Microplásticos están lloviendo sobre habitantes de las ciudades confirman recientes investigaciones que indican a Reino Unido como la peor contaminada.

Hasta ahora se desconocen realmente los impactos en la salud causados por respirar o ingerir las diminutas partículas de plástico; sin embargo los investigadores indican es urgente investigar más.

Aunque solo se han realizado estudios en 4 ciudades, todas tenían contaminación por microplásticos en el aire. Ahora, los científicos se atreven a decir que todas las ciudades del mundo estarían contaminadas, debido a que las partículas de plástico generadas por la ropa o envases están en todas partes.

De acuerdo a recientes investigaciones, todo el planeta parece estar contaminado por microplásticos. Se han hallado partículas en todas partes: en la nieve del Ártico, en las montañas, en ríos e incluso en las profundidades del océano.

Además, otra investigación descubrió que las partículas plásticas pueden volar por el aire y llegar a diversos lugares en el mundo.

Los fragmentos microscópicos de plástico (o microplásticos) son piezas de plástico de menos de 5 mm de diámetro y son un contaminante marino global. Crédito: Current Biology, Wright et al.

Londres: la peor contaminación por microplásticos

Los científicos quedaron sorprendidos al notar el nivel de contaminación de microplásticos en el aire de Londres.

Stephanie Wright, científica del Kings College London, y autora principal de la investigación, dijo en un comunicado:

Encontramos una gran abundancia de microplásticos, mucho más alta de lo que se informó anteriormente. Pero en cualquier ciudad del mundo ocurrirá algo similar.

Me parece preocupante, es por eso que estoy trabajando en ello. La mayor preocupación es que realmente no sabemos mucho en absoluto. Quiero saber si es seguro o no”.

Las cifras indican que aproximadamente se producen 335 millones de toneladas de plástico cada año, y mucho de ello se filtra al medio ambiente.

Los microplásticos ingresan a las vías fluviales a través de una variedad de medios y terminan suspendidos en el líquido. Se pueden transportar largas distancias tanto en agua como por aire, llevándolos a los rincones más remotos del mundo. Crédito: DailyMail

Una investigación publicada en la revista Environment International, recolectó microplásticos que cayeron en el techo de un edificio de nueve pisos en el centro de Londres.

En las ocho muestras se hallaron tasas de 575 a 1.008 piezas por metro cuadrado por día, y se identificaron 15 variedades de plástico.

La mayoría de los microplásticos eran fibras de acrílico, posiblemente provenientes de ropa. El 8 por ciento eran partículas, compuestas principalmente de poliestireno y polietileno, presentes mayormente en las bolsas de plástico.

La cantidad recolectada de microplásticos en Londres ha superado en 20 veces a China, es siete ves mayor que en París, Francia y tres veces superior a Hamburgo, Alemania.

Peligro potencial para la salud

La mayoría de partículas microplásticas recolectadas en Londres medían entre 0.002 mm y 0.5 mm, tamaño suficiente como para ingresar por las vías respiratorias y tragarlas con la saliva sin percatarnos.

Las partículas de menor tamaño pueden incluso ingresar a los pulmones y al torrente sanguíneo representando un peligro potencial para la salud.

Las muestras de agua de lluvia recolectadas en Colorado y analizadas bajo un microscopio contenían un arco iris de fibras plásticas. Crédito: USGS

Es sabido que los daños a la salud por partículas contaminantes son severos. Una investigación en 2019 determinó que la contaminación del aire podría estar ocasionando daños a los todos órganos y todas las células del cuerpo humano.

Sin embargo, hasta ahora se desconoce el impacto en la salud de inhalar microplásticos por medio del aire o por consumirlas en el agua o alimentos. Un estudio confirmó que las personas consumen aproximadamente 50.000 partículas de microplásticos por año.

Además, los microplásticos pueden llevar consigo químicos tóxicos o microbios dañinos. Ya se han encontrado problemas causados por partículas en animales marinos.

El investigador Gregory Wetherbee encontró fibras plásticas microscópicas multicolores en muestras de agua de lluvia. Crédito: USGS

En 1998 se publicó una evaluación de microplásticos y su impacto en pulmones humanos. Se encontraron fibras de plástico presentes en pulmones afectados por cáncer.

Steve Allen, investigador del EcoLab research institute cerca de Toulouse, Francia, dijo en un comunicado:

Estos estudios que muestran cuánto plástico hay en el aire son una llamada de atención. La [investigación de Londres] es un estudio muy bien hecho que muestra un número increíblemente alto de microplásticos en el aire.

Actualmente tenemos muy poco conocimiento sobre qué efecto tendrá esta contaminación en el aire en los humanos. Pero con lo que sabemos, es bastante aterrador pensar que lo estamos respirando. Necesitamos una investigación urgente”.

De acuerdo a Allen, para reducir la contaminación por microplásticos, se requiere cambiar la forma en que usamos y desechamos el plástico. Este es un problema que no va a desaparecer por si solo, dijeron los investigadores.

Fuente: The Guardian

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here