¡Otra vez Rosetta! Descubren hielo de agua en la superficie del cometa 67P

¡Otra vez Rosetta! Descubren hielo de agua en la superficie del cometa 67P

Al parecer descubrir hielo de agua se está haciendo común en el espacio. Por primera vez los científicos han descubierto grandes rastros de hielo de agua en la superficie de un cometa, gracias a los instrumentos a bordo del orbitador Rosetta de la Agencia Espacial Europea.

El hallazgo, publicado en la revista Nature, resuelve un misterio de larga data sobre el hielo de agua en los cometas. Los científicos ya sabían que la amplia nube de gas que rodea el núcleo del cometa, está dominada por las moléculas de agua. También sabían que el hielo de agua es uno de los principales componentes del núcleo. Pero hasta ahora, los rastros de hielo de agua sobre la superficie del cometa habían sido difíciles de detectar.

«En primer lugar, no encontrar hielo fue una sorpresa, ahora, encontrarlo es una sorpresa», dijo Murthy Gudipati un científico planetario del Jet Propulsion Laboratory en La Canada Flintridge, y un autor. «Es emocionante porque ahora estamos empezando a comprender las capas superiores dinámicas de los cometas y cómo evolucionaron.»

Hielo de agua en Imhotep

Hielo de agua en Imhotep

La superficie del cometa 67P, como la mayoría de los cometas, está cubierta principalmente por materiales orgánicos oscuros que aparecen casi negros. Esto se debe a que los cometas vuelan hacia el sol, y están expuestos a temperaturas cálidas que causan que las sustancias volátiles como el hielo de agua en su superficie se sublimen – o pasen directamente de sólido a gas.

Lo que queda sobre la corteza es lo que se conoce como materiales refractarios. Estos incluyen silicatos similares a las rocas, la arena y la suciedad en la Tierra y los materiales carbonosos. Debido a que estos materiales no se subliman, la superficie del cometa se vuelve cada vez más orgánica y rica en silicatos, dijo Michael Combi, que estudia los cometas de la Universidad de Michigan y coautor del artículo.

El hielo de agua superficial en el cometa 67 P Churyumov-Gerasimenko fue descubierto en dos lugares a varios metros de distancia en una región conocida como Imhotep, en la parte inferior del lóbulo principal del cometa. Se encontró utilizando el instrumento infrarrojo VIRTIS que escanea la zona en busca de señales de espectros de hielo de agua no mucho después de que el orbitador Rosetta se encontró con 67P en el otoño de 2014.

Hielo de agua en Imhotep, una región del cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko

Hielo de agua en Imhotep, una región del cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko

En ambos casos el hielo apareció en las paredes de los acantilados y las caídas de escombros, y apareció como manchas notablemente brillantes en la luz visible.

El equipo de investigación, liderado por Gianrico Filacchione del Instituto de Astrofísica Espacial y Planetología en Roma, ahora está analizando los datos capturados por el mismo instrumento más adelante en la misión para ver cómo la cantidad de hielo expuesta en la superficie cambiante cuando el cometa esté más cercano al sol.

Mientras tanto, Gudipati dijo que los nuevos hallazgos ya han dado a los científicos mucho para trabajar con el cometa.

«Sabíamos que hielo agua compone la mayoría de los cometas, pero no sabíamos cuan profundo o en qué condición estaba», dijo. «Esto demuestra que no se encuentra muy profundo en todos, tal vez unos pocos pies bajo la superficie.»

Las cifras y porcentajes en torno a la posibilidad de existencia de vida extraterrestre en el espacio se han incrementado con este gran descubrimiento. ¡Sí que sí!

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: