Hallan evidencia de antiguos rituales violentos en Perú

Hallan evidencia de antiguos rituales violentos en Perú

Un grupo de investigadores encontró restos de esqueletos que presentan heridas terribles, al parecer como consecuencia de rituales violentos, en el sitio arqueológico de Pacopampa en Perú.

Los restos datan del siglo XIII a.C, y de acuerdo con los especialistas, se trata de la primera evidencia de violencia ritual en una sociedad del continente americano.

Pacopampa se encuentra en las tierras altas del norte del Perú. Albergaba una sociedad compleja cuya actividad principal era el ritual: construyó una arquitectura ceremonial grande y desarrolló la estratificación social sin ningún control político de los excedentes de bienes agrícolas, según un estudio que fue publicado a principios de este mes por la revista científica estadounidense Plos One.

Investigadores japoneses descubrieron los restos de 104 individuos, siete de los cuales presentaban lesiones físicas significativas, como fracturas de cráneos, faciales y de extremidades.

La evidencia sugiere que estos individuos fueron atacados repetidamente, pero no con instrumentos afilados, aparentemente.

Un examen de la pelvis de uno de ellos estima que todas las víctimas tenían 35 años de edad o más. Además, no se encontraron signos de que las víctimas estuvieran desnutridas.

Los investigadores sugieren que en Pacopampa los rituales estaban relacionados con la producción de agua y alimentos, luego que fueron descubiertos sistemas de canales subterráneos y ornamentos de concha destinados a su uso.

De acuerdo con los expertos, los entierros de personas con heridas graves se concentraron en lugares donde había una alta actividad ceremonial, por lo que se considera que esta actividad se volvió un asunto más importante en dichas sociedades.

Los investigadores han podido aprender mucho sobre las primeras civilizaciones que poblaron los Andes al estudiar la violencia que ocurrió allí.

En los restos de personas de ciertas antiguas civilizaciones peruanas, como el Chinchorro (que vivió cerca de la costa entre el 7.000 y el 1.600 a.C.), los signos de violencia en los restos esqueléticos parecen ser el resultado del conflicto.

El trauma relacionado con el conflicto tiende a ser mucho más común en los hombres que en las mujeres. También tiende a darseen el lado izquierdo de la cabeza, y las personas pueden haberse fracturado los antebrazos asociados con intentos de bloquear armas.

Hay indicios de sacrificios humanos que se remontan al 5000 a. C. en las costas de Perú.

En los Andes Centrales, los arqueólogos sabían que la construcción de la arquitectura pública que indicaba signos de sociedades organizadas comenzó ya en el año 3.000 a. Pero ha habido menos evidencia de violencia encontrada para ayudar a arrojar luz sobre el comportamiento.

Estos descubrimientos en Pacopampa brindan nuevos datos.

Individuos enterrados con signos de trauma

Individuos enterrados con signos de trauma. Crédito: PLOS ONE

Las excavaciones en Pacopampa comenzaron en 1939 y los investigadores detrás de este estudio han estado examinando el sitio para su investigación actual desde 2005. Desde 2005 hasta 2015, descubrieron los restos de 104 personas, 66 adultos y 38 niños, que datan de períodos de tiempo conocidos como el Medio (1200-800 a.C) y el Período tardío (800-500 a.C) Períodos Formativos.

Siete de las personas adultas, que se muestran en el collage de fotos de arriba, fueron todas recuperadas de la misma plataforma ceremonial del sitio y mostraron signos de trauma en la cabeza, las extremidades y los codos.

La mayoría de las lesiones encontradas en estas personas fueron para el cráneo. Este tipo de lesiones «sugieren la intención y los golpes repetidos de haber sido la causa, en lugar de los accidentes», escribieron los autores. También hubo signos de curación, lo que implica que los individuos no necesariamente murieron a causa de estas lesiones, incluso si eran graves.

Los investigadores no creen que el conflicto sea lo que causó el trauma del cráneo aquí. Pacopampa es un sitio ceremonial y no defensivo, y estos cuerpos no se encontraron en las viviendas, lo que se esperaría si los individuos hubieran sido asesinados en redadas. Además, no hubo heridas defensivas en estos cuerpos. Las lesiones en las extremidades probablemente se asociaron con caídas a lo largo de la vida.

Crédito: PLOS ONE

Debido a que estas personas en particular fueron enterradas en lugares conectados a rituales religiosos, los investigadores escribieron que la actividad ceremonial es una explicación probable de su trauma.

En cuanto a la razón por la cual, los investigadores solo pueden especular. La tensión social relacionada con la escasez de recursos alimenticios condujo a la estratificación social y la violencia ritual en algunas civilizaciones tempranas en los Andes Centrales, escribieron los autores, pero no está claro que la escasez de recursos afectara a Pacopampa en el momento en que vivían estas personas. Los restos esqueléticos no mostraron signos de escasez nutricional.

Hay algunos indicios de que las personas de élite en la sociedad se identificaron con animales depredadores con características feroces, especialmente los grandes felinos como los jaguares. La «práctica controlada de violencia» puede haber sido una forma de que las élites demuestren su dominio. Con el tiempo, las lesiones que estos individuos sufrieron se volvieron más severas, lo que refleja potencialmente la estratificación entre las clases sociales.

La violencia ritual incluyó el sacrificio humano en épocas posteriores, por lo que los investigadores escribieron que la violencia ritual aquí puede reflejar el surgimiento de una sociedad jerárquica. En las primeras etapas, la violencia ritual asociada con el dominio de las élites resultó en una lesión que se hizo más intensa a medida que pasaba el tiempo y esa jerarquía se definió más claramente, llegando finalmente al punto en que tales rituales terminaban en la muerte.

El estudio científico ha sido publicado en Plos One.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0