Apus, antiguos dioses de los Incas y Espíritus de la Montaña. Deidades muy importantes para esta ancestral cultura y que hasta el día de hoy reciben culto.

Los registros históricos muestran como los habitantes de las montañas andinas continúan rindiendo culto a las mismas, tradición que se mantiene desde hace cientos de años. Estos dioses antiguos de los Incas son conocidos como «Apus».

Si alguna vez has visitado la región de Cusco, posiblemente has escuchado o leído la palabra «Apu» y su relación que tiene con las montañas.

«Apu» es un vocablo quechua que data de la época Inca y posee dos definiciones «Montaña» y «Espíritu». En pocas palabras, cuando hablamos de los «Apus», nos referimos a los «Espíritus de la Montaña».  Deidades sumamente importantes, tanto para la cultura pre-Inca, como para la Inca.

Origen de los Apus

Machu Picchu, uno de los monumentos más importantes para adorar a los Apus. Crédito: Zielonamapa.pl / Wikimedia Commons

Los registros encontrados señalan a la posibilidad de que la sociedad pre-Inca y gran parte de la Inca se haya movido en torno al culto a las montañas sagradas.

El nacimiento a este culto nace, posiblemente, de la propia geografía de las zonas en donde se asentaron los poblados antiguos, usando las montañas como protección.

Las montañas sagradas eran vistas como unos dioses de la guerra; dentro de la cultura incaica, los Apus protectores eran las montañas, y estas se encargaban de resguardar los pueblos de sus alrededores.

Se cree que los Incas se apropiaron de la adoración a las montañas de pueblos anteriores, creando monumentos para la adoración. Un ejemplo claro de esto es Machu Picchu. Con el establecimiento de su gobierno, esta religión se implantó y acentuó, perdurando hasta nuestros días.

Historia de los Apus

A pesar de que la creencia en los Apus se remonta hace siglos, en la actualidad continúa vigente. Crédito: Piqsels

Los espíritus de las montañas aún giran en torno a las distintas comunidades andinas de la actualidad, especialmente en aquellos de los Andes del Sur.

Los Apus formaban parte de una religión que veía a las montañas como un campo sagrado en donde existían los wakas; los templos sagrados.

En el vocablo quechua actual, los Apus junto a la Pachamama, actúan como deidades andinas que no sucumbieron a la evangelización cristiana.

Se cree que Hanaq Pacha y Ukhu Pacha, los cuales serían el «Mundo de arriba» y el «Mundo de adentro», eran vistos como realidades con las que el Kay Pacha, el mundo de la superficie, podía interactuar y comunicarse a través de los Apus, sacerdotes o los wakas.

¿Quiénes son los Apus?

Viracocha, posiblemente el Apu más importante de todos. (Public domain)

En el quechua antiguo, la palabra Apu se usaba como una palabra de respeto, traducible a «Señor». Los Incas la usaban para llamar a las montañas y a las grandes nevadas.

Con el tiempo, los Apus se convirtieron en espíritus protectores que cuidaban de los pueblos y sus cosechas. Además eran quienes tenían el destino de la humanidad, rigiéndolo a través de su poder.

Cada una de estas montañas tenía su propio espíritu, su propio nombre y un domino al cual debían proteger. De esa forma, cada región tenía su propio Apu protector.

De acuerdo a los hallazgos, los Apus normalmente eran espíritus masculinos, aunque existen ciertas excepciones. Y su poder o importancia radicaba en lo alto de la montaña.

Las Montañas Protectoras

Ausangate, Verónica y Salkantay, los Apus más importantes. Crédito: Edubucher / Wikimedia Commons, Trek McKay / Wikimedia Commons

A pesar de que cada montaña posee su Apu, existen tres que sobresalen del resto debido a la importancia que tuvo en la cultura preInca e Inca. Estos son Ausangate, Verónica y Salkantay.

  • Ausangate es la quinta montaña más grande de todo Perú. Su altura alcanza los 6.384 metros sobre el nivel del mar. No es tan conocida como Machu Picchu, sin embargo, es una de las más hermosas y representativas de todo Cusco.
  • Verónica es la más cercana a Cusco, ubicada a tan solo 50 kilómetros de distancia. De hecho, puede verse desde varios puntos de la propia ciudad. Se altura es de 5.682 metros sobre el nivel del mar y es el punto más alto de la Cordillera de Urubamba. Es conocida por la gran cantidad de visitas que recibe de turistas y viajeros ya que, desde sus laderas, se puede ver el Valle Sagrado.
  • Salkantay es una montaña nevada que se encuentra en las cercanías de Machu Picchu. Su elevación es de 6.264 metros sobre el nivel mar y se encuentra en la Cordillera de Vilcabamba. Se caracteriza por las quebradas y valles que la rodean.

Otros Apus presentes en el Perú:

  • Sara Sara (Ayacucho).
  • Coropuna (Arequipa).
  • Ampato (Arequipa).
  • Misti (Arequipa).
  • Chachani (Arequipa).
  • Huarancante (Arequipa).
  • Hualca Hualca (Arequipa).
  • Allincapac (Puno).
  • Ccarhuarazo (Ayacucho).
  • Rasuwillka (Ayacucho).

Apus en Chile:

  • Paniri (Antofagasta).
  • Licancabur (Antofagasta).
  • Copiapó (Atacama).
  • El Plomo (Santiago de Chile).

Apus en Argentina

  • Chañi (Jujuy).
  • Quehuar (Salta).
  • Aconcagua (Mendoza).
  • Chuscha (Salta).

Leyendas de los Apus

Existen varias leyendas relacionadas con las dioses de las montañas. Crédito: Martin St-Amant / Wikimedia Commons

Las leyendas de los Apus son bastante llamativas para los historiadores, tanto oficiales como los independientes.

Los Apus eran percibidos como dioses de la guerra y las montañas eran su territorio. Estos tenían el destino literal de sus pueblos en sus manos y se encargaban de protegerlos.

A través de los Apus, el Mundo de Arriba, el Mundo de Adentro y el Mundo de la Superficie podían interactuar entre sí. De esta manera se muestra a otra cultura que creía que existen tres mundos o dimensiones: Una en el cielo o posiblemente en el espacio, una en la superficie terrestre y otra en el interior de la Tierra.

Otra leyenda importante que se relaciona con los Apus tiene que ver con los sacerdotes que recibían poderes de las montañas sagradas.

Estos hombres comunes parecían ser elegidos, convirtiéndose en personajes importantes en la religión ya que podían hablar directamente con los Apus.

Entre los poderes que poseían estos sacerdotes estaba el de invocar a las espíritus de las montañas para que controlaran el clima, podían predecir el futuro, encontrar objetos perdidos, sanar y mejorar la economía del pueblo.

Una leyenda bastante interesante que nos relata una cara poco conocida de la cultura Inca y que nos abre las puertas a muchas teorías. Los dioses de las montañas y la capacidad de unir al mundo del cielo, al de la superficie y el del subsuelo…

Referencias:

  • ¿Qué son los APUS o montañas sagradas Incas? – Un artículo de inkajungletour.com
    https://inkajungletour.com/que-son-los-apus-o-montanas-sagradas-incas/
  • LOS »APUS» O DIOSES MONTAÑA: INTERMEDIARIOS EN LA CULTURA ANDINA. – Un artículo de trekkingpicol.com
    http://www.trekkingpicol.com/los-apus-o-dioses-montana-intermediarios-en-la-cultura-andina
  • Apus: Los espíritus de la Montaña – Un artículo de boletomachupicchu.com
    https://www.boletomachupicchu.com/apus-espiritus-montana/
  • APUS, LAS MONTAÑAS PROTECTORAS DE LOS INCAS – Un artículo de cometoperu.com
    https://www.cometoperu.info/los-apus/

Una publicación de CodigoOculto.com – Todos los derechos reservados. Prohibida su copia y uso en otros medios, sin autorización.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here