Algunas rocas de Stonehenge podrían llevar allí millones de años

Algunas rocas de Stonehenge podrían llevar allí millones de años

El enigmático monumento de Stonehenge, ubicado en Wiltshire (Inglaterra) ha fascinado a los arqueólogos durante décadas. Se cree que sus constructores lo edificaron hace 8.000 y 2.000 años a.C.; y aunque no dejaron registro alguno de cuál era su propósito, la riqueza de los restos hallados sugiere que se trataba de un sitio espiritual.

Es posible que nunca conozcamos cuál fue el propósito de su construcción; sin embargo los científicos aún siguen preguntándose cómo lo hicieron.

Hasta hace poco, algunos investigadores sugirieron que las piedras más grandes existentes en el sitio, y denominadas sarsens, fueron cortadas en el sitio de Malborough Downs, ubicado a 30 kilómetros de distancia, para posteriormente ser transportadas a su ubicación actual.

Ahora, nuevos hallazgos realizados por Mike Pitts, un experto en Stonehenge, sugieren que al menos varios de los monolitos más famosos y visitados de Stonehenge han estado en ese mismo lugar por millones de años.

Hace varias décadas, en los años 70, Pitts comenzó a excavar la tierra ubicada alrededor de la sarsen más grande, llamada «Heel stone», que marca la ubicación del sol naciente durante el día en verano. En esta investigación, Pitts encontró evidencia de un agujero de 6 metros de diámetro excavado y luego rellenado nuevamente.

Pitts se percató de que la fosa era demasiado amplia como para sostener una base de pie, pero poseía el tamaño correcto para contener la «Heel stone» que posee 35 toneladas y 5.9 metros de alto.

Esta enorme piedra se encuentra más alejada del círculo principal de piedras, y no ha sido tallada ni alterada.

Heel stone mostrando su cara suroeste

Heel stone mostrando su cara suroeste. Crédito: Heikki Immonen / Wikimedia Commons

Pitts dijo en un comunicado:

Si vas a mover algo tan grande tendrías que modificarlo antes de moverlo para deshacerte de la mayor parte. Eso sugiere que no se ha movido muy lejos”.

Pitts junto a su equipo hallaron otro agujero posteriormente rellenado y ubicado al lado de otro monolito denominado «stone 16» en el círculo del monumento. Esta piedra también posee forma irregular, es muy grande y se encuentra alineada con la trayectoria del sol, por lo que es posible que también lleve en ese lugar millones de años.

Los sarsens de Stonehenge se componen de piedra arenisca que se formó en la superficie de la Tierra hace 23 y 2.6 millones de años. Debido a que actualmente no se pueden encontrar grandes cantidades de piedra de arenisca en la llanura de Salisbury, los geólogos pensaron que las rocas habían sido traídas de otro lugar.

Mapa del diseño actual de Stonehenge

Mapa del diseño actual de Stonehenge. Crédito: Anthony Johnson / Wikimedia Commons

Sin embargo, Pitts descubrió en 1970 que la arenisca todavía es abundante en los alrededores de Stonehenge, pero se encuentra oculta bajo la superficie, luego de varios ciclos de congelación y descongelación durante las glaciaciones.

Pitts cree que para el final de la Era de Hielo es posible que existieran dos enormes bloques de piedra visibles en el lugar; y que los antiguos humanos se percataron de que se encontraban ubicados muy juntos en el eje de la puerta del sol del solsticio de verano a mediados de invierno.

Los hallazgos del estudio científico han sido publicados en British Archaeology.

Artículo escrito por: Fernando T. para CodigoOculto.com

Síguenos en nuestra nueva página de Facebook: Código Oculto Oficial.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0