Cientos o miles de sondas autorreplicantes alienígenas vigilan la Tierra, e incluso podrían haber explorado el Sistema Solar, según matemáticos de Escocia.

Incluso afirman que estas sondas pueden ya estar aquí, pero que son indetectables para nuestra tecnología.

Los doctores Arwen Nicholson y Duncan H. Forgan habían calculado previamente que si una sonda del tamaño de una Voyager que atravesara la galaxia ganara velocidad usando «tirachinas» alrededor de las estrellas, podría viajar 100 veces más rápido que de otra manera.

Sondas alienígenas autorreplicantes ya están aquí, afirma astrofísico

La técnica de la «honda» utiliza el campo gravitacional de las estrellas o planetas para lanzar una nave y aumentar su velocidad.

Las sondas Voyager 1 y 2 lanzadas por la NASA en 1977 utilizaron maniobras de tirachinas alrededor de los planetas que pasaban para ganar velocidad, y Nicholson y Forgan calcularon que las sondas interestelares podrían usar la misma técnica alrededor de las estrellas.

Los nuevos cálculos, publicados en International Journal of Astrobiology, ampliaron el trabajo anterior mediante el uso de sondas «autorreplicantes» en los modelos informáticos para ver cómo la autorreplicación afectaría la escala de tiempo.

Sonda robóticas autorreplicantes

Sondas alienígenas autorreplicantes ya están aquí, afirma astrofísico

Las sondas robóticas podrían explorar nuestra galaxia y auto-replicarse a partir de polvo y gas interestelar, después de lo cual las sondas padre e hijo se pondrían en marcha hacia una estrella diferente, donde buscarían señales de vida y luego se auto-replicarían nuevamente. Por tanto, las sondas se dispersarían radialmente por el espacio.

En todos los escenarios que observaron los científicos, las escalas de tiempo de exploración se redujeron cuando las sondas se auto-replicaban, y concluyeron que una flota de sondas autorreplicantes podría viajar a solo el 10% de la velocidad de la luz y aún explorar toda la galaxia en el tiempo relativamente corto de 10 millones de años. Esta es una pequeña fracción de la edad de la Tierra y los científicos dicen que los resultados refuerzan la idea de la «paradoja de Fermi».

La paradoja de Fermi, propuesta en 1953 por el físico Enrico Fermi, sugiere que existe una contradicción entre la alta probabilidad de que existan civilizaciones en otras partes del Universo y el hecho de que no ha habido contacto entre nosotros y otras civilizaciones.

El Dr. Forgan dijo que el hecho de que no hayamos detectado ni visto ninguna evidencia de sondas alienígenas en el sistema solar sugiere que no ha habido civilizaciones constructoras de sondas en la Vía Láctea en los últimos millones de años o que las sondas son de alta tecnología y no somos incapaces de detectarlos. Otra posibilidad es que las sondas se puedan programar para hacer contacto solo con civilizaciones que pasen una determinada medida de inteligencia, que podría ser la capacidad de detectar las sondas.

Sin embargo, la investigación del Dr. Nicholson y el Dr. Forgan no es la única referida a este tema. Un astrofísico llamado Zaza Osmanov, de la University of Tbilisi en Georgia, postuló en un estudio una posible solución a la paradoja de Fermi. Según smanov, no podríamos ver extraterrestres, porque sus sondas son demasiado pequeñas; sin embargo estas ya podrían haber explorado el Sistema Solar, y por tanto la Tierra.

Pueden ver a continuación un vídeo en que se explica este factor.

El estudio científico del Dr. Nicholson y el Dr. Forgan ha sido publicado en International Journal of Astrobiology.

El estudio científico del astrofísico Zaza Osmanov ha sido publicado en el sitio web de pre-impresión arXiv.org.

Vía: phys.org

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here