Edgar Cayce “El Hombre que podía escanear el más allá”
Publicado el 10 Ene 2022
© Imagen: abc.es / Pinterest

Las tempranas lecturas sobre el misterio de la Atlántida, me hicieron conocer el nombre de Edgar Cayce, protagonista indiscutido dentro de la llamada saga del continente perdido. Y es que Cayce supo inyectar nueva sabia, a un tema inagotable en cuanto a ramificaciones.

Sus asombrosas visiones sobre el pasado de la historia humana, convirtieron a Cayce en una leyenda durante los primeros decenios del siglo XX, siendo su imagen reverenciada por los estudiosos esotéricos.

Parecía que la mente del famoso clarividente norteamericano era capaz de romper las barreras del tiempo, logrando lo imposible. Pero sus asombrosos poderes no solo abarcaban la mente psíquica, sino que incluso Cayce fue un sanador nato cuyos acertados diagnósticos, lo facultaron a curar todo tipo de dolencias. Conozcamos al hombre que podía escanear el más allá.

Ajuste su cinturón lector, ¡se avecina un viaje movido!

Edgar Cayce – Semblanza del hombre más misterioso de América

“Cayce sintió una conexión temprana y profunda con la naturaleza y lo sobrenatural. Ambos conjuntos de sus memorias dedican mucha atención a las descripciones de los campos y bosques de su infancia, y seguramente no es un accidente que Cayce describa su apertura a la naturaleza y lo sobrenatural casi en el mismo aliento. Para Cayce, el mundo natural tenía un profundo significado espiritual”. El Secreto de Edgar Cayce.

Edgar Cayce vino al mundo un 18 de marzo de 1877, oriundo de Beverly, Kentucky, siendo esta un área agrícola rural, localizada en el sur del condado de Christian, a 12 kilómetros de Hopkinsville.  Antes de avanzar con este expediente, una primera referencia para entender a que nos enfrentamos al hondar en Cayce.

Pues resulta Hopkinsville, así como el condado de Kelly, fueron escenario de uno de los casos más recordados en la naciente ufología (leer más del caso Hopkinsville). Sucedió en agosto de 1955 cuando la familia Sutton denunció hostigamiento a su granja por parte de pequeñas criaturas, revestidos por una luminiscencia verdosa, y que además flotaban sobre el suelo. Aparentemente los extraños seres, con cabeza tipo búho, descendieron de un objeto aéreo, según relatara uno de los testigos.

Edgar Cayce. El hombre más misterioso de América

Edgar Cayce. El hombre más misterioso de América. Cortesía: memphisflyer.com

Con el tiempo la historia se conoció como los duendecillos verdes de KellyHopkinsville, ganando fama internacional. Y aunque estos hechos ocurrieron una década después del fallecimiento de Cayce, los antecedentes que ahora vamos a tratar acerca de nuestro enigmático vidente, sientan un precedente a considerar. Otro dato no menos curioso, es que el condado de Christian tenía cierta fama por el nacimiento en sus tierras de animales defectuosos. Un ejemplo, es el registro de un ternero de siete patas informado por un granjero del lugar. Pero retomemos. Edgar fue hijo de Leslie B. Cayce, y Carrie E Cayce. El matrimonio formó una familia numerosa, que además de Edgar, contó con cinco hijos más. Leslie el padre de Edgar era hijo de granjeros, aunque luego se retiraría de la actividad para ejercer como juez de paz. Según algunas biografías Leslie fue un hombre maltratador con su familia, y que abusaba del alcohol. También se lo describe como ferviente racista, y simpatizante sureño. Algunos retratos parecen hacerse eco de su explosiva personalidad, cuya presencia parecía incomodar a su hijo, donde la reverencia y el temor era un patrón regular dentro de su relación. Al margen de estos aspectos, un tanto desagradables que rodeaban al adusto juez, existía un elemento mágico inmerso en Leslie, aunque la existencia del mismo provocará su rechazo.

Edgar Cayce retratado junto a su esposa Gertrude, quién fuera un factor estabilizador en su vida

Edgar Cayce retratado junto a su esposa Gertrude, quién fuera un factor estabilizador en su vida. Cortesía: edgarcayce.org

Thomas Sugrue quién realizara una de las biografías más aclamadas sobre Edgar Cayce, recoge lo siguiente, según narrara el propio involucrado.

“A las serpientes les gustaba seguir a mi padre hasta la casa. A menudo, estas se enrollaban en su sombrero, si él lo dejaba en el suelo. Llegaron a ponerlo tan El don de Leslie parecía remontarse a su padre Thomas Jefferson Cayce, cuyo porte era la viva imagen de Abraham Lincoln“.

Según su esposa Sara Cayce, Thomas, estaba dotado de varias habilidades sorprendentes.

A su atribulado nieto referiría:

“Tu abuelo era un hombre sorprendente, sabes. Todo cuanto tocaba crecía. Más que una habilidad era como magia. Todos los pozos de este vecindario se cavaron donde él decía, y siempre encontraba agua”.

Edgar Cayce legó 700 lecturas sobre el pasado de la Atlántida

Edgar Cayce legó 700 lecturas sobre el pasado de la Atlántida. Cortesía: goodreads.com

Estaba claro como seguiría recordando Edgar Cayce, su abuelo era un zahorí, alguien que, armado de una vara de avellano en forma de horquilla, acertaba encontrando agua.

En otros recuerdos de Sara Cayce, narraba su esposo podía provocar el movimiento de mesas y sillas, tan sólo rozando sus dedos, así como hacer bailar una escoba concentrando su mirada. Thomas Jefferson Cayce, creía ese poder provenía de dios, y no tenía ningún control sobre el mismo.

La Asociación para la Investigación y la Iluminación, popularmente conocido como ARE, donde se preserva el impresionante legado de Edgar Cayce. Actualmente funciona en Virginia Beach

La Asociación para la Investigación y la Iluminación, popularmente conocido como ARE, donde se preserva el impresionante legado de Edgar Cayce. Actualmente funciona en Virginia Beach. Cortesía: edgarcayce.org

Cuando Edgar Cayce cumplió cuatro años, y mientras se encontraba cabalgando con Thomas fue testigo de su muerte tras ser despedido de su caballo. Tras aquel accidente fatal la familia Cayce decidió trasladarse con su abuela ahora viuda, propietaria de una enorme casa. Allí creció Edgar, y una nueva etapa dio inicio. El carácter del muchacho llamaba la atención, ya que parecía disfrutar de los adultos, evitando los niños de su edad. Serio y adusto, y preocupado por temas que nadie entendía, Edgar intrigaba a los suyos.

LECTURA RECOMENDADA: Erich von Däniken “El Villano de los Dioses”

Para entonces sus diálogos incomprensibles solían tener a Egipto como asunto recurrente, para consternación de su padre, y de su círculo íntimo, quiénes solían referirle:

“Es evidente que no le gustan las canicas ni ningún otro juego —comentó un hombre—. Mis muchachos se la pasan gritando y metiéndose en problemas todo el día. El único momento en que se quedan quietos es cuando tu Edgar los reúne para contarles historias sobre lugares como Egipto y otras cosas que seguramente ha inventado. Lo he escuchado un par de veces y, válgame Dios, cuenta las cosas de un modo tan real que uno creería que ha estado ahí y las ha visto él mismo”.

Thomas Sugrue escribió una de las mejores biografías sobre el vidente norteamericano, que en castellano se publicó como El Río de mi Vida. La Historia de Edgar Cayce

Thomas Sugrue escribió una de las mejores biografías sobre el vidente norteamericano, que en castellano se publicó como El Río de mi Vida. La Historia de Edgar Cayce. Cortesía: Google Books

Cuando se interrogaba a Edgar, que además aún no sabía leer, acerca de estos intereses clamaba la asistencia de amigos invisibles, niños y niñas que iban a buscarlo. Otra presencia recurrente en su vida era el espíritu de su abuelo, quién también lo rondaba. Su madre y abuela asentían en silencio, así como otros miembros de su familia, quiénes alentaban su evolución en el mundo de lo oculto. Todo era obra de Dios, no había porque temer. Edgar estaba destinado. Tiempo después comenzó a interesarse en la Biblia, instruido por un viejo predicador, y seguido luego por una educadora mormona. Aquello resultó en una revelación, y el mundo de Edgar adquirió un real propósito. Sin embargo, cuando inició su etapa escolar le costó adaptarse, y fue tenido como niño problemático. Incapaz de adaptarse a la rigurosa disciplina de estudios, Edgar empezó a fallar. No lograba concentrarse, y tampoco deletrear. Su mente deambulaba en clase, soñaba despierto. Tal eran los reclamos de conducta sobre su actitud en el aula. Un día luego de asistir a un sermón religioso Edgar se sintió muy movilizado, y se dirigió a un bosque para así orar. Durante sus rezos, pidió poder sanar a los enfermos. Llegada la medianoche y recostado ya en su cuarto, Edgar fue aturdido por una visión asombrosa.

Retrato de Edgar Cayce en so oficina donde practicaba sus famosas lecturas

Retrato de Edgar Cayce en so oficina donde practicaba sus famosas lecturas. Cortesía: edgarcayce.org

Según narra Joseph Millard en Edgar Cayce: Hombre de Milagros:

“Algo después de medianoche, se dio cuenta de que su habitación se encontraba inundada de un extraño resplandor, más brillante que la luz del plenilunio. Se sentó de repente y vio una figura que se alzaba al pie de su cama. Era una mujer, y en un primer momento pensó que era su madre. Edgar comenzó a hablar y la figura pareció desvanecerse”.

Edgar Cayce logró impactar al mundo con sus profecías

Edgar Cayce logró impactar al mundo con sus profecías. Cortesía: enigmaplus.cz

La dama de blanco portaba alas, aunque Edgar Cayce renegaría de esta descripción. Al parecer aquella aparición lo incitó a ayudar a los enfermos y afligidos. Luego de estos eventos el retraído Edgar a quién su padre creía algo torpe por sus problemas de aprendizaje, logró superar cualquier impedimento. La táctica consistía en dormir, y una vez despierto recordar cualquier lección o libro leído. Al parecer la voz de una mujer le susurró al oído: “¿Por qué luchas tanto? Tienes nuestra promesa. Duerme unos minutos y danos la oportunidad de ayudarte”.

LECTURA RECOMENDADA: Matest M. Agrest: Pionero de la Teoría de los “Antiguos Astronautas” y el Paleocontacto

Luego de este nuevo contacto Edgar, pudo recordar cualquier texto con tan sólo leerlo una vez.  A partir de allí pasó a convertirse en una sensación, maravillando a su progenitor que, por primera vez, sintió orgullo del muchacho.

Mientras sus dificultades escolares iban siendo superadas, un incidente puso a Cayce en la pista de su futuro. Sucedió al recibir un golpe de pelota en la columna, que lo hizo padecer trastornos de personalidad. Ante la preocupación de su familia Cayce, instó a su madre le preparara una cataplasma para poner sobre su cabeza. Aquello funcionó. Sin saberlo Cayce, había hecho uso de la olvidada medicina holística. Luego de este episodio Cayce mostró signos de comportamiento disfuncional, como si la experiencia lo hubiera afectado, y una lucha interna dominara ahora su vida. Esta contradicción nunca lo abandonaría. Ansiaba la normalidad, y odiaba sentirse diferente. Cuando su etapa escolar acabó, Edgar ingresó a trabajar a una granja familiar, en tareas que disfrutaba. Las aves buscaban su compañía, y él estaba seguro de entender su lenguaje. Sin embargo, esa extraña vinculación no impidió su dedicación a la caza. Era como si desafiara ese algo que lo llamaba, y aún no entendía. Poco antes de fallecer su abuela Sara, a quién Edgar consideraba su mejor amiga le dijo:

“Edgar, tú eres diferente de otros muchachos en modos extraños, modos que yo misma no comprendo bien. Tú tienes dones que no se dan fácilmente. Por un lado, tienes la visión del más allá. Son muy pocos los que podrían ver al abuelo o a esos pequeños compañeros de juego sobre los que me solías comentar de tus pláticas con ellos. Desconozco el propósito de esos dones, y también tú lo desconoces por ahora, pero puedes estar seguro de que existe. Dios no brinda tales cosas sin ton ni son. No abuses de tus dones ni los trates a la ligera. Trata de encontrar su propósito dentro de ti en la oración”.

El Morador de dos Mundos

“Por ejemplo, en Cayce encontramos el típico chamánico: temas de una enfermedad iniciática, habilidades hereditarias, tutela de guías espirituales, trances y visiones de éxtasis, y viajes narrados al mundo de los espíritus en busca de conocimiento sanador y / o asesoramiento personal. A riesgo de aventurarse en el reino de la psicología, parece que cuando las personas viven en relativo aislamiento durante períodos prolongados, especialmente en un entorno natural, los pensamientos y los impulsos dragados desde las misteriosas profundidades del inconsciente a menudo encuentran expresión en formas poderosas”. El Secreto de Edgar Cayce.

Edgar Cayce siguió sumergido en su trabajo de granja, mientras su familia se mudaba a la ciudad. Le horrorizaba perder su libertad. Pero para él existían otros planes. El mismo día que se cumplía el primer aniversario del fallecimiento de su querida abuela Sara, una presencia volvió a perturbarlo. Era la voz de una mujer ya conocida, que le pidió a Edgar, abandonara el campo y se reuniera con su madre en la ciudad. Decidió obedecer la voz. Su familia lo recibió con los brazos abiertos, pero la incertidumbre laboral comenzó acusarlo. A pesar de sus temores, Edgar logró insertarse en una librería donde halló refugio.

Gladys Davis Turner fue la secretaria de Edgar Cayce, y quién taquigrafió y luego compiló durante décadas, todas sus lecturas

Gladys Davis Turner fue la secretaria de Edgar Cayce, y quién taquigrafió y luego compiló durante décadas, todas sus lecturas. Cortesía: enigmaplus.cz

Sin embargo, su división interna seguía en aumento, a Edgar le costaba ser feliz. Parecía nunca encajar, y su vida social se encontraba resentida. Nuevamente sucedió un incidente extraño, que luego volvería a repetirse, señalando algo sobrenatural. Una discusión con su irascible padre, hizo saltar las alarmas. Poco después tuvo lugar un incendio en su hogar familiar, donde el foco se centró en el sillón donde Edgar descansaba. La casa no sufrió ningún daño, y Edgar tampoco. ¿Un caso de combustión espontánea producto de sus poderes reprimidos? Se interroga esta escritora.

Poco después Edgar se topó con la futura madre de sus hijos, Gertrude Evans. Fue amor a primera vista, y está vez correspondido.  Pronto sonaron campanas de boda. Mientras tanto su trabajo en la librería no satisfacía sus necesidades, ante el magro sueldo, Edgar optó por renunciar. Consiguió posicionarse en otro empleo, y un tiempo de prosperidad económica empezó a rodearlo. El dinero se convirtió en una obsesión, y su vida anterior entró en un tránsito distinto. Muy atrás quedaba la figura de aspirante a sanador. Edgar buscaba deshacerse de esa antigua imagen, pero no le iba a ser fácil. Nuevamente un incidente alteró el hechizo negador. Una afonía empezó a molestarlo, quitándole prácticamente el habla. Nada lograba aliviar su mal, y Cayce pensó su normalidad vocal nunca se estabilizaría. Se sentía atormentado, vencido, con sus sueños idos. Buscó ayuda en la medicina tradicional, pero su problema siguió latente. Luego surgió la hipnosis como terapia salvadora, muy de moda en esos días. Dos terapeutas se dieron por vencidos, ya que parecía nadie podía traspasar un tercer estadio de su mente, que exigía sumergir al afligido paciente, en un sueño muy profundo.

Un tercer hipnotista decidió ayudarlo llamado Al Layne, compañero de trabajo de su hermana Annie, y antiguo aspirante a médico. Edgar acepto ser tratado por el inexperto Layne, y entonces se produjo el milagro. Layne condujo a Cayce hacia un trance profundo. En medio de la tenebrosa sesión, una voz conocida comenzó a escucharse. Se trataba del propio Cayce, quién ante la sugerencia de Layne sobre cómo lograr la cura, éste respondió:

“Sí, podemos ver el cuerpo. El problema que vemos es una parálisis parcial de las cuerdas vocales, debido a la tensión nerviosa. Para curar esta afección, solo se necesita darle una sugestión al cuerpo, para que aumente la circulación sanguínea en el área afectada por un breve período de tiempo”.

De pronto los presentes quedaron atónitos cuando la garganta de Cayce comenzó a cambiar de color, como si alguien la estuviera masajeando. En unos minutos su voz surgió límpida y cristalina. El infierno había finalizado, y Edgar volvió a tener fe. En paralelo sus poderes tanto tiempo en las sombras salieron a la luz, y ya nadie dudó.

A partir de allí Cayce decidió emplear su don para ayudar a otros, brindando su asistencia a los más necesitados, no solo para curar todo tipo de dolencias recitando en trance preparados de yerbas naturales, sino como un intermediario del más allá, cruzando incluso las fronteras del tiempo. Aquellas visiones se convirtieron en “lecturas de vida”, donde Cayce parecía escanear como un láser a sus consultantes, revelando anteriores encarnaciones. El clarividente creía, allí estaba la raíz de sus males actuales, y que había que purgar. Era un médico del alma.

Ante la intriga que sus métodos tan poco ortodoxos despertaban, Cayce desafiaba a sus detractores denunciando la existencia de una zona “X”, llamada Registros Akáshicos, nada menos que el enigma del quinto elemento, Éter. Bajo esta nueva luz, las memorias pasadas, y esencia material no pueden extinguirse, son de naturaleza inmortal, y dadas ciertas circunstancias, pueden visualizarse como material de ayuda. Debido a su alta capacidad espiritual, Cayce, accedía a sus registros para así contemplar la prohibida Biblioteca Cósmica. Mientras Cayce navegaba dentro de aquel mar invisible, visiones sobre un continente perdido comenzaron a emerger. Veamos.

Edgar Cayce una vida marcada por la extrañeza

Edgar Cayce una vida marcada por la extrañeza. Cortesía: prints-online.com

El Profeta Durmiente, y la Atlántida

“¿Qué tienen de especial las lecturas sobre la Atlántida? Como todas las lecturas vitales, se realizaron para ayudar a ciertas personas a comprender y a dar respuestas a las preguntas y a los problemas que pudieran tener en sus vidas actuales. En el caso de las personas que tenían encarnaciones pasadas en la Atlántida, los problemas tienen un interés especial, tanto para las propias personas como para el mundo en general. Según Cayce, muchas personas que vivían en la Atlántida eran individuos activos, influyentes y capacitados. Estos atlantes se están encarnando de nuevo en el mundo de hoy. Como su influencia sobre la civilización mundial era tan grande en el pasado, es probable que puedan volver a influir de nuevo sobre los sucesos mundial”. Cayce, Edgar Evans; Cayce Schwarzert, Gail; Richards, Douglas G. Misterios de la Atlántida. Madrid: EDAF, 1993.

Fue en 1923 cuando Edgar Cayce comenzó a mencionar en sus sesiones, el nombre de Atlántida. Aquellas visiones se entenderían por un período de 21 años, finalizando las mismas en 1944 poco antes de su muerte. Contabilizan 700 lecturas, actualmente conservadas por la Asociación para la Investigación y la Iluminación (ARE), que Cayce fundara en 1931. Según describe el afamado vidente, Atlántida existió en un período donde los grandes saurios aún habitaban la Tierra. Allí se habría desarrollado una civilización altamente avanzada, que vivía en conflicto permanente, disputando su liderazgo por dos bandos en eterna pugna, Los Hijos de la Ley de Uno, versus Los Hijos de Belial. Trataba no sólo de una lucha de poder, sino también de profundas diferencias raciales, problemas que nunca pudieron ser conciliados.

Según escribe Hugh Lynn Cayce, hijo de Edgar:

“En una época muy temprana de la historia de la Atlántida, surgieron dos bandos que estaban profundamente divididos por la cuestión de cómo tratar a aquellas almas que se habían complicado tanto con la materia. Las lecturas acuñaron los términos «hijos de la ley del uno» e «hijos de Belial». Los hijos de la ley del uno eran los que creían que el alma era un don de Dios, y aspiraban a mantener pura la raza, libre de características y de apéndices animales. Querían ayudar a los que estaban complicados profundamente en el mundo físico; ayudarles a recuperar sus puestos como criaturas de Dios. Los hijos de Belial eran los que no tenían principios ni moral, y creían en la satisfacción de los sentidos sin respeto a los demás. Despreciaban a las almas complicadas como a ‘cosas’ a las que se debía tratar como a esclavos o como a máquinas”.

Este conflicto derivó en guerras interminables, que finalmente hicieron sucumbir Atlántida. Al parecer estas almas disputadas, portaban apéndices animales en su composición resultado de una cruza prohibida entre especies. Cayce describe criaturas con pelos largos, escamas, pezuñas, aletas, plumas, etc., verdadera fauna primitiva, y donde además coexistían enanos y gigantes.

Atlántida

Atlántida

Otra lectura ahonda en estos antiguos prototipos humanos:

“Estos adquirieron muchos tamaños en cuanto a la estatura, desde lo que se puede llamar el enano hasta los Gigantes, porque había Gigantes en la Tierra en esos días, hombres tan altos como (lo que se llamaría hoy) de diez a doce pies de estatura (3 a 3.65 metros) y bien proporcionado en todas partes”.

Un punto desconcertante, es la avanzada tecnología utilizada por los atlantes rozando casi la ciencia ficción, como se desprende de una lectura remitida por Cayce en 1930.

“En la Atlántida, antes que surgieran las primeras fuerzas destructivas, la entidad construyó aquellas que servían para transportar aquellas máquinas de destrucción que navegaban tanto por el aire como bajo el agua”.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Cayce alude a la existencia de diferentes fuentes de energías, empleadas no sólo para la comunicación local (radioactividad), sino también mediante el empleo de cristales. Este último medio permitía la regeneración celular, su uso como símbolo espiritual, y conexión estelar.

Después que la Atlántida desapareciera, sus migraciones partieron a diferentes puntos del planeta, abarcando África, Asia y, América como puntos importantes. Egipto, sin embargo, bajo el escrutinio de Cayce aparece como sitio relevante dentro de la historia atlante. Pues en esas tierras se habrían ocultado archivos de su historia, y que Cayce clamó,  algún día serían descubiertos, ocultos, bajo la enigmática Esfinge. Otra predicción ocurrió en 1940, cuando Cayce enunció, restos de Atlántida, y que el vidente señaló como Poseida, resurgirian a finales de la década de los sesenta. En 1968, dos pilotos privados mientras volaban sobre la Isla de Bimini, Bahamas, América Central, localizaron restos de una misteriosa carretera de piedra. ¿Vestigios perdidos de la Atlántida? Hasta Aquí.

Conclusión

Edgar Cayce sin dudas uno de los videntes más enigmáticos de su era. Su trabajo deja como legado más de 14.000 lecturas, que siguen siendo materia de estudio en la actualidad. Este artículo es un intento por abordar los años claves de Cayce, que gravitaron en su posterior formación. Su leyenda sigue viva. Continuará.

Bibliografía

Artículos:

  • Alonso, Margarita. La Extraordinaria vida de Edgar Cayce. En: Revista Más Allá, pág.38-46, nº 19, set.1990.

Libros:

  • Cayce, Edgar Evans. Edgar Cayce y la Atlántida. México: Diana, 1983.
  • Cayce, Edgar Evans; Cayce Schwarzert, Gail; Richards, Douglas G. Misterios de la Atlántida. Madrid: EDAF, 1993.
  • Millard, Joseph. Edgar Cayce: Hombre de Milagros. USA: A. R. E. Press, 2007.
  • Sugrue, Thomas. El Río de mi Vida. La Historia de Edgar Cayce. Madrid: Neo Person, 2004.

Sitios web:

  • All That Interesting
    Serena, Katie. Por qué algunos piensan que Bimini Road es una carretera perdida hacia la Atlántida.
    https://allthatsinteresting.com/bimini-road
  • Ancient Origins
    Vieira, Jim. Edgar Cayce, gigantes de seis dedos y los dioses de la creación sobrenatural de la Atlántida: Parte 1.
    https://www.ancient-origins.es/mitos-leyendas-americas/creacion-atlantida-006698
  • Daily Telegraph
    Donnelly, Marea. La visión de 1939 del curandero psíquico Edgar Cayce fue una terrible advertencia para la actualidad.
    https://www.dailytelegraph.com.au/news/psychic-healer-edgar-cayces-1939-vision-was-a-dire-warning-for-today/news-story/1ae9be64925bfe33f085274c27c7fe7f?amp&nk=5b60201382a9747695dfb57239e7a267-1641487267
  • El Consciente
    Edgar Cayce – el profeta durmiente – Parte I.
    https://www.google.com/amp/s/elserconciente.wordpress.com/2011/01/28/edgar-cayce-el-profeta-durmiente-parte-i/amp/
    Edgar Cayce – el profeta durmiente – Parte II.
    https://elserconciente.wordpress.com/2011/01/28/edgar-cayce-el-profeta-durmiente-parte-ii/
  • El Mentidero de Mielost
    Mielost, Chris. Profetas y Visionarios. Edgar Cayce, El Profeta Durmiente.
    https://www.google.com/amp/s/elmentiderodemielost.wordpress.com/2011/10/23/profetas-y-visionarios-edgar-cayce-el-profeta-durmiente/amp/
  • Global Akasha
    Neil. Edgar Cayce y los Registros Akáshicos.
    https://globalakasha.com/edgar-cayce-and-the-akashic-records/
  • Karma Yoga Shop
    Edgar Cayce, la piedra azul y la caída de la Atlántida.
    https://bloges.karma-yoga-shop.com/edgar-cayce-piedra-azul-caida-atlantida/
  • La Verdad
    El médium estadounidense y la librería perdida de la Atlántida en Yucatán.
    https://www.google.com/amp/s/laverdadnoticias.com/amp/yucatan/El-medium-estadounidense-y-la-libreria-perdida-de-la-Atlantida-en-Yucatan-20200920-0106.html
  • Pdf Coffee
    Clayton, Robert F. Edgar Cayce. Cronología.
    https://pdfcoffee.com/cayce-edgar-cronologia-pdf-free.html
    Clayton, Robert F. El Secreto de Edgar Cayce.
    https://pdfcoffee.com/el-secreto-de-edgar-cayce-pdf-free.html
  • Reptiliano
    Alineaciones Fibonacci de la Pirámide de las Azores y en la Ciudad Sumergida de Poseida I.
    http://losreptiliano.blogspot.com/2018/11/alineaciones-fibonacci-de-la-piramide.html?m=1
    Alineaciones Fibonacci de la Pirámide de las Azores y en la Ciudad Sumergida de Poseida (y II)
    http://losreptiliano.blogspot.com/2018/11/alineaciones-fibonacci-de-la-piramide_14.html?m=1
    Análisis de…”La Atlántida y Lemuria que hacía Edgar Cayce” (I)
    http://losreptiliano.blogspot.com/2018/11/analisis-dela-atlantida-y-lemuria-que.html?m=1
    Análisis de…”La Atlántida y Lemuria que hacía Edgar Cayce” (II) )http://losreptiliano.blogspot.com/2018/11/analisis-dela-atlantida-y-lemuria-que_16.html?m=1
    El Tesoro de la Atlántida que está bajo la Esfinge será Desvelado por un Cataclismo.
    http://losreptiliano.blogspot.com/2018/07/el-tesoro-de-la-atlantida-que-esta-bajo.html?m=1
  • Revista Duda
    Moller, Erwin. Las predicciones de Edgar Cayce sobre la Atlántida.
    http://revisteriaponchito.com/duda/655/
  • Road side América
    Edgar Cayce y los hombrecitos verdes.
    https://www.roadsideamerica.com/story/17215

Artículo escrito por: Débora Goldstern, colaboradora de CodigoOculto.com

Gracias por leernos. Te invitamos a seguirnos en nuestra Página de Facebook, para estar al tanto de todas las noticias que publicamos a diario. También puedes unirte a nuestra comunidad en Telegram.

Te recomendamos leer:

Débora Goldstern

Débora Goldstern

Autor

Bibliotecaria de Profesión, natural de Buenos Aires, Argentina. Presta servicios en la Universidad Abierta Interamericana desde hace 16 años. Además es escritora e investigadora, dedicándose al estudio de las civilizaciones andinas desaparecidas por más de 20 años. Ha participado como consultora de la revista Ufo Brasil, ha sido expositora en diversos congresos y es regularmente convocada por programas de radio, tv, documentales, films y canales de Internet. Ha publicado dos libros: «Secretos subterráneos de los mundos olvidados - Cueva de los Tayos» y «Tierra Hueca». Débora es colabora permanente en CodigoOculto.com desde Diciembre de 2018.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Síguenos y únete en nuestras redes sociales

Síguenos en Telegram

Conócenos

Código oculto

La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes. Leer más

SUSCRÍBETE (ES GRATIS)

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Obras registradas

Safe Creative #1803242717113

Sitios recomendados

Exploración OVNI
UFO Spain Magazine
Ahora:
Total:

¡DALE AL PLAY! ▶

También te podría interesar…

¿Y si el Universo se hubiera creado el jueves pasado?

¿Y si el Universo se hubiera creado el jueves pasado?

La cuestión sobre el momento del comienzo de la existencia del universo tal y como lo conocemos lleva varios años enfrentado a sectores como el de la ciencia y la religión. Algunas vertientes prefieren cernirse a los cálculos que extrapolarían de las sagradas...