Supernova destruyó una estrella en un sistema binario de la Vía Láctea


114 shares
Supernova destruyó una estrella en un sistema binario de la Vía Láctea

La supernova Kepler, de la cual solo queda el remanente de supernova, tuvo lugar en la constelación de Ofiuco, en el plano de la Vía Láctea, a 16.300 años luz del Sol.

Un equipo internacional liderado por la investigadora Pilar Ruiz Lapuente, investigadora del Instituto de Ciencias del Cosmos de la Universidad de Barcelona (ICCUB) y del Departamento de Astronomía y Meteorología de la Universitat de Barcelona, en la que participó el investigador del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), Jonay González Hernández, ha intentado encontrar la posible estrella sobreviviente del sistema binario en el que se produjo la explosión.

En estos sistemas, cuando al menos una de las estrellas (con la masa más alta) alcanza el final de su vida y se convierte en una enana blanca, la otra puede comenzar a transferir materia hasta un cierto límite de masa (equivalente a 1.44 masas solares, el llamado «límite de Chandrasekhar»). Este proceso conduce a la ignición central del carbono en la enana blanca, produciendo una explosión que puede multiplicarse 100.000 veces en su brillo original. Este fenómeno, breve y violento, se conoce como una supernova. A veces, estos se pueden observar a simple vista desde la Tierra, como en el caso de la supernova Kepler (SN 1604), observada e identificada por el astrónomo alemán Johannes Kepler en 1604.

La supernova de Kepler surgió de la explosión de una enana blanca en un sistema binario. Por lo tanto, como informó el Astrophysical Journal, los investigadores estaban buscando al posible compañero sobreviviente de la enana blanca, que supuestamente transfirió la masa hasta el nivel de explosión de la enana blanca. El impacto de esta explosión habría aumentado la luminosidad y la velocidad del compañero perdido; incluso podría haber modificado su composición química. El equipo, por lo tanto, buscó estrellas con alguna anomalía que les permitiera identificar a una de ellas como compañera de la enana blanca que explotó hace 414 años.

Pilar Ruiz Lapuente dijo:

Estábamos buscando una estrella peculiar como posible compañera del progenitor de la supernova Kepler, y caracterizamos todas las estrellas alrededor del centro del remanente de SN 1604, pero no hemos encontrado ninguna con las características esperadas. Así que todo apunta a que la explosión fue causada por el mecanismo de fusión de la enana blanca con otra o con el núcleo de la compañera ya evolucionada”.

Para llevar a cabo esta investigación, los investigadores estudiaron imágenes tomadas con el Telescopio Espacial Hubble.

Luigi Bedin, investigador del  Osservatorio Astronomico di Padova (INAF) y coautor del estudio, dijo en un comunicado:

El objetivo era determinar los movimientos propios de un grupo de 32 estrellas alrededor del centro del remanente de supernova que aún existe hoy”.

También utilizaron los datos obtenidos con el instrumento FLAMES, instalado en el Very Large Telescope (VLT) de 8.2 m, en el European Southern Observatory (ESO) para caracterizar las estrellas y determinar su distancia y su velocidad radial con respecto al sol.

John Pritchard, investigador de ESO y otro de los autores de este estudio, dijo en un comunicado:

Las estrellas del campo de la supernova Kepler son estrellas muy débiles, solo accesibles desde el Hemisferio Sur con un telescopio de gran diámetro como los telescopios VLT”.

Jonay González Hernández, investigador postdoctoral de Ramón y Cajal en el IAC y coautor de la publicación, dijo en un comunicado:

Hay un mecanismo alternativo para producir la explosión. Consiste en la fusión de dos enanas blancas, o la enana blanca con el núcleo de carbono y oxígeno de la estrella compañera, en una etapa tardía de su evolución, en ambos casos dando lugar a una supernova. En el campo de Kepler, no vemos ninguna estrella que muestre anomalías. Sin embargo, encontramos evidencia de que la explosión fue causada por la fusión de dos enanas blancas o una enana blanca con el núcleo de la estrella compañera, posiblemente superando el límite de Chandrasekhar”.

La supernova de Kepler es una de las cinco supernovas «históricas» de tipo termonuclear. Las otras cuatro son la supernova de Tycho Brahe, documentada por el astrónomo danés en 1572 (que también ha sido investigada por este equipo); SN 1006; SN 185 (que podría ser el origen del remanente RCW86); y el recientemente descubierto SNIa G1.9 + 03, que tuvo lugar en nuestra galaxia aproximadamente en 1900 y que solo era visible desde el Hemisferio Sur.

Artículo traducido por CodigoOculto.com – Fuente: Daily Galaxy


Like it? Share with your friends!

114 shares
Fernando T.

Editor en CodigoOculto.com / Investigador de MUFON / Ingeniero informático. Me encanta obtener y difundir conocimiento, escribo sobre ciencia y acerca de muchos de los misterios de nuestro Universo.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *