Cuando hablamos de vida alienígena, las posibilidades pueden ser demasiadas, como en una ruleta. Y es que las posibles especies en otros mundos no tienen que compartir nuestra apariencia y mucho menos los elementos químicos orgánicos que componen a los organismos vivos en este planeta. La vida puede existir en múltiples formas, incluso algunas que no podríamos ni imaginar.

Una de esas extrañas posibilidades de vida extraterrestre a la que se han referido algunos investigadores son los «Seres Lux», y que ha sido catalogada como una de las razas más peligrosas y que parasitarían al humano. Veamos.

Según distintos investigadores, se trata de un ser que no necesita un cuerpo físico para ingresar y moverse por nuestro mundo. Este ser, bautizado con el nombre de Lux, parece un niño pequeño hecho de luz. Cuando se mueve, se asemeja a una llama.

Los seres humanos estamos formados por 4 elementos: cuerpo, mente, espiritu y alma. En nuestro caso el cuerpo actúa de contenedor para los otros tres elementos. Pero el Lux solo esta formado por dos elementos: mente y espíritu. Lo definen como un ser formado por energía espiritual. También suele ser descrito con una altura de tan solo un metro. Sus ojos y las puntas de sus dedos son mas oscuras que el resto de este extraño ser luminoso, pero tiene una facultad muy preocupante, ya que se introduce dentro de los humanos y esto ya es otra cosa.

¿Seres de Plasma?

Seres Lux: ¿una raza alienígena parásita viviendo en la Tierra?

El Lux es un Ser de Plasma Metamorfo que parasita aproximadamente al 80% de la población de nuestro planeta. En física y química, se denomina Plasma a un gas constituido por partículas cargadas de iones libres cuya dinámica presenta interacciones electromagnéticas de largo alcance entre las mismas.

Con frecuencia se habla del Plasma como el Cuarto Estado de la Materia, después del Sólido, Líquido y Gaseoso. Mientras que sobre la Tierra la presencia de Plasma es rara, en el Universo constituye el 99% de la materia conocida. Este descubrimiento valió en 1970 el Premio Nobel en física a Hannes Alfvén por su modelo y teorización sobre la Cosmología del Plasma.

En este contexto nace y se desenvuelve el Alienígena que nos ocupa, promocionado por la corriente New Age como «Ser de Luz» y, como tal, bondadoso. El Lux proviene de zonas nebulosas de nuestra Galaxia (de localización imposible de determinar para nosotros) donde encuentran los elementos necesarios (formados de Materia y Antimateria) cuya interacción es capaz de generar formas de vida inteligente sin necesidad de cuerpo físico.

También te podría interesar: Arcontes: una raza extradimensional que gobernaría el planeta (VÍDEO)

Desde una perspectiva superior, este Alienígena corresponde a un tentativo in extremis por parte del Demiurgo Negro de gestar una base de vida alternativa con capacidad para operar con voluntad propia e independencia en nuestro Universo, donde ansía poder regresar algún día. Como si de un cáncer se tratara, el Lux se extiende imparable consumiendo hasta agotar toda la energía disponible a su alcance. Estas operaciones de verdadero drenaje energético las consigue mediante distintas modalidades y fórmulas de parasitaje o interferencia, tanto sobre humanos como en animales y Extraterrestres Corpóreos.

Seres Lux: ¿una raza alienígena parásita viviendo en la Tierra?

Sólo nuestra Galaxia está poblada por un número indeterminado de millones de Lux-Madre, a su vez subdivididos por una cantidad incontable de extensiones más pequeñas (en constante comunicación telepática vía plasmática) con libertad para asumir diversas formas (aunque suele adoptar la apariencia de un niño). En el transcurso de su peregrinación por nuestra Galaxia (hace ya millones de años) esta raza entró en contacto con el Grupo de Poder Saurio, tal vez en la Nebulosa de Orión.

Durante mucho tiempo su vampirismo pasó inadvertido por esta raza. Posteriormente, decidieron establecer una relación de simbiosis mutualista: los Saurios necesitaban adquirir mayor conocimiento sobre el Universo para saciar su voracidad territorial de conquista planetaria; el Lux (por su parte) encontraba en este ser un Contenedor de impresionante fuerza en el que vivir cómodamente, y extraer gran cantidad de energía (aquí nace el mito según el cuál las serpientes son «Portadoras» de Conocimiento: el Conocimiento del Lux).

En realidad, el Lux no posee conocimiento real sobre el Cosmos, más bien muestra signos de inteligencia que responden a una estrategia instintiva de supervivencia. Los Saurios transmitieron este parásito a los Humanos Terrestres cuando reconquistaron la Tierra, que consideran de su propiedad. El Lux ha mantenido a la Humanidad sometida durante miles de años, contribuyendo a la creación de religiones, razas y culturas.

¿Parasitando a los humanos?

En casos de parasitaje extremo es posible apreciar un cambio en el timbre de la voz del sujeto que lo alberga, pasado a ser más aguda de lo habitual. A menudo, estos personajes son ridiculizados sirviendo como contenido de shows televisivos. Se observa la necesidad gregaria y la facilidad del sujeto-Lux para crear grupos.

Virtualmente se encuentra ubicado entre la Mente Consciente e Inconsciente, contando con herramientas de sugestión y fórmulas de emisión de pensamientos propios (ajenos al huésped), siguiendo un infantil mecanismo de recompensa-frustración con finalidades de drenaje energético. Antiguamente, dada la casi total inexistencia de materia plasmática sobre la Tierra, sólo podía transmitirse de sujeto a sujeto, y su eliminación temporal precisaba de una intervención de tipo exorcista.

También te podría interesar: Egrégores y Tulpas: misteriosos seres creados por nuestra mente (VÍDEO)

Actualmente, gracias al desarrollo tecnológico humano, puede desplazarse con extrema facilidad por todo el globo utilizando la red eléctrica y diversa aparatología doméstica diseñada para facilitar su trabajo, aunque una simple toma de luz es suficiente. Su eliminación definitiva puede lograrse a través de hipnosis y técnicas de Simulación Mental. Es necesario precisar que existen varios niveles de interferencia relativos al Lux que pueden ir desde modalidades silenciosas hasta las más histriónicas.

El Lux es considerado por muchos investigadores de la llamada «Nueva Era», como un ser bondadoso y positivo. Pero otras investigaciones afirman algo bastante diferente y alarmante.

En el siguiente vídeo, el investigador David Parcerisa brinda mucha información sobre diversas razas alienígenas y en especial, de los Seres Lux.

Vía: ufo-spain

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here