Hoy vamos a viajar al pasado en busca de antiguos dioses inmortales, que se dicen fueron los primeros en gobernar la Tierra. Conocidos en ciertos círculos como los «dioses oscuros», su nombre también aparece asociado con el nombre de primordiales, remontando su existencia a la noche de los tiempos. Vayamos a conocerlos.

Protogenos. Los nacidos primeros

“Los Ancianos eran, los Ancianos son, y los Ancianos serán. No en los espacios que conocemos, sino entre ellos. Se pasean serenos y primigenios en esencia, sin dimensiones e invisibles a nuestra vista. Yog- Sothot conoce la puerta”. H.P. Lovecraft. El Horror de Dunwich, 1925.

Primordiales: la historia no contada de los antiguos dioses inmortales
Cronos, dios del tiempo, y uno de los dioses primordiales. Cortesía: Wikimedia Commons

Según la sagrada etimología, el término protógeno deriva del prefijo griego, npwto (proto), que significa primero, y del sufijo también griego, yevnc (genes), derivando toda esta decodificación en los generados primeros, mejor conocidos como razas primordiales.

La mitología griega a través de sus leyendas, es una de las primeras en hacerse eco sobre este concepto, y que dentro de su particular universo considera a estas misteriosas deidades, como poderosos inmortales. Pero su estructura no engloba tan sólo el mundo físico como veremos, sino que estos primordiales, a diferencia de los Titanes y los Dioses, son descritos también, como “aspectos sensibles del universo mismo”, en una afirmación temeraria.

Primordiales: la historia no contada de los antiguos dioses inmortales
La Teogonía texto del gran poeta griego Hesíodo, donde se narra la historia de los Dioses Primordiales. Cortesía: amazon.es

Hesíodo, el gran poeta griego, escribe en su Teogonía (700 a.C.) considerada una de primeras genealogías sobre los dioses:

“Cómo inicialmente toda la materia en el cosmos flotaba en una niebla lúgubre y espesa llamada Caos, el primero de los protogenos. Finalmente, parte de su materia se acumuló para formar la tierra, que desarrolló una personalidad que se llamó así misma Gea. Después de un periodo de tiempo, apareció el cielo: una gran cúpula sobre la Tierra que se convirtió en Urano. Se unió a Gea engendrando varios hijos”.

Se continúa narrando como el agua:

“Surgió de las nieblas del Caos, formando los primeros mares de la Tierra, que como sus predecesores desarrollaron una consciencia, Pronto. Finalmente, otra cúpula emergió del Caos. A diferencia de Urano éste era el Tártaro, el Foso del Mal justo debajo de la Tierra”.

Más tarde Gea se uniría a Tártaro unión que engendraría dos generaciones de gigantes, siendo una de ellas los Titanes y Cíclopes. Posteriormente estos hijos monstruosos entrarían en guerra con los Primordiales.

Tal es la breve síntesis de esta fascinante crónica. Sobre estos primordiales otros estudiosos agregan, contaban con varias habilidades extraordinarias, que además de la inmortalidad e invencibilidad, estaban dotados de poderes cósmicos, así como una súper fuerza superior a cualquier otra deidad.

Primordiales: la historia no contada de los antiguos dioses inmortales
Representación del mítico Sanat Kumara, uno de los primordiales más sagrados. Cortesía: parablesmythslegends.wordpress

Muchos de estos pasajes citados, parecen corresponderse con el génesis bíblico de la Creación, donde los primordiales son reconocidos como elementos de la naturaleza, tal como se narra en éste informe:

“En el principio, la Divinidad conformaría los cielos y la tierra, pues la tierra no tendría forma alguna, y estaría como disuelta (en la inmensa masa de aguas cósmicas contenidas en las profundidades de los abismos del espacio exterior), y la oscuridad más completa envolvería esos profundos abismo; pero ya el aliento espiritual de la Divinidad estaría sobrevolando por afuera de la superficie externa de esas aguas”.

Desde la mirada esotérica en cambio los Primordiales, parecen jugar un papel más misterioso. Veamos.

El enigma de los Señores de la Llama ¿Antiguos Instructores Divinos?

“Aquel con el nombre que no mencionamos, aguarda en la más absoluta adoración; la Juventud de Veranos Interminables, la Luz de la Vida Misma, el Maravilloso, el Antiguo, el señor del Amor Venusiano, el gran Kumara con la Espada Flamígera, la Paz de toda la Tierra”.  Alice Bailey. Iniciación Humana y Solar, 1925.

En la búsqueda de pistas sobre el misterio primordial, el viejo ocultismo de escuela siempre tan eficaz en estos casos, acude al rescate a través de un texto fundamental, como es la Doctrina Secreta, escrito por la esoterista rusa Helena Petrovna Blavatsky, citada en varios artículos anteriores en CodigoOculto.com.

Primordiales: la historia no contada de los antiguos dioses inmortales
Reciente reconstrucción de un negativo que mostraría a Orthon, supuesto visitante venusino que en noviembre de 1952 se habría contactado con George Adamski, en el desierto norteamericano. ¿Se trata de otra antigua entidad primordial? Cortesía: Michael Zirger.

La fundadora del movimiento teosófico hizo mención de una antigua jerarquía espiritual, originaria de Venus, que hace eones descendieron en el planeta Tierra, para ayudar en su evolución a los hombres.

Quién habría liderado esta misión habría sido el enigmático Sanat Kumara, que fuera acompañado por varios discípulos. Desde la tradición cristiana este ser es equiparado con Melquisidec, conocido como en ciertos círculos como el Rey del Mundo, «un ser sin genealogía y regente del tiempo». Melquisedec sería también «el señor de Shambalah», mítico reino subterráneo.

Pero volviendo a la visión Kumara, significado de «príncipe o herencia real», tenemos que el mismo aparece vinculado, como progenitor y guardián de la raza humana, así como representación de la consciencia divina.

Estos Kumaras también fueron llamados «Esferas de Fuego, y Ángeles Solares», cuyo principal objetivo consistió en acelerar «nuestro desarrollo mental», ya que el fuego es símbolo de este plano.

Primordiales: la historia no contada de los antiguos dioses inmortales
Representación de Matsya, uno de los cuatro kumaras sagrados en la tradición hindú.

La chispa divina, o manas sagrado, como dirían los sabios indos acerca de la mente.  Pero esta importante interacción supuso para la tierra un proceso difícil, tal cómo lo narra la esoterista Alice Bailey en su libro Psicología Esotérica.

“La individualización humana se produjo, a mediados de la tercera raza raíz (la lemur), por una destrucción a gran escala de lo que llamamos el hombre animal. Es éste un punto rara vez mencionado en las doctrinas. El advenimiento de los Señores de la Llama, la tempestad eléctrica que introdujo el periodo del hombre, se caracterizó por el desastre, el caos, y la destrucción de muchos en el tercer reino de la naturaleza. La chispa de la inteligencia fue implantada, y la fuerza de su vibración y el efecto inmediato de su presencia, ocasionaron la muerte de la forma animal, produciendo así la posibilidad inmediata de que los cuerpos recientemente vitalizados (cuerpos con alma), vibrasen con el fin de adquirir nuevos vehículos físicos”.

Y aquí otro punto importante, tal cuál nos lega el estudioso norteamericano David Tansley en Mensajeros de la Luz, 1979, acerca de los primordiales venusinos.

“El planeta Venus y los Señores de la Llama figuran con mucha frecuencia en las doctrinas mistéricas, por las siguientes razones: se sabe que Venus es un planeta sagrado, y que sus habitantes llegaron a un estado de evolución mucho más avanzado que sus hermanos de la Tierra.

En efecto Venus es el ‘alter ego’ de la Tierra, con una relación análoga a la del alma con el cuerpo. Hace varios eones, los Señores de la Llama entablaron con Venus una batalla contra los Señores del Rostro Oscuro. Esto no quiere decir que el planeta fuera recorrido por bandas de tipos extraños que se escapaba mutuamente con bombas atómicas y armas de rayos láser. No es más que una forma de decir que el espíritu triunfó sobre la materia”.

Nos preguntamos que poderes inmensos pueden alcanzar estos primordiales estelares, verdaderos instructores divinos, y antecesores del hombre.

Tansley nos dice:

Los Señores de la Llama fueron enviados a la Tierra con un fin hondamente espiritual, y es importante recordar que unos seres con su grado de iluminación, ya no necesitan utilizar cuerpos físicos. Además, es difícil que se manifiesten en el plano físico, ya que su actividad se ejerce en los niveles mentales de la consciencia, y sentirían una natural repugnancia a derrochar energía para aparecer en un plano inferior.

Entonces ¿cómo llegaron Los Señores de la Llama a la Tierra? Creo que la respuesta se puede reducir a una breve frase: por un acto de voluntad. Según su grado, un iniciado se puede mover a nuestro sistema solar a sus anchas, con la última restricción de los límites de su propia conciencia, que levanta a su alrededor una barrera a la que se conoce ‘como el anillo de no pasarás’.

¿Los Señores de la Llama habrán tenido que ver, con el misterioso contacto alegado por George Adamski en 1952, durante su experiencia en el desierto norteamericano? Dejo al lector decida.

Primordiales: la historia no contada de los antiguos dioses inmortales
Lovecraft, y su tenebrosa mirada sobre los Antiguos Primordiales.

H.P. Lovecraft y los Antiguos ¿Primordiales Oscuros?

“Adoraban, dijeron a los Primigenios, que eran muy anteriores al hombre, y que habían llegado al joven mundo desde el cielo. Esos Primigenios se habían retirado ahora al interior de la Tierra, y al fondo del mar, pero sus cadáveres se habían comunicado en sueños con el primer hombre. Habían muerto mucho antes de la aparición del hombre, pero había artes que podrían revivirlos, cuando los astros volvieran a ocupar su justa posición en los cielos de la eternidad. Ese tiempo sería fácil de conocer, pues entonces la humanidad se parecía a los Primigenios: salvaje, libre, y más allá del bien y del mal, sin moral y sin ley” H.P. Lovecraft. La Llamada de Cthulhu.

En 1931 el padre del horror cósmico el autor norteamericano Howard Philip Lovecraft, 1890-1937, escribe uno de sus relatos más emocionantes, En las Montañas de la Locura. La novela fue publicada inicialmente por la popular revista Astoundig Stories, y cuya historia tiene a la Antártida como eje de una historia reveladora.

Allí en una de las zonas más inhóspitas del planeta, se esconden los restos de una civilización desaparecida, y que según nos informa Lovecraft, remiten a una raza denominada los Antiguos, descritos como los primeros en gobernar el planeta. Estas deidades nacidas al calor de la imaginación de Lovecraft, se vinculan a los Primordiales, aunque lejos de representar los arquetipos anteriormente informados.

Primordiales: la historia no contada de los antiguos dioses inmortales
En 1970 Hollywood llevó al cine una de las novelas más icónicas de Lovecraft, El Horror de Dunwich, verdadero horror cósmico protagonizado por los misteriosos primordiales, inspirado en antiguas fuentes teosóficas.

Acerca de los Antiguos escribe Lovecraft:

“Desde las oscuras estrellas ellos vinieron. Antes que naciera el hombre, sin ser vistos y odiosos, ellos descendieron a la primitiva tierra. Bajos los océanos ellos se reprodujeron mientras las edades pasaban, hasta que los mares abandonaron la tierra, después de lo cuál ellos salieron como enjambre en toda su multitud, y la oscuridad reinó la tierra. En los helados polos ellos levantaron poderosas ciudades, en los lugares elevados los templos de aquellos a quiénes la naturaleza no pertenece, y los dioses han maldecido”.

Primordiales: la historia no contada de los antiguos dioses inmortales

En otros de sus relatos emblemáticos El Horror de Dunwich, 1929, Lovecraft presenta a los Antiguos, como entes malignos, cuyo contacto es necesario evitar por los peligros que acarrean para el hombre. Algunas de estas ideas sobre malvados Primordiales, parecen remitir a ciertos autores teosóficos, según descubre el autor Christopher Loring Knowles en La Fuente Secreta de Lovecraft para los Mitos e Cthulhu, citando además de H.P. Blavatsky, a la autora británica, Alice Bailey, que en Tratado sobre el Fuego Cósmico, 1925, escribe sobre el mítico Diluvio, y la irrupción de oscuras deidades.

“El período de destrucción se extiende por todas partes. El trabajo fue lamentablemente dañado. Los Choanes del plano superior observaron en silencio el trabajo. Los Asuras y los Chaitanes, los Hijos del Mal cósmico y los Rishis de las constelaciones oscuras reunieron sus huestes menores, oscuros engendros del averno. Oscurecieron todo el espacio. Los tres primitivos crearon los monstruos, las grandes bestias, y las formas malignas. Acecharon sobre la superficie de la esfera”.

Hasta Aquí.

LEE MÁS:

Conclusión

Bajo el mito de los Primordiales late una historia no decodificada en su totalidad, y que muchas veces se ve camuflada tras el velo alegórico. El campo esotérico parece aportar las mayores pistas en busca de definiciones más precisas, aunque no sin controversia.

¿Representan los Primordiales antiguas Jerarquías Divinas, que en el pasado dotaron al hombre de su bien más preciado encarnado en la chispa divina? ¿Y los Primordiales oscuros, de existir, quiénes son? Tal vez la respuesta se encuentre en la problemática de la dualidad. Continuará.

Bibliografía

Libros

  • Bailey, A. Iniciación Humana y Solar, 1922.
  • Bailey, A. Telepatía y etéricos vehículos, 1950.
  • Bailey; A. Tratado sobre el Fuego Cósmico, 1925.
  • Blavatasky, H.P. La Doctrina Secreta. Cosmogénesis. Vol III. Buenos Aires: Kier, 1980.
  • Hesíodo: Teogonía. España: Losada, 2006.
  • Lovecraft, H.P. El Horror de Dunwich. Barcelona: Alianza Editorial, 1993.
  • Lovecraft, H.P. En las Montañas de la Locura. USA: Astounding Stories, 1931.
  • Tansley, D. Mensajeros de la Luz. Madrid: Edaf, 1979.
  • Zirger, M.; Goldstern, D. En Defensa de los Contactados, 2020.

Sitios

  • The Secret Sun
    Loring Knowles, C. La Fuente Secreta de Lovecraft para los Mitos e Cthulhu,
    https://secretsun.blogspot.com/

Por: Débora Goldstern

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here