Alejandro Magno, el más grande conquistador de la historia antigua
Publicado el 11 May 2021
© Imagen: Wikimedia Commons

Alejandro Magno, uno de los guerreros más extraordinarios y enigmáticos de todos los tiempos. A los 30 años gobernaba uno de los mayores imperios jamás conocidos. Alejandro unió el Occidente con el Oriente y cambió el mundo antiguo para siempre. ¿Fue un genio militar o un tirano sediento de sangre? Sus gestas son legendarias, pero al final se convertirían sus delirios de grandeza en su peor enemigo.

Babilonia, junio del año 323 a.C. Alejandro yace en su cama moribundo atormentado por la fiebre. Después de 30.000 kilómetros de conquistas y baños de sangre su persecución de la gloria eterna llega finalmente a su fin. Los hombres de Alejandro se reúnen angustiados alrededor de su lecho pocas horas después, uno de los mayores reyes guerreros de la historia habría muerto. ¿Qué condujo a su prematura muerte a los 33 años? ¿Cómo fue finalmente derrotado el gran conquistador?

Alejandro Magno

Alejandro Magno. Cortesía: bbc.com

El Rey Filipo

Alejandro nació en Pela en el norte de Grecia el año 356 a.C. La edad de oro griega había quedado atrás y en aquel momento el imperio era una frágil colección de ciudades-estado fragmentadas y divididas, convirtiéndose en una presa fácil para el padre de Alejandro, el rey Filipo. Filipo era un soldado rudo y mujeriego, un gran vendedor, luchador feroz y el ídolo de sus curtidas tropas. Su ejército era uno de los mejores del mundo antiguo, pero Filipo también era un político despiadado. Creó el estado de Macedonia sometiendo a las tribus rebeldes de la región.

Filipo II de Macedonia

Filipo II de Macedonia. Cortesía: portalclasico.com

Con diplomacia y fuerza bruta Filipo logró conquistar la mayor parte de Grecia y Alejandro aprendió de su padre sus dotes de líder y las técnicas militares, pero su madre Olimpia de Epiro también ejerció una poderosa influencia en él. Olimpia era seguidora de diversos cultos religiosos, especialmente el culto a Dioniso, el dios del vino y la pasión.

Los Primeros Años

Alejandro Magno o Alejandro el Grande, llegó muy pronto al poder que dejó su padre Filipo. Su educación estuvo marcada por la preparación militar sin descuidar la formación intelectual que fue encomendada a Aristóteles, uno de los filósofos griegos más destacados de la antigüedad.

Alejandro Magno, el más grande conquistador de la historia antigua

Cortesía: mihistoriauniversal.com

Su madre Olimpia extendió el rumor que había sido fecundada por Zeus, el rey supremo de los dioses y Alejandro se sentiría fascinado durante toda su vida por la idea de que podía ser inmortal. Su madre y su padre produjeron un fuerte impacto en el joven muchacho. También lo hizo su mentor el célebre filósofo griego Aristóteles. El enseñó a Alejandro las maravillas de la cultura griega, sobre todo las grandes epopeyas míticas. Aristóteles inspiró su amor por La Ilíada de Homero y la historia de las guerras de Troya. Sus protagonistas son los héroes cuyas grandes hazañas épicas les proporcionaron poder y fama. Uno de aquellos héroes es Aquiles, el arquetipo del guerrero griego. Ante el dilema de elegir entre una vida larga y corriente o una existencia breve pero gloriosa en el campo de batalla, Aquiles optó por una muerte prematura y la celebridad eterna. Resulta muy difícil subestimar el alcance de la influencia de Aquiles en Alejandro. Según él, Aquiles era su antecesor mítico por parte de madre, por tanto, desde una edad muy temprana Alejandro percibió que Aquiles era el modelo para seguir.

Aristóteles

Aristóteles. (Wikimedia Commons)

Alejandro abandonó su hogar durante tres años para estudiar con Aristóteles. Cuando regresó a los 16 años su otro modelo, su padre el rey Filipo, había vuelto a casarse; peor aún, había tenido otro hijo que amenazaba la privilegiada posición de Alejandro como sucesor al trono. Eso despertó las iras y el resentimiento de Alejandro. Ambos sostuvieron violentas disputas llenándolo de amargura y creó una atmósfera muy difícil. De hecho, se trata de un fenómeno que trasciende todas las culturas. Es un riesgo psicológico universal el de la profunda rivalidad de un hijo impulsado por el incontenible deseo de eclipsar a su padre. La enemistad entre padre e hijo se hizo tan intensa que Alejandro tuvo que exiliarse. Finalmente se reconciliaron, pero la tregua no duró mucho.

Alejandro Magno, el más grande conquistador de la historia antigua

Cortesía: nationalgeographic.com.es

No obstante, su maestro más importante fue su propio padre, dándole la oportunidad de adquirir experiencia en los asuntos del estado y llevándolo consigo en campaña. Poco después, mientras el rey Filipo combatía en Grecia, dejó a su hijo de 14 años como regente. Ese fue el momento elegido por los medos, una poderosa tribu del sudoeste de Tracia para rebelarse. El joven regente movilizó a sus tropas, conquistó la capital enemiga y estableció una colonia militar a la que bautizó naturalmente como Alejandrópolis. Dos años después, Alejandro comandaba la caballería en Queronea, la decisiva victoria sobre atenienses y tebanos con la que su padre logró la hegemonía en Grecia. Filipo poseía en ese entonces del ejército más poderoso y avanzado de la zona, y había transformado Macedonia en una sociedad rica y floreciente.

Alejandro Magno, el más grande conquistador de la historia antigua

Cortesía: nationalgeographic.com.es

Padre e hijo prepararon juntos una campaña para liberar las ciudades griegas del Asia Menor del dominio persa, pero Filipo muere asesinado. Una noche de verano del año 336, Filipo y la familia real se reúnen para celebrar el matrimonio de su hija. El rey se detiene a la entrada para saludar al pueblo. Un hombre surge de la multitud y le asesta un golpe mortal. Se cree que fue un ex amante ultrajado como muchos griegos de la época. Filipo tenía tantos amantes femeninos como masculinos. El rey murió al instante y el asesino fue ejecutado en ese mismo lugar. Antes que la tortura pudiera hacerle revelar posibles cómplices en las altas esferas, actuó en solitario o hubo otros que conspiraron con él. Algunos historiadores creen que el asesinato pudo ser instigado por Olimpia, la taimada madre de Alejandro. Al fin y al cabo, Filipo la había rechazado por una mujer más joven.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Atila: el último caudillo de los Hunos y el «martillo del mundo»

El Joven Conquistador

Con la muerte de Filipo II, Alejandro se convirtió en Alejandro III de Macedonia en el año 336 a.C., fecha en la que empezó a demostrar todo su potencial estratega. Algunos territorios sometidos por Filipo vieron una ocasión se liberarse del yugo macedonio.  Los pocos días, Alejandro se enfrentaba a rebeliones en Grecia y los Balcanes, pero disponía del ejército de su padre pronto lo puso en marcha. Primero marchó hacia el sur para intimidar a sus aliados más reticentes y a continuación se trasladó a los Balcanes para eliminar cualquier foco de resistencia. Cuando un rumor falso sobre su muerte incitó a los tebanos a la rebelión, volvió al sur para demostrar toda su crueldad arrasando Tebas. En menos de un año, consolidó la lealtad de todos sus aliados y emprendió hacia el este.

Alejandro Magno, el más grande conquistador de la historia antigua

Cortesía: canalhistoria.es

Durante más de 150 años, el imperio persa fue la mayor potencia del oriente cercano. En los años de mayor esplendor, se extendía desde Grecia Central al valle del Indo. A pesar de sus ineptos gobernantes, de rebeliones y guerras civiles, seguía siendo un estado poderoso e increíblemente rico, con un poder militar demoledor. Las provincias persas llamadas satrapías, disponían de sus propias fuerzas armadas con las que hacían frente a las amenazas cotidianas. No obstante, las mejores tropas del imperio eran las fuerzas de élite dirigidas por el gran rey. En caso de una amenaza extraordinaria, este ejército podía completarse con tropas diseminadas por todo el imperio. Este era el ejército que Alejandro debía derrotar si quería cumplir con sus sueños imperiales.

Alejandro Magno, el más grande conquistador de la historia antigua

Cortesía: cualia.es

La Campaña contra los Persas

Alejandro cruzó de Europa a Asia encabezando un ejército de 48 mil infantes y 6 mil jinetes protegidos por 120 barcos de guerra. Cuando su barco tocó la orilla, Alejandro saltó a tierra y clavó su lanza gritando: “¡Acepto de los dioses Asia vencida por mi lanza!”. Esta fue una representación de la acción del héroe griego Protesilao unos 900 años antes en la guerra de Troya. La playa a la que llegaron los griegos no distaba mucho de allí. Al identificarse con ese hecho glorioso del pasado épico, Alejandro dejaba en claro cómo quería ser considerado por la historia a él y a su invasión.

Los sátrapas persas de Anatolia decidieron dar la batalla al ejército de Alejandro en las puertas asiáticas, por detrás del río Gránico. El plan era simple, situaron a la caballería delante de la infantería esperando atacar a los macedonios cuando se encontraran escalando la orilla del río, con la ventaja de enfrentar cuesta abajo a un enemigo desorganizado.

Batalla de Granico 334 AC: despliegue inicial de fuerzas

Batalla de Granico 334 AC: despliegue inicial de fuerzas. Cortesía: arrecaballo.es

Un batallón de Alejandro atacó el ala izquierda persa y en el momento crítico atacó con el escuadrón real, lo que permitió al resto del ejército macedonio contactar con el enemigo. La caballería persa no podía enfrentarse con los guerreros que aún no cruzaban el río y les resultaba difícil defender el ataque del flanco, así que huyeron. La infantería persa integrada mayormente por mercenarios hoplitas griegos tuvieron que luchar cuerpo a cuerpo y fueron arrasados. Cayeron alrededor de mil jinetes persas y más de 20 mil infantes tras perder la batalla, mientras que por el lado macedonio se perdieron sólo 100 jinetes y 30 infantes.

La victoria de Gránico significó el acceso a Asia, pero apenas un rasguño para el imperio persa. Las auténticas fuentes del poder persa, su flota naval, el ejército real y el propio rey Darío III; se encontraban a cientos de kilómetros al este.

Alejandro continuó hacia el este. Algunas ciudades se rindieron, pero otras como Mileto o Halicarnaso fueron conquistadas por asedio. El Rey persa Darío III fue un guerrero notable, pero ante la invasión macedonia actuó de manera aletargada e inepta. Después de diez meses de inactividad ordenó una gigantesca contraofensiva marítima, pero el rey y su ejército permanecieron en el corazón del imperio. La flota persa recuperó Quíos y la mayor parte de Lesbos, pero el rápido avance de Alejandro obligó al Rey Darío III a enfrentarse con la verdad: su flota naval podía ser una molestia para el enemigo, pero no lo detendría.

Los macedonios hacen un prolongado alto antes de reponer provisiones y llegar hasta Tarso, a orillas del Mediterráneo, salvando las Puertas de Cilicia. Darío ha comprendido el peligro que representa el joven comandante y reúne un poderosísimo ejército de 100.000 hombres para enfrentar a Alejandro en la antigua ciudad costera de Issos.

Alejandro Magno, el más grande conquistador de la historia antigua

(Wikimedia Commons)

El campo de batalla es limitado por las montañas a un lado y el Mediterráneo al otro. Darío despliega su caballería en el flanco litoral, que ataca el ala de los helenos. La temida falange de Alejandro ocupa el centro con su bosque de lanzas de cinco metros mientras él personalmente arremete al frente de la caballería de élite contra las huestes persas, entre las que se encuentra Darío en su carro de guerra, rodeado de su guardia personal. Durante el intento de los persas para ejercer presión sobre la falange, se abre un hueco por el que Alejandro penetra rápidamente. Avanzando en combate, consigue acercarse tanto a Darío que el persa emprende la huida, con catastróficos resultados sobre la moral de sus combatientes. La batalla está decidida.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Halfdan Ragnarsson: hijo de Ragnar Lodbrok, comandante vikingo y rey ​​de Dublín

Tras el combate, cayeron en manos macedonias la madre, la esposa y los hijos del soberano persa, aparte de todo el séquito real y la tesorería imperial de Damasco. Con ella Alejandro pagó la soldada a sus tropas y fundó su primera ciudad: Alejandreta, la actual Iskenderun. Darío le hizo llegar la propuesta de cederle a Alejandro todo el territorio hasta el río Hali a cambio de la liberación de su familia, pero el orgulloso macedonio la rechazó.

"La familia de Darío ante Alejandro Magno", obra de Justus Sustermans conservada en la Biblioteca Museo Víctor Balaguer

“La familia de Darío ante Alejandro Magno”, obra de Justus Sustermans conservada en la Biblioteca Museo Víctor Balaguer. Cortesía: nationalgeographic.com.es

Esta victoria de Issos difundió la fama de Alejandro mientas que socavó la autoridad y el poder del rey persa. Sin embargo, en lugar de ir tras su adversario, el macedonio procedió a conquistar Palestina y Fenicia, para continuar su avance hacia Egipto. La fama que precedía a Alejandro llegó hasta tal punto que las ciudades fenicias y la armada persa se le rindieron sin ofrecer resistencia.  Solo Tiro y Gaza se resistieron y lo pagaron caro.

El Asedio de Tiro

Tiro era una ciudad costera ubicada estratégicamente en el mar Mediterráneo. El ejército de Alejandro no pudo capturar la ciudad por métodos convencionales ya que se encontraba en una isla y protegida por altas murallas. Los ingenieros macedonios montaron grandes torres de asedio en parejas de cuadrirremes ancladas en el mar, desde las cuales accionaban las catapultas contra las murallas. Los habitantes de Tiro se defendían con unas energías que Alejandro Magno no había visto nunca, los admiraba y a la vez sentía una enorme frustración por el enorme retraso que le estaba causando aquella pequeña isla.

El asedio de Tiro

El asedio de Tiro. Cortesía: historiaeweb.com

Tras siete duros meses de asedio, Tiro sufrió un brutal castigo: los hombres fueron masacrados (los últimos 2.000 supervivientes, crucificados a lo largo de la costa); las mujeres y los niños, vendidos como esclavos. Parecida suerte corrió Gaza. Batis, su gobernador persa, fue atado a un carro y arrastrado hasta morir por orden de Alejandro. El macedonio entró en la ciudad en calidad de conquistador.

Las campañas de Alejandro Magno

Las campañas de Alejandro Magno. Cortesía: biografiasyvidas.com

Alejandro recorrió victorioso Siria (Issos, 333), Fenicia (asedio de Tiro, 332), Egipto y Mesopotamia (Gaugamela, 331), hasta tomar las capitales persas de Susa (331) y Persépolis (330). El último emperador persa, Darío III, fue asesinado por uno de sus sátrapas o gobernadores provinciales, Bessos, para evitar que se rindiera. Bessos continuó la resistencia contra Alejandro en el Irán oriental.

Boda de Roxana y Alejandro MAgno

Boda de Roxana y Alejandro. (Wikipedia Commons)

Durante su ruta para perseguir a Bessos llegó a Sogdiana y Bactriana, donde entabló una relación de confianza con el sátrapa persa Artabazo II, con cuya hija, la princesa Roxana, se casó. Estrechó lazos con la aristocracia local, integró a varios miles de iranios en el ejército y esta sería su compañía a partir de ahí en las campañas sucesivas. Además, asumió el hábito de la genuflexión ante sí (proskynesis). Algo que los griegos detestaban porque lo asumían como un acto humillante.

Hijo de los Dioses

Alejandro está listo para tomar Egipto, uno de los mayores imperios que el mundo jamás ha conocido. Los faraones egipcios eran considerados dioses vivientes y construyeron inmensas pirámides, templos y monumentos como testimonios de su gloria. Si los griegos sentían fascinación por la cultura egipcia, Alejandro aún estaba más impresionado y obsesionado por la idea de que un gran gobernante también pudiera ser un dios. Tras dos años de guerra, Alejandro marcha hacia el interior hasta Menfis. Los egipcios están impacientes por ver derrotados a sus gobernantes persas, se rinden sin presentar batalla y reciben a Alejandro con los brazos abiertos. Bajo su reinado siguen permitiéndose las prácticas religiosas y culturales egipcias. A cambio, los sacerdotes egipcios ofrecen a Alejandro el título de faraón. Ese hecho marca un punto de inflexión importante puesto que es aquí donde Alejandro comienza a creer que realmente es un dios viviente.

Alejandro en el Templo de Jerusalen (332 a.C.), de Sebastiano Conca (1736)

Alejandro en el Templo de Jerusalen (332 a.C.), de Sebastiano Conca (1736). Cortesía: historiaeweb.com

En el año 331 a.C., Alejandro inicia una singladura épica para visitar el oráculo de Amón. Estaba buscando la prueba de su existencia divina y se encontraba a unos 500 kilómetros de distancia. La ruta hacia Siwa discurre por una meseta relativamente llana, pero estaba plagada de dunas. El oráculo era un destino muy conocido y debía haber un sendero, pero éste podía quedar enterrado bajo la arena y debió encontrarse en un entorno donde el calor durante el día es sofocante.

En efecto, Alejandro y sus hombres se perdieron después de una intensa tormenta de arena, pero la leyenda cuenta que dos pájaros les salvaron guiando al grupo hasta su destino: el extraordinario Oasis de Siwa y el templo de Zeus. Aquella visita al oráculo es uno de los episodios más fascinantes de toda la historia del mundo antiguo. La interrogante es saber si previamente Alejandro había planificado una ingeniosa maniobra publicitaria que corroborase su condición de hijo de Zeus. Alejandro entra en el templo solo mientras sus hombres esperan afuera. Alejandro salió del templo, todos corrieron a su encuentro y les dijo que difundieran la versión de su origen divino.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Dueño del Asia central y del actual Afganistán, Alejandro Magno se lanzó a conquistar la India (327-325), albergando ya un proyecto de dominación mundial. Aunque incorporó la parte occidental de la India (vasallaje del rey Poros), hubo de renunciar a continuar avanzando hacia el este por el amotinamiento de sus tropas, agotadas por tan larga sucesión de conquistas y batallas.

Alejandro Magno, el más grande conquistador de la historia antigua

Cortesía: revistadehistoria.es

Tras su campaña por la India, Alejandro fue plenamente consciente del grado de sofisticación que había alcanzado el Imperio persa. Fascinado por ello, el conquistador llegó incluso a adoptar las costumbres y las formas de vestir de los persas, algo que desagradó sobremanera a sus oficiales macedonios, que incluso llegaron a rebelarse, algo que Alejandro atajó ejecutando a los cabecillas.

El Final de Alejandro Magno

En este clima de tensión y desconfianza, Hefestión, el hombre más cercano a Alejandro (con el que incluso alguno historiadores afirman que mantuvo una relación afectiva), enfermó durante unos juegos que se celebraron en la corte. Una semana más tarde murió y, según relatan las crónicas, Alejandro perdió la cordura por el dolor, se hizo afeitar la cabeza y canceló todos los festejos. Alejandro partió a Babilonia con el cadáver de su amigo, celebró fastuosas ceremonias funerarias e hizo construir un gran mausoleo en su honor.

Alejandro Magno, el más grande conquistador de la historia antigua

Cortesía: psicoactiva.com

Alejandro Magno moría en su palacio de Babilonia en un caluroso día de junio. Existe un debate sobre las causas de su muerte. Algunos sostienen que el motivo se debió a unas fiebres y hay quien dice que fue envenenado. El 13 de junio de 323 a.C. murió a los 33 años Alejandro Magno, el conquistador más famoso de la historia. La vida del monarca macedonio fue una sucesión de batallas y logros como la conquista del Imperio persa, el más grande que el mundo hubiera conocido.

Bibliografía:

Sitios web:

  • Alejandro Magno y la conquista del Nuevo Mundo
    https://historia.nationalgeographic.com.es/a/alejandro-magno-y-conquista-nuevo-mundo_7634
  • Alejandro Magno
    https://historia.nationalgeographic.com.es/personajes/alejandro-magno/fotos/1/3
  • La Muerte de Alejandro Magno, el mayor conquistador de la historia
    https://historia.nationalgeographic.com.es/a/muerte-alejandro-magno-mayor-conquistador-historia_14363
  • Alejandro Magno, el gran conquistador: quién fue y qué hizo
    https://okdiario.com/curiosidades/alejandro-magno-conquistador-1143339
  • Alejandro Magno
    https://www.biografiasyvidas.com/biografia/a/alejandro_magno.htm
  • ¿Por qué Alejandro Magno fue el primer monarca universal?
    https://www.lavanguardia.com/historiayvida/historia-antigua/20191009/47855642287/alejandro-magno-legado-sucesores.html
  • Alejandro Magno
    https://canalhistoria.es/perfiles/alejandro-magno/
  • Alejandro Magno: la teoría que explica por qué el cuerpo del rey se descompuso solo seis días después de su muerte
    https://www.bbc.com/mundo/noticias-47044282
  • Batalla de Gránico 334 AC
    https://arrecaballo.es/edad-antigua/persas-y-macedonios/batalla-de-granico-334-ac/

Artículo escrito por: Pedro Noguchi, colaborador de CodigoOculto.com

Pedro Noguchi

Pedro Noguchi

Autor

Pedro Noguchi es comunicador audiovisual con estudios en electrónica y fotografía, conductor del programa «Paradigma 0» (http://bit.ly/2vHBf4Z). Como fundador del grupo de investigación Dharma Paranormal de Perú, tiene el objetivo de difundir los nuevos aportes en la investigación de las manifestaciones metafísicas, bajo un enfoque que integre la experimentación con las teorías espirituales. Pedro Noguchi es colaborador permanente en CodigoOculto.com desde Marzo de 2019.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos y únete en nuestras redes sociales

Síguenos en Telegram

Conócenos

Código oculto

La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes. Leer más

ES TENDENCIA

SUSCRÍBETE (ES GRATIS)

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Obras registradas

Safe Creative #1803242717113

Sitios recomendados

Exploración OVNI
Llega una nueva Red Social: ORIGXN
UFO Spain Magazine
Ahora:
Total:

También te podría interesar…

María Reiche, la Protectora de las Líneas de Nasca

María Reiche, la Protectora de las Líneas de Nasca

Bajo las arenas del desierto de Ica, unas gigantescas figuras dibujadas captaron la atención de una joven matemática alemana. Enamorada de esos enigmas, dedicó gran parte de su vida a observar, investigar, limpiar y proteger uno de los grandes misterios de la...