Científicos afirman haber hallado el “Punto de Dios” o “Red de Espiritualidad” en el cerebro
Publicado el 28 Ago 2021
© Imagen: tendencias21

¿Qué es lo que nos hace humanos? Una compleja pregunta, pero que contiene una o más respuestas en los recónditos pasajes del cerebro, algunos inexplorados hasta ahora. Investigadores han buscado durante muchos años la Red de Espiritualidad o también llamado el «Punto de Dios», y recientemente un equipo de científico afirma que podrían haberlo encontrado.

La búsqueda del «Punto de Dios» ha sido duradera e incluso se dijo que «no existía». Los primeros candidatos, como los lóbulos temporal o parietal, nunca funcionaron. Y las diferencias en cómo los investigadores definen la espiritualidad también han complicado las cosas, porque las diferentes áreas del cerebro se iluminan cuando usamos el razonamiento moral frente a cuando experimentamos asombro. Pero lo que ha quedado claro es que más del 80% de los seres humanos en todo el mundo informan ser espirituales o religiosos.

Buscando el “Punto de Dios”

Buscando el "Punto de Dios"

(Public domain)

Ahora, un grupo de investigadores ha utilizado un método conocido como «mapeo de la red de lesiones» para encontrar el hogar de la espiritualidad en el cerebro. En su estudio, publicado en Biological Psychiatry, los investigadores informan que han localizado un circuito cerebral específico para la espiritualidad, que se encuentra en la sustancia gris periacueductal (SGPA).

Solo el tiempo dirá si ese hallazgo es cierto o sigue el camino de otros posibles candidatos a ser un punto de dios. Pero vale la pena estudiar la espiritualidad, que puede definirse ampliamente como un sentido de conexión con algo más grande que uno mismo. Muchos de los componentes asociados con la espiritualidad, a saber, conexión, asombro, empatía, altruismo y compasión, también están sólidamente asociados con la felicidad en la investigación.

El circuito espiritual del cerebro

Para este estudio, los investigadores utilizaron una técnica que tiene una larga historia en neurociencia, que a saber, utiliza la ubicación de las lesiones en el cerebro para averiguar qué hacen ciertas áreas.

Utilizaron un conjunto de datos previamente publicado que incluyó a 88 pacientes neuroquirúrgicos con lesiones en una variedad de lugares diferentes en sus cerebros a quienes se les extirparían los tumores quirúrgicamente. Compararon sus resultados con otro conjunto de datos de más de 100 pacientes que experimentaron un traumatismo craneoencefálico penetrante durante el combate en la Guerra de Vietnam. Estos son dos conjuntos de datos muy diferentes, que reflejan los desafíos de realizar este tipo de investigación.

Los pacientes quirúrgicos fueron encuestados sobre la aceptación espiritual en contraste con la religiosidad, con preguntas como «¿Te consideras una persona religiosa?» antes y después de sus cirugías.

Antes y después de sus neurocirugías para extirpar tumores cerebrales, 30 de los 88 pacientes mostraron una disminución en la creencia espiritual autoinformada, 29 mostraron un aumento y 29 no mostraron ningún cambio. Los investigadores mapearon esta espiritualidad autoinformada en un circuito cerebral particular en el SGPA.

El cerebro espiritual, tal como lo visualizó el autor del estudio Michael Ferguson

El cerebro espiritual, tal como lo visualizó el autor del estudio Michael Ferguson. Crédito: Michael Ferguson

Espiritualidad y religiosidad

De particular interés, los investigadores encontraron nodos positivos y negativos en el circuito SGPA. En otras palabras, las creencias espirituales de una persona aumentaron o disminuyeron dependiendo de qué nodo fue interrumpido por su lesión cerebral. Los investigadores informaron que tanto los resultados del conjunto de datos de la guerra de Vietnam como los informes de casos de pacientes que se volvieron hiperreligiosos cuando tenían lesiones que afectaban los «nodos negativos» del circuito propuesto respaldaban sus hallazgos.

El SGPA es un lugar interesante para un circuito de espiritualidad, ya que previamente se le ha asociado a una amplia gama de funciones: condicionamiento del miedo, modulación del dolor, conductas altruistas y amor incondicional.

RELACIONADO: El cerebro humano tiene extrañas similitudes con el universo, dicen científicos

Michael Ferguson, PhD, investigador principal del Center for Brain Circuit Therapeutics de Brigham, dijo en un comunicado:

“Nuestros resultados sugieren que la espiritualidad y la religiosidad están arraigadas en dinámicas neurobiológicas fundamentales y profundamente entrelazadas en nuestro tejido neurológico. Nos sorprendió descubrir que este circuito cerebral para la espiritualidad se centra en una de las estructuras cerebrales más conservadas evolutivamente”.

El valor de la espiritualidad

Espiritualidad y religiosidad

(Public domain)

El argumento de que la religión y / o la espiritualidad tienen valor evolutivo ya se ha hecho antes.

Jordan Grafman, profesor del US National Institute of Neurological Disorders and Stroke dijo en 2009 en un artículo:

“Las creencias y el comportamiento religiosos son un sello distintivo de la vida humana, sin un equivalente animal aceptado, y se encuentran en todas las culturas. Nuestros resultados son únicos al demostrar que los componentes específicos de las creencias religiosas están mediados por redes cerebrales bien conocidas, y apoyan las teorías psicológicas contemporáneas que fundamentan las creencias religiosas dentro de las funciones cognitivas evolutivas y adaptativas”.

Las teorías sobre por qué la espiritualidad puede tener un valor evolutivo tienden a clasificarse en un par de categorías. Primero, que las creencias religiosas reconfortan a quienes atraviesan dificultades, quizás permitiéndoles sobrevivir cuando otros se desesperan. En segundo lugar, que la espiritualidad en general y la religiosidad en particular es una consecuencia de la función principal de nuestro cerebro: crear significado. Cuando el significado no está claro, el cerebro crea una narrativa.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Pero para aquellos que se consideran espirituales, tales argumentos sugieren que sus experiencias son menos que auténticas o simplemente irrelevantes. Los beneficios para la felicidad y el bienestar de experimentar asombro o un profundo sentido de conexión compasiva con una humanidad más grande están bien documentados.

Y dadas las profundas tensiones en nuestras comunidades y en el mundo en este momento, un recordatorio de que los humanos están programados para la conexión es bienvenido.

Los hallazgos de la investigación han sido publicados en Biological Psychiatry.

 

Fuente: forbes
Redacción CODIGO OCULTO

Redacción CODIGO OCULTO

Autor

La verdad es más fascinante que la ficción.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos y únete en nuestras redes sociales

Síguenos en Telegram

Conócenos

Código oculto

La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes. Leer más

SUSCRÍBETE (ES GRATIS)

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Obras registradas

Safe Creative #1803242717113

Sitios recomendados

Exploración OVNI
UFO Spain Magazine
Ahora:
Total:

También te podría interesar…