Descubren un exoplaneta similar a la Tierra y gran candidato para soportar vida extraterrestre

Hallan un nuevo planeta similar a la Tierra que podría albergar vida extraterrestre

«Este es el exoplaneta más emocionante que he visto en la última década», dice el investigador principal Jason Dittmann del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica.

«No podríamos tener un mejor destino para realizar una de las más grandes misiones de la ciencia – en busca de evidencia de vida fuera de la Tierra.»

LHS 1140b es lo que se llama una supertierra – un planeta con más masa que la Tierra. En este caso, el exoplaneta tiene una masa aproximada siete veces mayor que la Tierra, pero posee sólo 1,4 veces su tamaño – lo que el equipo atribuye a una densidad mucho mayor, es probable que conste de un núcleo de hierro denso.

Pero lo que hace LHS 1140b tan intrigante para su posterior análisis no es su tamaño o masa – es el hecho de que orbita dentro de la zona habitable de su estrella, una enana roja tenue llamada LHS 1140, situada en la constelación Cetus.

Impresión artística del exoplaneta rocoso recién descubierto, LHS 1140b que se encuentra en la zona habitable que rodea su estrella 'enana roja'. El planeta pesa aproximadamente 6,6 veces la masa de la Tierra y se muestra pasando por delante de su estrella.

Impresión artística del exoplaneta rocoso recién descubierto, LHS 1140b que se encuentra en la zona habitable que rodea su estrella ‘enana roja’. El planeta pesa aproximadamente 6,6 veces la masa de la Tierra y se muestra pasando por delante de su estrella. Crédito: M. Weiss/CfA

LHS 1140b está en realidad 10 veces más cerca de su estrella que la Tierra del Sol – y considerando que la estrella LHS 1140 es también significativamente más fría y menos brillante que el Sol, esto significa que el exoplaneta no quedaría frito por la proximidad; y probablemente solo recibiría sólo la mitad de la luz que la Tierra recibe del Sol.

«Las actuales condiciones de la enana roja son particularmente favorables», dice un miembro del equipo, el astrónomo Nicola Astudillo-Defru del Observatorio de Ginebra en Suiza.

«LHS 1140 gira más lentamente y emite menos radiación de alta energía que otras estrellas de baja masa similares.»

Eso es importante porque la cantidad de calor y la luz procedente de la estrella no es tan caliente por lo que el agua líquida podría existir en la superficie planetaria – algo que es esencial para la vida tal como la conocemos.

Los investigadores detectaron el exoplaneta LHS 1140b utilizando el European Southern Observatory’s (ESO) HARPS instrument ubicado en el Observatorio de La Silla en Chile.

Se estima que el exoplaneta posee 5 mil millones de años, y puede no haber sido siempre tan hospitalario – lo más probable es que la estrella enana roja cuando era más joven pudo haber sido más volátil, lo que podría haber despojado de agua a la atmósfera de LHS 1140b, si es que alguna vez tuvo una.

El equipo tiene la esperanza sin embargo que el planeta pueda haber retenido o recuperado una atmósfera, tal vez al atrapar el vapor generado por los océanos de magma que pueden haber hervido en la superficie en su pasado distante.

Para ayudar a verificar esta hipótesis, el equipo tiene la intención de estudiar más a fondo el planeta con el telescopio espacial Hubble y próximamente con el Extremely Large Telescope de ESO, que se finalizará en 2024.

Representación artística. Crédito: ESO/spaceengine.org

Por supuesto, no es el único mundo distante con el que los astrónomos se encuentran enormemente motivados en los últimos tiempos. Este mismo mes, los científicos anunciaron la detección de una atmósfera alrededor de otra supertierra llamada Gliese 1132b.

Sin embargo, no podemos festejar aún el descubrimiento de un «planeta con vida extraterrestre», pues a pesar de que estos exoplanetas lejanos ofrezcan señales prometedoras de habitabilidad, no es la confirmación de que exista vida hasta que sepamos mucho más.

Pero no podemos dejar de entusiasmarnos al escuchar comentarios de investigadores como el siguiente:

«El sistema de LHS 1140 podría llegar a ser un objetivo aún más importante para el futuro que otros planetas descubiertos anteriormente, como TRAPPIST–1», explicaron dos miembros del equipo, Xavier Delfosse y Xavier Bonfils del Centre for Scientific Research.

«¡Este año ha sido extraordinario para los descubrimientos de exoplanetas!”

Este descubrimiento ha sido publicado en al revista Nature.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0