Una “grieta” se ha abierto en el campo magnético de la Tierra y las erupciones solares podrían atravesarlo
Publicado el 21 Dic 2022
© Imagen: ESA / Swarm

En el campo magnético de la Tierra se ha formado una grieta, y las erupciones solares podrían atravesarlo.

Unas misteriosas ondas de choque enviadas desde el Sol han abierto una grieta en el campo magnético de la Tierra, según informa Live Science. La inesperada onda de choque acompañó a una ráfaga de viento solar que rozó la atmósfera terrestre recientemente.

Los vientos solares son corrientes de partículas altamente cargadas liberadas por la atmósfera superior del Sol, que a menudo acompañan a un intenso estallido de energía magnética. A medida que el Sol experimenta cambios durante su ciclo solar de 11 años, el flujo magnético aumenta en determinadas zonas, lo que inhibe el proceso de convección. Como resultado, la temperatura de la superficie se reduce considerablemente y la zona aparece más oscura cuando se observa desde la Tierra. Los científicos lo denominan mancha solar.

Las energías atrapadas en una mancha solar pueden liberarse en una erupción intensa que se denomina llamarada solar. Cuando la erupción consiste únicamente en radiación, se denomina erupción solar. También puede consistir en partículas cargadas procedentes de la superficie solar, lo que se conoce como eyección de masa coronal (CME, por sus siglas en inglés). Cuando éstas se desplazan hacia el exterior del Sol, se denominan vientos solares y son responsables de la meteorología espacial.

Zumbido de la mancha solar AR3165

Desde hace siglos, los científicos observan el Sol para predecir la meteorología espacial y las manchas solares son un importante indicador de la intensidad de la actividad. A medida que el Sol se aproxima al pico de su ciclo solar de 11 años, se ha observado que el número de manchas solares aumenta tanto en número como en actividad.

Una eyección de masa coronal gigante estalla desde el sol hacia Venus el 5 de septiembre de 2022

Una eyección de masa coronal gigante estalla desde el sol hacia Venus el 5 de septiembre de 2022. Crédito: NASA / STEREO

El próximo pico del ciclo solar se espera para 2025 y la actividad ha aumentado en los últimos meses. La semana pasada, la mancha solar AR3165 emitió ocho llamaradas solares, cada una perteneciente a la Clase M, una categorización de intensidad media de las llamaradas solares. Cualquier aumento de intensidad podría haber dado lugar a que las llamaradas se clasificaran como de clase X, la mayor intensidad conocida por el hombre.

Los habitantes de nuestro planeta están protegidos de los efectos nocivos de los vientos solares por el manto de atmósfera que lo rodea. Sin embargo, las partículas altamente energizadas interactúan con las moléculas de la atmósfera terrestre, comprimiendo el campo magnético de la Tierra. Esto se denomina tormenta geomagnética.

Los científicos sospechan que las partículas altamente energizadas procedentes de las CME liberadas por la mancha solar AR3165 agrietaron la magnetosfera de la Tierra, lo que nos sitúa en el extremo receptor del material solar.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

¿Hasta qué punto puede ser grave?

Las partículas de las CME son lo bastante potentes como para perturbar los satélites y provocar apagones de radio al interferir con las señales de la atmósfera. Según la intensidad de estas partículas, las tormentas geomagnéticas se clasifican en las clases G1 a G5. La mayoría de las tormentas geomagnéticas experimentadas en el planeta pertenecen a la G1, la más débil de las clasificaciones.

Representación artística del satélite IMAGE de NASA volando a través de una “grieta” en el campo magnético de la Tierra. Crédito: NASA

Representación artística del satélite IMAGE de NASA volando a través de una “grieta” en el campo magnético de la Tierra

A medida que aumente la actividad solar, se espera que también aumente la intensidad de las erupciones solares y las CME, lo que dará lugar a tormentas geomagnéticas más fuertes. A mayores intensidades, una tormenta geomagnética puede causar interrupciones en las infraestructuras energéticas y colapsar las redes eléctricas.

El mundo en que vivimos hoy depende en gran medida de los satélites y de un suministro continuo de electricidad. Una fuerte tormenta geomagnética podría provocar pérdidas de billones de dólares al dejar de funcionar los satélites e interrumpirse el suministro eléctrico.

El mayor suceso de este tipo ocurrió en 1859, el llamado evento Carrington, en el que los sistemas telegráficos de todo el mundo dejaron de funcionar. Las tormentas geomagnéticas de menor intensidad producen hermosas auroras que podemos admirar en el cielo nocturno.

Gracias por leernos. Te invitamos a seguirnos en nuestra Fan Page, para estar al tanto de todas las noticias que publicamos a diario. También puedes visitarnos directamente AQUÍ. O puedes unirte a nuestro Grupo Oficial, y a nuestra comunidad en Telegram.

Te recomendamos leer:

Fuente: interestingengineering.com
Redacción CODIGO OCULTO

Redacción CODIGO OCULTO

Autor

La verdad es más fascinante que la ficción.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos y únete en nuestras redes sociales

Síguenos en Telegram

Conócenos

Código oculto

La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes. Leer más

SUSCRÍBETE (ES GRATIS)

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Obras registradas

Safe Creative #1803242717113

Sitios recomendados

Exploración OVNI
UFO Spain Magazine
Ahora:
Total:

También te podría interesar…