El Inframundo: destino final de los muertos descrito en culturas antiguas


615 shares
El Inframundo: destino final de los muertos descrito en culturas antiguas
Representación artística del inframundo. Cortesía: Pic2me

La muerte, el final del camino para algunos, pero la transición necesaria de la vida en el más allá para otros. Para éstos últimos podría significar el inicio de un descanso eterno o el de una eterna pesadilla.

Siempre nos preguntamos qué es lo que sucede después que nuestros corazones dejan de latir. Casi todas las culturas y religiones describen la existencia de un submundo destinado a los muertos, que pueden diferenciarse en la forma en que las almas son tratadas, pero existen elementos que son sorprendentemente comunes entre sí.

Las referencias sobre el inframundo se pueden encontrar en casi todas las mitologías, teniendo a una deidad o dios como patrón y a un conjunto de dioses menores encargados de distintas tareas. La descripción de este lugar es por lo general un lugar tétrico y sombrío.

El Inframundo y su visión en las culturas antiguas
Cortesía: reddit

Existen principalmente dos relaciones sobre el inframundo. Era el lugar donde iban las almas oscuras o las que merecían castigo, o en donde iban indistintamente todas las almas. En ambos casos existían otros dioses que podían intervenir ante las deidades para mediar sobre el destino de algunas almas. Otras de las características en común en la mayoría de los casos es que el inframundo solía encontrarse debajo del mundo de los vivos. Veremos a continuación la visión del inframundo entre algunas de las antiguas culturas.

El Mundo entre las Sombras de Hades

En la mitología griega, Hades es el guardián de los infiernos, el señor del reino bajo tierra. Es una de las divinidades más poderosas de todo el panteón clásico, cediendo el poder sólo ante su hermano Zeus, el padre de los dioses y los hombres. Hades muy rara vez abandona su mundo para intervenir en los asuntos terrenales debido a su papel de señor de los muertos. Sólo en contados casos se vio involucrado en las sagas de la mitología griega cuando algunos héroes como Odiseo, Orfeo o Eneas; se atrevieron a descender al reino de los muertos.

Hades
Hades. (Wikimedia Commons)

Hades es hijo de Crono y Rea. Crono, tomó la decisión de devorar a todos sus hijos a medida que éstos iban naciendo, para que ninguno de ellos pudiera desafiarle y arrebatarle el poder una vez llegado a la edad adulta. El pequeño Hades corrió la misma suerte al ser engullido por el poderoso Cronos. Sin embargo, su hermano Zeus consiguió sobrevivir gracias a un engaño de su madre, Rea, y al llegar a la edad adulta, desafió y derrotó a su padre, liberando a todos sus hermanos de las entrañas de Crono. Hades quedó libre y se unió a Zeus en su lucha contra los titanes para tomar el control del mundo.

Zeus decidió repartir el universo y eligió para sí mismo los cielos, mientras reservaba el gobierno de las aguas y los océanos a Poseidón. A Hades le correspondió encargarse del mundo subterráneo, lugar al que se dirigían las almas de los mortales tras su muerte. De este modo, el dios Hades se convirtió en el señor de los infiernos.

El culto a Hades nunca estuvo muy extendido en el mundo antiguo. Para ganarse sus favores era necesario realizar el sacrificio de animales de color negro, como ovejas y cabras. El culto a este dios eran las grutas porque se consideraban como entradas a los infiernos. Algunos metales estaban especialmente relacionados con el dios Hades al haberse gestado en las profundidades de la tierra. El plomo era muy utilizado en la magia negra antigua en forma de tablillas y láminas sobre las cuales se escribían todo tipo de maldiciones y conjuros dañinos.

Geografía del inframundo griego
Geografía del inframundo griego. Cortesía: National Geographic

Al menos desde el siglo VI A.C. el Más Allá se empezó a ver con una división de los muertos entre justos e injustos a los que corresponden premios o castigos según su comportamiento en vida. Se creía que los justos estaban destinados a un lugar placentero en el Hades, los Campos Elíseos, o a las Islas de los Bienaventurados. Es probable que esta nueva concepción se deba a la idea de la inmortalidad del alma.

En el siglo XX la figura de Hades ha sido tomada como fuente de inspiración por la literatura y las artes plásticas, pero en muchas ocasiones los autores desvirtuaron el concepto original de Hades para convertirlo en una divinidad totalmente negativa, papel que no tenía en la mitología clásica.

Los Nueve Mundos de los Nórdicos

Según la mitología nórdica, al inicio de todo sólo existía la oscuridad. Dentro de este vacío surgieron dos mundos: uno de fuego y el otro de hielo, que empezaron a expandirse hasta que se produjo un cataclismo cósmico cuando entraron en contacto. Parte del hielo se licuó formándose grandes bloques de escarcha y niebla. De este fenómeno surgió Ymir, el padre de los gigantes de hielo, cuyo tamaño era imposible de imaginar por los hombres. Pero también surgió una gigantesca vaca llamada Audumla, que amamantó a Ymir con la leche de sus ubres.

Audumla
Audumla. Cortesía: Deviantart / Audhumbla

Cuando el gigante Ymir estuvo dormido, de su brazo izquierdo salieron un hombre y una mujer de su misma especie, de quienes se propagó la estirpe de los gigantes de hielo. Paralelamente, mientas Audumla lamía la escarcha de las rocas se fue revelando una figura humana que resultó ser Buri, el ancestro de los dioses. Buri tuvo un hijo llamado Bor quien a su vez tendría tres hijos: Odín, Vili y Ve. Los tres dioses se enfrentaron a los gigantes de hielo a quienes derrotaron, matando a Ymir. Con su cuerpo se crearon los mares, la tierra y el cielo. Después de que la obra fuera terminada, el universo quedó conformado por nueve mundos que se ordenan a lo largo de Yggdrasyl, el fresno sagrado que sostiene el universo. y baja una ardilla, mensajera de los insultos que Traga Carroña y Nightog se envían entre ellos.

Los nueve mundos de la mitología nórdica
Los nueve mundos de la mitología nórdica. Cortesía: hablemosdemitologias.com

1) Muspelheim. Un mundo de fuego cuyo calor resulta insoportable incluso para los dioses. Es el hogar de los gigantes de fuego. Surtur es el más poderoso y vigila la entrada armado con una espada llameante.

2) Niflheim. Solitario mundo de hielo eterno, en él brota la fuente que alimenta todos los manantiales del universo. Hay dos surtidores: Caldera Rugiente y Ondas Gélidas.

El Inframundo y su visión en las culturas antiguas
Cortesía: ancientpages.com

3) Midgard. Significa «Tierra Media». Es el mundo asignado a los hombres, y en el cual viven también los enanos. Odín, Vili y Ve crearon al primer hombre y a la primera mujer a partir de dos troncos que encontraron en una playa. Los enanos se formaron a partir de los antiguos gusanos del cadáver de Ymir, que brotaton de la tierra y los dioses decidieron otorgarles raciocinio y aspecto humano. Midgard tiene forma redonda, y lo circunda un gran océano que es rodeado por una gigantesca serpiente para evitar que se desborde.

4) Asgard. Es la tierra de los Ases, los poderosos dioses comandados por Odín. Varios edificios maravillosos se levantan en Asgard, entre los cuales destacan Bliskirnir, el castillo de Thor; los salones de Valhala, lugar al que van los guerreros que mueren en combate; y Vingolf, centro de reunión de las diosas. Un puente con forma de arco-iris llameante, el Bifrost, comunica Asgard con la tierra de los hombres. El dios Heimdall lo vigila atentamente durante día y noche.

5) Jotunheim. Es la prisión destinada a los gigantes de hielo y los gigantes de piedra. Para impedir su fuga se encuentra resguardada por impenetrables bosques de hierro y anchos ríos que nunca se hielan.

6) Vanaheim. Es el mundo de los Vanes, dioses de la fertilidad y la prosperidad que fueron sometidos por los Ases.

7) Alfheim. Se encuentra sobre Midgard y es el hogar de los elfos de la luz.

8) Svartalheim. Mundo subterráneo en el cual viven los maléficos elfos de la oscuridad.

9) Hel. Lugar destinado a los fallecidos de viejos o por enfermedad, que no son dignos de los dioses de Asgard. Está situado bajo Midgard, donde los que fueron malvados en vida son castigados en una gran cámara de tortura.

El mundo Niflheim es una peculiar versión del infierno encontrada en las culturas germánicas y nórdicas. En lugar de ser un pozo de fuego, es un paisaje helado, gobernado por Hel, situado frente a la costa de cadáveres, donde reside Nidhogg, una serpiente gigante que se alimenta de los muertos. Hel se convirtió en amante del mundo de los muertos después de haber sido desterrada de Asgard por ser la hija de Loki. Las almas llevadas a Niflheim por Hel vienen a través de Hermodr, el mensajero quien las mantiene en constante sufrimiento.

Niflheim es el más profundo y oscuro de todos. Es el reino donde van a morar los malvados, y también sirve como un ancla para Yggdrasil, el árbol del universo que sostiene al mundo.

Tuonela

Es conocido en la mitología finlandesa como el reino de los muertos, lugar donde moran todas las almas de los fallecidos. Su origen proviene de un poema llamado Kalevala, quien representa una de las referencias más importantes en la literatura folclórica de Finlandia. El relato es una especie de epopeya que evoca toda la historia del personaje que está considerado uno de los precursores de las leyendas locales, sin embargo, Tuonela viene a ser el lugar donde todas las criaturas llegan con el fin de reconocer sus culpas y buscar la paz de sus almas.

Cortesía: almenaradepinto.wordpress

En el poema se hace referencia a una situación donde el héroe conoce a la guía que lo intenta trasladar a Tuonela, muy similar al personaje llamado Caronte que aparece en la mitología griega, pero en este caso es una joven conocida como la niña de Tuonela, quien lo lleva a través del río Tuoni en una travesía por el inframundo. En la isla de Tuoni, el héroe no logra obtener el conjuro que buscaba y luego logra salir airoso de una serie de obstáculos que las figuras dominantes le interponen, Cuando regresa al mundo de los vivos, lo meten preso por maldecir a cualquier persona que intentó entrar al domino de los muertos.

Según la mitología finlandesa, los brujos, chamanes o héroes, tenían el privilegio de cruzar el río Tuoni para poder conocer los secretos que allí reposan.

La Duat Egipcia

Es posible que la cultura egipcia sea la que más valoró la idea del inframundo y de la muerte, teniendo bajo sus costumbres un alto número de rituales para los muertos. Los dioses del inframundo para los egipcios eran Osiris y Anubis. Para los egipcios, el más allá era un lugar al que iban todos los seres, por lo general sin distinguir un cielo y un infierno.

La Duat, era el inframundo de la mitología egipcia, el lugar donde se celebraba el juicio del dios Osiris, guardián de dicho sitio sagrado
La Duat, era el inframundo de la mitología egipcia, el lugar donde se celebraba el juicio del dios Osiris, guardián de dicho sitio sagrado. Cortesía: hablemosdemitologias.com

Se dice que en los inicios del mundo egipcio una vez que fueron creados todas las cosas, y los seres humanos, también fue creado el mundo de los muertos al cual denominaron La Duat. Al fallecer la persona, el cuerpo del yacente era manejado con el más cuidadoso respeto. Quitaban del cuerpo todas las vísceras menos corazón y riñones.

Duat, también fue conocida con los nombres de Tuat y Tuaut o Akert, Amenthes, Amenti, o Neter-khertet, donde el espíritu del muerto debía ir y venir de un lado a otro, esquivando seres malignos y otros peligros, en un viaje que dura 70 días. Luego de este tiempo es que puede el espíritu llegar al descanso total. El viaje es simbolizado sobre una barca, atravesando por varias puertas que marcan las distintas fases a cumplir en el recorrido según esta establecido en el libro de los muertos.

La visión que tienen los egipcios de la muerte es la de un viaje cargado de obstáculos, una travesía donde se presenta una lucha para poder atravesar un peligroso inframundo. Era el lugar donde iban las almas de las personas luego de morir para ser juzgadas por sus actos en vida, sin comprender la prolongación de esa otra vida.

En las historias sobre este mágico mundo se dice que había unas cámaras funerarias que formaban enlaces entre el mundo terrenal y el Duat, donde los espíritus podían usar las tumbas como portales para ir y venir. El llamado Libro de los Muertos contiene una guía con una serie de conjuros que ayudan a transitar la peligrosa ruta con unos de los grandes faraones.

El Juicio de Osiris
El Juicio de Osiris. (Wikimedia Commons)

El entorno geográfico del Duat es descrito en forma similar con la del mundo conocido por los egipcios. Existían ríos, islas, campos, lagos, sierras y grutas, junto con lagos místicos de fuego. También había cercas de hierro y árboles de turquesa relativos con los rituales funerarios.

En las escrituras, la Duat era descrita como un mundo cósmico donde reinaba el dios Ra y al que solo los faraones muertos podían entrar. Las historias también ubican como custodio de la Duat al dios Horus, el dios halcón. Otro de los dioses relacionados con el tema del inframundo era el dios Anubis, que es la divinidad que gobierna los espíritus de los hombres.

Las escrituras también señalan que después de la muerte, el espíritu de la persona va a un cielo que está ubicado en la parte inferior de la tierra. Allí moraban aquellos espíritus que todavía no eran totalmente puros. La visión que se tenía sobre este lugar era que estaban cubiertos de inmensas masas de agua, con espacios dedicados a la purificación.

Osiris
Osiris. Cortesía: mitologia.info

Conforme la religión fue expandiéndose, el dios Osiris pasó a ser el dios regidor de la Duat y es desde esos tiempos cuando este tránsito del espíritu paso a ser parte del inframundo, el llamado cielo inferior, situado debajo de la tierra. La Duat se convirtió en un mundo complejo, con espacios misteriosos e inexplicables, donde habitaban seres dañinos, pero también benéficos. Durante el Imperio nuevo se preparó un relato escrito denominado «Libro del Amduat», donde se reflejó la geografía del lugar y todos los elementos que la componían, escrito que fue tomando como una especie de guía.

Yomi, el Inframundo Japonés

Para los japoneses existe el Yomi, en el cual se encuentra ubicado el inframundo. Conectado con la tierra mortal en ese lugar van a reposar las almas, sean buenas o malas, todas son tratadas de la misma manera. La diosa japonesa del inframundo es Izanami, quien fue una de las deidades de la creación.

Cortesía: tallon4.es

Según la mitología sintoísta relacionada en Kojiki, aquí es donde los muertos van después de la vida. El mito narra que Izanagi fue un héroe que siguió a Izanami hasta el Yomi y después de regresar se duchó. El Yomi es un reino de muerte donde parece tener una conexión con el mundo terrenal y evidentemente no es un sitio considerado como un lugar paradisiaco donde el alma descansaría. Sin embargo, tampoco se lo describe como un lugar de castigo eterno y de torturas perpetuas; más bien, se representa como un lugar donde el alma de las personas viven momentos repetidos de su sombrío pasado, aunque su existencia en vida fuera perfecta. La mayoría de los estudiosos tenían la creencia que la representación de Yomi emanó de tumbas antigua en la era feudal, donde dejaban los cuerpos para que se descompusieran.

Cuando el mundo comenzó, estaba dividido entre Takamagahara, los cielos, y Ashihara-no-nakatsukuni, la tierra. Muchos dioses llegaron a los cielos, pero la tierra seguía siendo una masa sin forma y caótica, como gotas de aceite flotando en el agua, o medusas a la deriva sin rumbo.

Los dioses de Takamagahara encargaron a Izanagi e Izanami, (la primera pareja de dioses masculinos y femeninos en nacer), que dieran forma al mundo y crearan las deidades que poblarían los cielos y la tierra.

Todo fue bien al principio; los dioses del mar, los vientos, los árboles, los campos y las montañas nacieron en ese momento. Entonces Izanami dio a luz al dios del fuego Kagutsuchi, y sufrió horribles quemaduras que la hicieron enfermar y finalmente morir.

Izanagi enterró a Izanami en el Monte Hiba, y su espíritu descendió al inframundo. Después que Izanami se había ido, Izanagi la extrañaba terriblemente. Decidió hacer el viaje a Yomi y para traerla de vuelta. Siguió el oscuro camino hasta sus puertas, donde Izanami salió a saludarle.

Cortesía: tallon4.es

Izanagi dijo:

Mi querido Izanami, nuestra creación del mundo está inconclusa. Vuelve conmigo para que podamos completar lo que hemos empezado «. A lo que Izanami respondió con tristeza: «Quiero ir contigo, pero llegas demasiado tarde. Ya he comido de la comida de esta tierra, y ya no puedo volver contigo.» Luego, pensándolo un poco más, dijo: «Has venido hasta aquí para traerme de vuelta, y realmente quiero volver contigo, así que hablaré de ello con el señor de esta tierra. Tienes que esperar aquí mientras hablamos, y no debes verme”.

Izanagi estuvo de acuerdo, y durante un rato, esperó pacientemente. Pero finalmente llegó a un punto en el que no podía esperar más, y rompiéndose un diente del peine que tenía en el pelo, hizo una antorcha y entró al inframundo. Cuando por fin la encontró, se sorprendió por su apariencia. Estaba podrida y llena de gusanos, y ocho horribles dioses del trueno se agarraban a su cuerpo. Aterrorizado, Izanagi decidió huir de Yomi-no-kuni de vuelta a la tierra de los vivos.

«¡Te dije que no miraras, y sin embargo me ignoraste! pagarás por la vergüenza que me has causado», gritó Izanami, y ordenó a las malvadas brujas del inframundo que le persiguieran. Izanami e Izanagi crearon la tierra de Japón y los dioses que lo pueblan. La entrada al Inframundo, que todavía se puede visitar hoy en día.

Yahannam

Yahanam es el infierno de los islámicos preparado para aquellos que no creen en Allah o los que se rebelan contra sus leyes y rechazan a Sus mensajeros. No es un mero estado mental o entidad espiritual. Los horrores, dolor, angustia y castigo son reales, pero de naturaleza diferente a su equivalente lingüístico en la Tierra. El Infierno es la máxima humillación y pérdida, y nada es peor que eso.

Mujeres en el infierno, quemándose y atravesados sus pechos con garfios, según visión de Mahoma en su visita al infierno, según una ilustración persa del siglo XV
Mujeres en el infierno, quemándose y atravesados sus pechos con garfios, según visión de Mahoma en su visita al infierno, según una ilustración persa del siglo XV. Crédito: bibliotecapleyades.net

Es un lugar repleto de fuego, humo, y aguas sucias que hierven. Allí yacen demonios, humanos, dioses falsos y genios. Todos los humanos condenados son gigantes, pues así aumenta su dolor. De ese lugar solo saldrán algún día los pecadores monoteístas.

A la hora de su muerte cada persona será juzgada de acuerdo al contenido de ambos libros. El puente Sirat, delgado como un cabello, debe ser atravesado para acceder al Paraíso, y aquel que caiga en dicho trayecto irá a parar a las llamas del infierno. En la parte del libro correspondiente a la Noche (493) se habla de un edificio de siete pisos, separados uno de otro por una distancia de mil años. El primero, que es el único que se describe, está destinado a los que murieron sin arrepentirse de sus pecados y en él hay montañas y ciudades de fuego, a la vez que contienen castillos de fuego con lechos de fuego en los que se practican las torturas, todo en número de setenta mil.
La ubicación del Yahannam sigue siendo materia de especulación en el Islam, unos han dicho que está en la parte más baja de la Tierra o adentro de ésta, otros que está en los cielos, algunos piensan que se encuentra en otro universo. Está custodiado por 19 zabaniya, los poderosos ángeles guardianes, cada uno con la capacidad para derrotar a toda la Humanidad.

El Infierno de los Católicos

Para los católicos, el infierno es el lugar donde todos aquellos ángeles y seres humanos que mueren en pecado mortal, como enemigos de Dios y no merecedores de la vida eterna, serán severamente castigados después de la muerte.

La Iglesia no se ha pronunciado con respecto a la ubicación del infierno, pues no existe en la Revelación la mención específica de su localización. Hay teorías que van desde su inexistencia como lugar, sino que coexiste en el universo en cada uno de los condenados que vagan libremente, hasta en afirmar que está en el centro de la Tierra, basada en la interpretación literal de la «caída» de Satanás y sus ángeles.

Cortesía: sombras-tenebrosas.blogspot

Las penas en el infierno son desiguales. Esto significa, que sufre más según la gravedad de sus pecados. Y esto queda mostrado con maestría en la novela de Dante Alighieri, «La Divina Comedia», que, sin ser considerada como una obra de carácter dogmático, representa una visión del infierno ajustada a la teología y en donde describe los 9 círculos infernales, cada uno con tormentos más grandes que el anterior.

El Infierno visto por Sandro Botticelli (ca. 1480–1495)
El Infierno visto por Sandro Botticelli (ca. 1480–1495). (Wikimedia Commons)

Desde la concepción terrenal, el ser humano al verse atormentado por alguna pena o sufrimiento hace lo necesario para evitarlo o librarse de ese sufrimiento; y en el caso del tormento de la conciencia por algún acto indebido, ésta nos lleva a pedir perdón. De alguna manera, el hombre entiende que está en sus posibilidades el dejar de sufrir y regresar a la paz y a la dicha, para ello basta pedir perdón a Dios en el Sacramento de la Penitencia. Pareciera muy lógico establecer que ante tales tormentos, los condenados implorarían perdón y misericordia para poner fin de inmediato a estos sufrimientos.

Pero a los condenados, el pedir perdón les resulta imposible debido a que el odio es su combustible y no está en su naturaleza aceptar la ayuda divina.

Analogías sobre el Inframundo Católico y las otras Religiones

Si bien es cierto, cada cultura antigua tiene su propia concepción del inframundo, llama la atención algunas coincidencias con el pensamiento católico. Un hecho común es que todas reconocen la existencia de la continuidad de la vida después de la muerte, pero en el que la persona se dirige a otro lugar en estado incorpóreo.

Infierno, 1620, óleo sobre lienzo, Quito, iglesia de la Compañía de Jesús
Infierno, 1620, óleo sobre lienzo, Quito, iglesia de la Compañía de Jesús. (Wikimedia Commons)

En la concepción musulmana, el infierno tiene un lugar más preponderante que en el cristianismo, tanto en sus libros sagrados como en la reflexión actual; a diferencia del catolicismo que lo mantiene como un dogma de fe, pero en la práctica no es usual que se realicen referencias en el discurso público.

En el catolicismo se incide en los hechos punibles mediante los diez mandamientos, que refiere directamente a los pecados de mentir, robar, matar, difamar, adulterio, etc. En el caso de los islámicos la situación es similar y consideran como pecados discernibles los siguientes:

  1. Shirk, entendido como un desplazar a Dios de su lugar, y por tanto como algo que puede abarcar no solo la idolatría y el politeísmo, sino también el ateísmo, el agnosticismo y, naturalmente, el satanismo.
  2. Brujería
  3. Asesinato fuera del derecho (moral-religioso).
  4. Robar o hurtar.
  5. Apropiarse de los bienes del huérfano.
  6. Escapar en un combate lícito a los ojos de Alá.
  7. Lanzar calumnias de indecencia sobre mujeres castas y creyentes.

La otra gran fuente de combustible en el Infierno del Islam, son los falsos dioses de las demás religiones. Esto es muy interesante porque implica la afirmación de la existencia de los falsos dioses, al menos como entidades espirituales, como sucede con las corrientes protestantes del catolicismo.

Cortesía: 2012profeciasmayasfindelmundo

Otro detalle es que desde el mismo Génesis se nos presenta una inicial enseñanza de la existencia de un ser que es enemigo de Dios y del hombre, representado como una serpiente que engaña, tienta y hace caer a la humanidad en el pecado. El hombre, después de desobedecer, es expulsado del paraíso y es puesto bajo el dominio de la muerte y el pecado. En la Tierra Media de la mitología nórdica, la figura de la serpiente aparece como el contenedor del océano que la circunda.

La serpiente, en otras creencias culturales ancestrales, es considerada como un animal sagrado y también relacionado con la sabiduría. En China, la creen una entidad protectora. En la India, es simbolizada por el dios Shivá, y en algunas aldeas que han conservado sus creencias donde todavía es venerada. En Meso-América, igualmente fueron reverenciadas por gran parte de las culturas indígenas que allí florecieron. La muestra de ello es el del Dios Quetzalcoatl, la Serpiente Emplumada, Kukulcán, para los Mayas.

Por su naturaleza enigmática, la serpiente ha inspirado el temor desde la antigüedad. Aquí representada por Rubens en su obra «Medusa» (1618)
Por su naturaleza enigmática, la serpiente ha inspirado el temor desde la antigüedad. Aquí representada por Rubens en su obra «Medusa» (1618). Cortesía: alpha.wallhaven.cc

En el Antiguo Egipto, Uadyet, la cobra, era la «Señora del Cielo», símbolo del calor ardiente del Sol y la llama del fuego. Representaba la fuerza del crecimiento, la fertilidad del suelo y de las aguas en la mitología egipcia. Era la diosa protectora del Bajo Egipto y del faraón. Como contraparte, la serpiente Apofis era una serpiente gigantesca, indestructible y poderosa, cuya función consistía en interrumpir el recorrido nocturno de la barca solar pilotada por Ra y defendida por Seth, para evitar que consiguiera alcanzar el nuevo día.

Cortesía: sobreegipto.com

En la cultura nórdica, hemos visto que Nidhogg es una serpiente gigante del mundo Niflheim, que se alimenta de los muertos. Es clara la alusión negativa representada en este animal.

Las religiones que se inspiran en la Biblia consideran a la Serpiente como símbolo del Diablo. En todo el Universo coexistirían los polos negativo y positivo. El bien y el mal, la oscuridad y la luz, convivirían en el Cosmos, en Dios, en una única conciencia universal y en cada ser. Es el caso de la serpiente, para unos el mal, para otros el bien.

Cortesía: debarim.org

En el Nuevo Testamento, Jesucristo compara el Gehena con un Horno Ardiente, con una hoguera. La misma enseñanza con dos palabras distintas que hacen alusión a un mismo hecho, tormento mediante el fuego.

En el Duat egipcio se hace referencia la existencia de lagos de fuego místicos como parte del entorno, aunque no es un elemento preponderante.

El islam prevé el Juicio Final para todos los creyentes en Alá y en su profeta Mahoma, y varias referencias al fuego del infierno existen en su libro sagrado, el Corán. Durante su vida, la persona tiene siempre dos ángeles junto a ella, uno a cada lado, y mientras el de la derecha anota las buenas acciones de la persona, el de la izquierda anota las malas.

Cortesía: laprensa.com.ni

Conclusión

Si vemos a nuestro mundo, más allá de su campo magnético y de su polaridad, se puede concluir que la visión de la humanidad desde épocas remotas existe la presencia de un lado que rinde tributo a la vida, a la construcción y el perfeccionamiento, a lo positivo, mientras que el otro flanco tiende a la catástrofe, al cataclismo, a la desgracia, a lo negativo.
Uno de los principios fundamentales del pensamiento humano es que en todo el Universo coexisten los polos negativo y positivo. El bien y el mal, la oscuridad y la luz, conviven en cada ser. El mensaje que parecen dejar los antiguos dogmas es que se puede seleccionar a cuál de los dos polos seguir, para dictaminar nuestra conducta.

Bibliografía:

Sitios web:

  • El viaje de las almas al Más Allá. El infierno de los griegos (Enlace)
  • Todo lo que hay que saber sobre el cielo y el infierno (Enlace)
  • Hades, Entre Las Sombras (Enlace)
  • 8 Infiernos en diferentes culturas (Enlace)
  • Nombres de los Dioses del inframundo y sus características (Enlace)
  • Hades, el señor del Inframundo (Enlace)
  • ¿Quieres saber qué es el reino de Niflheim? (Enlace)
  • Los nueve mundos de la mitología nórdica (Enlace)
  • Descubre todo sobre Tuonela, un mundo subterráneo (Enlace)
  • Descubre todo sobre el inframundo Duat (Enlace)
  • El Infierno según el Cristianismo (Enlace)
  • Como es el infierno para el Islam (Enlace)

Una publicación de CodigoOculto.com – Todos los derechos reservados. Prohibida su copia sin autorización.


Like it? Share with your friends!

615 shares
Pedro Noguchi

Pedro Noguchi es comunicador audiovisual con estudios en electrónica y fotografía, conductor del programa «Paradigma 0» (http://bit.ly/2vHBf4Z). Como fundador del grupo de investigación Dharma Paranormal de Perú, tiene el objetivo de difundir los nuevos aportes en la investigación de las manifestaciones metafísicas, bajo un enfoque que integre la experimentación con las teorías espirituales. Pedro Noguchi es colaborador permanente en CodigoOculto.com desde Marzo de 2019.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *