Por primera vez registran caída de lluvia, no nieve, en la Antártida y bastante alejada del punto de congelación


5.4k shares
Por primera vez cae lluvia, no nieve, en la Antártida y bastante alejada del punto de congelación
Estación McMurdo en la isla Ross, Antártida. Gaelen Marsden / Wikimedia Commons (CC BY-SA 3.0)

Un equipo de meteorólogos han observado, por primera vez, llovizna persistente en la Antártida en condiciones donde se esperaría nieve.

Además de identificar un fenómeno que los observadores del clima nunca anticiparon, el descubrimiento podría conducir a un ajuste de los modelos climáticos, haciéndolos un poco más precisos.

En la estación McMurdo, en la Antártida, un equipo reportó una llovizna persistente, como caería en un lugar de condiciones más cálidas. Esto sucedió con temperaturas tan bajas como -25 ° C (-13 ° F) en las nubes de donde vino el agua. Cuando dicen persistente, lo dicen en serio: las pequeñas gotas que no disminuyeron durante 7.5 horas.

La Atmospheric Radiation Measurement (ARM) se implementó en la Estación McMurdo, Antártida
La Atmospheric Radiation Measurement (ARM) se implementó en la Estación McMurdo, Antártida. Crédito: US Department of Energy Atmospheric Radiation Measurement (ARM) user facility

Para la mayoría de nosotros, la llovizna es solo una lluvia brumosa molesta, pero los meteorólogos la definen como gotas de lluvia de menos de 0.5 milímetros (0.002 pulgadas) de ancho.

El Dr. Israel Silber de la Penn State University dijo en un comunicado:

Estamos familiarizados con la llovizna como un proceso que tiene lugar en temperaturas cálidas. A temperaturas más bajas, procesos como la formación y el crecimiento del hielo hacen que la probabilidad de producción de llovizna sea significativamente menor”.

Aunque ya se había informado una llovizna sobreenfriada, los incidentes fueron relativamente breves hasta agosto de 2016. Una combinación de láseres y dispositivos terrestres confirmó que lo que estaba experimentando la estación eran gotas de agua esféricas muy pequeñas, a pesar de las bajas temperaturas. Los satélites mostraron que la llovizna probablemente ocurría en unos 1.000 kilómetros de la plataforma de hielo Ross.

Este disrómetro láser mide la precipitación a medida que pasa a través de un rayo láser en forma de abanico
Este disrómetro láser mide la precipitación a medida que pasa a través de un rayo láser en forma de abanico. Crédito: U.S. Department of Energy Atmospheric Radiation Measurement (ARM)

Los modelos climáticos tratan la precipitación líquida (ya sea lluvia o llovizna) de la misma manera, y no permiten que ocurra en condiciones muy frías. Silber dice que eso necesita cambiar.

La lluvia en la Antártida ha ocurrido debido al sobreenfriamiento, donde el agua puede permanecer líquida muy por debajo del punto de congelación si carece de un sitio de nucleación para que se formen cristales de hielo.

El estudio científico ha sido publicado en Journal of Geophysical Research: Atmospheres.

Fuente: IFL Science


Like it? Share with your friends!

5.4k shares
Redacción CODIGO OCULTO
La verdad es más fascinante que la ficción.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *