Agencia de energía nuclear ha revelado imágenes antes clasificadas de la prueba de la Bomba Tsar de 1961 en la Unión Soviética.

Las bombas de hidrógeno, las armas más mortíferas del mundo, no tienen límite de tamaño teórico. Cuanto más combustible, mayor es la explosión. Cuando EE.UU. detonó en 1952 la primera del mundo, su fuerza destructiva fue 700 veces mayor que la de la bomba atómica que destruyó Hiroshima.

Y en los días más oscuros de la Guerra Fría, los soviéticos y los estadounidenses no solo competían para fabricar la mayor cantidad de armas. Cada uno de ellos buscó en ocasiones construir la bomba más grande de todas.

Robert S. Norris, historiador de la era atómica, dijo en un comunicado:

“Había una carrera de megatonajes para decidir quien iba a tener una bomba más grande. Y los soviéticos ganaron”.

La semana pasada, la agencia rusa de energía nuclear, Rosatom, lanzó un vídeo documental de 30 minutos, anteriormente secreto, sobre la detonación de la bomba de hidrógeno más grande del mundo.

La fuerza explosiva del dispositivo, apodado Bomba del Zar, o Tsar Bomba, que estalló el 30 de octubre de 1961, fue de 50 megatones, o el equivalente a 50 millones de toneladas de explosivo convencional. Esto la hace 3.333 veces más destructiva que el arma utilizada en Hiroshima, Japón, y también mucho más poderosa que el arma de 15 megatones que Estados Unidos hizo estallar en 1954 en su mayor explosión de bomba de hidrógeno.

Desde varios ángulos y distancias, el vídeo muestra el desarrollo de la gigantesca nube en forma de hongo del arma, insinuando el poder de agitación y la fuerza apocalíptica de la bomba.

La nube en forma de hongo de la detonación de la bomba era tan grande que los fotógrafos soviéticos tuvieron dificultades para capturar todas sus dimensiones. Crédito: Rosatom

Rusia ha publicado previamente fotos y videoclips del dispositivo, conocido oficialmente como RDS-220. Pero ahora, se ha revelado un vídeo documental del incidente.

Carrera por el arma más grande

Un documento de alto secreto escrito en julio de 1963, casi dos años después de la explosión, señaló que «EE.UUU. tiene actualmente la capacidad de diseñar» un arma de tal fuerza destructiva.

Durante décadas, el gran desafío para los fabricantes del arsenal nuclear de la nación (así como el de Rusia) resultó ser diseñar no grandes bombas de hidrógeno sino pequeñas, que se juzgaron más útiles para ataques dirigidos. La miniaturización permitió que las bombas de hidrógeno se hicieran lo suficientemente pequeñas como para que muchas ojivas pudieran caber encima de un solo misil (poniendo en riesgo muchas ciudades simultáneamente) o que pudieran ser enviadas a la guerra a bordo de camiones, submarinos y otras plataformas no aéreas.

Los secretos de la miniaturización resultaron ser tan difíciles de dominar que eventualmente se convirtieron en tema de escándalos de espías.

Liberán vídeo de la bomba de hidrógeno más grande jamás explotada
Otra de las bombas de hidrógeno probadas. (No es la Bomba del Zar). Imagen: Pixabay

Sin embargo, como dijo el Dr. Norris, la historia ha atribuido durante mucho tiempo a los rusos el mérito de crear y demostrar el temible poder del «grande» y proporcionar una lección objetiva aterradora sobre por qué las armas de hidrógeno, como categoría, se catalogan como impensables.

Pueden ver el vídeo a continuación:

Fuente: The New York Times

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here