Exploradores descubren un “mundo subterráneo” en Australia: la cueva más profunda conocida
Publicado el 06 Ago 2022
© Imagen: The Southern Tasmanian Caverneers / adoborepublic

Un grupo de exploradores de cuevas han atravesado la que ahora es la cueva más profunda conocida en Australia. Se trata de un “mundo subterráneo” de varios cientos de profundidad, no conocido hasta ahora, y que se presume está lleno de vida.

El sábado, un grupo de exploradores descubrió una cueva de 401 metros de profundidad, a la que llamaron Delta Variant, en el sistema de cuevas Niggly-Growling Swallet de Tasmania, dentro de la zona kárstica Junee-Florentine.

Su profundidad superó a su predecesora, la cueva Niggly, en unos 4 metros.

Con un descenso que duró 14 horas y cuya preparación llevó muchos meses, Delta Variant está causando un gran revuelo entre las comunidades de exploradores.

Pero tiene otro tipo de fascinación para investigadores como yo, que estudian la interacción entre las aguas subterráneas y las rocas (incluso en el contexto de las cuevas).

Esto nos ayuda a conocer los procesos naturales y cómo ha cambiado el clima de la Tierra a lo largo de millones de años.

Delta Variant, la cueva profunda en Australia

Por muy emocionante que sea Delta Variant en el contexto australiano, podría decirse que es sólo un aperitivo en el mundo más amplio de las cuevas; la cueva más profunda conocida, situada en Georgia, se adentra más de 2.2 kilómetros en la tierra.

Entonces, ¿cómo se forman exactamente estas enormes estructuras geológicas, justo debajo de nuestros pies?

Un espeleólogo de Southern Tasmanian Caverneers desciende a la cueva más profunda conocida de Australia

Un espeleólogo de Southern Tasmanian Caverneers desciende a la cueva más profunda conocida de Australia. Cortesía: The Southern Tasmanian Caverneers

¿Cómo se forman las cuevas?

En pocas palabras, las cuevas se forman cuando el agua que fluye disuelve lentamente la roca durante mucho tiempo. En concreto, se forman en determinadas formaciones geológicas denominadas “karst”, que incluyen estructuras de piedra caliza, mármol y dolomita.

El karst está formado por minúsculos microorganismos fosilizados, fragmentos de conchas y otros restos acumulados durante millones de años.

Mucho después de perecer, las pequeñas criaturas marinas dejan atrás sus caparazones “calcáreos” hechos de carbonato de calcio. Los corales también están hechos de este material, al igual que otros tipos de fauna con esqueletos.

Este sedimento calcáreo se acumula en estructuras geológicas relativamente blandas. A medida que el agua desciende por las grietas de la roca, la disuelve continuamente para formar lentamente un sistema de cuevas.

A diferencia de las rocas ígneas mucho más duras (como el granito), las rocas calcáreas se disuelven en contacto con el agua que es naturalmente ácida.

Cuando la lluvia cae del cielo, recoge dióxido de carbono de la atmósfera y de los suelos en su camino, lo que la hace ácida. Cuanto más ácida sea el agua, más rápido erosionará el material cárstico.

Así que, como se puede imaginar, la formación de cuevas puede ser bastante compleja: la composición específica del karst, la acidez del agua, el nivel de drenaje y el entorno geológico general son factores que determinan qué tipo de cueva se formará.

En geología, hay muchas conjeturas espaciales. Poder ver la profundidad de una formación de cuevas es un poco como adentrarse en las capas más profundas de una tarta, donde puede que no se encuentre lo mismo en todas las direcciones.

Estalagmitas y estalactitas

Desde el punto de vista de la investigación, las cuevas son increíblemente valiosas porque contienen depósitos rupestres (o “espeleotemas”) como estalagmitas y estalactitas. A veces se trata de elementos puntiagudos que sobresalen del suelo de la cueva, que caen del techo o que forman hermosas piedras de flujo.

Los depósitos de las cuevas se forman como resultado del paso del agua por la cueva. Al igual que los árboles, contienen anillos de crecimiento (o capas) que pueden analizarse. También pueden incluir otras firmas químicas que el agua contenía, que pueden revelar procesos que ocurrieron en el momento de la formación.

Estalagmitas y estalactitas

Cortesía: Skitterphoto / Pixabay

Aunque no parezcan gran cosa, podemos utilizar estos depósitos para desentrañar secretos del pasado sobre el clima de la Tierra.

Y como son una característica de la interacción entre la roca y el agua durante la formación de las cuevas, básicamente podemos esperar encontrarlos en la mayoría de ellas.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

¿A qué profundidad podemos llegar?

Descender a las profundidades de un sistema de cuevas no es tarea fácil. No se puede utilizar el móvil (ya que no hay cobertura), está increíblemente oscuro y normalmente se depende de una línea guía para encontrar el camino de vuelta.

Puede haber muchos callejones sin salida para los exploradores, por lo que cartografiar eficazmente el espacio requiere tiempo y grandes habilidades de exploración espacial.

Un equipo de nueve espeleólogos de Southern Tasmanian Caverneers descubrió el sábado la cueva más profunda conocida de Australia

Un equipo de nueve espeleólogos de Southern Tasmanian Caverneers descubrió el sábado la cueva más profunda conocida de Australia. Cortesía: Southern Tasmanian Caverneers

Aunque los sistemas de cuevas suelen ser estables (las cuevas poco profundas pueden, en teoría, derrumbarse y formar sumideros), siempre hay riesgos.

La inesperada geometría de las cuevas significa que puedes encontrarte haciendo maniobras complicadas, retorciéndote y balanceándote de toda clase de maneras incómodas mientras haces rappel en la oscuridad.

Aunque la presión del aire no cambia de forma peligrosa a medida que se desciende, otros gases como el metano, el amoníaco y el sulfuro de hidrógeno pueden a veces acumularse y provocar riesgo de asfixia.

A pesar de todo lo anterior, la exploración de cuevas es algo que la gente sigue haciendo, y supone un gran beneficio para los investigadores de diversos subcampos de la geología.

Y aunque hemos avanzado mucho, siempre hay recovecos en los que no podemos entrar; al fin y al cabo, los humanos no somos diminutos.

Estoy seguro de que hay espacios pequeños, demasiado estrechos para que los exploremos, que se abren a sistemas mucho más largos o grandes de lo que hemos descubierto.

Autor: Gabriel C Rau, Lecturer in Hydrogeology, School of Environmental and Life Sciences, University of Newcastle.

Gracias por leernos. Te invitamos a seguirnos en nuestra Página de Facebook, para estar al tanto de todas las noticias que publicamos a diario. También puedes unirte a nuestro Grupo oficial de Facebook, y a nuestra comunidad en Telegram.

Te recomendamos leer:

Fuente: The Conversation
Redacción CODIGO OCULTO

Redacción CODIGO OCULTO

Autor

La verdad es más fascinante que la ficción.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Síguenos y únete en nuestras redes sociales

Síguenos en Telegram

Conócenos

Código oculto

La historia y sus misterios, civilizaciones antiguas, Ovnis, Vida extraterrestre, Complots. Información alternativa para liberar mentes. Leer más

SUSCRÍBETE (ES GRATIS)

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Obras registradas

Safe Creative #1803242717113

Sitios recomendados

Exploración OVNI
UFO Spain Magazine
Ahora:
Total:

¡DALE AL PLAY! ▶

También te podría interesar…