título, tan solo esta escueta referencia. Como dijimos, además de los gobernantes de turno la biblioteca recibía la visita de los sabios más prominentes de su época, quiénes seguramente aportaron sus obras.

En el sitio Letraherido su artículo Antigua Biblioteca de Alejandría, es revelado lo siguiente:

“Entre ellos se encontraban personajes tan conocidos como Arquímedes, el más notable científico y matemático de la antigüedad; Euclides que desarrolló allí su Geometría; Hiparco de Nicea, que explicó a todos la Trigonometría, y defendió la visión geocéntrica del Universo; Aristarco, que defendió todo lo contrario, es decir, el sistema heliocéntrico siglos antes de Copérnico; Eratóstenes, que escribió una Geografía y compuso un mapa bastante exacto del mundo conocido; Herófilo de Calcedonia, un fisiólogo que llegó a la conclusión de que la inteligencia no está en el corazón sino en el cerebro; los astrónomos Timócaris y Aristilo; Apolonio de Pérgamo, gran matemático; Herón de Alejandría, un inventor de cajas de engranajes y también de unos aparatos movidos por vapor: es el autor de la obra Los Autómatas, la primera obra conocida sobre robots; el astrónomo y geógrafo Claudio Ptolomeo; Galeno, quien escribió bastantes obras sobre el arte de la curación y sobre anatomía. La última persona insigne del Museo fue una mujer, Hipatia de Alejandría, gran matemática y astrónoma, que tuvo una muerte atroz a manos de fanáticos cristianos”.

Agreguemos también los textos herméticos faltantes, los heredados por el emperador de la India, Asoka el Grande, toda la obra de Zoroastro. Y con un subrayado especial, Hecateo de Abdera, siglo IV a.C., muy vinculado en sus inicios a la Biblioteca de Alejandría, autor de Egipciaca, centrado en filosofía egipcia, y atención con ésta última, De los Hiperbóreos, del que solo han trascendido algunos fragmentos.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Apelicón de Teos ¿El primer hombre de Negro?

“Durante casi 150 años los libros de la biblioteca de Aristóteles y Teofrasto permanecieron escondidos bajo tierra. Al cabo de ese tiempo apareció en escena un personaje singular, adinerado y bibliófilo, del que poco se sabe. Habiendo obtenido la ciudadanía ateniense, dedicó su vida a amasar una formidable biblioteca, para lo que no dudaba en robar documentos originales en los archivos de las ciudades griegas. Se llamaba Apelicón de Teos y parece que era un especialista en la localización y sustracción de ejemplares raros”.  Guillermo Carvajal. Cómo la biblioteca personal de Aristóteles llegó a Roma, casi 300 años después de su muerte, 2018.

Mientras llevo a cabo esta investigación me topo con un dato extraño, que tiene ver con un tal Apelicón oriundo de Teos. No existen demasiados datos sobre el personaje, pero que su nombre haya trascendido la maraña histórica sin perderse en el tiempo, resulta de por sí todo un milagro.

Según se narra Apelicón, oriundo de la ciudad griega de Teos antigua Jonia,  fue un rico comerciante y fanático bibliómano. Al parecer, Apelicón, según narra Guillermo Carvajal en su excelente estudio, Cómo la biblioteca personal de Aristóteles llegó a Roma, casi 300 años después de su muerte, 2018, estaba especializado en la localización y posterior substracción de ejemplares raros.

Una pista surge  a través de Ateneo de Náucratis, siglo II d.c., retórico y gramático griego quién en su aclamado Banquete de los Eruditos, escribe lo siguiente:

“Porque en un tiempo fue filósofo, y recogió todos los tratados de los peripatéticos, y toda la biblioteca de Aristóteles y muchos otros; pues era un hombre muy rico; y también había robado un gran número de decretos autógrafos de los antiguos del templo de la Gran Madre, y todo lo demás que había allí que fuera antiguo y guardado por otras ciudades”.

Manetón asesoró en la creación de la Biblioteca de Alejandría, y fue autor de la enigmática obra Aigyptíaka, donde se trata la historia de Egipto desde los tiempos míticos hasta la conquista de Alejandro Magno

Manetón asesoró en la creación de la Biblioteca de Alejandría, y fue autor de la enigmática obra Aigyptíaka, donde se trata la historia de Egipto desde los tiempos míticos hasta la conquista de Alejandro Magno. Cortesía: personajes historicos africanos / blogspot

Aunque Apelicón aparece asociado a la biblioteca de Aristóteles que llegó adquirir, es recordado porque terminó por adulterar la obra del insigne filósofo, que reseteó a su gusto. Pero un punto esencial es que Apelicón fue pillado en la Biblioteca de Alejandría tratando de robar libros, según denuncias de antiguas crónicas. Y se plantea un interrogante. ¿Apelicón sustraía para satisfacer sus propios intereses, o respondía a solicitudes en las sombras? Hasta aquí.

Conclusión

El sueño de un centro de saber eterno fue mortalmente interrumpido, y su embestida trágica fruto de actos salvajes, supuso un declive muy doloroso, actualmente en debate. Aunque se culpa a la poderosa Roma imperial de los hechos que llevaron a la desaparición de la Biblioteca de Alejandría, tal vez celosa de su prestigio, un hecho no menos importante parece interponerse como factor clave.

Y es que la Biblioteca de Alejandría, aunque parecía representar un hito importante en el devenir humano, cometió el grave error, como bien entendiera el genial Carl Sagan, de estar demasiado tiempo preocupada en sí misma, sin conectar con la gente común. Aquella poco ilustrada y casi analfabeta. Por eso cuando su hora llegó, pocos se preocuparon en defenderla. Tal vez, si la Biblioteca de Alejandría hubiera mostrado mayor inclusión, y menos arrogancia, todo se contaría diferente. Continuará.

Un artículo escrito por Débora Goldstern; colaboradora de CodigoOculto.com

Bibliografía

Libros:

  • Bergier, Jacques. (1971). Los Libros Condenados. Barcelona: Plaza & Janes.
  • Hall, Manly P. (2015). Las Enseñanzas Secretas de Todos los Tiempos. Barcelona: Martínez Roca.

Sitios:

  • Brewminate
    Walia, Arjun. ¿Hombres con oscuras intenciones destruyeron la biblioteca de Alejandría?
    https://brewminate.com/did-men-with-dark-intentions-destroy-the-library-of-alexandria/
  • Brújula Verde
    Carvajal, Guillermo. Cómo la biblioteca personal de Aristóteles llegó a Roma, casi 300 años después de su muerte.

    Cómo la biblioteca personal de Aristóteles llegó a Roma, casi 300 años después de su muerte


    Carvajal, Guillermo. ¿De dónde procedían los libros de la Biblioteca de Alejandría?
    https://www.labrujulaverde.com/2019/06/de-donde-procedian-los-libros-de-la-biblioteca-de-alejandria

  • E history
    Cheeser, Preston. The Burning of the Library of Alexandria.
    https://ehistory.osu.edu/articles/burning-library-alexandria
  • El Cuaderno Digital
    Luego, Lorenzo. Libros Perdidos.
    https://elcuadernodigital.com/2022/06/29/libros-perdidos/
  • Escuela de Filosofía Nueva Acrópolis
    Fígares, M. Dolores. Alejandría. El sueño de un Gran Rey.
    https://filosofia.nueva-acropolis.es/2017/alejandria-sueno-gran-rey/
  • Javier Smaldone
    La Biblioteca de Alejandría.
    https://blog.smaldone.com.ar/2015/08/11/la-biblioteca-de-alejandria/
  • La Razón
    Mayor, Adrienne. Talos, ¿un robot en Jasón y los argonautas?
    https://www.larazon.es/cultura/20191201/lefugy3cvzhcdirwf7tpuflctu.html
  • Letraherido
    Antigua Biblioteca de Alejandría.
    http://www.letraherido.com/21030301antiguaalejandria.htm
  • Live Science
    Garlinghouse, Tom. The rise and fall of the Great Library of Alexandria.
    https://www.livescience.com/rise-and-fall-of-the-great-alexandria-library
  • National Geographic – Historia
    Hernández de la Fuente, David. La Biblioteca de Alejandría, la destrucción del gran centro del saber de la antigüedad.
    https://historia.nationalgeographic.com.es/a/destruccion-biblioteca-alejandria_17235
    Hernández de la Fuente, David. La Destrucción de la Biblioteca de Alejandría.
    https://historia.nationalgeographic.com.es/a/biblioteca-alejandria-destruccion-gran-centro-saber-antiguedad_8593
  • Pensamiento Crítico
    Nogales, Tomás. Carl Sagan: la Biblioteca de Alejandría e Hipatia en Cosmos. Un homenaje personal a Carl Sagan.
    http://www.pensamientocritico.org/primera-epoca/carsag0711.htm
  • Theosophy
    Mater, John P. Tesoros de la Biblioteca de Alejandría.
    https://www.theosophy-nw.org/theosnw/world/general/rel-jvm.htm
  • Venialeer
    Sylvia. Demetrio de Falera. El de la Biblioteca de Alejandría.
    https://venialeer.blogspot.com/2004/01/12-demetrio-de-falero-el-de-la.html

Gracias por leernos. Te invitamos a seguirnos en nuestra Página de Facebook, para estar al tanto de todas las noticias que publicamos a diario aquí en codigooculto.com. También puedes unirte a nuestro Grupo oficial de Facebook, y a nuestra comunidad en Telegram.

Te recomendamos leer:

Débora Goldstern

Débora Goldstern

Autor

Bibliotecaria de Profesión, natural de Buenos Aires, Argentina. Presta servicios en la Universidad Abierta Interamericana desde hace 16 años. Además es escritora e investigadora, dedicándose al estudio de las civilizaciones andinas desaparecidas por más de 20 años. Ha participado como consultora de la revista Ufo Brasil, ha sido expositora en diversos congresos y es regularmente convocada por programas de radio, tv, documentales, films y canales de Internet. Ha publicado dos libros: «Secretos subterráneos de los mundos olvidados - Cueva de los Tayos» y «Tierra Hueca». Débora es colabora permanente en CodigoOculto.com desde Diciembre de 2018.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos y únete en nuestras redes sociales

Síguenos en Telegram

Conócenos

Código oculto

La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes. Leer más

SUSCRÍBETE (ES GRATIS)

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Obras registradas

Safe Creative #1803242717113

Sitios recomendados

Exploración OVNI
UFO Spain Magazine
Ahora:
Total:

También te podría interesar…

La Biblioteca de Asurbanipal. “Archivo de Otro Mundo”

La Biblioteca de Asurbanipal. “Archivo de Otro Mundo”

Ocurrió en 1847 cuando el arqueólogo británico de origen francés, Austen Henry Layard realizó uno de los hallazgos más asombrosos del siglo XIX, mientras realizaba excavaciones en los restos de la célebre Nínive asiria. El descubrimiento tuvo lugar en el Palacio de...