El interior de la Tierra guarda muchos más misterios que incluso la Luna o Marte. Pero ahora, científicos han determinado que nieve de hierro podría estar cayendo allí mismo.

Un equipo de científicos ha determinado que «nieve» de hierro está cayendo desde el núcleo externo fundido hacia la parte superior del núcleo interno del planeta.

Se trata de cristales de hierro formados en el núcleo interno, región cuyas dimensiones alcanzan hasta 321 kilómetros de espesor en algunos lugares.

«Observando» el núcleo

Aunque los científicos no pueden observar directamente el núcleo de la Tierra, sí es posible analizar las ondas sísmicas que viajan a través del planeta.

Esto conlleva a algunas diferencias entre los datos sísmicos recopilados recientemente y los modelos disponibles del núcleo terrestre. Las ondas se mueven de manera más lenta que lo esperado a su paso por la base del núcleo externo, y de forma más rápida en la parte superior del núcleo interno en el hemisferio oriental.

Los autores explicaron que esto podría sugerir que aproximadamente el 15 por ciento del núcleo externo inferior se compone de cristales a base de hierro que caen y se acumulan en la parte superior del núcleo interno sólido.

Nick Dygert, de la University of Texas en Austin y autor del estudio, dijo en un comunicado:

Es algo extraño pensar en eso. Usted tiene cristales dentro del núcleo externo que están nevando sobre el núcleo interno en una distancia de varios cientos de kilómetros”.

Un equipo de científicos que incluye investigadores de UT Austin ha encontrado evidencia de «nieve» de hierro en el núcleo de la Tierra. Crédito: UT Austin

Una capa de cristal

El estudio indicó que la capa de cristales de hierro podría explicar las diferencias en los datos sísmicos. El motivo para que las ondas sísmicas se muevan más rápido en el hemisferio oriental sería que la capa de cristal es más delgada allí.

Youjun Zhang, de la Sichuan University en China y autor principal del estudio, dijo en un comunicado:

El límite interno del núcleo no es una superficie simple y lisa, lo que puede afectar la conducción térmica y las convecciones del núcleo”.

Este hallazgo podría influir en comprender de mejor manera los procesos geológicos por los que el núcleo de la Tierra sería responsable de los fenómeno que afectan a todo el planeta. Un ejemplo de ello es que el núcleo impulsa el movimiento de las placas tectónicas y genera el campo magnético.

Sabemos que la Tierra se compone de varias capas, empezando con la corteza en su parte más externa, seguida por el manto, el núcleo externo, y el núcleo interno que se ubica en el centro del planeta.

El estudio científico ha sido publicado en la revista Journal of Geophysical Research Solid Earth.

Fuente: UT Austin

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here