Arqueólogos descubren impresionantes mosaicos en una antigua ciudad romana

Los mosaicos fueron hallados en un edificio de una antigua ciudad romana en Francia.

Los mosaicos fueron hallados en un edificio de una antigua ciudad romana en Francia. Crédito: Denis Gliksman-Inrap

Arqueólogos han descubierto parte de una antigua ciudad romana en el sur de Francia, conocido como Ucetia. Hasta la fecha, el único asentamiento conocido por su nombre, y esta es la primera vez que algunos de sus impresionantes características han salido a la luz.

Un equipo liderado por Philippe Cayn del Instituto Nacional Francés de Investigación Arqueológica preventiva (INRAP, por sus siglas en francés), ha excavado un área de 4.000 metros cuadrados en el marco del proyecto, que se inició en octubre del 2016.

Lo más valioso del hallazgo es un complejo pavimento mosaico, que se sitúa en el suelo de una sala dentro de un edificio de 250 metros cuadrados con una columnata. Dos grandes mosaicos son adornados con motivos geométricos que marcan dos medallones centrales compuestos por coronas, rayos y cheurones. Se observan claramente un búho, un pato, un águila y un cervato.

Los arqueólogos encontraron que el sitio había sido ocupado desde el siglo primero antes de Cristohasta el siglo VII, con una interrupción en el tercero y cuarto siglo, que no han sido capaces de explicar. También identificaron edificios que se mantienen desde la Edad Media, aunque éstos eran más raros.

El equipo descubrió una gran pared y muchas estructuras que datan de antes de la conquista romana. Esto incluye una habitación donde existía un horno de pan, y más tarde reemplazado con un dolium – un enorme recipiente de cerámica.

Las formas geométricas son notablemente visibles en el mosaico.

Las formas geométricas son notablemente visibles en el mosaico. Crédito: Denis Gliksman-Inrap

Mosaico único

Sin embargo, el hallazgo más impresionante hasta la fecha es el de un complejo mosaico en el suelo de una habitación, dentro de un gran edificio de 250 metros cuadrados con una columnata. Su origen se remonta a las primeras etapas de la urbanización de la zona – el edificio se cree que se fue utilizado hasta el final del siglo I d.C.

Los arqueólogos han identificado dos grandes mosaicos decorados con motivos geométricos tradicionales que enmarcan dos medallones centrales formados por coronas, rayos y galones. Uno de los medallones está rodeado de animales polícromos – un búho, un pato, un águila y un cervatillo.

Los diseños de animales: un búho, un pato, un águila y un cervatillo, forman parte de este mosaico único.

Los diseños de animales: un búho, un pato, un águila y un cervatillo, forman parte de este mosaico único. Crédito: Denis Gliksman-Inrap

Cayn ha señalado a IB Times que el mosaico destaca por «su gran tamaño, buen estado de conservación y los motivos que combinan formas geométricas clásicas y animales». El investigador ha explicado que este tipo de pavimento elaborado aparece en los siglos I y II, pero este se remonta a unos 200 años antes, algo que es «sorprendente».

Los investigadores aún no tienen claro qué tipo de construcción es la que han hallado. La columnata indica que probablemente fue un edificio público. Sin embargo, los arqueólogos aún no han descartado la hipótesis de que el pavimento de mosaico haya formado parte de una casa privada . «Es cierto que no mucha gente habría sido capaz de vivir en un edificio tan grande. Pero es posible que el propietario de estos mosaicos era bastante rico. Probablemente los habría tenido y usado en una sala de recepción, para impresionar a los visitantes y mostrar la medida de su riqueza», añadió Cayn.

Un águila forma parte del impresionante mosaico.

Un águila forma parte del impresionante mosaico. Crédito: Denis Gliksman-Inrap

Imagen de un pato en el mosaico.

Imagen de un pato en el mosaico. Crédito: Denis Gliksman-Inrap

Imagen de un búho/lechuza en el mosaico.

Imagen de un búho/lechuza en el mosaico. Crédito: Denis Gliksman-Inrap

Este es el cervatillo identificado por los arqueólogos en el mosaico.

Este es el cervatillo identificado por los arqueólogos en el mosaico. Crédito: Denis Gliksman-Inrap

Además, el hallazgo incluye un gran muro y varias estructuras con rutas complejas que sugieren que se trata precisamente del centro de la ciudad antigua, en vez de un sitio separado. Una de las salas descubiertas se utilizaba para hacer pan, tenía un horno que fue sustituido por un mayor recipiente cerámico conocido como ‘dolium’.

El descubrimiento por primera vez da cuenta de Ucetia, que solo se conocía por su mención en la estela hallada en la ciudad francesa de Nimes y por algunos mosaicos de pocas dimensiones.

Según el equipo, el lugar podría estar ocupado desde el siglo I a.C. hasta el VII d.C., con una interrupción en el siglo III y IV, lo que de momento no tiene explicación.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0